18 de agosto de 2010

JUSTINIANO 78

La vida en Praga estaba más cara
de lo que imaginaba Justiniano
y para poder hacer frente
a todos los gastos inesperados
entre ellos atender los caprichos
de la hermosa y angelical Michaela
una checa de gustos exquisitos
que conoció a orillas del Moldava
Justiniano no ha tenido más remedio
que olvidarse de perfeccionar el japonés
y dedicarse a obtener ingresos extras
por lo que con una enorme olla vieja
que encontró en un contenedor de basuras
y una cuchara que distrajo de un restaurante
se ha dedicado a amenizar vestido de samurai
las románticas veladas nocturnas
de innumerables grupos de turistas
que cenaban en las terrazas del centro de Praga
con unos vigorosos conciertos de gong
ejecutados a escasos centímetros
de los afortunados oídos de los comensales
obteniendo de forma inmediata y entusiasta
el apoyo económico de los embelesados turistas
ante tan prodigiosa interpretación musical
pero la envidia de los ineptos músicos checos
no se hizo esperar y a los pocos días
la traicionera y corrupta policía de Praga
le prohibió seguir demostrando su virtuosismo
por lo que Justiniano al quedarse sin ingresos
ha tenido que regresar a Barcelona
tras despedirse con tristeza de la bella Michaela
a la que dejó sin palabras en la boca
al regalarle el gong como prueba de su amor.

144 comentarios:

  1. Ante la necesidad sacamos recursos insospechados hasta por uno mismo.
    El problema es que siempre llegan los aguafiestas de turno, y se acabó todo.Pobre Justiniano.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Casualitat serà....jajajjaa, passa (quan puguis) a veure la foto que he penjat avui.... Estem connectats?

    Petons grans, vacances acabades, feina endarrerida, repasso aventures d'en Justiniano :)

    ResponderEliminar
  3. y es que la bohemia pasa factura :)




    besos

    ResponderEliminar
  4. Jsi mě opustil s otevřenými ústy lásku ...
    Chudák čeština, jajja.

    Besote

    ResponderEliminar
  5. Es refrescante volver a leerte.. tu amigo Justiniano tendrá cientos de anécdotas que contarte..
    Esperaré expectante que nos las cuentes..
    Un abrazo.
    isla

    Qué pena que no le entiendan cuando saca "sus buenas intenciones"

    ResponderEliminar
  6. ¡que historia tan tierna!, sin duda Justiniano está deseando volver a Praga y allí, los brazos de Michaela.

    ¡ay!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  7. Honda Sensibilidad Musical. Extrema Generosidad in extremus. Perpetuo padecimiento que no conoce geografìas. Oh mundo cruel y egoísta, rechazas a tu hijo Justiniano, para fin de sus vacaciones y alegrìa de nosotros, que lo recibimos con los brazos abiertos!

    :)

    Bienvenido Torooooo!!!

    Besos Salvaje!

    ResponderEliminar
  8. Que felicidad leerte nuevamente!! Por lo menos me alegro que Justi haya conocido a Micahela, seguro alguna aventurilla amorosa tuvo, aunque por lo que veo no lo valoró mucho y le hizo gastar más de la cuenta.
    Y el arte es así, sólo unos pocos saben valorar lo realmente bueno.
    Me alegro mucho Justi, lástima que yo me llamo beatriz y no Michaela!!! jajajaja
    Un beso grade Torito querido!!!!

    ResponderEliminar
  9. Pobre Justi, la corrupción y la envidia pululan por doquier...
    Salud

    ResponderEliminar
  10. Pobre Michaela. Juzgo poco pago un gong -aunque sea de Justiniano-para el amor que le brindó.

