31 de diciembre de 2016

GUAYKU 14

Hola lectora
como un día te pille
te voy a besar.

30 de diciembre de 2016

UNA LÁGRIMA AZUL

Una lágrima azul
se perdió
en el tiempo roto
y poco a poco
se fue resquebrajando
hasta desaparecer
en una tormenta
de tristezas y melancolías
que la convirtió
en una desconsolada nada.

29 de diciembre de 2016

DESCONTROL 3

Esta noche me han hablado en sueños.
Un hombre sin cara al que llaman Jesucristo.
Es de la resistencia.
El gobierno encarceló y ejecutó en secreto a sus padres.
Y él juró ante los recuerdos de su infancia acabar con el gobierno.
Me ha dicho que el interruptor lo va cambiando de sitio
UN EJÉRCITO SECRETO DE MAGISTRADOS CORRUPTOS.
Y que para encontrarlo debo pensar hacia dentro
y convertir los pensamientos en respiraciones cifradas.
Y luego memorizarlas y enviárselas a través de un sueño.
Me ha dicho también que tenga mucho cuidado.
Que los jueces corruptos y podridos están bloqueando el sistema.
MAGISTRADOS FASCISTAS AL SERVICIO DE QUIEN MÁS PAGUE.
Salgo de casa y me acerco a la sede de un tribunal.
Huele a basura.
Huele a caspa rancia.
Huele a podredumbre y corrupción general.
Me escondo y espero a que salgan los criminales para ir a comer.
Cuando salen sigo al magistrado más gordo.
Uno que tiene la cara de cucaracha y la sonrisa de hiena.
Entra en un domicilio y sale con dos niños agarrados de las manos.
SE ESTÁN CARGANDO EL FUTURO DE LA HUMANIDAD.
Los niños chillan y patalean aterrorizados.
El magistrado cerdo los quiere introducir dentro de un coche.
Los niños se resisten y sus gritos escandalizan el cielo.
Nadie hace nada.
No puedo más.
Saco la barra de hierro y le reviento la nuca al magistrado.
De repente su cabeza se abomba y finalmente explota.
Aceite negro, circuitos oxidados y tres ratas en el cerebro.
Me escapo con los niños.
Les pregunto su nombre: Adán y Eva, me dicen.
Ahora entiendo la situación.
Hoy es un día cero infinito.
Día de biblia perpetua.
Y de futuros nuevos testamentos por escribir.
He de salvar a los niños antes de que aparezcan más magistrados.
O los policías que los protegen a cambio de llenar sus barrigas.
HAY QUE SALVAR A TODOS LOS HUMANOS.
Llevo a los niños a las calles secretas de los barrios prohibidos.
Allí estarán a salvo.
Voy a la casa del calor perpetuo.
Me abre ella.
Es María Magdalena.
Una mujer muy mayor de mirada transparente y corazón de oro.
Le confío los niños.
No hace falta que explique nada.
Nada más vernos su corazón ha comprendido todo.
Me dice que no me preocupe por los niños.
Que están a salvo.
Y me ruega que siga buscando el interruptor por el bien de todos.
ANTES DE QUE POR FIN CONSIGAN ELIMINARNOS.
Salgo de los barrios prohibidos y vuelvo a la sede del tribunal.
Hay cientos de jueces y magistrados chillando en la calle.
Ahora tienen la piel verde y de sus gargantas salen antenas.
He sido precavido.
Me he disfrazado de ciudadano correcto.
De votante payaso de los partidos que gobiernan.
Sus antenas se dan por satisfechas y no emiten alarmas.
Me acerco lentamente a ellos y veo que lloran dinero por los ojos.
Les doy el pésame y condeno la muerte del magistrado asqueroso.
Me abrazo al más gordo y repugnante y le robo la cartera.
No se da cuenta.
Sigue llorando dinero y gritando: muerte a los pobres!!!
Me alejo rápido y en una gruta errónea del tiempo saco la cartera.
Tiene fotos dedicadas del presidente del gobierno.
También tiene fotos de obispos, ministros, expresidentes y banqueros.
ME ENTRAN GANAS DE VOMITAR CUANDO PIENSO EN ELLOS.
En un pliegue secreto de la cartera está el dibujo del interruptor.
Y debajo del dibujo hay una formula matemática ininteligible.
La memorizo.
Pienso hacia dentro.
Intento memorizarla entre mis respiraciones.
Ojalá pueda soñarla y enviársela a Jesucristo.
Limpio la cartera de huellas y luego la quemo y la arrojo a una alcantarilla.
Pero debe tener un chip secreto porque estoy en peligro.
Hordas de magistrados rabiosos vienen hacia mí por todas las calles.
CON SUS GARRAS ENVENENADAS SEDIENTAS DE SANGRE.
Esgrimen sentencias afiladas y fundamentos jurídicos contaminados.
Tienen los ojos en blanco y sus antenas están rabiosas y escocidas.
Creo que no tengo escapatoria.
Pongo el cerebro en blanco y de repente aparece Jesucristo.
Ahora soy otro.
Mi cuerpo es invencible.
Salto por encima de las manadas de magistrados como si fuera Dios.
Y me voy volando hacia la protección de los barrios prohibidos.
HEMOS DE ACABAR CON ELLOS
ANTES DE QUE ELLOS ACABEN CON NOSOTROS.
Vuelvo a ser yo.
Jesucristo ha desaparecido de mi cerebro.
Busco una de las casas imposibles y entro en ella.
No hay nadie.
Mejor.
Voy a intentar soñar y enviarle la fórmula matemática a Jesucristo.
Quizá todavía tengamos una última oportunidad.
Cierro el modo escritura.
Me apago para soñar.
Ahora soy un versículo sagrado que descansa.
Ahora soy la sombra oculta del interruptor que todo lo puede.
Ahora soy el germen de los futuros virus que acabarán con su maldad.
Gracias de corazón a todos los que socavan los cimientos del mundo horror.

