22 de agosto de 2010

NINGUNA NOVEDAD

Domingo tarde.
Agosto.
Calor sofocante.
Unos grados más
y nos mataríamos
como perros.
Silencio y silencio.
Hasta las musas
están sofocadas
y cabecean idas
por los rincones.
Silencio de muertos.
Calor de muertos.
Vacío de muertos.
Entre muertos muertos
y vivos muertos
se muere la tarde.
Como siempre
no hay nadie
en quien confiar.
Pero eso ya no es
ninguna novedad.

133 comentarios:

  1. Hacé algo con esas musas, aprovechando la temperatura, che...

    Besos novedosos, Torito.

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Demasiadas muertes
    demasiadas ausencias
    demasiadas tardes lentas...

    Besos "empáticos"

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. allá calor
    y acá puro frío!!

    confiar en alguién...primero confía en ti mismo
    quizá allí está la respuesta

    besos Xavi

    ResponderEliminar
  5. No es muy poetico pero a las tardes que describes ayudaría unas birritas y por que no un buen encuentro
    deportivo, hasta una corridita de toros!!! jejeje
    saludillos canarillos y cuidate de las banderillas

    ResponderEliminar
  6. Ya falta menos..
    pero las musas contigo tienen un trato.
    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  7. Calor y no de amor..sino de desamor...así puedes ver un calor que sofoca en vez de un calor que alegra el corazón.
    Con respecto a la confianza, este año he sacado a tre que creí GRANDES amigas de mi vida porque me han traicionado.
    Lentamente me voy quedando por opción más sola...confio en la vida...pero en los seres humanos en muy pocos...por no decir casi nada.
    QUE TRISTE SE SIENTE LA VIDA CUANDO DAS AMOR Y RECIBES PATADAS.
    Te quiero amigo.
    Cariños para ti
    mar

    ResponderEliminar
  8. Parece que un pedacito de verano ha llegado a este domingo
    .. y tus versos tiñen la tarde de poesía.

    Cuidate

    ResponderEliminar
  9. Los Domingos por la tarde tienen esas cosas... pero por qué siempre alguna desconfianza???... quizas podria entender la soledad de esas tardes... la tarde que muere y muchos muriendo un poco con ella!!!
    El del perfil, me toca el alma y se me clava una angustia...que quisiera hacer mia para que duela menos... me la llevo, puedo???
    A lo mejor un poco mas de alivio sientes!!!
    Besos cielin a punto de almorzar canelones de pollo y verdura!!!
    Te gustan???

    ResponderEliminar
  10. Estas frito !!! encuentra ya mismo alguna novedad.

    ResponderEliminar
  11. Palabras con un origen indudable: la tarde de un domingo..

    que lleguen buenos días querido Toro..

    besos

    ResponderEliminar
  12. Abre bien los ojitos, que si hay...
    Salud

    ResponderEliminar
  13. La verdad no es ninguna novedad... Confía en ti mismo.Lamentablemente "no todos" pero la mayoría, son buenos para nada.
    Besos y gracias x tu mensaje .)

    ResponderEliminar
  14. Odio el calor si no tengo una playa a mano. Saludo

    ResponderEliminar
  15. Si tan solo soplara una brisita refrescante ... de seguro las musas volverían encantadas!

    Besos, poeta! :)

    ResponderEliminar
  16. Por Dios Toro, tus dos poemas...imensos, no hay mejor descripción. Bellos!!!

    ResponderEliminar
  17. Algunos muertos es posible que no mientan, que no nos traicionen... por lo menos esta tarde, aunque sólo sea por no salir de sus tumbas con este calor...


    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. No se puede comentar esta poesía sin antes comentar, uno a uno, cada verso, pues cada verso es en sí mismo una auténtica poesía. Así pues, espérame, porque no tardaré en volver con mis comentarios.

    Hasta ahora.

    ResponderEliminar
  19. no te preocupes es el calor del domingo que agobia, aquí tb, asándome en mi jugo y en mis ansiedades

    ResponderEliminar
  20. Probablemente en una tarde así, alguien inventó el infierno. La ausencia de novedades, desde luego, le da el "coup de grâce" al ánimo.

