12 de marzo de 2012

LA MALDITA VANIDAD

Toda humildad desaparece
ante la llegada
de la maldita vanidad
ella nos engatusa
nos acaricia
nos mima y nos seduce
y nos hace creer
que somos lo que no somos
y picamos el anzuelo
una y mil veces
como besugos petulantes
en un mar de mentiras maquilladas
cayendo en una trampa inmemorial
que se remonta al origen de los tiempos
y como fuegos fatuos
brillamos unos instantes
sobre nuestra sórdida putrefacción
absolutamente convencidos
de nuestra valía sin igual
mirando satisfechos
ese espejismo de autoengaños
que nos plantan ante la cara
con un sinfín de hábiles palabras
y que no es más
que una terrible burla sin piedad.

161 comentarios:

  1. El truco consiste en mantener los pies en la tierra.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. dale toro, dale... dejame quedarme un poquito en el cielo. ahí arriba. lo toco un rato, total, ya caigo. ya caigo...

    muax (subi tambien, qué importa la realidad)

    L

    ResponderEliminar
  3. Son sus brillos, pontee anteojos negros y listo. No tiene que ser mas importante que la humildad.

    Un beso animalito.

    ResponderEliminar
  4. ... y no sabes cuánto me jode que tengas razón!!
    puaggggg.
    ni siquiera tengo fuerza para buscar como revartir esa "puñetera vanidad".
    flor.i

    ResponderEliminar
  5. Vanitat inútil, l'has descrit prou bé, Toro.

    Abraçada.

    ResponderEliminar
  6. ¿sabes? Me has hecho pensar...no conozco de vanidad, nunca lo he hecho. ¿Otros pecados? Seguro que sí....vanidad...No. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Lo importante es tener los pies bien cimentados en la tierra y saber hasta donde llegan nuestros límites.

    -Soñar hasta puede ser sano!:))

    ResponderEliminar
  8. Hola Xavi!!

    Estoy completamente de acuerdo contigo.

    Bonitas palabras que te seducen,te miman,te vas enorgulleciendo sobre arenas movedizas hasta que al final te caes,zas!!! y de pronto te das cuenta que todo era un engaño,una mentira.
    No hay que dejarse engatusar,que a todos nos gusta que nos regalen el oído,pero hay que saber diferenciar cuando te lo dicen de corazón y cuando lo hacen buscando algo.

    Cuídate mucho.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Todos tenemos algo d eso dentro de nosotros... La seducción... Hay veces q no podemos evitarla.. Por eso es bueno q esten los amigos cerca, nos pueden ayudar.
    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  10. ¿Quién te engatusa a ti, querido? con la de veces que lo he intentado y lo difícil que me ha sido conseguirlo.

    ResponderEliminar
  11. No te preocupe tener un poquito de vanidad, ya que esta en una mente humilde y sabia dura 3 segundos:
    1º Llena de gozo y explendor el rostro y crece el ego (poquito, pero crece), también necesario aunque no lo parezca.
    2º Te hace intentar superarte, para que te adulen un poquito más.
    3º Reflexionas, aprendes de esos momentos y bajas a la tierra.
    ¿ves? visto así no es tan malo.
    La vanidad que no es buena es la residente, es aquella que alberga en el seno de alguien con tal ego de sabiduría y poder que se ve flotando por encima de todos los mortales.
    La verdad ... prefiero tener la imperfección de sonrojarme y de vez en cuando ¿por que no? dejarme seducir .. que falta nos hace y no siempre ser humildes, honestos y sinceros que nos pisotean sin piedad.
    Un fuerte abrazo humilde y sincero, con una pizquita de seducción ;)

    ResponderEliminar
  12. Pues sí. Maldita.
    Un beso grande, Xavi.

    ResponderEliminar
  13. PELIGROSA PELIGROSA es la vanidad, claro que si,amigo...Otra cosa muy diferente es valorarse con todo lo que somos y construir un autoestima sana, equilibrada, mira que es necesario amarse!

    Hermoso tu trabajo-reflexión-poema...

    Abrazos miles.