28 de diciembre de 2016

POESÍA MINIMALISTA 5

                        !
                        ...
                        ,
                        ?
                        ...
                        !!!

27 de diciembre de 2016

CASI SIEMPRE

Casi siempre
en mis sueños
aparecen algunos
de mis muertos
portándose muy mal
y por mucho
que corra
y chille
pidiendo ayuda
ellos corren todavía más.

26 de diciembre de 2016

LOS ASTROS MALIGNOS

Se alejan
los astros malignos
de mi órbita.
Hay paz en el tiempo.
Ahora el aire es puro.
El sol
que me ilumina
no es una trampa.
Los planetas falsos
ya no están en mis días.
Y la luna
no esconde
un cuchillo de palabras
tras su sonrisa plateada.
Ahora la maldad
da vueltas
en otros universos
que no quiero ni imaginar.

25 de diciembre de 2016

EL POETA LOCO 3

El poeta loco
ha dejado
en el cementerio
un poema navideño
de abrazos
besos
ternura
y campanitas
para esos muertos
tan tristes
y solos
que cada año
lloran
lloran
y lloran
el día de Navidad.

24 de diciembre de 2016

NAVIDADES SOLIDARIAS

En Nochebuena
o el día de Navidad
para quedar bien
con los invitados
y de paso
para solidarizaros
con el sufrimiento
de los demás
podéis poner
un pobre
en vuestra mesa
pero por favor
cuando acabéis
de hincharos
como focas
enterrad sus huesos
en algún bonito lugar.

23 de diciembre de 2016

MANICOMIO 119

Sor Rosa es una monjita
algo anticuada
y muy apetitosa
originaria de León
que cada año
antes de Navidad
visita a los locos
y les trae golosinas
y estampitas de santos
y regalos variados
como rosarios o misales
y siempre reza por ellos
y hoy cuando ha entrado
en la habitación de Terremoto Crazy
para darle su correspondiente regalo
y felicitarle cristianamente las fiestas
Terremoto Crazy la ha besado
llegando con su lengua desquiciada
hasta la campanilla sagrada de la monjita
y dejándola sin aire durante los diez minutos
que ha durado el beso sacrílego
y desgraciadamente falleciendo la monjita
por la absoluta falta de oxígeno
por lo que Terremoto Crazy
para evitar ser sancionado
por la exigente dirección del manicomio
ha despedazado a la monjita
llamada ahora Sor Rosa del Martirio Loco
y en cada trozo de la futura santa
ha pinchado un palillo con una oliva
y la ha ido repartiendo
como si fueran canapés navideños
entre todos los locos y trabajadores del manicomio.

