1 de octubre de 2016

REVISTAS VIEJAS

Amontono las semanas
como si fueran revistas viejas.
Y en cada revista
las mismas historias
las mismas personas
la misma insoportable nada.
Salgo en todas las páginas.
Y mi nombre figura
con letras amarillentas
en cada una de las portadas.
Las mismas fotos.
Las mismas rutinas.
La misma vida desperdiciada.
Semana tras semana.
Un bucle infinito
de aburrimiento
desolación
y misantropía helada.
Hasta que llegue el día
en que todas esas revistas
y lo que quede de mí
seamos devorados por las llamas.

30 de septiembre de 2016

GUAYKU 13

Beso tu cara
y tu boca de rata
si bebo mucho.

29 de septiembre de 2016

UN NIÑO CUÁNTICO

Están pasando cosas imposibles.
De repente los días tienen agujeros.
Me asomo en cada uno de ellos.
Y veo otros mundos.
La misma gente.
Con los mismos nombres.
Pero no sienten
ni se comportan
ni quieren
ni piensan igual.
No es el mismo tiempo.
Ni son las mismas circunstancias.
Pero son las mismas vidas.
Lo sé.
Está naciendo otro poema cuántico.
No sufro alucinaciones.
Y lo escribo para dejar constancia.
Hoy por ejemplo
a través de un agujero
y sin que yo lo imaginara
han vuelto para saludarme
los hermosos pájaros azules de Estambul.
Son los mismos que otras veces.
Pero ahora son más jóvenes.
Yo los observo invisible
desde una casa
que ya no es mi casa.
En ese tiempo
yo ya he muerto
y en mi casa
vive un matrimonio
con dos hijos y un perro blanco.
Aunque todo esté al revés
los pájaros y yo
nos entendemos
como si fuéramos lo mismo.
Les pregunto
y me cuentan cosas
de cómo les fue en la vida
después de mi muerte
a toda la gente que yo quería.
Los escucho atentamente
y no puedo evitar
que un montón de lágrimas
empiecen a rodar por mis mejillas.
No les fue demasiado bien
y se me parte el corazón
por no poder haberles ayudado.
Entonces aparece otro agujero
y me asomo
aún sollozando
y ahí está mi madre
igual que cuando estaba viva
y me acaricia la cabeza
y me seca las lágrimas
y me estrecha entre sus brazos.
Y ya no quiero más agujeros.
No puedo con tanto dolor.
No puedo con tanto llanto.
Quiero quedarme con ella.
Y olvidar las penas.
Y dormirme
para siempre
como un niño cuántico
felizmente acurrucado en su regazo.

28 de septiembre de 2016

TIEMPO GASTADO Y ROTO

Hoy he visto
a gente
de mi pasado.
De cuando todo era sol.
Hacía muchos años
que no los veía.
Ahora son pozos.
Tienen cara de muerte.
La vida se los ha comido
Sus ojos no brillan
y las sonrisas
asoman sucias y cojas.
Palabras cansadas.
Tiempo gastado y roto.
Hemos hablado poco.
Y sin ningún interés.
Hasta las anécdotas
parecían tristes
y cuando nos hemos ido
se han quedado llorando en un rincón.

27 de septiembre de 2016

GUAYKU 12

Ella es mona
como una macaca
de Madagascar.

26 de septiembre de 2016

LA AGENDA ROJA

Yo usaba 
una agenda
que guardo
con gran cariño.
Una agenda roja
llena de vivos.
Ahora la miro
y parece un obituario.
Algunos han muerto
y el resto
muy lentamente
vamos agonizando.

25 de septiembre de 2016

FLOR DE BESOS

Cada verso
un pétalo.
El poema
un beso.
Y tú,
la flor.

24 de septiembre de 2016

VERSOS DE OTOÑO

Día gris agua.
Día gris viento.
Día gris eterno.
Anoche diluvió.
La ciudad está hermosa.
Se ha vestido de otoño.
Y le sienta muy bien.
El aire es limpio.
Bendita lluvia
que nos resucitas
del polvo y del infierno.
Las calles vacías
son poemas de libertad.
Tengo ganas
de pasear
y pasear
por sus versos
enjoyados de vacíos.
Va a llover más.
Y más.
Y más.
Y más.
Revolotea la  vida
en mi corazón.
Soy una sonrisa
enamorada del otoño.

23 de septiembre de 2016

SICARIA

Una sicaria
o algo parecido
de la Mara Salvatrucha
baila en mitad de la pista.
Voy.
El whisky hace milagros.
Dice que sí.
Sus amigos miran.
De aquella manera.
Me entra la risa.
Pero no río.
Maldito whisky.
Ahora estoy en Honduras.
En Tegucigalpa.
Y se baila como allí.
Creo que lleva
una navaja en el bolsillo.
Me concentro al máximo.
Sobre todo no he de pisarla.
Me va la vida en ello.
De verdad
que la noche
es una caja de sorpresas.