    ResponderEliminar
  14. Hola mi querido amigo, la vanidad es una tupida máscara que no deja ver el mundo en que caminamos.
    Mientras no pierdas el norte, todo va bien y sepas donde te hallas en todo momento.
    Tu escrito no deja de tener toda la razón del mundo, y cuantos no habrán presos de esa densa bruma que no le deja ver la realidad.
    Espero no caer en la trampa y ser hábil para escabullirme de esa bruma asfixiante.
    Ten un buen empiece de semana, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar
  15. Vanidad,buscaré en el diccionario.
    cariños

    ResponderEliminar
  16. Wikipedia:La vanidad se define como un tipo de arrogancia, engreimiento, una percepción exagerada de la soberbia. De acuerdo a la teología cristiana clásica, la vanidad hace que el hombre no necesite de Dios. Es considerado muy a menudo como el «vicio maestro».es lo que encontré Toro.abrazo

    ResponderEliminar
  17. Vanidad de vanidades...

    La vanidad, cualidad de vano (vacío, hueco o falto de realidad, sustancia o solidez)...

    No me pareces vanidoso.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  18. Todavía estamos a tiempo de rectificar y de poner los pies en la tierra.
    Beso,Carmen

    ResponderEliminar
  19. Quizá si nos viéramos tal y como somos en cada momento, la vida sería insoportable.
    Quizá, sólo quizá, algunos instantes de autobombo sean terapeúticos...

    ResponderEliminar
  20. Es como una serpiente que nos envuelve el tobillo, sin picar, pero con ese frío de puñal.

    Besos humildes, Torito.


    SIL

    ResponderEliminar
  21. Vanitas vanitatum omnia vanitas.

    :)

    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  22. no todos Toro, no todos, eso nos salva, aun persiste la sinceridad que nos regala breves y bellos momentos de gloria, tu recibes muchos alagos y algunos son hasta sinceros.
    Un beso sincero, un abrazo honesto y unos pulgares temblorosos de respeto.

    ResponderEliminar
  23. No hay más que vernos...

    Lo pienso cada día cuando observo a los que miran por encima del hombro. Penita de hombres (y mujeres)...

    En cien años...pues todos calvos, ¡claro!

    ResponderEliminar
  24. Me temo que esta vez tienes toooda la razón XAVI, tristemente, toda... aun peor, en mayor o menos medida, confesada o no, nadie nos salvamos de ella.


    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Todos somos un poquitín de vanidosos y no es malo, el problema es dejar que sus raíces se expandan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. La vanidad es enemiga de la piedad. Por eso, cuando nos seduce la piedad se aleja, la amabilidad se escapa amenazada por la hipocresía y nuestra candidez nos hace sentir tontos, si es que no lo somos del todo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Dejarla pasar, ignorarla.

    Saludo grandote, Salvaje Toto.

    ResponderEliminar
  28. La vanidad es el amor propio al descubierto...;-)

    besos

    ResponderEliminar
  29. Con el tiempo la vida se va encargando de ponernos en nuestro sitio a cada uno.Es una mascara más.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Ahogándonos en un mar de vanidades. Que se puede esperar... somos humanos. Me ha encantado Torooo. Besos!!!

    ResponderEliminar
  31. ay! mi pequeña vanidad... que cuando la hieren llora como una niña

    ResponderEliminar
  32. Y algo de eso hay, no?
    Uno se deja mecer un rato por el encantamiento y luego le pone una soberana patada y se vuelve a la realidad.
    El tema es cuidarse de la adulación excesiva... confunde los sentidos.
    Besazo Toro Loco!

    ResponderEliminar
  33. Gosto do popema, mas a mim não me cabe: não tenho um pingo de vaidade...

    Bons sonhos.

    ResponderEliminar
  34. Me gustó mucho, tu entrada y tu blog el cual acabo de descubrir. Seguiré pasándome por aquí, saludos desde el sitio minijuegos .

    ResponderEliminar
  35. Hasta en el exceso de humildad hay cierta vanidad escondida.



    bss

    ResponderEliminar
  36. Escribe Kundera por ahí, que vivimos encerrados en nuestro pequeño yo y atados a nuestro pequeño poder. Absurda vanidad de la absurda nada.

    ResponderEliminar
  37. Luego viene la cruda realidad y las verdades que una creía inamovibles se hacen añicos.
    Y no estamos seguros de nada. Al menos yo.
    Y toda vanidad desaparece.
    No vale la pena creerse algo si al final todo se queda en nada.

    ResponderEliminar
  38. En verdad que la vanidad es mala consejera. Le oculta al hombre su verdadera belleza.