    Creo que en Barcelona será más feliz Justiniano. Nada, Justi, a por la panadera, que más vale lo malo conocido que cien Michaelas tocando el gong...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. que tierno ....le regalo el gong
    para que haga un puchero (acá puchero significa una carita algo triste,como una penita del corazón)

    que buen regreso torito
    felíz de retomar virtuales diálogos

    besitos Xavi

    ResponderEliminar
  12. Me alegro verte de nuevo, y también del regreso de Justiniano; como en casa, en ningún lado. Seguro que en Barcelona puede practicar su japonés.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  13. Unos días de bohemia son suficientes. Ahora toca la cruda realidad. ¡Bienvenido!.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Suele pasar...Una vez más venció el miedo de una pistola al AMOR.
    De todas maneras esperemos q la próxima vez el Justi no tenga q ir tan lejos, ni se gaste un céntimo para encontrar a alguien digna de su amor.
    Suerte Justiniano!...

    ResponderEliminar
  15. No ha podido ir a mejor lugar, los checos son melómanos por naturaleza, pero sigo insistiendo en que es un incomprendido, y la verdad, no lo entiendo, deberían valorar, además, su originalidad con los instrumentos musicales.
    Muchos besos, Toro.

    ResponderEliminar
  16. Este Justi... tiene unas ideas de samurai romántico!

    Y lo de la bohemia no ha traído consigo algo de Bohemia...?

    Ya me alegra ver que el romanticismo no se pierde ni aunque las circunstancias no las pinten calvas...!

    Bienvuelto!
    Petonssss!

    ResponderEliminar
  17. Justi como tú, sab siempre hacer la diferencia.

    TQM.

    ResponderEliminar
  18. jajaja, irse tan lejos para que lo hechen...pobre.

    ResponderEliminar
  19. Tierno y excelso relato Toro. creo que algún día debería de probar a extenderte más en alguno de estos. dan ganas de seguir con la trama.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Realmente loco y transgresor en Praga y en el entierro...pero si es feliz....

    ResponderEliminar
  21. Cuando leo los relatos de Justiniano no puedo dejar de pensar en la ironía de Swift. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  22. Pobre Justi! Esta crisis que todo lo corrompe...

    Pero lo peor de todo es la incomprensión!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  23. Ah, la envidia al talento de Justiniano es universal.
    Y que mal la economía, que interrumpió este romance...
    Beso

    ResponderEliminar
  24. Pos a mí me contaron algo diferente. Sí,Justi se enamoró de una chica pero NUNCA dió la cara. Ni un "estoy aquí", ni un "te quiero"... Sólo se limitó a "vigilarla de cerca".

    Esperemos q ahora esa mujer pueda llevar una vida libre, sin "ojitos" q la vigilen. Para eso q se apunte a Gran Hermano, no?

    Un beso Toro, estés donde estés...

    ResponderEliminar
  25. Bienvenido Justiniano, ya ves, de las vacaciones uno se trae de todo, a pesar de la ingrata economía .

    ;)

    ResponderEliminar
  26. Qué mala la envidia... y la falta de "solvencia", un asco también.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  27. Pobre Michaela, cómo extrañará a Justi... casi casi como lo extrañamos nosotros tras su viaje.

    Buen regreso...Besos

    ResponderEliminar
  28. Ay!...La verdad q me da mucha pena del pobrecito y ahora comienzan mis preguntas. ¿Cuánto se habrá gastado por culpa de esa mal agradecida?...Por qué fué tan lejos a enamorarse?...Y cómo es tan inocente este chico que se enamora de ná?...Debe ser muy mujeriego el Justi, por eso le pasa lo que le pasa. A ver si esta vez aprende alguna lección de una vez. Ojalá!

    Volviste al ruedo Toro?...jajaja

    ResponderEliminar
  29. ¡Jjajajjajaja!!

    Nooooooo, o sea que volvió si aprender el idioma que quería y fundido????????

    Pobre Justi, voy a saludarlo ahora mismo :)

    ResponderEliminar
  30. Tierno Justiniano. Qué bien que pudo disfrutar de la belleza de Praga.

    Me alegro mucho de tu regreso!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Justiniano siempre nadando contra corriente, excepto en su buen gusto y fijarse en las bellas (como todos)

    el detalle de la cuchara distraída me encantó

    pero no tanto como que Justi haya regresado

    besos

    ResponderEliminar
  32. Justi y sus desventuras amorosas…espero que no entregase el corazón, y que solo fuera una aventurilla más.
    Bienvenido a la jungla otra vez, ¡te extrañaba! Un beso.