    Besos Toro!

    ResponderEliminar
  21. Es que, el colmo de los colmos, es una tarde de domingo y además de agosto. Si a eso le añades 44 grados, es para morirse del tirón.
    Aún así, te digo que, tus musas permanecen alertas; que lo sé yo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente, no es ninguna novedad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Te puedo enviar un poquito del fresco que me encontrado al volver de Galicia. ¿Hace?

    Y mañana a trabajar... eso si que es pecado mortal...

    Un abrazo Toro

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que de un momento a otro voy a convertime en charquito...

    Mis musas también andan de retirada, aullando y resoplando, el bochorno va a dar con ellas (y conmigo).

    Lo de tu madre me ha emocionado, mucho...

    Muxuak!

    ResponderEliminar
  25. Confía en mí Toro, puedo prometer y prometo que no te defraudaré.
    Yo también ando un tanto aletargada.
    Juntemos nuestras almas y nos sentiremos menos solos.
    Un abrazo sofocante de sol.
    Le temo más al invierno.

    ResponderEliminar
  26. no creo en la casualidad, últimamente tampoco en la "causalidad".. no me puedo creer la ¿conexión?..de tus textos y lo que estaba escribiendo yo.
    "calor,... muerte,... muertos"... y ese margen derecho...uf.. (tengo escalofríos a pesar del calor)
    quizá hoy es la vez que más y mejor te entiendo.
    un beso con todo mi corazón.
    isla

    ResponderEliminar
  27. Bueno yo hoy estoy mas fresquita, en Lagunaseca, aunque he tenido que dejar a Pau en Lleida.
    Desde luego ese calor de estos dias minaba mis pocas fuerzas.
    Espero no ser de los que te defraudan, en mi tienes una amiga,
    vieja pero amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Hay que seguir confiando Toro porque tienes más que ganar que perder y si te defraudan, peor para ellos (ellos se lo pierden). Saludos Toro y busca una buena sombra.

    ResponderEliminar
  29. Qué bien describes este calor sofocante...esta siendo una tarde muy pesada!!

    Si,cada vez son menos en los que se puede confiar.Este año yo también hice una buena limpieza para nunca jamás más de los mismos.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  30. Estoy volviendo de vacaciones. Ojaá que cuando me asiente otra vez delante del ordenador todo ese calor sofocante haya desaparecido ya y vuelvan a surtirte los versos en torrente

    ResponderEliminar
  31. Pues yo confío mucho en Justiano...pero algunos, es que no le comprendeis bien.

    Besossss

    ResponderEliminar
  32. mi querido Toro, aqui està, és igual!!!!y creo que yà sabes que detesto los domingos, y que tu escribes de una maneira genial, tanto me gusta y me identifico contigo!!!!
    demasiado silencio, demasiadas ausencias....

    ResponderEliminar
  33. Buf, en lo del calor estamos de acuerdo...
    Ahora,en lo de la confianza...
    Como mínimo deberías confiar en tus musas,no puedes negar que te regalan sus mejores dones :)))
    Un beso soplado,replicante***

    ResponderEliminar
  34. Tampoco te pongas así, Toro, alguien tendrás en quien confiar. Iba a seguir el comentario, pero prefiero dejarlo así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. "No hay nadie en quien confiar", ¡Qué novedad!. Bienvenido al club. Por lo menos tuviste a tu madre, yo también, no me quejo.La vida, por eso, ya fue generosa conmigo.
    Saludos, esta tarde también pasará...

    ResponderEliminar
  36. Precioso. Si me ves...
    Si nos vieran...
    No digas esas cosas, tienes mucha vida.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  37. Te vendría bien una de vientos alisios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Ahora, en este hemisferio sur es domingo a la tarde. Templado. Silencioso. Gris. Vacío. Los domingos son para hacer planes de descanso en casa, con las cortinas cerradas.
    Besos Toro!

