2 de diciembre de 2023

CENAS DE EMPRESA

Anoche los vi.
Y los padecí.
Gritando desaforados.
Estaban por todas partes.
Una marabunta de esperpentos
royendo como ratas
alrededor de mesas alargadas.
Y luego por supuesto
alborotando por las calles
y abrevando como borregos
en las barras de los bares.
Otra "gracia" de la Navidad:
Las cenas de empresa.
La hipocresía
lo patético
y la ridiculez
en todo su esplendor.
Lo de siempre por estas fechas.
Algunos de los asistentes
los más prudentes
los que salen todo el año
suelen comportarse bien
fruto de su dilatada experiencia.
Los otros.
La mayoría.
Los formalitos.
Los correctos perpetuos.
Los que a duras penas
consiguen permiso
para salir esta noche
parecen locos desatados
en las jodidas manos del alcohol.

31 comentarios:

  1. Afú, fuerte rollo. En eso yo también soy salvaje, quita quita

    ResponderEliminar
  2. Ay pero es que a veces es tan divertido. A veces, sólo a veces.
    Besos 💋😘💋😘💋😘💋😘💋👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘👄😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  3. Uff, sí sé lo que son las cenas de empresa, no porque me hayan tocado a mí, sino porque he sufrido los coletazos del "después de la cena". Parece que los integrantes de esas cenas se encuentren ante uno de esos días que anuncian el final del mundo conocido (como si no hubiera un mañana). Y bueno, que así aprovechan a desmadrar a base de bien. Son horribles.

    Respecto al poema del lateral, es muy triste, no quiero que te sientas así, Torito de la noche, pues tú eres un ser de luz, alguien que nos alumbra en la oscuridad a quienes de verdad lo necesitamos. No nos abandones sin tu luz, por favor. Por favor, Torito.

    ResponderEliminar
  4. Eres un silencio que camina testimoniando un arealidad ingrata que no parece tener remedio.

    El alcohol embrutece hasta en Nuevo Testamento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ja,ja te voy a usar como ejemplo de que la poesía no está reñida con el humor. Ni mucho menos.
    Y esas cenas las he visto. Aunque yo, sin dejar de ser correcto en mi vida habitual, tengo una borrachera más tranquila. Pero sí, he visto perder a muchos el maquillaje social con un par de tragos y liarla gorda.

    ResponderEliminar
  6. Tiempos de exceso, tanto en risas como en alcohol, TORO

    ResponderEliminar
  7. Tuve que sufrir esas marabuntas de gilipollas y maleducados. Te entiendo. Besos toro y paciencia

    ResponderEliminar
  8. Unos horrores con patas,
    saliendo a la noche,
    en plena "libertad"

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No voy a esas cenas, en realidad no recuerdo haber ido nunca, la verdad que cada vez soy más antisocial. No soy una ONG para tener que estar aguantando las chorradas de otras personas, y ya de paso a otras personas les evito tener que aguantarme a mi.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Jo vaig deixar d'anar-hi a la segona que es va convocar. La primera vaig pensar que n'hi havia que semblava no haver sortit mai, a la segona ja vaig desistir... i no en varen veure el pèl mai més.

    Petonets, Xavi.

    ResponderEliminar
  11. Te invito a cenar a casa. Los dos solos. Dos velas en una gran mesa, con o sin mantel. Música de fondo, clásica a ser posible, pero tranquila seguro. Comida suficiente para repetir. Callados, no habrá mucho que decir. Cuando hayas comido y bebido lo que hayas querido, te invito a marcharte. Esperaré al día siguiente para leer tus escritos.

    ResponderEliminar
  12. Toro, no podría haberlo descrito mejor. Sin ir más lejos, hoy me han contado anécdotas de una de estas reuniones, que son más bien pesadillas.

    ResponderEliminar
  13. Ay, y yo apuntándome a comidas con lo entretenido que parece esto de las cenas.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Las personas somos incoherentes, Torito. Y encima los desmadres son una constante, cuando crees que es lo que hay que hacer. Si fulanito lo hace, yo más, no? En fin, no todos participamos de esas cosas.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  15. Me han contado que por aquí (Zaragoza), anoche, no había forma de encontrar un taxi.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Son jodidas las manos del alcohol
    Se despiertan los demonios y lo ridículo al mismo tiempo
    Tu cuerpo deja de obedecer y se manda a cualquier cosa
    No sabés que decís y que hacés
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Ya están empezando con ellas , para que les dé tiempo cenar antes de la Nochebuena, ¿Qué sentido tiene eso?

    ResponderEliminar
  18. Ay Dios, ya vamos acercándonos a las cenas de empresa, qué miedo ¿eh?

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Hablando de fiestas y celebraciones, Feliz Santo, que este día te colme de alegría buena compañía y regalos.

    Un besazo y un abrazo de osa.

    ResponderEliminar
  20. Das testimonio poético de nuestra época.
    Ya se los ve por aquí también.
    Las veces que me ha tocado ser partícipe, prefiero que sea cuanto antes (de navidad) y que sea corta, rápida, y se me involucre lo menos posible.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Ya es hora de ir enfilando a la cabaña del bosque.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. jajajaja, siiiii , me han contado ( nunca fui a una de esas fiestas, había que comprar ropa especial ) pero lo que escuchaba al otro día de boca de mis colegas era de locos

    ResponderEliminar
  23. Las cenas de empresa las carga el diablo…
    No sé el motivo pero aparte de los “desesperaos” a los q no dejan salir en todo el año…siempre hay “graciositos” que esa noche se vienen arriba.Ambos colectivos logran alcanzar similares cotas de patetismo.

    Algunas personas normales quedan…😂

    ResponderEliminar

Vuelvo a moderar los comentarios.
Ha regresado la loca y está peor que nunca.
Dentro de ella viven todos los demonios.