    ResponderEliminar
  33. ¡¡¡ Weeeeepaaaa !!!

    Sabia que el Justi, iba a encontrar ilusión en algunos ojos...

    :))

    Pero ojos exquisitos y caros.


    Que Galán y que romántico, entregarle su instrumento (Gong) como prueba de amor.

    ¿O porque no le cabía en la maleta?

    ¡Ajajajaj!

    Me encantas Justiniano.

    Sabes decir y hacer las cosas con tanta ternura.

    Espero que lo hayas pasado MUY BONITO.


    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Qué cruel es el mundo con nuestro pobre ingenio....
    Saludos de Cris.

    ResponderEliminar
  35. Cuánta belleza en tus letras Toro!!!
    Es un gusto enorme leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Bienvenido.
    Pobre pero contento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Justiniano siempre tan entrañable... :)
    Bienvenidos...¡¡¡

    Saludos.
    Julieta

    ResponderEliminar
  38. pobre Justiniano, si lo hubiese sabido, habría cantado al lado suyo, al ritmo de la olla

    ResponderEliminar
  39. Con la despedida de Anamorgana, y tu ausencia por unos dias, me sentia abandonada. Bueno tu has vuelto y Ana?.
    Justiniano con el gong, no me extraña que le dieran dinero para que los dejase en paz.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Mucha envidia es lo que hay.
    Ninguna orquesta acepta de buen grado que otro venga a chafarle el negocio tocando además mejor que ellos. Las raices fachas de los agentes austriacos hicieron aparición avasallando a Justiniano y dejando a los orientales (una raza inferior) sin su música favorita. ¿Existe algo más sublime que el sonido de una olla golpeada a dos centímetros de la oreja? ¡La gente no sabe apreciar nada, jolines!
    Ni agradece las buenas intenciones de Justi en el entierro, abrazando a la viuda.¡Qué país, por dios!

    ResponderEliminar
  41. Beau geste, hermoso gesto el regalo a Michaela, la bella checa.
    Que suerte tiene Justiniano de enamorarse en las orillas del Moldava.

    Saludos Xavi, y armonía siempre.

    ResponderEliminar
  42. Ya de regreso!! se te echaba de menos. La prox vez que justi vaya para praga sabra que hay que llevar mas dinero o en su defecto una olla mas grande para recaudar mas dinero!! Sino tambien podria improvisar un cursillo de artes marciales al estilo karate kid @++

    ResponderEliminar
  43. me pregunto..., no quisiera Justiniano, talvez, venirse hasta Buenos Aires a aprender el argentino y a irse de milonga conmigo?

    enhorabuena, higo de tuna!

    ResponderEliminar
  44. Bueno, por lo menos Justi ha vuelto ¡a Barcelona! No lo ajusticiarán en Praga. Aunque no sé di lo harán despues del sepelio de la derecha... Besotes, M.

    ResponderEliminar
  45. ooooooooooooooooooh,que lástima Toro,pobre Michaela, tan agustito que lo estaba pasando contigo que hara la doncella sin su Justi,tendrá que ponerse ella a trabajar para enviarle el dinero y puedas volver a Praga...?

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  46. vaya vaya con el pobre Justiniano, no da uno y nadie parece entender su peculiar forma de mara
    , jajajaja

    un abrazo gran maestro

    ResponderEliminar
  47. Todo un astísta el Justiniano, lástima que no pudo quedarse más.

    ResponderEliminar
  48. no voy a leer porque seria adelantarme. Un beso

    ResponderEliminar
  49. no voy a leer porque seria adelantarme. Un beso

    ResponderEliminar
  50. Bueno menos mal que ya estan de regreso . . .

    porque los EXTRAÑE !!!

    Besosss

    ResponderEliminar
  51. Afortunados si
    los que con el gong
    inundan de música
    el alma de las cacacacalles

    ResponderEliminar
  52. Y si hay que hacer sacrificios... que sean por amor!!!
    Muy bien por Justi... espero se haya recuperado economicamente y si no es asi... quien le quita lo bailado no???
    Bienvenido cielin... se te extraño muchioooooo!!!
    Besotes llenos de luz!!!