JUSTINIANO 165

Justiniano está muy contento
porque ya llega la Navidad.
Y todo el día
esta cantando:
Tralarí.
Tralará.
Está tan tan emocionado
que hoy mismo
ha encendido barras de incienso
en el comedor de su casa
y con mucha devoción
le ha estado rezando a Buda.
Después ha salido a la calle
vestido con una túnica naranja
y tocando la pandereta
mientras entonaba a pleno pulmón:
Hare Krishna, Hare Krishna, Hare Krishna
por todas las calles de sus barrio.
Y esta noche sin falta comienza el ramadán.

22 de diciembre de 2016

NO TE FÍES

No te fíes
de esas personas
que te sonríen
en la mesa
el día de Navidad.
No te fíes
porque te critican
siempre que no estás.

HAY MUCHAS NAVIDADES

Hay muchas navidades.
No sólo las absurdas
que todo el mundo celebra.
Esas navidades
tan irracionales
que consisten
en comer hasta reventar
rodeado de la familia obsoleta
y luego despedirse
con ganas de estrangularlos
mientras juras en voz baja
no volver a verlos en tu puta vida.
Hay otras navidades más divertidas.
Por ejemplo celebrar la nochebuena
bailando salsa con hondureñas
que ostentan con orgullo
una larga lista de antecedentes penales
incluidos entre ellos
atracos a entidades bancarias
y tráfico de sustancias estupefacientes.
O esas navidades tan románticas
que celebran los negros subsaharianos
en discotecas que se desmoronan
bailando sensuales bachatas
con casi cadáveres 
de mujeres desconsoladas
proponiéndoles unos meneos fantásticos
a cambio de un matrimonio y la nacionalidad.
O esas navidades tan emotivas
cuando se te acerca 
una cubana despampanante
y con una sonrisa que resucita muertos
te propone mil perrerías 
a cambio de una raya de coca
y está dispuesta a hacerte feliz en el lavabo.
O esas navidades tan alucinantes
cuando bailas lo que sea
con alguna española destartalada
y te sonríe con sus dientes carcomidos
mientras te explica sus proyectos
y tú la miras con misericordia
pensando que la pobre no verá otra navidad.
Hay muchas navidades.
Y no todas han de ser las de la familia obsoleta
devorando aperitivos, mariscos, carnes y turrones
en casas decoradas que dan miedo
mientras se emborrachan para olvidar la puta realidad.

21 de diciembre de 2016

UNA SUCESIÓN DE ADIOSES

Hace mucho tiempo
que mis días
se han convertido
en una sucesión de adioses.
Fue cuando todo se derrumbó.
Adioses crueles
y egoístas
que sin piedad
me rajaron el corazón.
Día tras días
asistía estupefacto
a la demolición de mi vida.
Y mi boca muda
no articulaba palabras
ante la agonía de lo que fui.
Después morí.
Y más tarde renací
convertido a la fuerza
en huérfano de la humanidad.
Ahora mi madre es la nada.
Ahora mi padre es el vacío.
Ya no me quejo de los adioses.
Vivo los días como puedo
y de vez en cuando
con el corazón roto y ciego
busco ilusiones en los espejismos.
Ahora soy el que siempre está solo.
El que mira el viento.
El que envidia las olas.
El que ruge en silencio.
Ya no espero nada.
El tiempo que me quede
es mi único y verdadero amigo.
Hablo con mi sombra.
Lloro a escondidas.
Huyo de todos.
Camino por el borde de la locura
Mis novias son las palabras.
Y escribo poemas para no matarme.

20 de diciembre de 2016

UN BESO EN EL NORTE

Hay un beso
en el norte
que busca el sol.
Late
y tiembla
caminando solo
por los días
de los vacíos
y de la sinrazón.
Tiene frío
y la luz
que lo acaricia
no evita
ni las lágrimas
ni el dolor.
Hay un beso
en el norte
que necesita amor.

