21 de noviembre de 2020

CENTRIFUGAPOEMAS 48

No hay zapatos
para tantas Cenicientas.
Las carrozas están carcomidas.
Pinocho tiene un partido político
y el pobre Gepetto trabaja en Telepizza.
El príncipe valiente llora por las esquinas.
Los siete enanitos regentan un burdel.
Y en Instagram 
la inútil de Blancanieves
habla y habla y habla sobre las virtudes de las manzanas.
De repente: el patio de mi colegio.
Y eso no es ningún cuento.
Hace frío.
Yo soy un niño que huye de todas partes.
El autobús escolar nos deja allí demasiado pronto.
Todos los cerebritos en formación
estamos a merced del viento y de lo imprevisible.
Cada niño es un tahúr en potencia.
Dónde fueron a parar todas las canicas que gané?
Y aquellas pilas de cromos más valiosas que la vida?
El tiempo me mira y se da la vuelta encogiéndose de hombros.
Los días de ahora tienen celofán.
Y nada más.
Los desenvuelvo y un olor aséptico invade mis fosas nasales.
Y ya está.
Otro día como el de ayer y el de mañana.
Esclavos de las pantallas.
Y de los verdugos que nos amenazan.
En televisión salen retardados mentales
productos insípidos de polvorientas universidades
que no han ganado un premio nobel de medicina en su vida
amenazando como demonios a la población de los riesgos que corren.
Los miro y escucho con mucha repugnancia.
Pero encuentro a faltar algo.
Y ya sé lo que es.
A mitad de esas soporíferas explicaciones
debería salir alguien de repente
y atizarles con un zapato en la cabeza
hasta que chorreando sangre
huyeran a los camerinos donde los han maquillado
para que resulten más creíbles para esa población que los escucha arrodillada.
El zapato que no sea de los que necesitan las Cenicientas.
Que ya bastante mal lo tienen las pobres.
Una bota vieja y sucia sería ideal para que dejarán de hacer el sinvergüenza.
Después de los idiotas hablan los tertulianos.
Lo que haría con ellos lo tengo claro.
Pero no puedo decirlo.
Está penado con muchísimos años de prisión.
Cuando todos desaparecen y ponen anuncios
los arrodillados se levantan en sus casas
y se lanzan como una jauría de auténticos desequilibrados sobre el whatsapp.
Y torturan a otros desequilibrados que los leen y contestan.
Y la ansiedad crece y crece y crece...
Y todos quieren seguridad.
Cien por cien de seguridad.
Y quieren mascarillas, y vacunas, y distancia, y restricciones y escafandras...
Y también no morirse nunca.
Y si fueran al espejo verían que ya están medio muertos.
Apolillados.
Arrugados.
Acabándose.
Pero eso el whatsapp no se lo dice.
Ni el instagram.
Allí les ponen colores bonitos para que no piensen en sus próximas tumbas.
Y los políticos se mean de risa cuando piensan en esos atontados que les votarán.
Y no tengo la más mínima duda
de que Edgar Allan Poe hubiera escrito magníficos relatos sobre esos medio cadáveres.
En fin...
Como pille al que tiene mis cromos y mis canicas lo estallo.
Pongo a dormir al niño que fui y sigo.
El sábado, muy impertinente, está leyendo el poema detrás de mi cabeza.
Noto como respiran sus minutos sobre mi nuca desprotegida.
No tengo ningún zapato a mano para reventarle su fisgoneo detestable.
Pero si tengo un golpe de derecha antológico.
Me giro y le coloco dos.
Uno en el estómago
Y otro en su garganta a ver si se asfixia y me deja en paz.
Sábado K.O.
Vencedor Toro Salvaje.
Por cierto dónde están las chicas que dan la vuelta al ring
anunciando el número de asalto sobre sus embelesadoras cabezas?
Estarán en sus casas.
Esperando a príncipes valientes.
A ver si dejan de llorar por las esquinas y les alegran la mañana.
Todo es un desbarajuste.
Ni los cuentos cuadran.
Ni sus personajes son fiables.
Ahora mismo deberían resucitar los autores de los cuentos.
Y dar explicaciones.
Pero no... prefieren estar muertitos y ahorrarse el lamentable espectáculo.
Son poco más de las ocho de la mañana.
Y hoy hace frío.
Pienso en la bicicleta y en el mar.... pero no sé..., hoy las olas deben estar tiritando.
Quizá podría ir andando por la orilla en busca de sirenas que me inspiren un poema.
O también podría dar un paseo por algún parque y hablarle a los árboles sobre el futuro.
O derrumbarme en un banco viendo pasar a los zombies mientras escucho a Vangelis.
O a David Lynch... me gusta su música tanto como sus películas.
O a un buen grupo de percusión africana.
Esto último es lo que más me apetece.
Y puede que en algún momento de gloriosa inspiración me suba al banco 
y les dé un discurso a esa muchedumbre de zombies que pulula de tienda en tienda.
Y para llamar su atención les arroje unas cuantas migas de pan para que se acerquen.
Y cuando esas gallinas atiborradas de redes sociales y tertulianos timadores
estén a mi alrededor les señalaré con mi magnífico dedo acusador
y les diré que su forma de vivir como gallinas cobardes es mucho peor que el coronavirus.