    ResponderEliminar
  53. Praga esta llena de recuerdos... pero definitivamente nunca se ha tenido la fortuna de tener una comida amenizada por el gong.

    Hace algunos años se acostumbraba leer poesia en voz alta por las calles del centro, a eso sime gustaba dedicar algunos pesos.

    Saludo sin gong.

    ResponderEliminar
  54. Hola guapo amigo, sabes? yo también me hubiera quedado sin palabras si alguien me hace semejante regalo... con tanto valor sentimental.. eaaa Extraña historia protagonizada por el simpático Justi, con un final bastante torbellinoso

    Besos de Naty y gracias por tus lindas palabras en mi espacio

    ResponderEliminar
  55. quisiera ir a Praga el año que viene, tiene que ser muy bonita, lo he comentado con una amiga, aunque no sé, si voy, la daré recuerdos de Justi a Michaela :) biquiñosss

    ResponderEliminar
  56. La incomprensión acompaña al bueno de Justiniano por doquier. ¡No Hay derecho! Los conciertos devieron ser algo para !oirse! lastima que de estas maravillas nunca se hagan ecos las "podridas TV" en fin esperemos que nueva aventuiras le aguardan al bueno de Justiniano.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  57. Excelente final para un poema que empzò como una exotica historia de amor. No importa lo que se da sino como se da y estoy seguro que Justiano lo dio con tod su amor.

    Un abrazo Toro.

    Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  58. ¡Eres maravilloso!
    Gracias por amenizarme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  59. Bueno, creo que en Barcelona ya le estaban extrañando mucho, y necesitaban de la presencia de Justi....

    Muchos besos

    Pd. ¡Si quiere Justi, yo le regalo una bubuceta de esas del mundial, para que siga tocando música¡

    ResponderEliminar
  60. La verdad es que he tenido que reir, con esas historias de justiniano.
    De todas formas si ha estado en Praga me imagino que se traerá los momentos vividos con la hermosa mujer y los lugares encantadores.
    besos

    ResponderEliminar
  61. Hay que reconocer que el Justi es muuuuu apañao.

    Saludos canariones

    ResponderEliminar
  62. uffff..como exportemos a Justiniano
    acabaran por darte un oscar, querido

    besos

    ResponderEliminar
  63. Le envidia es la madre de todas las disputas...pobre Justiniano, truncado en su nueva vocación y su nuevo amor por la intolerancia de los nacionalismos. Saludos.

    ResponderEliminar
  64. como es inconprendido Justiniano...
    me encanta su mundo sin filtros...

    ResponderEliminar
  65. TUS ESCRITOS ME MUESTRAN QUE HACIA MUCHO NO PASABA POR AQUI, EN SI NO ESTABA PASANDO POR CASI NINGUN LADO! GRACIAS POR TU ESCRITO EN MI BLOG EN REALACION A MIS CUADROS!

    ResponderEliminar
  66. Todo esto me suena -vengo leyendo desde atrás, desde hace tiempo- y forma parte de mi propio carrusel.
    También la oscura fotografía.
    También el rechinar de dientes.
    También la risueña "paranoia" que ríe desenfadada.
    Busco y me encuentro en determinado perfil: Justiniano del Toro...

    Ahora, tomemos un helado de mostaza amarga de Dijou, bien fresquito, por necesario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Japón y Praga.... mala pareja....
    Feliz regreso¡¡¡¡


    un abrazo

    ResponderEliminar
  68. ¿Y no se trajo el gong a Barcelona?
    Bienvenidos,replicante:)))Besos***

    ResponderEliminar
  69. Por aquí se dice que "la necesidad tiene cara de hereje", si fuera por este dicho, el Justi debería ser quemado en la hoguera :))

    Mi cariño por Justi, terminaría con un gong suyo en plena siesta.

    Ayyyy, Toro, qué historias imperdibles...

    Besos.