    Un beso, querido Torito.

    ResponderEliminar
  39. cuanta verdad en tus palabras toro....

    ResponderEliminar
  40. Es el ego, que nos juega estas malas pasadas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  41. La vanidad no existiría sin la mirada del otro...

    ResponderEliminar
  42. Tienes toda la razón , cuanta verdad en tus palabras , lamentablemente esa esa la realidad.

    Un Beso.

    ResponderEliminar
  43. Hola Toro.

    Está claro que deberíamos haber nacido sin ombligo.

    Adiós Toro.

    P.d: Sin conocerla de nada me cae bien Alexssa, no se ha vanagloriado por ser la primera. Me voy a pasar por su casa a ver qué encuentro.

    ResponderEliminar
  44. La verdad es que estamos fabricados para ser engañados y la vanidad es el camino fácil por el que algunos timadores abren la puerta...¡Quien se resiste a un halago!...Sólo las almas puras, una minoría.
    Saludos

    ResponderEliminar
  45. La cosa está en no creérselo y vuala, si te lo crees pierdes.

    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  46. Algunos exageran su amor propio con un coctel de narcicismo y vanidad que los hacen repelentes, lo bueno es que nos crean anticuerpos para afrontar la siguiente oportunidad.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  47. Pero si pecas de muy muy humilde ya estás arrastrando el ala para que todos te envidien por lo tanto también se crea vanidad... besos **

    ResponderEliminar
  48. Vanidad, ¿que es en definitiva?, un poco de autoestima exagerada, que tomada en pequeñas dosis no envenena...pero a tragos mata. Vano es inútil...vanidad es sutilmente un poco de ego mal usado...
    Beso Alma romántica.

    ResponderEliminar
  49. Tan malo es la maldita vanidad como la excesiva humildad. Las dos hacen daño por igual.
    Besos Toro

    ResponderEliminar
  50. Todos somos un punto vanidosos... pero yo creo que si no nos pasamos, viene bien para ese "aquí estoy yo" y salir adelante :)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  51. Hoy no me voy a meter contigo, es más, me quito el sombrero! ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  52. La vanidad es la mentira disfrazada, que atrapa a los tontos.

    Cariños Toro.

    ResponderEliminar
  53. Pero ojo, que hay quien tiene la vanidad elevada a la enésima potencia!

    Petons!
    ;)

    ResponderEliminar
  54. No conocí nunca a esa señora y lo lamento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Vanidad de vanidades y todo vanidad, si lo tuviéramos presente otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
  56. Muy bueno caballero, magnífico hoy.
    Un beso, sonoro como los de las abuelas, sonoro como su poema.

    ResponderEliminar
  57. Ya viene de lejos, "vanitas vanitatis" y cada oleada de vida ha de redescubrirlo. Bs.

    ResponderEliminar
  58. Creo que la vanidad es la muestra de la auténtica ignorancia, se disfraza de moral y buen lenguaje, pero son conceptos errados.

    Hay que dejar la vanidad para los que no tienen otra cosa que exhibir, y en este blog, se exiben tantas...y muy buenas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  59. Si llevas razón la vanidad es una oxidación neuronal que muchos por más que lo intente nunca se la podrán quitar,ante ese mal sentimiento está otorgar callar e ignorar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  60. Si mantienes la humildad después de tantos halagos recibidos diariamente seguro que conoces bien el concepto de humildad.
    Ni tan maldita ni tan bendita,muchos la necesitan para sobrevivir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Anda, quita quita toda para ti.

    Un beso

    ResponderEliminar
  62. La vanidad nos pierde, niño.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  63. Lamentablemente no podemos escapar de ella, en algún momento de nuestra vida hemos caído a sus pies.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
  64. No todos se dejan vencer por la vanidad.
    La vanidad es de cobardes,como una careta que nos ponemos para seguir audaces, aunque cierto es que si, todos lo hemos sido en algun momento.
    Lo importante es reconocernos a nosotros mismos y salir del trance.
    Desbloquear toda esa falsa máscara y poder ser realmente.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  65. A mi no paran de sorprenderme las personas ...

    ResponderEliminar
  66. Pues yo, ando como las viejitas luego de leer esto: mea culpa, mea culpa...

    Que peco de tantas cosas, que de vanidosa para ciertas cosas también soy, que puedo hacer? soy un crack :P

    Besos!