39 comentarios:

  1. Un sábado más sin nada especial que llevarse a la boca.

    Saludos.

    ResponderEliminar

  2. Canicas y cromos... :)

    Beso... Xavi.
    Y mi mano en tu mano... 'rebelde'.

    🥀

    PD: "Pero eso el whatsapp no se lo(s) dice."

    ResponderEliminar
  3. Yo te puedo prestar zapatos para unas cuántas cenicientas guapas .

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bravo!!! Un poema cien... Y no necesitas sirenas que te inspiren: tu imaginación creativa es prodigiosa.

    Besos, Xavi

    ResponderEliminar
  5. También tengo resguardadas del olvido las pilas de cromos más valiosas que la vida. Y la lista con sus cruces... y el album nervioso del relleno diario.
    Era aquello casi una liturgia de papel que ya hoy no se conoce ni se disfruta.
    Y con el sábado ocurre algo parecido.
    Antes era como el cromo esperado de la semana y ahora es un día más para el mazo de los repetidos. Qué pena 😔

    ResponderEliminar
  6. Sim, onde estarão, as bonecas de papel que eu vestia e despia também com vestidos de papel colorido ?

    E quando acordarão os zombies em que muitos de nós se tornaram ?

    Muitissimos parabéns por este magnífico poema!

    Besos e bom fim de semana, aqui confinado.

    ResponderEliminar
  7. Una madrastra robó mi infancia, me crie sin patria, y no es cuento. visto lo visto la pandemia es un mal menor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por traer al niño Torito, tan lindo e inocente.
    Por momentos crei ver a Justiniano;el justiciero revoleando zapatos jaja.
    Un beso y buen sabado!!😊

    ResponderEliminar
  9. Toro, has tenido que quedar vacío, tras este poema. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Siempre ha habido y habrá muchas cosas peor que el coronavirus..si hacen que se centre la atención en una sola cosa es como mirar un árbol y olvidarse del bosque, nos quieren cortos de mira o mejor casi ciegos..aquí el otoño se ha vestido de primavera y con su cara amable y un cielo sin nubes quiere disfrazar con un tono optimista el pesimismo, nos quiere engañar, pero después llegará el invierno ( esta escrito que es así) y espero que no guarde el traje de primavera...

    ResponderEliminar
  11. Las canicas.... si recuerdo esos tiempos, año tras año en el colegio habia una temporada en la que se jugaba diferentes juegos posibles, y habian Maras... y de repente todo eso desaparecio....hasta hoy que lei este poema.

    ResponderEliminar
  12. Hola Torito, que tal? La agilidad de tu mente es maravillosa, los personajes infantiles se mezclan para criticar un sistema y una sociedad de la que están hartos. Por cierto, la profesión de los enanos me mato de risa, jajaja. Te dejo un gran beso

    ResponderEliminar
  13. Hola Torito. ¡Madre del amor hermoso!
    Creo que tú has tenido una noche revuelta. Yo también un sueño espantoso con un revoltijo de cosas absurdas.
    Uffff Torito, te has despachado bien. Yo que tú ahora me iba a la vera de la mar a ver como las holas lamen la arena. Tal vez una sirena te vea y se ponga a charlar contigo. Si yo dura el niño que tiene tus cromos, saldría corriendo sin mirar para atrás :-) :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, perdón, quise decir si yo fuera el niño:-)
    Más besos

    ResponderEliminar
  15. Ve a ver a las olas aunque tiriten, siempre es la mejor opción.
    O escuchar la música que te venga en ganas.
    O sigue escribiendo, un poema, otro y otro....

