16 de febrero de 2010

PAQUETE

Todos los días
mueren trabajadores
alguien recoge sus cosas
las empaqueta en silencio
y las guarda en un rincón
convenientemente apartado
unos días más tarde
llega una esposa
un marido o un padre
un hijo o un hermano
saludando a todos
con un hilo de voz
y el ánimo cabizbajo
después con honda emoción
recibe el paquete
y desaparece para siempre.

136 comentarios:

  1. Alimentemos la música,...


    ...porque la 'voz' es imprescindible, y no puede faltar, en calendarios marcados de la vida.



    Despues,...regalemos.







    B.D.C.X.


    Beso.

    ResponderEliminar
  2. por el norte está haciendo mucho frío estos días y vas tú y con este post has conseguido, a mayores, dejarme helada, Toro.

    ¡cuanta verdad!
    ¡cuanta tristeza encierran tus versos!, más hoy en que me desperté pensando en ella, encerradas sus cenizas en un pequeño tibor.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  3. jo,tu poema es realmente tremendo...espero que no me (nos,les)pase jamás eso que describes.Besos***

    ResponderEliminar
  4. Qué dura la escena, qué duro el trago de recoger el paquete. Qué dolor en el trance de revisar las cosas del muerto. ay! recuerdos...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Así es...por eso me niego a recoger paquetes, cenizas, o cualquier cosa que ponga en evidencia la ausencia. Me parece el triste movimiento de un mimo que no tiene palabras.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Así es. Y mientras tanto, los que tienen que velar por evitar estos cuadros a trincar todo lo que pueden.




    John W.

    ResponderEliminar
  7. Ocurre a veces... que, en lugar de recogerlo, esos mismos familiares, con intensa emoción proceden a empaquetar esas pertenencias mezcladas con una parte de su corazón y su mente.

    Besitos Toro.

    ResponderEliminar
  8. Demasiados paquetes existen ya Toro.....
    Besos hechizados

    ResponderEliminar
  9. desaparece para siempre...ha de dejar sitio libre para otro marido, hijo, padre...

    así es

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tremendo que tus cosas terminen en un paquete o una caja...
    Que tengas buen dia
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  11. La hondura de tu voz, inunda nuevamente la memoria. Aún no sepultan al cuerpo y ya hay quien se pelee por el paquete. Vida rematada, diría yo.

    El triciclo vuelve a su uniciclo y despierta.

    ResponderEliminar
  12. joooo es tristísimo, aunque creo que no sólo somos lo que guarda ese paquete, pero aún así, ese momento es durísimo, un beso!!

    ResponderEliminar
  13. "La planta 14" de Víctor Manuel me produjo la misma sensación que tus versos... una mezcla de dolor y rabia.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Terrible ritual. Triste camino. Y como siempre, nunca mejor dicho.
    Una sonrisa, otra cosa no se me ocurre.

    ResponderEliminar
  15. Y lo más triste es que en muchas ocasiones hay finales que ni siquiera tienen oportunidad de acabar en un paquete.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. La vida tal cual... bonito lo que escribes.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Es tan descriptivo, que lo veo según lo leo.

    Dando en la diana, como siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Esos paquetes tienen alma y ahi esta en tu texto.Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Si es que nuestra vida se reduce a eso, a un paquete lleno de cosas acumuladas, que acabara olvidado en cualquier rincón. ¡Que triste!
    Un olvidadizo abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Mi querido Toro: A veces en eso queda resumida nuestra vida: en un paquete, pero lo que hay dentro guarda nuestra esencia y es importante, muy importante para los que nos aman.

    Como siempre, Toro, gracias por todo.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  21. Huy que triste lo del paquete Toro. con los trocitos del albañil seguramente...

    ResponderEliminar
  22. Espero no recibir ningún paquete y que nadie reciba el mío. Prefiero pensar en la vida que en la muerte, pues mientras pensamos en ella, nos perdemos de vivir...

    Besazos, Toro.

    ResponderEliminar
  23. Sentimientos confrontados a la hora del adios para siempre.