19 de diciembre de 2016

UNA QUIMERA

Mi corazón
no está bien
de la cabeza.
Una locura.
Un deseo.
Una quimera.
No puede ser.
Ahora llueve.
Llueven penas.
Se rompe
el cielo
de tristeza.
Lluvia fría.
Lluvia gris.
Lluvia muerta.

18 de diciembre de 2016

EL POETA LOCO 2

El poeta loco
sueña con besos
en cada uno
de los hechizos del tiempo.

17 de diciembre de 2016

PSICÓPATA 37

Viene la navidad.
Con su dulzura.
Con su paz.
Con su bondad.
Ya he montado el belén.
El niño, desmembrado.
Los padres, ahorcados.
El ángel, estrangulado.
La vaca, despellejada.
El buey, destripado.
La castañera, descuartizada.
Los pastorcillos, hervidos.
Las ovejas, calcinadas.
El río, envenenado.
Los patitos, desgarrados.
La estrella, chamuscada.
Y los tres reyes magos
arañados, cocidos y decapitados.

16 de diciembre de 2016

HUELGA DE PARAGUAS

Hay huelga de paraguas.
Huelga indefinida.
Han dicho basta.
No piensan abrirse más.
Están muy hartos
de sus condiciones de trabajo.
No tienen asistencia médica.
No tienen salario.
Ni tampoco vacaciones.
Hoy se están manifestando
en todos los domicilios.
Golpes contra el suelo.
Golpes contra las paredes.
Golpes contra los armarios.
El mundo entero está retumbando.
Un piquete de paraguas
se ha descontrolado
y han arrojado sus varillas
contra los humanos explotadores.
De momento hay cinco muertos
y dieciséis heridos muy graves.
Siete de ellos han perdido un ojo.
La policía está desbordada
y hay rumores sin confirmar
de que las porras y las armas
en solidaridad con los paraguas
se han unido a la huelga general.
El presidente del gobierno
y la cobarde banda de ministros
que le ríe todas las gracias
parece que están huyendo del país
perseguidos por un ejército de moscas.

15 de diciembre de 2016

VERSO DEL CORAZÓN

Eco de luz.
Eco de penumbra.
Eco de ternura y pasión.
D
U
E
R
M
O.
Bailan
las letras
de tu nombre
toda la dulce noche.
Y
te
beso
sin parar
en cada sueño.
D
E
S
P
I
E
R
T
O.
No estás
pero sí estás.
E
R
E
S
UN
ECO
DE AMOR.
Brota
una sonrisa
en el horizonte.
E
R
E
S
UN
VERSO
DEL CORAZÓN.
Sigo besándote.
Ahora con mis latidos.
Eres luna, suspiro y flor.

14 de diciembre de 2016

LAS MUERTE MENOS CINCO

Miro el reloj.
Son las muerte
menos cinco.
Hora de escribir.
Este es sin duda
un poema sin cabeza.
Un poema decapitado
por el tiempo y la locura.
Ahora son
las muerte en punto.
El poema ha fallecido
de un ataque al corazón.
Lo entierro
en el cementerio
de los poemas perdidos.
Poemas que no llegaron a nada.
Poemas barridos por el viento.
Poemas hechos de aire y vacío.
Nadie vendrá a llorarlos.
Pasarán lunas y soles.
Pasarán meses y años.
Pasarán vidas y vidas.
Y el poema abandonado
en el limbo de los poemas perdidos
seguirá buscando
con ojos cansados y suplicantes
un lector compasivo
que lo lea y le dé su amable aprobación.
Yo ya no estaré.
Yo habré desaparecido.
Seré sombra de palabras.
O nieve de versos.
Seré un árbol que nace emocionado.
O el hijo roto
de todos los muertos
que se fueron
con mil penas en el corazón.
Seré una estrella olvidada.
O una nube traviesa.
O un beso que se ahorcó.
O puede que un reloj maldito
que a todas horas
y esté donde esté
siempre marca las muerte menos cinco.

13 de diciembre de 2016

EL POETA LOCO 1

El poeta loco
sale a la calle
todos los días
buscando un latido
que resucite su vida.