    ResponderEliminar
  39. Que no tiene a nadie sr. Toro Salvaje, tiene cuarenta y tres comentarios a las veinte horas y trece minutos...

    Es imposible que esté tan vacío, silencioso, muerto y sin confianza...

    Un saludo para compartir la tristeza... si usted está triste los demás comentaristas también... je,je,je.

    ResponderEliminar
  40. Besos Toro,
    alguien debe quedar, tal vez algún vivo vivo, casi muerto de calor y desvarío, en quien confiar, después de las horas muertas...

    ResponderEliminar
  41. Hermoso poema el del perfil.
    Lleno de amor, de ternura, de sentimientos puros. De dolor y de tristeza.
    Seguro que esté dónde esté ella se acuerda de ti. Seguro.

    Saludos, y más que nunca armonía.

    ResponderEliminar
  42. Sí que ha hecho calor hoy... Cuando volví del pueblo a casa a las 11:00 me estaba achicharrando y casi se me derrite ¡la sombrilla! El resto del día lo he pasado en casa. Preciosos tus poemas pero muy negativos, mi querido Torito. Muchos besotes, M.

    ResponderEliminar
  43. Confia en Dios.
    Quizas te parezca inutil pero no lo es.

    Te mando un poco del diluvio que tenemos aqui.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Tu mama, si lee todo lo que escribes y como lo haces, se preguntara porque te empenas en parecer muerto.

    Tu, que nunca te vas a morir!!!!!!!!

    Cuantas veces te lo tengo que decir!

    Otro beso de regalo espero que que te reviva un poquito mas. Puedes saltar si quieres...jaja

    ResponderEliminar
  45. Aquí estamos fresquitos hoy.
    Conviene confiar, a pesar de todo.


    El perfíl, "ese poema"....me invade...!!!


    Un abrazo Toro

    ResponderEliminar
  46. ¿Calor de muertos??? ¿Dónde se ha visto eso?

    A ver si nos traes novedades, por favor.

    Besicos,

    ResponderEliminar
  47. Con este húmedo y sofocante calor te entiendo...

    ResponderEliminar
  48. Sol y calor...eso buscaba para entregarme en la orilla de una playa. En cambio...lluvia y viento (que no sé de dónde llegaron).

    El resto... ciertamente, no es novedad, sin importar sus coordenadas. Que tristeza...

    Besos,

    ResponderEliminar
  49. ¡¡¡NOS VAMOS A CENAR A LOS YANKIS¡¡¡...


    ¡¡¡Justi...saca la bubucela¡¡¡¡


    Besitos

    ResponderEliminar
  50. No nos ven. No están. Sin contar que el calor sofocante nos llena de silencios.
    Danzamos con muertos, es más, somos capaces de silenciar a nuestros muertos y más.
    En una danza macabra abrimos nuevos horizontes yermos.
    Pero horizontes...
    siempre quedan (?)

    http://www.youtube.com/watch?v=EiEl3KaD2aM&feature=related

    Recuerdo que alguien con alzheimer avanzado que luego intentó paliar con sesiones muy, muy personales, me dijo un dijo un día :
    No te fíes de nada
    de nadie
    ni de mí...
    Y le hice caso. Es más, siempre le hice caso.

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  51. Bueno querido siempre hay alguien en quien confiarle esa pena de ver deambular a nuestros muertos.
    La musa a ti no te abandona aun en estos casos.
    Un abrazote lleno de cariño para ti.

    ResponderEliminar
  52. Tu mirada infinita ciertamente sintoniza hoy, como siempre, paralelismos innegables con quienes compartímos tu experiencia de vida. Grados más o grados menos, el infierno tiene doquiera subestaciones. Mil besos.

    ResponderEliminar
  53. No hay nadie en quién confiar.... :(

    Yo siempre confío...
    aunque después me decepcionan...
    pero confío igual...

    No quisiera encontrarme con alguien que realmente mereciera mi confianza y negársela por aquellos anteriores que la traicionaron...

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  54. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  55. ¡¡¡Hola, Torito, qué bien que ya has vuelto!!! Espero que lo hayas pasado muy bien, aunque veo que Justiniano no te ha pegado un poquito de su optimismo.