    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  24. va aparecer otra vez..despuès de unas vacaciones!!:)))) tremendo de bueno, besos

    ResponderEliminar
  25. Hoy no era el día para leer esto,
    Pensándolo bien nunca lo es
    Vivirlo debe ser tristemente insoportable.
    Saludos, mi abrazo, un beso, parabienes.

    ResponderEliminar
  26. Esos que terminan en un paquete
    son los que se van allí, donde
    iremos todos mas tarde.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  27. Tengo la sensación de que hoy te costaron más los versos. Pero eres Toro de casta y eso tiene sus riesgos.

    La falta de seguridad, la fatiga, la inexperiencia, los errores (nuestros o de otros) …LA FATALIDAD, se cobra muchas vidas cada día en el mundo laboral. Cuando es alguien cercano al que le ocurre esto, NUESTRO COMPAÑERO (nos acompaña, pasa buena parte su día con nosotros, a veces, más que con su propia familia), el dolor es irremediable. Podemos hasta sentirnos culpables si creemos que, de alguna manera , nosotros hubiéramos podido evitar su muerte. Y pequeños sucesos, como por ejemplo rechazar una invitación para ir a tomar algo después del trabajo el día antes de que nuestro compañero muera, una contestación inapropiada, un mal gesto, pueden convertirse en un recuerdo doloroso frente al hecho de la muerte.

    Algo que me resulta lacerante e injusto son esos homenajes fuera de lugar que se le dan a algunos trabajadores una vez fallecen, las condecoraciones póstumas, los alardes de mérito cuando ya de nada valen. Donde las familias han de sumar al dolor que ya sienten por la pérdida del ser querido el esfuerzo de aparentar serenidad y gratitud. No, ni quien se va ni quien se duele merece esto. Es mejor recibir en silencio, en estricta intimidad , “esas cosas” que fueron suyas, porque “LO OTRO” que dejaba en cada jornada queda en el corazón y en el recuerdo de quienes con él lo compartieron.

    Tengo una compañera que me regala un abrazo a diario, tardé mucho en acostumbrarme a este gesto. Siempre hay alguien que nos abre los ojos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. A veces ni el paquete... lo peor... solo el olvido al poco tiempo!!!
    Que pena no???
    Besos cielo, llenotes de luz!!!

    ResponderEliminar
  29. He debido retirar un paquete así...
    Lo describís con precisión, dureza y magistralidad.

    Besos-muchos- Torito de mi alma.

    ResponderEliminar
  30. Esto que escribís es tremendo, pero al fin y al cabo todos, trabajadores y gente dedicada a la nada, seremos ese paquete alguna vez.
    Creo que es mas doloroso cuando sos un paquete viviente que entra, sale, va, viene y nadie se entera ni le importa.
    Un paquete con ojos que día tras día es ignorado y utilizado cuando se lo necesita, especialmente cuando le piden un voto o que vaya a poner el cuerpo a la plaza para alguna manifestación, piquete, y después con mucha suerte le dan un choripan y una coca.

    A los trabajadores y a sus familias hay que tenerlos en cuenta mientras viven, pero de unamanera digna, no con "planes trabajar" que cobran un dinero mísero por no hacer nada.
    ¿Sabés cuánta gente ha dejado de hacer los pequeños trabajos manuales, las tareas domésticas, si es mas facil conseguir un plan que trabajar?

    En mi país, la conciencia del trabajo ha cambiado tanto, se ha mezclado tanto con la corrupción y la vagancia, que si trabajás en serio te toman por obsesivo o tonto.


    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Mientras el mundo sigue, siempre sigue, como si no hubiera pasado nada.

    ResponderEliminar
  32. Suena tan triste, tan despersonalizado y tan descorazonador, XAVI...Que, ojalá no sea verdad.

    Si un día alguien muere y le consideran un paquete,
    es que nos habremos muerto todos con él.


    Muchos besos, Xavi.

    ResponderEliminar
  33. Uy qué tristeza me dio... es tan real y "ausente" que duele!

    Buena jornada!