    Que termines bien tu sábado animalito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Por mas que tiriten las olas
    seguro es mejor que quedarse encerrado y seguir codeándose con el absurdo cotidiano ..

    encontrar al niño que somos y fuimos..hablarle desde nuestra emocion e intimidad, lejos de todo y de todos..
    con sirena o sin sirena tus palabras siempre enamoran y creo que esta vez también te descargaste bastante...jajajaj es como haberte conectado a los 220 v... cuidado jajajjaja Mil besos.

    ResponderEliminar
  17. Yo ya no enciendo la TV, ni la radio siquiera, el whatsapp está en silencio, instagram no lo uso, y los cuentos los olvidé hace demasiados años... solo me queda la playa y la música, pero por ahora me basta.
    Hoy si me asomo a la pantalla y me reconforta leerte.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  18. No veas esa basura de programas ni cinco minutos.A veces concedemos tiempo a la toxicidad en forma de periódicos,programas,publicaciones,personas,etc y eso solo carcome energía.
    El mar siempre es buen plan,come rain or come shine como dice la canción.
    Vangelis y Lynch es una apetecible combinación.
    Mar y música...eso no falla.

    💋🌊🎵

    ResponderEliminar
  19. El problema es que acostumbrados al "vivieron felices por siempre" cualquier final nos parece un insulto. Quizás ser felices por siempre es aburrido, descubrir momentos que sean felices en día es un camino, leer un libro, escuchar un tema, ver el mar, quizás es ese nuestro "vivieron felices por siempre".

    ResponderEliminar
  20. Sí, aséptico y elaborado en gabinete.
    Falsedad.
    Jo, el sábado no tiene la culpa, ¿eh? :)
    Y, sí, Torito, existen peores pandemias que el coronavirus.
    Ta faltó el palo, jaja ...
    Muy buen poema.

    Un beso.
    Feliz y buena tarde-noche en Barcelona :)

    ResponderEliminar
  21. Te cuento tu imaginación no tiene limites,felicitaciones,cariños.

    ResponderEliminar
  22. Dejas KO al contrincante a las primeras de cambio y luego echas en falta a las chicas. Como no ha habido más asaltos, no han podido lucir su palmito entre uno y otro.
    Qué descansado te has quedado con el poema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Toda la verdad con ese tinte irónico y desenfadado, Poeta. Hay que sacarlo todo de vez en cuando.

    Mil besitos con cariño para tu noche.

    ResponderEliminar
  24. Eso es lo que se llama un poema arenga!
    Lo aplaudo.
    Besos***

    ResponderEliminar
  25. Me gustan mucho tus escritos
    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Un buen zapatazo no les vendría mal a algun@s 😀
    Besos

    ResponderEliminar
  27. No me vendría nada de mal un zapatazo para agarrar el sueño de una vez, mira que pensando y pensando me dan las 4am

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  28. El patio del colegio, quién sabe qué se gestó en ese tiempo, ¿no?

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Cualquiera te roba a ti un cromo...qué miedo!
    Lo de que te miren por detrás mientras escribes sí se merece un buen puñetazo.

    A mí sí me da miedo el coronavirus y no solo por mí, puede que sea una gallina.
    Y para colmo tengo instagram, jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. buff, no diré nada más, esta entrada sólo puede tenerse un buff...

    (y un enhorabuena, me ha encantado)

    ResponderEliminar
  31. Coño! cómo ha cambiado el cuento.
    ��
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. No has dejado títere con cabeza, así me gustan los cuentos, como la realidad.

    ResponderEliminar
  33. Qué bueno maestro! Un buen centrifugado, no falta nada. !!!!Abrazo

    ResponderEliminar