    ResponderEliminar
  70. Bienvenido a Bcn Justiniano...ya encontrarás más Michaelas¡!

    ResponderEliminar
  71. ¡Qué alegría volver a leerte!. No sé qué ocurría que, de las pocas "visitas" que he podido hacer, no podía entrar en tu blog.

    En cualquier época del año, trabajando o en vacaciones, sigues siendo único.
    Las dos historias de Justi me han hecho reír mucho (con la conga se me escaparon lágrimas de la risa).

    Siempre dije que haces dos cosas que, para mí, son importantísimas: emocionas y haces reír. (Ya sabes que no puedo decir aquí que eres un genio ;)).

    Mil besos, Xavi.

    ResponderEliminar
  72. Mira que ese Justi, es un mil amores...Espero que en las proximas vacaciones venga a México para presentarle unas primas...

    Besos :)

    ResponderEliminar
  73. Me encanta el buen gusto de Justiniano...hasta las elige con nombre romántico, Michaela...a orillas del Moldava...


    Que vuelva y nos cuente...como podría seguir esa bellísima historia....!!!


    Un beso Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  74. Es que las iniciativas de Justiniano son inverosímiles,pero no compatibles con los envidiosos de turno.

    Bonito relato pero con Justiniano todo es fácil de contar.

    Bienvenido Un abrazo

    ResponderEliminar
  75. Veo que a Justiniano le han sentado bien las vacaciones pues sigue igual de incomprendido que siempre. Es muy refrescante seguir los pasos de tan buena presona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  76. Es que Justiniano afina mucho.
    Seguro que Michaela era carísimaaaa
    :)

    ResponderEliminar
  77. :)

    has vuelto...

    aunque a veces me destierras, eh?

    Un día que se me cruce el cable te voy a preguntar por qué a veces desaparezco.

    :(

    besos y desorden

    ResponderEliminar
  78. Justiniano siempre me deja sin palabras...

    ResponderEliminar
  79. Y bueno, algo es algo. Peor que no le regalara nada.
    Muy buena historia, me sorprendió y me gustó la prsentación como poema libre.
    Felicitaciones.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  80. PERO JUSTINIANO SE ANIMO A VIVIR Y TAL VEZ PUEDA IMPORTARSE A MICHAELA...
    RECUERDE QUE EXISTE CAROLA.
    PRAGA JAMAS COMPRENDIO A NADIE... MIRE LO QUE LE OCURRIO A F. KAKFA

    ResponderEliminar
  81. Besos a Justi desde este lado del charco.
    Bueno, para ti también, Torito!

    ResponderEliminar
  82. Que triste la pena de amor de Justiniano ! Aunque nadie va a quitarle nunca lo vivido :)
    Que familiares desconsiderados: Justi tratando de ayudar a pasar esa semejante desgracia !
    No lo entienden ! Es que hoy en dia es mas dificil encontrar personas con capacidad de comprensión !
    Un gusto enorme Toro volver a leerte ! Entrañaba demasiado tus letras y eso me ponía triste realmente.
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  83. Que envidia amo Praga y Justi anda ahí haciendo de las suyas, es que ni esa bella ciudad hace que nuestro héroe logre tener un momento romántico y con una mente sana jaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  84. ahhh, la esmerada prueba de amor, pobre Justi, que en Praga se da solo por los adoquines que dibujan los pasos...

    ABRAZOO!!

    ResponderEliminar
  85. Justiniano deberia venirse a Montreal, pero en Enero, a ver que hace. Yo, por mi parte, estoy muy contenta de que haya vuelto a Barcelona :)

    ResponderEliminar
  86. Toro, por mi encantada de escuchar tocar a Justiniano y de recibir esa olla como prueba de amor si fuera la bella Michaelaa, lastima. Besos, cuidate amigo.