    ResponderEliminar
  34. Un relato más triste, si cabe, que el día, frío y triste.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  35. Lo triste de recogerlo es saber que los responsables siempre esconden la cabeza y no se hacen cargo, dejando al familiar con el paquete y la impotencia.
    Duro poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. A veces, ni es necesario morir y el proceso es casi igual, punto por punto...
    Tristes las dos versiones.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  37. Que triste realidad Toro... Que bien que la reflejás (esta, y todas) en tus versos.
    Cariños amigo!

    ResponderEliminar
  38. nada se poierde...todo se transforma,
    Paquete dolor, historia...
    Me dejas pensando, hoy voy a poner otro color a mi día...
    Cualquier día...estoy envuelta!

    ResponderEliminar
  39. Y ese dia llueve y la ciudad luce gris y hay que ir en el carro con las ventanas cerradas el limpiaparabrisas encendido y el paquete en el asiento de al lado.

    ResponderEliminar
  40. Si el otro día cuando vi por la tele ese magnifico funeral por el soldado muerto en Afganistán, recordé a todos los obreros muertos que no se les da tanta importancia. Ahora lo de los soldados no es obligatorio y si eligen ir a esos lugares no creo que sea por el amor a la patria sino porque esta mejor remunerado, y yo pienso que no deja de ser un trabajo como otro cualquiera. Yo sentí mucho la muerte del joven soldado lo que no me gusta es que lo rodeen de tanta parafernalia.
    Un besito

    ResponderEliminar
  41. me recordó tiempos oscuros
    muy oscuros que se vivieron en esta américa morena

    besitos de luz torito
    ten una semana preciosa Xavi

    ResponderEliminar
  42. Por desgracia lo he vivido.

    Y te puedo decir que a pesar de haber pasado 26 años nunca olvidaré el momento en que acompañé a mi madre a recojer las pertenencias de mi padre.

    Un abrazo entre silencios. Esos que retumban en la mente durante toda la vida.

    ResponderEliminar
  43. ... que tristes son esos momentos y que largo se hace seguir después...

    petonets

    ResponderEliminar
  44. Que triste pensar que tan solo unas pocas cosas materiales puedan quedar como recuerdo en algunas personas. No serìa mejor trabajar con nosotros mismos y de esa forma dejar un recuerdo muchìsimo màs valioso como palabras....miradas...actos..valores???
    Llevamos una vida tan ràpida que hemos olvidado lo principal.... decir te quiero a nuestros seres queridos, despedirnos con un beso cada mañana que salimos de casa, dar una caricia en el momento menos esperado

    ResponderEliminar
  45. y esas cosas jamás sabrán que nos hemos ido ...

    ResponderEliminar
  46. por eso lo mejor es no atesorar nada,solo vivir y disfrutar con los demas y dejar solo recuerdos,buenos recuerdos y no paquetes.Muy bueno Toro

    ResponderEliminar
  47. Así es el principio...pero luego siguen años y años, de proceso judicial, pidiendo responsabilidades a los responsables del accidente laboral.... hasta que ....las compañías de seguros...sueltan la pasta...y unos poquitos responsables, muy poquitos (pero algunos síiiii) son procesados por un delito contra la seguridad en el trabajo...

    Besos,Xavi. ¡¡¡Pero si el 1 de Mayo queda muy lejos¡¡¡Anda que no vamos a beber agua hasta entonces¡¡¡

    ResponderEliminar
  48. Muy triste Toro recibir ese paquete; desgraciadamente lo sufrí, no hace mucho.
    besos

    ResponderEliminar
  49. Tan cierto y real como la vida misma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  50. El paquete...
    y tras el comienza a extenderse el olvido.
    Así es la vida y eso somos, paquetes de distintos tamaños y el mismo destino.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  51. Es una mañana triste, como tus versos... Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  52. Y los hay que pierden el brazo por trabajar ilegales en una panificadora y el Hijo de p... del jefe empaqueta el brazo y lo tira a la basura, negándole la posibilidad de injerto... Ay mi Toro! no sé si es que me cansé de vivir ya, pero a este mundo no lo entiendo y me pesa demasiado....
    Un besito.

