22 de enero de 2007

BOTELLAS VACÍAS

El hombre de la mesa alejada
la de las botellas vacías
tiene un hijo muerto
con el que a veces habla.

64 comentarios:

  1. la cuestion no es que hable con su hijo muerto, sino si sabe que está muerto cuando habla con él...

    ResponderEliminar
  2. Hay personas que no desaparecen y hay quien no deja que ellas se vayan.
    Yo no creo que sea malo, que de vez en cuando se atienda su visita.
    Besitos.
    Pd: La felicidad esta donde menos te lo esperas y por que no en aquel lugar apartado.
    Aunque la bebida no deje de ser un mal camino.
    Como con tan pocas palabras, logras decir tanto?-

    ResponderEliminar
  3. Hay personas que no desaparecen y hay quien no deja que ellas se vayan.
    Yo no creo que sea malo, que de vez en cuando se atienda su visita.
    Besitos.
    Pd: La felicidad esta donde menos te lo esperas y por que no en aquel lugar apartado.
    Aunque la bebida no deje de ser un mal camino.
    Como con tan pocas palabras, logras decir tanto?-

    ResponderEliminar
  4. No quiero vivir eso jamás...Ahí si me quiebro, me muero sin más, rechazo la eternidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. un abracito mañanero te vendria genial, bueno a mi tambien :-) asi que aqui me tienes!!!
    mmmmmmmmmuuuuuuuaaaaaaaaakkkkkk

    ResponderEliminar
  6. Y por eso vuelve cada noche al mismo lugar, desde antes que su hijo muriese.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El hijo se esconde en las botelllas.
    Me gusta,Toro.

    ResponderEliminar
  8. Y busca en el confort de las botellas, el calor que no le pued efacilitar su hijo muerto. Un abrazo enorme de apoyo

    ResponderEliminar
  9. Hola Toro...solo mueren los seres que olvidamos...

    Te dejo un beso y que tengas buena semana.

    (ya regresé de la Patagonia :) )

    ResponderEliminar
  10. Creo que algunas veces los recuerdos son tan fuertes, que casi se palpan...besos cielo, su

    ResponderEliminar
  11. Quizás en ese estado es en el que se encuentra más cerca de él...Besos...

    ResponderEliminar
  12. A veces te pones de un estupendo que... me encantó!

    (Ey, que no desaparezco, no pienso dejar de leer algunos blogs, y a qué no sabes que el tuyo está entre ellos? jeje. Necesito un descanso, torito...)

    Besosssssss luneros, sin traición!!

    ResponderEliminar
  13. Tus ojos y mis ojos (que me encanta) podrán ver a ese hombre, más no a su hijo muerto, aun así quizá sea importante acercarse un poco más y así poder escuchar las conversaciones que tiene con él. Es posible que mucho de lo que le dice a su hijo muerto tenga sentido para nosotros que a veces parece que aun estamos vivos.

    Grandioso

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Bellisimo...Mientras hablemos nadie desaparecerá...

    Mil besitos!

    ResponderEliminar
  15. Y esa ha de ser la mayor de las tristezas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es muy duro, muy duro.

    ResponderEliminar
  17. Uno habla con los que quiere, con los vivos o los muertos . Lo importante es gozarla con contento -la vida es un gozo- y no un lamento por eso es mejor estar vivo- que muerto

    ResponderEliminar
  18. Genial. Buenisimo y me refiero a la forma, no entro en el tema.
    Cada día logras superarte a ti mismo. Sigue asi. Besos

    ResponderEliminar
  19. El poema de los ojos, ni hablar, es de los coleccionables.

    Y este es bello y durisimo a la vez.
    Por la crudeza que encierra, por la realidad que a veces supera cualquier fantasía.
    Alguien que quiero mucho ha perdido a su hija y habla con ella sin botellas vacías de por medio.
    Y es doloroso e irreversible, tan cruel como quien necesita del alcohol para poder hablar con un hijo que tal vez está vivo y al alcance de la mano y sólo lo encuentra en el fondo de un vaso de vino.