    ResponderEliminar
  87. Si se hubiera puesto a tocar una pandereta, le hubiera ido mejor.
    Ya verá el pobre Justi, que si su amor fue de verdad, Michaela se acercará a Barcelona a encontrarlo.
    Suerte y besos

    ResponderEliminar
  88. ME TRAJISTE A LA MEMORRIA TORO, AL REAL JUSTINIANO, AQUEL QUE VIO UNA ROMA DESAPERECER... PARA DARNOS UN POCO A LOS ESTUDIOSOS DEL DERECHO UNA LUZ SOBRE EL DERECHO DE ESA ROMA EN ESPLENDOR....
    UN BESO!

    ResponderEliminar
  89. Intento entender o mejor, conocer la existencia de Justininiano: comenzó con el poema 35 y va llegando casi al 80, está en el 78.
    Catalan de nacimiento que se ha ido a trabajar a Praga, capital de la República Checa o a conocido a una chica de Praga, vive con ella y va de visita a la ciudad... o trabaja en Praga de cocinero, en un restaurante de la capital.

    Lleva una vida muy apasionante este señor Justiniano y, sobre todo, su modo de hacer verso y divertirnos a los que lo leemos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  90. Ah... Justiniano artista musical... el gong ejecutado con ruidosa maestria, junto con algunos pares de oidos tambien ejecutados...
    Y generoso en la despedida... mira que regalar el instrumento...

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  91. Mira que es mala la envidia, que no entiende de idiomas, de amor, de arte, de música, ni de nada. En lugar de adorar al genio de Justiniano, con el duende que debían desprender esos maravillosos y delicados gongs, sobre todo si se crean cerca del oído, se dedican a procurar su desaparición.
    Y qué decir de los polícías, siervos del corrupto dinero que, de seguro, algún "musiquillo de pacotilla" les ha ofrecido a cambio de quitarse al bueno de Justiniano de en medio.

    Bueno, al menos le queda el consuelo de haber triunfado en el amor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  92. Lo que no puedo entender es como la bella Michaela no se ha venido con Justiniano a Barcelona y lo ha dejado escapar.

    Saludos.



    D.L.

    ResponderEliminar
  93. de verdad tienes una imaginacion extraordinaria!!!! me encanto, pobreciata de la Michaela...bien el gong puede ser que le haga compania:)))))))
    besos enormes y un gde aplauso, ame estas lineas!

    ResponderEliminar
  94. Ya me gustaría a mí perderme por medio mundo acompañada de Justi. Con su imaginación y esa facilidad de improvisación, la aventura está asegurada. Y las desventuras, también, claro, pero, para qué pensar en ellas, ¿no?.

    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  95. Seguro que Michaela no olvidará los tiernos esfuerzos de Justiniano.

    Es una alegria volver a leerte.Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  96. Como Justi vuelva, nos lo comemos a besos.

    Por favor, que este hombre exista,

    Un beso para ti y otro para él,
    Mun

    ResponderEliminar
  97. ¿Has estado en Praga este verano? JAJAJA. Me atrevería a afirmar que sí. Muy buen ¡Gong! el de Justiniano, que ya se va haciendo octogenario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  98. Y bueno Toro, lo disfrutó mientras duró! Bienvenido!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  99. Welcome back!
    Michaela lo ha tenido que flipar con ese gong de despedida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  100. En su perfil leí Justiniano 35, evidentemente era temprano y no había desayunado aún, porque ahora al releer de nuevo su perfil, he comprobado que pone Justiniano 39...

    seguiré leyendo post anteriores, para ver si me entero de algo.

    ah! por cierto, me gusta mucho como escribe.

    saludos.

    ResponderEliminar
  101. tomaré de apodo "Justiniana"!

    dos besos

    ResponderEliminar
  102. Justiniano siempre el mismo.
    Que no cambie nunca!!!

    ResponderEliminar
  103. Toro estas de vacaciones, no te veo!!
    Disfruta mucho!!
    Besos

    ResponderEliminar
  104. Jajajaja, estoy por pedirte su dirección para invitarle y llevármele de vacaciones...

    Tengo nueva cueva, Toro, pásate cuando gustes, siempre eres bien recibido, you know.