    ResponderEliminar
  53. Por desgracia ese tipo de paquetes está a la orden del día por todas partes.
    Tras leer tu entrada sólo pensé en esto y aquí te lo dejo, me vino así.

    http://www.youtube.com/watch?v=XM9GTZ_c1m8

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  54. la muerte es un transito
    vivimos en el pasillo...

    besos

    ResponderEliminar
  55. Imagino el momento y es tan triste :(

    Besos.

    ResponderEliminar
  56. La esperanza en el futuro, envuelta en papel de estraza...

    Un saludo, Toro.

    ResponderEliminar
  57. Y que remedio..
    cuando se va un ser querido se amontonan las cajas con sus cosas, las q con tanto cariño, guardaba o coleccionaba, y te das cuenta de lo insignificantes que somos..
    pero esto es la vida.
    A mi me encantó el poema, tan triste, tan ausente.

    ResponderEliminar
  58. Mueren trabajadores, por trabajos basura que no les pagan bien y encima los exponen a la muerte.
    Un avergüenza mas de nuestra sociedad.
    Hay tantas Torito!!

    ResponderEliminar
  59. Y si nos jubilamos cada vez mas tarde habremos mas.
    Que triste!!

    ResponderEliminar
  60. Todos los dias muere gente... todos...

    ResponderEliminar
  61. Vinimos al mundo envueltos en un paquete así también nos despedimos de él…la vida es ciclo …mas en el paquete solo recuerdos quedan ...pero el amor …energía …espíritu no va en ese paquete …:P yo también te quiero! ...besos Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  62. No hay seguridad en el trabajo, y eso debería estar más controlado, para que no sucedan estas tristes desgracias, porque siempre el que pierde es el trabajador, que deja de vivir convirtiéndose en un paquete inservible.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  63. No estemos tristes...aparta un espacio para la sonrisa en tu corazon sensible.
    Besos!

    ResponderEliminar
  64. Así es de triste.

    Los números son de carne y hueso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. Quisiera no recibir nunca un paquete así...

    Besos.

    ResponderEliminar
  66. TORO, cada día todos nacemos y morimos varias veces...

    Saludos cordiales...

    ResponderEliminar
  67. Pero dejan los corazones rotos y los ánimos descompuestos para mucho tiempo. No es tan fácil olvidar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. Pero en la mente de quienes fueron realmente compañeros seguira muy presente.

    Triste escena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  69. Triste, muy triste, pero muy real.
    Besos y susurros dulces

    ResponderEliminar
  70. ais, em contagies el desànim, vols un prozac també, a veure si veiem vaques voladores? Petons, i un somriure, si?

    ResponderEliminar
  71. chapò, Troesma!!!

    (por ambos textos, claro)

    ResponderEliminar
  72. Lo más triste es que en la vida real, nadie entrega el paquete.
    En pocos dias ningún "compañero" se acuerda del número que fuiste en esta colmena insensible...
    Salu2

    ResponderEliminar
  73. abrazos a todos los que caen por mantener al capital...

    ResponderEliminar
  74. Desoladora perspectiva, quizá desde otro ángulo se pueda ver lo intangible.Evocar a los que se fueron y desearles lo mejor estén donde estén*

    Petons.

    ResponderEliminar
  75. Lo peor de todo es que nadie venga a recoger tu paquete...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  76. Un paquete y eso es todo, convenientemente apartado. No sea cosa que el tótum revolútum, les recuerde a los trabajadores vivos, su propio destino.

    Besos Toro!

    ResponderEliminar
  77. Un momento duro, durisimo y cargado de electrizante tristeza que todo lo apaga y lo confunde.

    ResponderEliminar
  78. Tener el mundo por montera cambia al mundo. Ser paquete ya no cambia nada.

    Besos Toro, me han enternecido y tocado tus dos escritos.

    ResponderEliminar
  79. Todos los días nacen y mueren miles de personas. Todos los días alguien pide limosna en la esquina de algún barrio. Todos los días veo camionetas 4x4 que no respetan los semáforos. Todos los días pasa algo que nos deja sin respiro... es así la vida. Aunque es evitable, claro, pero no siempre se puede salvar todo.

    Me gustó leer algo real.

    Beso!