    Nany.-

    ResponderEliminar
  67. Cuánta razón, Toro!!!
    Pensabas, por casualidad, en los políticos españoles para inspirarte??

    Besos!

    ResponderEliminar
  68. “A veces, cuesta integrar nuestros temores, nuestras cobardías, nuestras mezquindades, nuestras iras, nuestros rencores, nuestras envidias… es más hermoso acoger nuestras valentías, nuestras grandezas, nuestra paz, nuestros perdones, nuestro amor…
    Todo tiene su lugar y su momento y está ahí para ser descubierto.
    Si miramos hacia arriba en una noche cerrada descubrimos con asombro el brillo de millones de estrellas que sólo se dejan ver precisamente en las noches más oscuras.”
    (.../...)

    "Mientras recorro las playas que no conozco, mientras escucho las voces de los náufragos, mientras aspiro las brisas impalpables que me asedian, mientras el misterioso océano se aproxima a mí cada vez más, yo no soy sino un insignificante madero abandonado por la resaca, un puñado de arena y hojas muertas... y me confundo con las arenas y con los restos del naufragio, tirando la chaqueta y abrazando con el abrazo del amor y de la resistencia... Porque me atrevo a abrir la boca para cantar... La escritura y la palabra apenas me revelan, llevo en mi rostro la plenitud de mi revelación y confundo al escéptico con mis labios silenciosos porque reúno lo más delicado y lo mejor que tienes con sólo mirarte."
    (Walt Whitman/Fragmentos)

    "Quien esté libre de... que tire la primera piedra."

    Un cálido abrazo y un beso al viento...

    :)

    ResponderEliminar
  69. Llego aquí, leyendo comentarios tuyos en otros blogs, y me ha encantado descubrir este entorno de poesía y por qué no? magia...porque me has atrapado entre tus letras, muy certero el texto eh?
    Un placer, te sigo de inmediato, feliz semana, me estaré pasando a leerte :)

    ResponderEliminar
  70. Que mala es esa llamada vanidad...
    BESOS TORO

    ResponderEliminar
  71. Así es. Y está lleno de vanidosas/os eh?

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  72. La vanidad es parte de una belleza malintencionada, de una esporádica soberbia.
    Concuerdo en demasía contigo
    Saludos, y besos

    ResponderEliminar
  73. La vanidad es la autoestima desmadrada.La primera,necesaria para quererte un poco a ti mismo...la segunda,una trampa mortal que termina por hundirte.El saber diferenciarlas es lo importante...es aquello de "nosce te ipsum" (conócete a ti mismo)...para no pasarse nunca de la raya.

    Interesantes reflexiones Toro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  74. Excelente!
    Un cuandro que nos pinta a todos!!!

    bajar a la tierra...

    ResponderEliminar
  75. Ud. lo ha dicho torito, espejismo de autoengaños, y harto probable, sol en fuego ;)

    ResponderEliminar
  76. Supongo que, como muchos opinan, el secreto está en mantener los pies sobre la tierra y, si te referís a este oficio, es diario, de palabras, de luchas constantes por la rima precisa o por esa y nada más que esa palabra que hace que el texto fluya.

    Saludos

    ResponderEliminar
  77. La vanidad es mala consejera... no nos permite disfrutar la humildad ni acercarnos a todos.

    bss

    ResponderEliminar
  78. Entonces, eso más bien me late a hipocresía....

    En fin, cuestión de enfoques.


    BESOS.

    ResponderEliminar
  79. es así. no hay metáfora.
    besos para tí.

    ResponderEliminar
  80. Te invito a una mariscada en mi casa; me he encargado de que arda el Salamanca, lo he hecho por tu bien.
    Grande Toro.

    ResponderEliminar
  81. MUCHAS VECES SENTÍ ESOS ÚLTIMOS CINCO RENGLONES QUE ESCRIBISTE PERO APUESTO QUE TAMPOCO TE DISTE CUENTA DE ESO..EL NO PERDER LA HUMILDAD ES LO QUE TE AYUDA A MANTENER LOS PIES EN LA TIERRA..SI NO LOGRÁS HACERLO EL ENOJO Y LA ANGUSTIA QUE TE GENERA,TE LLEVA A DECIR COSAS DE LAS QUE LUEGO TE ARREPENTÍS..YO NO ME ARREPIENTO DE NADA DE LO QUE DIGO O ESCRIBO,SI NO ME CREEN YA NO ES MI PROBLEMA..¿Y QUE PUEDO HACER CON LO QUE NO ESTÁ EN MIS MANOS?