12 de diciembre de 2016

UNA BOLSA DE BASURA

Bajo a la calle
con una bolsa de basura.
Voy al contenedor
y justo cuando iba a depositar la bolsa
me fijo en el interior del mismo:
Dos cajas rotas.
Seis cartones aceitosos.
Doce banqueros sinvergüenzas.
Varios tomates podridos.
Unas patatas con moho.
Cuatro dirigentes del PP.
Plásticos amarillentos.
Dos dirigentes de Ciudadanos.
Cinco cartones de vino apestoso.
Tres dirigentes del PSOE.
Muchos trapos malolientes.
Ropa sucia y rasgada.
Varios magistrados sin escrúpulos.
Cuatro zapatos agujereados.
Un par de ministros ladrones.
Unos platos agrietados.
Veinte políticos corruptos.
Unos trozos de pan seco.
Diversos tertulianos mentirosos.
Unos cuantos vidrios rotos.
Votantes palurdos y casposos.
Seis juguetes viejos.
Un comando de obispos fascistas.
Ocho envases con restos de líquidos.
Directores de diarios hitlerianos.
Y otras muchas porquerías...
Entonces miro
mi bolsa de basura
y me da mucha pena
que tenga ese final tan asqueroso
y la llevo a un descampado
y le pego fuego
con todo mi cariño
para que desaparezca
de este mundo tan repugnante
con la máxima honradez y dignidad.

11 de diciembre de 2016

NO TENGO UN DÍA ROMÁNTICO

Hoy no tengo
un día romántico
hoy veo a una mujer
y no pienso
ni en su dulzura
ni en su belleza
ni en su elegancia
ni en sus ojos cariñosos
ni en su boca delicada
ni en su grácil caminar
ni en su piel tan suave
ni en su adorable ternura
hoy veo a una mujer
y lo primero
que se me ocurre es:
mira tú...
por ahí van
desequilibrados
y tambaleándose
más de sesenta kilos de grasa
que se han escapado de una fritanga.

10 de diciembre de 2016

RECUERDOS 2

El primer sábado de cada mes
aparecía el hombre
de los malos presagios.
Siempre a la hora de comer.
Sonaba el timbre
y una angustia profunda
nos recorría a todos por dentro.
Era un hombre pelirrojo.
Siempre sonreía.
Supongo que para compensar.
Era el cobrador
de seguros "El Ocaso".
O sea el "de los muertos".
Cuando aparecía
la vida se volvía frágil
y el día de repente agonizaba.
Entonces se pagaba en efectivo.
Le dábamos el dinero
sin apenas abrir la boca
y el hombre pelirrojo
nos daba a cambio
un recibo pequeño y blanco.
Pequeño como un nicho.
Blanco como un sudario.
Cuando se iba dejaba un silencio.
Un silencio que duraba un buen rato.
Había venido el hombre de los muertos
y ya hasta la comida sabía a cementerio.
Yo creo que nos miraba
y calculaba sin apenas equivocarse
cuánto tiempo faltaba
para que rotos y devastados
hiciéramos uso entre lágrimas
de su escalofriante y desgarradora póliza.

9 de diciembre de 2016

MARIPOSAS

Un día
las mariposas
se van
y no vuelven jamás.

8 de diciembre de 2016

PSICÓPATA 36

Para no aburrirme
los domingos por la tarde
me gusta ir 
a cualquier iglesia
y esconderme 
dentro de un confesionario
y cuando acaban
de explicarme sus pecados
aparto la celosía
y les escupo en la cara
con enorme y admirable puntería.

7 de diciembre de 2016

MERRÍODELARRAE 12

Serrabiamuere
lokofurioso
eldolortristetiempo
deañosypenasyaños.
Tevastevastevas...
Tusojosrríenlaten
yelpasadofeo
forever enterradoestá.
Tiernaluz tebesabesabesa.
Ytuvidafeliznueva SMILEsinparar.