    ResponderEliminar
  80. Precioso homenaje en verso al trabajador anónimo, servidor silencioso de una sociedad que no le merece.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  81. A veces todo lo que somos o tenemos lo podemos meter en un pequeño paquete...

    Un beso

    ResponderEliminar
  82. Para siempre, no, no, no, el hecho de estos versos lo demuestran, conocidos o anónimos alguien nos recuerda y si no es así, pues tampoco nos va a importa mucho a nosotros, no, o sí. Ahora que pienso, si fuera yo, no habría paquete, tan solo un pequeño cactus. Será cuestión de llevar más cosas…

    un bes ;)

    ResponderEliminar
  83. Demoledor, pero así suele ser.
    En fin... me trajiste recuerdos tristes de cuando fui a recoger unas cajas, cabizbaja, pero al menos todavía mantengo contacto con unos pocos.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  84. quiero pensar que quien sembr´ó honores aunque fueran humildes pasajes, dejan huella aunque el paquete desaparezca para siempre... precioso, me ha encantado.
    un besote de buenas noches

    ResponderEliminar
  85. Es triste saber que solo encontraremos un triste paquete de alguién a quien hemos amado.
    La realidad de la vida que a veces se torna tan dura pero igualmente inevitable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  86. Realidades teñidas de negro... un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  87. ¡Mi niño, qué triste!
    Y real, por desgracia.
    Besos, querido Toro

    ResponderEliminar
  88. Desgraciadamente eso pasa. Al final sólo un paquete.

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  89. El diario vivir y morir de todos los días, no hay compasión en este mundo cruel.
    Saludos

    ResponderEliminar
  90. por lo menos mientame y digame que entendio de que hablo.
    yo creo que algo se habran inventado TORITO. De aquí a la eternidad al pedo? aprovechemos y accionemos ahora por si acaso.
    Hoy tengo algunos discos, un reloj, un par de poemas. El paquete que dejó ;)

    ResponderEliminar
  91. tremendo...y tremenda realidad a veces...muchas

    Un besazo

    ResponderEliminar
  92. Duro

    y a la vez

    frágil paquete.


    Besos.

    ResponderEliminar
  93. Asi pasa. Menos cuando es un pobre inmigrante sin papeles ni contrato, entonces ni eso...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  94. Papeles con letras son cada uno de los contratos que atan las vidas... Al final no somos más que un mero utensilio para el capitalista... Y que más da sino te recuerdan en estos sitios... tampoco se trabaja de regalo!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  95. Son esos tipos de paquetes que duelen en lo mas profundo...

    Un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  96. Ahhhhh!!!!
    No sé que decir...desolador.


    Un abrazo Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
  97. Los más triste es que algunos paquetes quedan ahí a la espera y nadie los va a buscar...

    :(

    Besitos.

    ResponderEliminar
  98. Y no trabajadores,
    también empaquetados.

    bss

    ResponderEliminar
  99. como si el siempre fuera la felicidad...
    Un beso querido mio...

    ResponderEliminar
  100. Si todos los días, hay quién ni recoge el paquete.
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  101. Ayer estuve de velatorio, y lamentablemente habrá otro paquete que recoger.
    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  102. El tiempo asqueroso y triste que hace por aquí, acompaña muy bien a lo que has escrito...
    Salud

    ResponderEliminar
  103. la estrecha relacion entre vida y muerte. al final estamos en el mismo camino.

    ResponderEliminar
  104. Esto me llevó a una noticia de hace unos días, el atleta que murió en los juegos Olímpicos, pero las autoridades dijeron "la pista no es peligrosa". De todos modos hicieron arreglos y exigieron bajar las velocidades... otro sinsentido... otro más...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  105. Siempre hay una primera vez y me he animado a participar en
    http://antologialiterariaactual.blogspot.com/
    Te extiendo la invitación a que dejes tu comentario en el siguiente link
    Desde ya agradezco tu tiempo.

    http://antologialiterariaactual.blogspot.com/2010/02/deseo.html

    besitos para ti Khepri…

    ResponderEliminar
  106. PAQUETE... Dios quiera que yo nunca sea un paquete que tengan que recoger


    besos Torito

    ResponderEliminar
  107. Toro! Prometi pasar a visitarte y aqui estoy!
    Me impresiono cada uno de tus relatos, muy buenos! Te felicito!
    Justiniano: espectacular. El poema "Avisados quedan" me gusto tanto!
    Y ni que decir de este! Algunas personas son paquetes vivas..imagino a que quedan reducidas una vez muertas!
    Con tu permiso, pasare seguido por aqui. Desde Buenos Aires, un beso o 2!