    ResponderEliminar
  82. Ya, nada que hacer, la vida es así...
    Salud

    ResponderEliminar
  83. La vanidad un mal necesario, pero que distancia.

    todo lo mejor Toroooo
    siempre en movimiento, un placer.

    ResponderEliminar
  84. Me recordaste esta escena del Abogado del diablo.
    " La vanidad es mi pecado favorito"

    http://www.youtube.com/watch?v=gdam7qQMkzs

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  85. Mejor no ponerse el traje de la altanería, que luego pasa lo que pasa...

    Mis sencillos saludos

    ResponderEliminar
  86. La vanidad tiene demasiados adeptos. Que triste.
    Besos Toro

    ResponderEliminar
  87. ¿Y cómo seguir caminando sin ayuda de algo de vanidad?

    Petó

    ResponderEliminar
  88. Los niños muy pequeños y los chimpancés, aplauden sin ser hipócritas hasta que reciben premio por ello. Tú eres bastante macarra, asi que la peña te aplaude con motivo. ¿No serás tú el que quiera y crea estar con monos y niños?

    ResponderEliminar
  89. La medicina infalible es una cucharada de humildad.
    Besos humildes

    ResponderEliminar
  90. Pues en estos tiempos que corren, no está la cosa, como para vanidades...
    Bueno,quizás algunos no lo reconozcan, y entonces para ellos ,sí¡
    Besos.

    ResponderEliminar
  91. De la vanidad no nos libramos nadie.
    Al menos va en picado con la edad.

    Besos

    ResponderEliminar
  92. Como dice María Teresa Campos: Aquí entremos todos y sálvese el que pueda ;-)
    Saludos

    ResponderEliminar
  93. Toro querido, toda la vida no és mas que una absurda burla...
    que bien escribes...
    besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  94. ¿Qué más puedo decir ?después del contundente comentario de MYRA, que lo resume TODO! bs

    ResponderEliminar
  95. Pues fíjate creo que nunca he pecao de vanidosa. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  96. Pero todos, amigo Toro. Aquí no hay quien se libre. A nadie le amarga un dulce.
    Lo bueno es darse cuenta a tiempo y rectificar.
    Me encantó ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  97. Hoy solo me dejó llevar por tus palabras. Nunca más acuerdo con ellas.

    ResponderEliminar
  98. Me encanta la vanidad.
    La gente siempre infravalora, si yo me veo mejor de lo que soy, seguro que consigo que los demás me vean tal cual soy en realidad.

    ;P

    ResponderEliminar
  99. Siempre hay alguien que con palabras disfrazadas te intenta absorber las neuronas y te invade la vanidad.
    Es cierto.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  100. Puse mis notas en un comentario matemático. Al rato una vocecita me dijo: ¿y a nosotros qué nos importa tus notas?, pensé que tenía razón, pero no lo hice por vanidad, más bien ingenuidad, seré tonta... me dije.
    La vanidad puede aparecer sin darte cuenta hasta que se te enciende una bombillita de humildad o alguien te lo dice, y por eso es bueno rectificar.

    saludos

    ResponderEliminar
  101. La vanidad hace que nos distanciemos de lo humano, sin duda. Y cuántas cosas nos perdemos, querido amigo...
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  102. La vanidad hace que nos distanciemos de lo humano, sin duda. Y cuántas cosas nos perdemos, querido amigo...
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  103. lo desolador es el después... cuando vemos la verdad escasa que somos...
    que me ha gustado...

    ResponderEliminar
  104. ANOCHE EL CIELO LLORÓ IGUAL QUE EL LUNES PASADO..NO PUDE DORMIR..IMPOSIBLE OLVIDAR..BUEN MARTES,BSoS

    ResponderEliminar
  105. "un mar de mentiras maquilladas"
    pero y qué no lo es...

    besos.

    ResponderEliminar
  106. La vanidad...esa gavia.

    (Te apetece cenar italiano? te invito!...Te dejo un abrazo, Javi. Hay tormentas)

    ResponderEliminar
  107. Ah!... la vanidad… definitivamente mi pecado favorito!

    Al Pacino en el Abogado del Diablo.