    Los muertos no son como tú, hay gente que desea morir para no padecer, para no tener sensaciones malas porque las buenas no las pueden percibir. De los recuerdos yo saco a veces conclusiones de las que en su día a penas me di cuenta, pero es cierto que la vida sólo tiene una dirección y lo pasado se queda en el túnel del tiempo, del aprendizaje, de lo que nos acompaña.

    Es cierto que hay muy poca gente en quien confiar, quizá porque les exigimos más de lo que son capaces de dar.

    Creo que ha tu madre siempre le gustarías, de niño y de adulto.

    Ya me callo, es que te echaba de menos. Jejejeje.

    Besos, señor con miles de musas.

    ResponderEliminar
  56. Algo pasa en esta tarde tan sofocante con la muerte porque también yo ando mordiendo su presencia. Estoy viva, pero intuyo a los vivos muertos tan cerca que ganas me dan de huir.
    A ver si se nos pasa o al menos refresca.

    Un abrazo (como tu lo quieras)

    ResponderEliminar
  57. ¿Que ya no hay nadie en quién confiar? Qué va. Alimentemos la esperanza. Si es que todavía hay gente maravillosa en este mundo, torito querido.


    Un besazo.

    ResponderEliminar
  58. Sobre todo eso, amigo... calor, muuuucho calor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  59. Ay Toro, el calor me da sofoquina y me deja tirada como a tus musas, pero para nada me recuerda a los muertos, la muerte la asocio al frío.
    El poema de tu perfil es precioso pero tan triste, ninguna madre quiere ver a sus hijos muertos y menos muertos en vida. Por favor ten confianza.
    Besos

    ResponderEliminar
  60. Pues aquí nos tienes a todos, esperando ávidamente tus palabras. Una maravillosa novedad siempre cuando apareces, a pesar del calor, a pesar del silencio, a pesar de...

    A pesar de todo, besitos

    ResponderEliminar
  61. Touché, me llegaste al corazón esta sofocante tarde. Gracias a que tus musas se sofocaron nos regalaste estos dos maravillosos poemas.

    Me cambiaste el rumbo esta tarde que iba un poco torcida y te lo agradezco.

    Me quedé con tu perfil puedo?

    Besitos.
    Eritia

    ResponderEliminar
  62. yo confío todavía en algunos...será que por acá hace frío?

    besitos,Toro*


    "entre muertos muertos y vivos muertos se muere la tarde"...me encantaron estos versos.

    ResponderEliminar
  63. Muchas veces el calor hace irrespirable el aire, que tambien pareciera que se muere por falta de oxigeno.
    "Entre muertos muertos y vivos muertos". bellísima expresión!!
    Y tal vez en las letras, aún sin musas, confíes, por a ellas igual te has acercado. Me parece que te fueron fieles y dijeron lo que tu sentías.
    Muchas veces ellas también fueron para mi, el sonido del silencio interno y externo. Y tal vez lejos, tal vez ni siquiera conozcas, pero siempre habrá alguien en quien confiar.
    Un beso grande Toro querido!!!!
    Un beso grande Torito.

    ResponderEliminar
  64. Las musas se esconden para unos ,porque saben que no son bien tratadas ,pero en cambio de otros ellas siguen enamoradas por que todo lo que dice y escribe las deja cautivadas,así que no te quejes que abandonado por ellas no estás

    ResponderEliminar
  65. Tu sensibilidad me cautiva.

    Claro que eso no es ninguna novedad, cautivas a muchas personas


    ¡Un enorme abrazo de brisa que aún conservo del mar que ya añoro!

    ResponderEliminar
  66. Animo Toro,las novedades se tienen que buscar y a veces rebuscar...porque si no estos domingos de agosto son deprimentes... Abrazo lejano...