    ResponderEliminar
  108. .



    ...qué triste ke todo se reduzca a un "paquete" preludio del olvido sempiterno... ufff por más ke se quiera obviar esto deja un sabor amargo

    saludos Toro y no permitas jamás ke te empaketen

    .

    ResponderEliminar
  109. Sí, es duro ser un número, un paquete de cosas como dices, que queda rápidamente en el olvido.
    Lo dices muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  110. Aveces, un paquete es todo lo que quedara de algunos de nosotros, yo quisiera desaparecer sin dejar rastro............Lindo leerte amigo Toro, besos, cuidate amigo.

    ResponderEliminar
  111. Uff... estoy viviendo esa historia muy de cerca.
    Si yo te contara...

    ResponderEliminar
  112. si, la edad no ayuda, hice tonterias esta manana, sin querer...obvio...eliminei tu comentario...pena...
    besos

    ResponderEliminar
  113. No me gustaría recoger un paquete de esos, la verdad...de hecho, no sé si lo haría...porque lo que realmente me quedase de la persona a quién perteneciese, seguro, no estaría dentro de él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  114. ¡Que simple!! ¿verdad?. Pero es así.
    Un beso

    ResponderEliminar
  115. Puede que desaparezca y nadie se acuerde en el trabajo pero seguirá en la memoria y en el corazón de ese esposo, padre hijo o hermano.

    ResponderEliminar
  116. Puede que desaparezca y nadie se acuerde en el trabajo pero seguirá en la memoria y en el corazón de ese esposo, padre hijo o hermano.

    ResponderEliminar
  117. Y lo peor es que a veces ...muchas veces ha habido culpa en las condiciones del puesto de trabajo ...y esas culpas quedan sin castigo..
    Muy gráfico...muy hondo tu post hoy.
    Besos!

    ResponderEliminar
  118. Cuanta verdad !

    Me recordaste el caso ... de un chico blogger, de hace años, que había fallecido y el blog quedó ahí... y los que se iban enterando iban por alli dejando su huellas de dolor...

    No se porqué hice esa asociación de idea, pero me hiciste recordar ese hecho.

    Besos

    ResponderEliminar
  119. Paquete… Tal vez somos paquetes de ADN, carne cada vez más indiferentes… No sé si algo tiene sentido en este mundo, pero intento centrar mi atención en lo que momentáneamente lo tiene, en lo que me hace sentir bien. A veces me caliento la cabeza y acabo con más interrogantes que con los que empecé, que tampoco es malo, ¿o tal vez sí?

    Tu Paquete me han recordado una película que vi el otro día de despidos laborales “Up in the air”.

    Un abrazo enorme (ahora que somos carne)

    ResponderEliminar
  120. Ojalá su vida no haya transcurrido en vano...

    ResponderEliminar
  121. Es la gran tragedia que se vive tras la manida frase de "el muerto al hoyo y el vivo al bollo" ... y junto a ese paquete quien lo recoge lleva también en su memoria y en su corazón todos los recuerdos de quien nunca más estará físicamente presente... es una sensación que duele mucho, mucho, mucho.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  122. Que triste Toro... pero así es la realidad

    ResponderEliminar
  123. Son cifras que solo muy recientemente son del conocimiento público, lo que se sabe, claro. Porque hay datos más macabros, los de los trabajadores clandestinos muertos, muertos de nadie. Tremendo

    ResponderEliminar
  124. Es curioso, todo lo que dejamos cabe en un paquete. ¿Por qué no afanamos tanto?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  125. Triste pero una realidad pura y dura.

    ResponderEliminar
  126. Trabajamos para ellos, morimos para ellos. ¿No?

    ResponderEliminar