    La detesto.

    ResponderEliminar
  108. Pues...puedo pecar de muchas cosas(un montón :)),pero creo que de este pecado me libro.

    Un beso,Toro

    Carmen

    ResponderEliminar
  109. La vamidad es el punto de áquiles más vulnerable de todos los mortales. Ainsss.... pero ¿quién desea una cabeza tan fría que nos impida de cuando en cuando ascender con un golpe de viento?
    No lo sé.

    Besos querido.

    ResponderEliminar
  110. una amgia que era estupenda ha caido en sus garras y ¡ya no la aguanto!...no puedo estar dos minutos con ella...¡maldita vanidad que destruye a los seres humanos! vanitas, vanitatis.....que fácil es caer en sus garras

    ResponderEliminar
  111. De ilusión también se vive.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  112. No sé cómo eres capaz de escribir tan bien sin necesidad de usar un mísero punto. ¡Hala! Ya te he subido el ego, adiós a nuestra amiga humildad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  113. Weeeee muy buena esa vanidad...

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  114. tu te estas leyendo mis tuiiiiiits

    pero hoy estoy especialmente vanidosa poruqe tengo reloj nuevo y me queda genial!

    que bonitos son los dias de primavera!

    ResponderEliminar
  115. Maravilla, facebook es un poco el espejo de la vanidad actual.

    ResponderEliminar
  116. Yo,como buena insegura, oscilo entre la vanidad en algún momento, y una baja autoestima en otros...difícil encontrar el equilibrio.
    Besos***

    ResponderEliminar
  117. "y como fuegos fatuos brillamos unos instantes sobre nuestra sórdida putrefacción"

    este verso es BRILLANTE

    ¿Quién no tiene un poco de vanidad?
    Creo que todos pecamos de ella, pero a mi por un minuto de vanidad me tocan nueve de autoestima subterránea ;) así que celebro ese minuto con fuegos de artificio!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  118. Si es que... cuando nos envuelve la vanidad ya no hay quien nos salve.

    Muaaa

    ResponderEliminar
  119. muy bien expresado, hay que equilibrar
    un abrazo

    ResponderEliminar
  120. pero esos brillos a veces hacen falta para volver a bajar y depositar los pies en la tierra. ¿Es eso vanidad?.
    Siempre, por más que intentemos brillar, sabemos quien somos aunque el negro y opaco sea nuestro aura.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  121. El que presume de humilde es un vanidoso disfrazado, pues en el fondo se cree mejor que otros. El humilde de verdad, no sabe que lo es.

    ResponderEliminar
  122. la humildad se vive no se publicita
    saludos

    ResponderEliminar
  123. Contra la vanidad, la humildad. Besos.

    ResponderEliminar
  124. Ay Toro si, en esta si que estoy contigo...
    Eso de los pies en la tierra y mantenerte ahi, dura poco tiempo, que mira que somos tontos...

    ResponderEliminar
  125. Sí que es difícil no caer en esas trampas y relamerse en ellas.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  126. Hola, Toro: puse un comentario y no lo veo. Lo repito: Hemos coincidido en el tema de la vanidad, pues mi última entrada trata de eso también.
    Las cosas se ven de manera diferente cuando uno está gravemente enfermo, entonces se da cuenta de su insignificante estatura: una mota de polvo vailando con el viento.
    Me gusta tu entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  127. P.D. La entrada a la que me refiero es la de mi otro blog:http://gritosdelalmasilenciosa.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  128. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  129. ODER....!!! que positivo que estas hoy majo :p

    ResponderEliminar
  130. ¿Besugos petulantes?
    yo apenas si soy una anchoita engrupida.
    Jiji...Un saludo, muy bueno.

    Es cierto lo que dices pero a veces es lindo cuando te dicen cosas lindas.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  131. Besugos petulantes, yo conozco a unos cuantos, pobrecllos

    besos

    ResponderEliminar
  132. Yo le perdono la vanidad a casi todos. La mentira sabe a menta.