    Besos

    ResponderEliminar
  105. Justi debería venir a la Argentina para poder desarrollar su creatividad para vivir...

    y ahora? está muriendo de amor?

    besos,Toro*

    ResponderEliminar
  106. El amor cuesta y hasta las limosnas son buenas al querer…
    Pobre Justiniano!!!

    Un gusto volverte a leer.

    ResponderEliminar
  107. Y la dulce Michaela, con el corazón roto por la partida de Justiniano, ha compuesto unos versos desgarradores a los que titula: La insoportable levedad del gong.

    ResponderEliminar
  108. Recursos no le faltan a nuestro, ya entrañable, Justi..!

    Bravo por él y su regreso a Barcelona. A seguir corriendo con alegres pies!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  109. Buenas tardes y bienvenidos.




    ...De Praga tengo una historia que todavía no he vivido.



    Algún día que esté más ñoña de lo habitual, os la cuento,... :)





    Muchos besos Xavi.

    ResponderEliminar
  110. A veces es una lástima para mi ser la No. cientoitantos jejejeje......
    Poberete Justiniano.. llegar nuevamente a Barcelona sin soga y sin cabra.... pero me gustó eso de Michaela, en medio de toda su quizás mala suerte se cruza con gente buena no?.... que lindo que haya gente que lo entiende y aún lo ayuda....

    Un beso Toro ***

    pd. Ni te puedes imaginar yo viendo en mi mente a la viuda bailando conga con Justi en el velorio uffffffffffffffff mori de la risa......

    ResponderEliminar
  111. Vaya hombre, es que es difícil encontrar oídos sensibles a la música, eh!
    Pobre Justiniano, siempre metiendo la pata con sus buenas intenciones. Je,je.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  112. Justi a orillas del Moldava o en el Delta del Ebro es un conquistador. Pobre Michaela el gong suena a comienzo, pero también a final. Besos

    ResponderEliminar
  113. Lo bueno de Justiniano es su capacidad de adaptarse a las circunstancias.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  114. HOY HAY BORDERIO POR LA RED...

    ResponderEliminar
  115. Justiniano 39 no tiene alerta eh? "sin alarmas" es el diagnóstico ;)

    ResponderEliminar
  116. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  117. Justiniano debería tener un blog aparte... es todo un personaje....
    Hasta porían hacerle una película... jaja
    y tengo al actor perfecto... no creo que lo conozcas, es argentino, pero es todo un Justiniano... se llama Mike Amigorena... estaría genial en el papel de Justi.... jaja
    Me encanta... me lo imagino y me encanta....!!!

    ResponderEliminar
  118. ¡Qué pena tiene que haber sentido Justiniano al tener que dejarla allí! Seguro que hubieran llegado muy lejos los dos, pero por otra parte, me alegro porque haya regresado a Barcelona, y le tengamos a Justiniano aquí tan cerca.

    Bienvenido, Xavi.

    Un beso

    ResponderEliminar
  119. Justi, entregándose puro y genuino!

    Besos,

    ResponderEliminar
  120. Y seguro que nadie más le regalaría algo parecido...que ya no se usan las flores, son menos útiles y divertidas.
    Me gusta tu Justi, vale la pena enamorarse de él.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  121. toro salvaje:
    justiniano ya que andaba por Praga.
    ¿No conoció la casa de Kafka?
    ¿pregunto? le hubiera regalado a Michaela una visita turistíca, en vez del gong.
    besos ídolo

    ResponderEliminar
  122. El arte es muy subjetivo.

    En Praga no entienden a Justi, es obvio.


    Espero que te haya gustado.
    Que hayas descansado.

    un abrazo, Toro.

    ResponderEliminar
  123. Ay, Justiniano y su gong. Quiero uno así, envuelto para regalo (hablo de Justiniano, of course).


    Besazos :D

    ResponderEliminar
  124. ¿Conciertos de gong en las plazas públicas a orillas de las terrazas estivales? Y yo que creía que el maltrecho acordeón búlgaro era insuperable en este terreno...

    ResponderEliminar
  125. en las Ramblas no pasaria eso, seguro.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  126. Por favor, como me he reido!!!.
    Tambien del entierro.
    Quiero muchos justis en este mundo tan falto de risas.
    Besos

    ResponderEliminar
  127. Jajá, Justiniano es un tierno, el sabe cómo vivir sin morir en el intento.