6 de diciembre de 2016

EL COLUMPIO VACÍO

Alguien mueve
el columpio vacío
y no hay nadie
en el parque otoñal.
Es noche cerrada.
La vida aquí no está.
Sólo estamos el tiempo y yo.
Y yo no muevo el columpio.
El tiempo jura que tampoco.
Quizás algún niño muerto
se deja caer por el parque
para recordar el pasado
antes de volver a nunca jamás.

MERRÍODELARRAE 11

Tebesoimagino consonrisadeleite
tesueñodíasyhoras 
ytehablomiro
ytetocoquiero
ytedesvistoentera
entregemibesos
frenesicaricias
ycarnesuspiros.
ycomounlocomilagro
cuandotedesvistobeso
rápidoatravesando eltiemposueño
conmisrojolatidos loquidesatados
hastalatardeluz nosenvidiailumina
conluzternura dulceamorosa
cuandonuestrosdeseocuerpos 
seamaenloquecen ydevorapasionan
enundeliriorevoltijo delujuriarrebatamiento.

5 de diciembre de 2016

LAS GALLINAS ESTÁN EN SHOCK

Entro en el gallinero.
Silencio.
Parece un funeral.
Las gallinas están en shock.
Tienen la mirada perdida.
Les arrojo migas de pan y nada.
Les arrojo puñados de pienso y  nada.
Les arrojo sobras de comida y nada.
Pitas, pitas, pitas, pitas, pitas, pitas...
No contestan.
Silencio absoluto.
Están inmóviles y cabizbajas.
No han puesto ni un solo huevo.
Siguen en shock.
Tienen mala cara.
Están tristonas y deprimidas.
Me parece que estas gallinas
ya no sirven
ni para hacer una olla de caldo.
Y eso que son bastante viejas.
Como última posibilidad
y antes de incinerarlas
les canto una canción
para ver si con eso reaccionan:
"Hola gallinitas ciegas
vamos juntos a cantar
la canción de la gallina tonta
que un día se sintió muy mal
pitas, pitas, pitas, pitas, pitas
venga todas juntas a bailar
pitas, pitas, pitas, pitas, pitas
el gallinero es un gran festival
pitas, pitas, pitas, pitas, pitas
media vuelta para delante
pitas, pitas, pitas, pitas, pitas
sonrisa y media vuelta para atrás".

4 de diciembre de 2016

PARA LOURDES

Estoy escribiendo
un beso.
Ya lo tengo.
Es hermoso.
Reluce tierno
dulce
y sabroso.
Ahora escribo que vuela.
Y aquí está.
Haciendo piruetas
y mirándome expectante.
Me acerco a él
y le susurro tu nombre.
Dice que sí encantado.
Abro la ventana y se va volando.
Vestido de poema y entusiasmado.

LUNAS DE LATIDOS

Cuánto durará
tu nombre
en mis sueños
cuántas lunas
de latidos
nos acariciarán
cuánto tiempo
nos queda
antes de alejarnos
por los caminos
que jamás
vuelven a juntarse
cuántos besos
que ahora revolotean
ansiosos de ti
se desvanecerán
en un cielo imposible
cuánto amor
nos queda
antes de que un día
nos despertemos
en un lecho de nadas
olvidados e indiferentes.

3 de diciembre de 2016

UN DÍA COMO HOY

En el tiempo
de los tiempos
había un día
como hoy
que tenía sol
en las cuatro esquinas.

2 de diciembre de 2016

AGONÍA

Envejece el otoño.
Sus días tienen frío.
Y la luz
de su mirada
se va apagando.
El año
muy cansado
lo mira con tristeza.
En poco tiempo morirán.

1 de diciembre de 2016

EL MES DEL RETRASO MENTAL

Ya ha llegado diciembre.
El mes del retraso mental.
Del año nuevo
del belén
del arbolito
de las lucecitas
del Papa Noel
y de la insufrible navidad.
No se sabe porqué
pero millones
y millones de cerebros
durante este fatídico mes
parece que funcionan muy mal.
Se cortocircuitan
las pocas neuronas
que les quedan
y echan humo por dentro
perdiendo de vista la realidad.
Yo tengo una teoría.
No es que funcionen mal
durante el mes de diciembre.
Es que sus dueños
como loros adiestrados
durante los otros once meses
disimulan su enajenación descomunal.