    ResponderEliminar
  133. La vanidad, es el orgullo basado en cosas vanas, es un afán excesivo de ser admirado

    La más segura cura para la vanidad es la soledad

    Thomas C. Wolfe

    Besos Torito

    ResponderEliminar
  134. Siempre me ha gustado la palabra “besugos”. (A veces, a la mañana, veo uno en el espejo de mi baño)
    Y sí, la vanidad es un bicho cruel.
    Besos Toritus-bonitus (o eso me imagino, ya veo que también eres un besugo ;) )

    ResponderEliminar
  135. Yo me quedé con la palabra besugo y fui a buscar la definición:

    besugo

    m. Pez osteíctio perciforme de unos 50 cm de longitud, de cuerpo rosado con una gran mancha negra junto a las agallas y con los ojos de gran tamaño;
    es muy apreciado por su carne blanca y sabrosa.
    Persona torpe o necia:
    ¡serás besugo, has vuelto a confundirte!

    Esa palabra, sí que está bien aplicada, en un modo u otro. Esto lo tendrían que leer todos los políticos. Estamos en un mundo de besugos.
    Bravo Toro, o toro bravo. ¡Da igual!
    Un abrazo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  136. Lo has descrito muy bien.
    La maldita vanidad seduce y engatusa...
    Que pena verla, sentirla y palparla.
    Lo bueno es, que al verla tan de cerca, podemos salir huyendo a toda prisa...

    Besitos

    ResponderEliminar
  137. Fuertes pero reales palabras. La vanidad es sibilina y engañosa, no es tarea facil no dejarse atrapar por ella.

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  138. Pues si, a veces peco de eso...pero se me pasa rápido.

    Besos desde la roca que me cobija.

    Mar (...la vendedora de humo)

    ResponderEliminar
  139. Es difícil sustraerse a su llamada, es cierto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  140. Uno de mis pequeños pecados es serle infiel a las dos por igual: Humildad y vanidad.
    Así que... ¿Que puedo decirte?
    Tus palabras reflejan la verdad.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  141. La vanidad es una maldición que se cura con los años...La vida pone a cada quien en su sitio y hay algunos que no aprenden, pero otros en cambio, tomamos los apuntes necesarios para que el aterrizaje a la realidad, sea cada vez menos forzado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  142. La vanidad no sierve para nada y te trae muchas consecuencias,muy bien descrita.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  143. ay qué fácil es autoengañarse y qué difícil borrar el maquillaje...

    ResponderEliminar
  144. Entonces a la que no hay que dejar entrar es la vanidad... ;)

    ResponderEliminar
  145. Con no perder el norte nunca de vista debía ser suficiente.a veces es tan relajado dejarse llevar por la marea q una no pinsa q se puede ahogar.

    ResponderEliminar
  146. Es tan tan difícil, buscar el equilibrio en esta vida, en este tema como en cualquier otro.
    La vanidad, malísima, la falta de creencia en uno mismo, malísima, todo equilibrado y en su justa medida es bueno, en exceso o con defecto, es malo.
    Un abrazo, pasa feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  147. Ahí les has dado..cuanta verdad Toro Salvaje.

    Huimos de la mediocridad flotando en una mentira ...

    saludos :)

    ResponderEliminar
  148. La vanidad viene con un filtro visual y mental, es por eso que no hacemos más que caer en ella, si.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  149. Vanidad es como "Kaa" la serpiente hipnotizadora de "El libro de la Selva"

    Saludos, Toro

    ResponderEliminar
  150. Es cierto, una cruel e infame burla. Concuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  151. Qué bien expresado maestro!! Beso.

    ResponderEliminar
  152. ¡Que bien explicas lo que yo ya sé , pero no tan bien !

    ResponderEliminar
  153. El truco consiste en tener amigos implacables y hermanos que conozcan tus miserias .....jajaaaaaa
    Así imposible
    A mi me sobran .....
    Y algún poeta al que admiras que se ría mucho de ti de vez en cuando ......

    ResponderEliminar
  154. ... http://www.youtube.com/watch?v=xOQhOPoAr38&feature=fvwrel ...

    ... http://www.youtube.com/watch?v=6F4oZ-CpPsk ...

    ResponderEliminar
  155. Absolutamente cierto, y al final se reduce a una tremenda falta de autoestima que nos viene de pequeños. Sí, necesitamos sentiros queridos y eso nos mata porque la mayor parte de las veces no sabemos querernos a nosotros mismos. Al fin y al cabo nunca dejamos de ser niños. Lo de ser adultos nos viene impuesto por las circunstancias y no siempre, desgraciadamente, ser adulto equivale a evolución.
    Toma :P

    ResponderEliminar