    Besos

    ResponderEliminar
  128. Santo Dios, un día de atraso y soy el comentario 134... me siento un número en la cola del paro ... jajajajaja


    A orillas del Moldava,
    las olas me empujaban
    a dejarte por darte la razón...

    A Justi le hubiera convenido cantar ésto que toda la otra parafernalia, pero admito que su estrategia fue más original- y más pintoresca-

    Besos (pisando cristales de Bohemia), Toro Salvaje.

    SIL

    ResponderEliminar
  129. Al menos le dejaron hacer "su gracia" por unos cuantos días, esto es un avance :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  130. es un desprendido este Justi, todo bondad.

    ResponderEliminar
  131. Así que era esto, XAVI ;-)

    Habéis estado Justiniano y tú, aprendiendo japonés en Praga jajaja Mmmmmmmmmm, es una de las capitales más preciosísimas de Europa...Vale, Justiniano tocaba el Gong ¿y tú? ¿quizá echabas fuego por la boca o hacías malabares? :-) ¡¡Vaya afortunados que sois, de verdad!! ¡¡me alegro muchísimo por vosotros!! Y lo creas o no, Michaela, tocará el gong encantadísima recordándoos ¡¡cómo olvidaros!! :-)

    Bienvenido XAVI, te iba a dejar la sinfonía de Praga de Mozart, pero ahora salgo a toda prisa, y no tengo tiempo...pero, cuando la escuche, me acordaré de vosotros paseando por sus preciosas calles y plazas.

    Muuuuuuuchos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  132. Ahora Michaela abandonará sus gustos exquisitos y dirá a Justiniano , contigo gong y cebolla. Saludos.

    ResponderEliminar
  133. jajajaja, tú ers un genio mi querido amigo!!! Cómo me he reído de esto.Oye que el pobre Justiniano cuando no está preso, lo andan buscando,no?
    Besos!

    ResponderEliminar
  134. Una de las experiencias más maravillosas que he tenido el gusto de leer! Que suerte la nuestra de contar con alguien que las transmita :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  135. Debo confesar que, si algún recuerdo me asaltaba, en mis mañanas playeras que me impedían entrar a leer y comentar, era el de Justiniano y sus bondades el que llegaba siempre.
    Me alegro de que siga por aquí y fiel a sí mismo.
    ¡Ah!, todo el mundo sabe que la policía de Praga es muy triste.
    Bicos

    ResponderEliminar
  136. Pobre Justiniano!
    ¿Estás con tiempo?
    Este escrito me ha remontado a una época linda. Por ese entonces yo era una Justiniana inocente, tan inocente que Fidel Castro (soy cubana, pero vivo en Argentina) nos envió a Checoslovaquia con el argumento de prepararnos para el futuro. Viví dos años en una ciudad llamada Humpolec y me especialicé en la fabricación de un tejido que se realizaba con un limo que se extrae del fondo de los lagos helados que están al sureste de este país. Cuando terminó el contrato con el CAME (Consejo de Ayuda Mutua Económica) regresé al campo lleno de ranas, y biajacas con sabor a fango, donde siempre había vivido…¡Y todas las guajiras/os me admiraron, estaba “especializada”!
    Aún estoy esperando que se congele el mar caribe.
    En fin, es sábado, llueve y quise venir a charlar.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    P/D Olvidé decirte que Fidel cobraba una buena suma por cada mano de obra que enviaba a estos países. También que me perdí una vez en el metro de Praga 10 y dormí en una cafetería...¡Recuerdos!

    ResponderEliminar
  137. Perdón, escribí LIMO, pero realmente lo entenderás si te digo LINO (Una planta acuática) afloró mi cubanada, algo así como tu “se amotinó el verso”

    ResponderEliminar
  138. Jajaja, veo que estuviste en Praga... bueno, Justi. En agosto debe de ser insoportable, yo estuve justo después de navidades y genial...

    ResponderEliminar