    ResponderEliminar
  67. Qué decirte del silencio...
    Para mí es como una muerte de las palabras,quizá un dormir de ellas que saben que amanecerá de nuevo y saldrán al viento.
    A ese lugar donde bajo el asfixiante calor,conviven vivos muertos,vivos,y muertos muertos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  68. toro salvaje:
    ahí calor sofocante.
    aquí un frío de heladera.
    podríamos hacer una combinación de termostato, por lo menos, no habría tantas muertes.
    besos

    ResponderEliminar
  69. La muerte de domingo tiene el sabor de todas las muertes. Pero las musas lo saben, por ello sobreviven.

    Besos, vivos

    ResponderEliminar
  70. Hay que sacar a relucir el optimismo entre tantos muertos! Así los silencios se desprenden del aire sofocante y las musas dejan de cabecear por los rincones...

    Besos torito!

    ResponderEliminar
  71. La muerte de los domingos a la tarde, la muerte de la confianza por falta de alimentos. Nada de eso es novedad

    ResponderEliminar
  72. No hay nada que una limonada con bastante hielo no pueda hacer...Te refresca el alma, resucita musas.

    Besos

    ResponderEliminar
  73. Es verdad Toro ! No es ninguna novedad que no hay en quien confiar, mas en estos tiempos que corren.
    El poema del perfil es triste cierto, pero que gran belleza encierra.
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  74. Es el calor, es el calor... Ya pasa.
    Pero es verdad, el calor saca lo peor de todos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  75. del otro lado del mundo el día una delicia...
    que pena q no te lo puedo hacer llegar...

    (igual las musas por aca...no andan...)

    ResponderEliminar
  76. Siempre hay que confiar en las musas, aunque estén sofocadas, ellas siempre ayudan.

    Besos y días de verano :)

    ResponderEliminar
  77. Ya no hay nadie en quie confiar? Seguro que debe de haber alguien cercano en quien hacerlo. Un abrazo

    Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  78. "Solamente muero los domingos, y los lunes... ya me siento bien".

    El abrazo grande para vos, desde argentina, donde empieza a asomar el calor, y... como vos entenderás, se presta más aún a las cervezas.

    Un gusto pasar siempre por aquí, y otro gusto encontrarme con huellas tuyas por mi blog, siempre bienvenido.

    Saludos,

    Facu.

    ResponderEliminar
  79. Toro, ya no hay nadie en quien confiar. Me gusto eso. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  80. Ya pasó.... ya pasó...

    Saludos de lunes :)

    Julieta

    ResponderEliminar
  81. Hay siglos que parecen días, hay días que parecen siglos... Yo de ti, llegaría a un acuerdo con las musas. En cuanto a alguien en quien confiar, eso no tiene solución posible.

    Podríamos hacer una fiesta de muertos y locos, seguro que los calurosos domingos por la tarde serían mucho más divertidos, creo que, incluso, las musas se apuntarían.

    El poema de tu perfil me ha emocionado.
    Eres grande, Toro; eres capaz de lo más sensible,de lo más crítico y de lo más divertido.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  82. La verdad es que los domingos la red está muerta, nadie entra a los blogs o foros ni me escribe correos.
    Con la calor se pueden hacer muchas cosas, que creo haces más que yo aunque no lo digas:acabar de derretirse en los brazos de una amiga, por ejemplo.(No se lo digas a nadie, pero yo follo menos que los leones del Congreso de los Diputados)
    O tomandose unas cervezas en una terraza al fresquito con los amigos.Otro ejemplo.
    Este domingo, como ya sabes por mi última entrada , yo lo pasé en un castillo y cenando con amigos al lado del mar.
    El poema de al lado dedicado a tu madre es conmovedor,y también me ha recordado a la mía.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  83. Domingo... calor... y desconfianza, vaya combinación. Si sobreviven las musas a la catastrofica situación... alimentalas con algo de fe, en ti, en alguien mas... eso evita estos derretimientos.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  84. Las musas también se "atontonan con la caló". Normal.
    Pero tú sigues bien cuerdo.
    Bicos

    ResponderEliminar
  85. Con este calor que derrite hasta el mejor helado, no es sorprendente que las musas desaparezcan de vista.