    Toropoeta adoro tu poesía por mas que duela, abre infinitas puertas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Esperaré
    a que duerman los niños,
    para dejar
    que el cadáver
    de mi fracaso
    flote en la superficie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. no será que habla con él porque ya ha vaciado muchas botellas?? ;)

    ei, no busquis aquesta pel·li al cinema! que em sembla que és del 2004!! la veritat és que em va agradar força i que la música de la peli és molt bona!!! ah, com que aquest finde gairebé no he sortit de casa (grip ¬¬), he vist alguna altra pel·li més, mira't el Diario de Noa, que és maquiiiiissima!!!
    petonets

    ^^

    ResponderEliminar
  22. Querer es extrañar,
    es sentirse siempre acompañado,
    es recordar cada momento,
    es escuchar, es creer?
    Un hijo... fuerte, para mí el más fuerte de nuestros amores.
    Saludos y bello tu blog

    ResponderEliminar
  23. ningun hombre debe sobrevivir a la muerte de un hijo. Quizas en ese estado es el unico en tque todavia la realidad no le abraza.

    un beso

    ResponderEliminar
  24. el habla con su hijo...
    yo hablo solaaaa!!!
    no se que es mas de locos..
    un abrazo y gracias toro

    ResponderEliminar
  25. Siempre podamos tener charlas interesantes con quienes hemos querido.(Habiendo bebido o sin beber). No es hablar "con nadie".
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola, Torito!:

    Buen retrato has hecho de ese hombre que me imagino, y es que detrás de cada mesa compartida con la soledad, detrás de cada botella vacía hay una historia muchas veces oculta a los ojos de los demás.

    Me ha hecho mucha ilusión lo que hay escrito a la derecha de tu blog, me has arrancado una gran sonrisa por intuir esa petición mía que no me atrevía a hacer. Gracias por dejarme leer de nuevo esa joya de poema. Si me lo permites lo copio.

    Un enorme abrazo con un beso.

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola!
    Normal que tenga una mesa llena de botellas vacías si perdió a su hijo...
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  28. En otra mesa,
    más alejada aún de las botellas vacías...
    un hijo habla con su padre muerto.

    bss

    ResponderEliminar
  29. A veces buscamos con que ahogar nuestro dolor por una pérdida. y es cuando realmente nos perdemos.

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. ays Toro!!!!
    para ser lunes me has dejado noqueada:s
    snif...
    besos...:(

    ResponderEliminar
  31. Hola Toro
    qué bello
    y así es, sobre todo con un hijo...

    yo lo entendería aunque supongo que es muy destructivo.

    con y sin mis copichuelas hablo con mi sobrino que vivió 6 años tratando de irse sin hacer daño a su padres....
    por suerte, ya se fue, lo extraño mucho, pero estoy feliz de hablas con él sin su dolor.
    ..................................
    Por otro lado Torito eres tan lindo.... lo de mi blog ha sido un jaleo que armé por una tontería, salió una nota tamaño lupa donde me mencionan, no hay premios, ni nominación. El premio es que me hayan dedicado 4 lineas. Hoy monto el final de la historia y cuando te levantes lo verás.
    Toda la historia de la "nominación" se debió a que cuando mi prima me llamó para darme la noticia yo estaba viendo Golden Globs.

    Respecto al trabajo en la isla, ya lo arreglé todo, te vas a dedicar a "escribir" en esa silla en la playa, yo haré de manager y comerás muchas empanaditas de cazón.

    Muchos besos Torito lindoypoeta

    ResponderEliminar
  32. Creo que le ví alguna vez en la orilla de una sonrisa agónica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. No entiendo tu poema
    entiendo el mio
    la botella esta llena
    de astío

    ResponderEliminar
  34. Hablar con el hijo muerto... ebrio?
    un saludo:)

    ResponderEliminar
  35. Hola!!!
    Que cruel es la muerte con algunos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  36. pues cuando nos refugiamos en el alcohol, para taer recuerdos y quitarse del medio la imposibilidad de hablar así sea con la muerte

    ResponderEliminar
  37. Torito: Pasaba por aquí para dejarte unas escarchas plateadas, las he esparcido por tu blog.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  38. Habla de lo que nunca le pudo decir...mientras las culpas se ahogan en el alcohol.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  39. Y esteeeeeeeeeee???
    Daleeeee, explicame este, por fa. Es como el del cocodrilo! Esperaré un email con el relato de cómo, en que momento, que imagen se cruzó para escribir esto.