22 de septiembre de 2016

EL FUEGO ETERNO

Y yo os digo
en nombre del Señor
que el Día del Juicio Final
está próximo
y que el fuego eterno
abrasará a los pecadores.
Arrodillaos ya
ante mí
y pedid perdón
por vuestros infinitos pecados.
Y desprendeos
ahora mismo
de los bienes materiales
que habéis atesorado
a lo largo
de vuestra egoísta vida
y dádmelos a mí
que yo los cuidaré
y los usaré con alegría
siguiendo la voluntad del Señor.
Venga ya, imbéciles!!!
(Libro del Apocalipsis, - sermones -, capítulo 31, inédito).

21 de septiembre de 2016

JUSTINIANO 163

A Justiniano le gusta mucho
la recepcionista del hotel nuevo
que han inaugurado al lado de su casa.
Incluso cree estar enamorado de ella.
Ella parece simpática
y ríe de forma extraña y graciosa.
No es precisamente un junco
porque es bastante obesa
y ciertamente tiene una barriga
que la precede
con mucha antelación
allá donde quiera que vaya.
Pero eso no importa al amor.
Hoy al verla
a Justiniano le ha dado
un vuelco el corazón
y sin pensárselo dos veces
la ha invitado a merendar.
Ella le ha dicho que sí
y le ha pedido
que esperara por favor
a su hora de descanso.
Y tras esperar
tres horas interminables
por fin ella ha salido
y han ido a un bar restaurante chino.
Cuando ha venido el camarero
Justiniano ha pedido un café solo
y ante los ojos alucinados
de Justiniano y del camarero
ella ha pedido dos litros de agua de arroz
pollo mandarín con gambas
cuatro nidos de golondrina
lomo de cerdo chop suey
pato de Shanghai laqueado
tallarines con saltamontes
helado de terracota de azúcar
seis flanes con nata
y tres galletas de la suerte.
Y después con zalamería
ha cogido de la mano a Justiniano
y se  ha reído como una rata pequinesa
y mirándole enamorada a los ojos
le ha dicho que se llama
Bella Luz de Hambre Infinita
y que no tiene pareja
ni compromiso de ningún tipo.
Justiniano la ha mirado perplejo
y tras retirar con dulzura la mano
le ha dicho que cerrara los ojos
que quería darle una bonita sorpresa.
Cuando ella los ha cerrado
Justiniano se ha levantado
sin hacer ningún ruido
le ha dicho al camarero
que se hiciera cargo de la chiflada amarilla
y se ha dado a la fuga a toda velocidad sin mirar atrás.

20 de septiembre de 2016

LA GRAN REVELACIÓN

Hoy
he tenido
una gran revelación.
Fin de la rutina.
Fin de la tristeza.
Fin del aburrimiento.
Hay que caminar hacia atrás.
Así la vida siempre te sorprende.

19 de septiembre de 2016

FRONTERA OCCIPITAL

Occipital.
Esa es la palabra.
Esa es la frontera.
entre la cuna y la tumba.
Frontera occipital.
A un lado
y arriba
la razón.
Al otro
y abajo
el armazón
de huesos
músculos y tendones
que nos sostiene.
Trono de ideas
sobre un cuerpo
de vigencia limitada.
Trono efímero
y de lógica destartalada.
Viajan las ideas
por los años
y la vida
cada vez más aturdidas
de sí mismas.
Si miran afuera
ven un mundo que enloqueció.
Si miran abajo
ven un cuerpo que se desmorona.
Y por eso llega el día
en que ya no pueden más
y empiezan a suicidarse
estrellándose desesperadas
contra la impasible frontera occipital.

18 de septiembre de 2016

SU TÉTRICA PRESENCIA

La imprevisible muerte
aprovecha cualquier resquicio
para venir a saludarme.
Entra tranquilamente
se sienta a mi lado
y sin motivo alguno
empieza a explicarme cosas.
Repasa mi biografía.
Desde pequeño hasta ahora.
Habla de mis padres.
De mis caminos.
De lo que pudo ser y no fue.
De lo que fue y de lo que es.
Después habla del futuro
y sonriendo pone ojos de apuesta.
Cuando se cansa se levanta y se va.
Deja el día roto y malherido.
Y las horas entristecidas.
No se despide nunca porque siempre vuelve.
Después acabo de despertarme.
Me levanto.
Me lavo la cara y los ojos.
Pienso.
Ya se fue.
Ya se fue.
Ya se fue.
Respiro hondo.
Intento olvidarla.
Pero resulta imposible.
Parece como si aún estuviera aquí.
Todo está impregnado de su tétrica presencia.

DOMINGO

Hoy
salen
las
fieras.
Las calles tiemblan.
Yo también.