    Hay horas precisas en que parece que la confianza, tambien se nos duerme...o se quema bajo un rayo de sol... Un saludo!!

    ResponderEliminar
  86. No hay nadie en quien confiar?? confiar que?? que tienes calor??? que novedad...yo estoy muerta ya odiando el verano, esperando que llueva mas y mas y mas y mas y mas,,,,,,,,mi niño justi..digo IZAN,jajaja;) deve de estar cocido ahi dentro, ya verás como se me adelanta!!!!!!

    ResponderEliminar
  87. Si me ves me arrancó una lágrima

    y me trajo el silencio

    Besos (y un abrazo)

    ResponderEliminar
  88. Pues no. La verdad es que no es ninguna novedad.

    Esas tardes ya nacen muertas de necesidad.

    Abrazos



    D.L.

    ResponderEliminar
  89. Las ausencias se empeñan en hacerse todavía más palpables en las horas muertas de las tardes de domingo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  90. ¡Dios mío! Estuve tres días fuera en el sopor de la chicharra y las moscas; y me lo encuentro todo de nuevo.

    Es inevitable el suspiro. No lo elude ni el agua fresca. Sueño. Más sueño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  91. No me preocupa que no haya nadie nuevo en quien confiar sino dejar de creer o confiar en quienes lo hacía... Así mi agenda también se llena de muertos vivos a los que deseo desaparecer, borrar...

    Ufa, ves? siempre me sacás cosas...

    Un abrazo, sin novedades...

    ResponderEliminar
  92. por aqui tampoco nada nuevo bajo el sol...las ganas...nada mas.

    ResponderEliminar
  93. ohhhh que bien describes esos calores agobiantes, temperaturas que ya son letales para muchos...


    besos

    ResponderEliminar
  94. y a mi que me encanta ver la ciudad vacia en Agosto, sin tanto ruido, sin tanto extraño paseando a tu lado...
    precioso el texto del perfil....

    ResponderEliminar
  95. El calor.... la verdad no me gusta, prefiero los lugares frios, con nieve mejor! pero bueno aqui nunca neva... solo me quedan las lluvias y sus soledades.

    Entre los vivos y los muertos siempre habra desconfianzas, pero más entre los vivos y los vivos.

    besos.

    ResponderEliminar
  96. Estoy de acuerdo, ese calor Barcelones de agosto es un horror... mata a cualquier musa y a cualquier sentimiento...

    ResponderEliminar
  97. hasta las musas nos morimos de calor aveces y aveces nos morimos de aburrimiento también

    ResponderEliminar
  98. siempre odie el calor...beso grande

    ResponderEliminar
  99. Y cuando llegue el invierno las calles estarán congeladas de amor y de sonrisas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  100. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  101. Si me ves madre/ desde donde estés/ no te entristezcas/ recuérdame de pequeño/ cuando tú estabas viva/ y yo no estaba muerto.


    Me recordaste a mi mami querida que seguro esta con la tuya recordandonos

    :(.... Ya Torito que me haces llorar

    ResponderEliminar
  102. Pues de todo el poema, lo único que no es verdad es lo de las musas, las tuyas siempre están espléndidas torito, por eso escribes deliciosamente bien. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  103. Esa sensación de "qué coñazo de vida" es prácticamente constante en los ratos libres de verano... Suerte que los pringaos como yo no tenemos tiempo de aburrirnos.

    Subidas, bajadas... Cada día es una sorpresa en este blog, por eso me engancha.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  104. Besos y abrazos helados a ver si arrecia un poquito el calor ;) y te entre un tantito de frescura.. besos **

    ResponderEliminar
  105. Mejor prender a full el aire acondicionado Toro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  106. QUIEN BIEN TE QUIERE
    NO TE DEBE HACER LLORAR

    Para mí los muertos son algo sagrado. Muchos se han ído amando la vida, quizás hasta llorando al tener que partir.
    Sobre los muertos vivientes son pobres almas "asesinadas" que sólo les queda vivo su emboltorio.
    Aún tienen ojos. Y lloran Toro, lloran mucho porque no quisieran estar enterradas así, en vida. Tal vez si las dejásemos en paz podrían resucitar que es lo que problamente ellas quisieran.