    Y si me hiciera la psicoloca preguntaría:
    - A quien considera un muerto?
    Piense, relajese y diga lo que se le ocurra, sin importar si le parece estúpido o descabellado.
    No se censure, Toro!!!

    :o))
    Petons y bon dimartes!

    ResponderEliminar
  40. Toro , lo que escribiste en mi post es cierto nada será como la primera vez...pero tenés que seguir viviendo y abriéndote en la vida. bueno veo que tenemos mucho en común.

    ResponderEliminar
  41. Asi es la vida.

    Mi beso

    ResponderEliminar
  42. Me sentaría con ese hombre, pediría otra botella, bebería con él y charlaría con ellos dos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Me sentaría con ese hombre, pediría otra botella, bebería con él y charlaría con ellos dos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. A veces? A veces Toro? No, constantemente, si no, se vuelve loco.

    ResponderEliminar
  45. Mi querido Torosalvaje: cuando escribes epigramáticamente eres bien fuerte. Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  46. yo les regalo a ambos mi silencio.

    besos

    ResponderEliminar
  47. Hablar con nuestros recuerdos ignorando nuestros sueños es vivir para morir…

    Siempre es un sueño leer las palabras de tu corazón…gracias amigo.

    ResponderEliminar
  48. Que dificil situaci`n pero està en su recuerdo y en sus palabras.
    Precioso relato.
    Besotes Torito

    ResponderEliminar
  49. Que pena, soy muy snecible para esas situaciones...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  50. Cada persona vive de manera distinta su duelo, quizá busca el estado de semiinconsciencia que le provocan las botellas como una forma de poder aguantar el dolor, es lo peor que te puede hacer la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Y MI BOTELLA ESTA LLENA DE VINO PARA COMPARTIRLA CONTIGO...PENSANDO EN LOS MUERTOS QUE HEMOS PERDIDO Y EN LOS VIVOS QUE HEMOS GANADO AMORE MIO.............
    BESOS.
    Y QUE ESTES MUY BIEN,
    MAR

    ResponderEliminar
  52. Los muertos saben mucho más que los vivos. Además, estas palabras, habrán sido escritas por una muerta cuando el reloj marque mi hora.
    Todos estamos muertos, habitando un tiempo pasado. Casi ninguno lo quiere aceptar. Sé que vos me comprendés.

    Besos ciegos.

    ResponderEliminar
  53. (a propósito de su comentario en la Afasia se respondió así:) TORO: Pues lo seguiré haciendo créame que sí... Saludos gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  54. (a propósito de su comentario en la Afasia se respondió así:) TORO: Pues lo seguiré haciendo créame que sí... Saludos gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  55. Difícil es aceptar la muerte de un hijo, algunos no lo logran nunca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Siglos tienen vacias las botellas, y el padre, aun sentado en la mesa, seguirà hablando...
    Acaso no ves que su hijo le acompaña?...

    Un abrazo de Luz.

    ResponderEliminar
  57. ... Y no es el único.

    Somos muchos los que hablamos delante de botellas vacias, y recuerdos cercanos.

    Estremecedor amigo.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  58. ¿No hablamos todos con un muerto?

    ResponderEliminar
  59. En las botellas vacías viven todo tipo de muertos. No solo los hijos, que quizás son los que más gritan; también los otros, los sueños incumplidos, las metas inalcanzables...
    Qué bonito y que fuerte esto que has escrito.
    Vengo de paseo desde el blog de jdd en donde he leído un poema tuyo en el que me vi reflejada a la perfección.
    Tienes el don de la palabra exacta. Te felicito.

    ResponderEliminar
  60. una persona nunca muere mientras haya una sola que la recuerde

    ResponderEliminar
  61. La lerda se sentaba en invierno frente a la chimenea
    con una botella bebía para recordar que estaban muertos
    y así dejar de verles y hablar con ellos.
    Ahora solo esperaba vaciar la botella de la vida.

    ResponderEliminar