    un saludo

    ResponderEliminar
  107. confía en tí
    confía mucho en tí
    al menos haz como si confiaras plenamente en tí

    y tu fanal a los peces atraerá :)

    ;)

    ResponderEliminar
  108. Toro, ayer estuve en Paris paseando por el Sena, y me encantó, hice muchas fotografías que he colgado en mi galeria.
    Me quedo de tus versos: Ya no se puede confiar en nadie, eso es bien cierto.
    Besos

    ResponderEliminar
  109. vuevo, y leo tu perfil...
    no se como lo había olvidado...

    ResponderEliminar
  110. Muy buenas Toro y me sumo a ese calor sofocante que casi no nos deja ni respirar, ni pensar, paso a dejarte un beso en la recta final de mis vacaciones, en la que hago un alto en el camino para leer esa poesía pensante que siempre nos regalas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  111. Hola!!!!!
    Si deseas hacer un trueque te doy de mi frio hielo y vos me das de tu calor de verano y así estamos bien los dos, jijijiji
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  112. No me gustan las tardes de domingo. Tienen una connotación negativa, de final... y si le sumas el calor... ay! Pero ese tinte fatalista y de desengaño, no, no me gusta nada.

    Muy sentido el poema del perfil, triste.

    Besitos

    ResponderEliminar
  113. Cómo lo tiene el calor...espero que no se funda...Saludos.

    ResponderEliminar
  114. Menos mal que por aqui esta fresquito y el amor se haga como nunca, aunque eso siga siendo novedad!

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  115. Pues sí... Eso no es ninguna novedad. Mientras lo leía, me imaginaba a mí misma el domingo pasado.

    besos

    ResponderEliminar
  116. Siempre queda alguien... y creeme Toro, a veces ese alguien vale más que los que se fueron...La gente es maravillosa, sólo hay que dar con los que hacen las maravillas. Yo he dado contigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  117. Es triste es ese final, que no haya en quien confiar...

    ResponderEliminar
  118. "Confiar en todos es insensato; pero no confiar en nadie es neurótica torpeza"

    Decimo Junio Juvenal

    ResponderEliminar
  119. Sepulcral silencio entre los muertos.

    EL calor pasará y las musas despertarán de su sueños.

    Y tal vez las hojas de otoño con el viento rompan ese silencio.

    ResponderEliminar
  120. Seguro que no hay en quien confiar?.... Recuerda que la esperanza es lo ultimo que se pierde y te aseguro que si miras en ese bosque, siempre encontraras un rayito de sol que pasa entre las copas de los arboles ( disculpa que no ponga los tildes, pero esta pc no tiene acentuaciones ) sorry!!

    Un abrazo y una caricia desde esta tierra lejana que no pierde la esperanza en que 33 compatriotas atrapados bajo tierra saldran en perfectas condiciones.

    ResponderEliminar
  121. Pero aca tiene 127 miguitos y en la no virtualidad nop? ¡error! Acepte la copa de Carola...

    ResponderEliminar
  122. Lo del calor de acuerdo XAVI,
    que a veces dan ganas de asesinar de pura desesperación, no sé donde leí que el calor despertaba y aumentaba la agresividad y los índices de violencia se disparaban y es cierto.

    Pero...¡¡NADIE EN QUIEN CONFIAR!! ¿XAVI?

    ¿Y Justiniano y tus cuatro millones de seguidor@s y yo misma? jajaja ¡¡vale, no te contaré más secretos mío!! o hay reciprocidad o no juego :-)


    Muchos besos, llenos de cariño XAVI y...
    confianza por mi parte al menos:))

    ResponderEliminar
  123. Siempre imaginamos "el día después" en la depredación de la oscuridad, qué ilusos. Vendrá en la quemadura de la luz -profecía inconsciente-

    ResponderEliminar
  124. Creo que también has pasado calor...
    un verano de estos, nos vamos a freir...

    Un beso,

    ResponderEliminar