15 de octubre de 2014

MI ÁRBOL PREFERIDO

En las calles y casas
de mi infancia
viven ahora
como si fueran
los amos del tiempo
otras personas y familias
que las compraron
hace no se cuanto
y paso ante ellos
y no me saludan
y siguen hablando
como si yo no fuera nadie
y luego se despiden
y entran en mi casa
y en las casas de mis amigos
sin ningún pudor
pisando mis recuerdos
con sus zapatos groseros
profanando impunes
los sagrados templos
de mis más tiernos latidos
y entonces me alejo
con ánimo abatido
y me cobijo
bajo la amable sombra
de mi árbol preferido
y lo acaricio con ternura
y le digo que ha crecido mucho
y que es un árbol muy hermoso
y como si fuera un milagro
él me reconoce
y late acelerado su tronco
y se estremecen sus ramas
y se conmueven sus hojas
y entonces lo abrazo
con desbordado cariño
lo abrazo
roto y emocionado
lo abrazo
con todas mis fuerzas
mientras brotan
desde mi corazón
como mágica lluvia
del tiempo que fue
mil lágrimas huérfanas
que inundan
mis ojos de niño eterno.

79 comentarios:

  1. Es cierto... es muy rara la sensación de pasar por la casa de mi infancia... Es verdad que la siguo sintiendo mía, e invadida de intrusos.
    Me gustó este texto
    Mueno...
    Jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A mí también me pasa, cada vez que voy a mi pueblo natal paso por la que fue mi casa y veo el bloque de pisos que hay ahora y, a pesar de que me marché con 7 años, me siguen asaltando algunos recuerdos y mucha nostalgia.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Infinito... Gracias! Pero podemos hacer un breck al abrazo cuando tenga que ir al baño?

    ResponderEliminar
  4. Yo también me acuerdo es más; como soy más viejo que tú, recuerdo que la calle era de tierra, ni asfalto ni hostias, y no veas cunado llovía el barrizal que se formaba. Por cierto aunque no venga a cuento, como sigo viviendo en la misma ciudad pero en distinto barrio, hace tiempo atrás en la puerta de la casa que nací se lió un tiroteo de cojones; igual hasta desciendo de mafiosos: vete tú a saber.

    Un abrazo TORO.

    ResponderEliminar
  5. Si supieras que he tenido los mismos pensamientos que tú cuando paso o pienso en mis casas anteriores a la actual...
    Qué tierna la parte del árbol!, me ha encantado Toro.

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla!
    Me tocaste el alma Torito...el domingo ppdo, pasé por la puerta de mi casa de infancia, fue desolador, tu poema me trajo mil recuerdos.
    Te dejo mi abrazo grande y cariñoso como el que le diste a tu árbol.
    TKM

    ResponderEliminar
  7. La primera casa en la que viví era un trozo de palacio del SXX. Lo habían convertido en viviendas individuales muy espaciosas. Me recuerdo jugando en el cierro, con mi triclico a toda velocidad por el infinito pasillo. Con mi peto acuadros acampanado. Nos fuimos mas cerca de la playa, mas sano que las callejas del centro. No lo echo de menos. Lo que vino despues estuvo bien.

    ResponderEliminar

  8. Recordar así es hermoso...
    y esas lágrimas abrazado a tu árbol... un momento único.

    Yo, a veces, tengo la sensación de no haberme ido... pero no tengo árbol al que abrazarme buscando consuelo.

    Un recuerdo y un poema preciosos.

    Beso... y gracias por compartir...

    ;)

    ResponderEliminar
  9. La casa de mi infancia aún está intacta, allí nací y crecí, sigue siendo nuestra, heredada de nuestros padres, como dices en tu entrada, se le tiene cariño, por eso te entiendo perfectamente, entiendo que vuelques tu cariño en el árbol que aún queda de cuando eras niño.
    Dices en tu comentario que la mente es una dictadora, no creo que lo sea, podemos someterla, ella guarda nuestros recuerdos, esos que tu añoras y que echas de menos.
    Tú te ves en mi poema y yo, en tu caso, me vería en el tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. y aunque fueras no nadie igual ni te saludaban
    cosas de la ingratitud, más que de la niñez

    pero malos, malos, muy malos. búscalos mejores, que haberlos, haylos


    besos, Toro

    ResponderEliminar
  11. yo he encontrado mas confort con un árbol que en mi propia casa, llena de "malvibra" y gente "chirria".

    ¿Será porque no es nuestra casa?

    En fin.

    Saludos, Toro!

    ResponderEliminar
  12. Qué hermosura has escrito...los sentimientos honestos del corazón siempre llegan al de quienes empatizan en cierta forma con ese sentir.
    El alma de un niño guarda tantas cosas...
    Tu árbol es afortunado al tenerte, y tú al poseerlo a él.

    Abrazo grande y emocionado,amigo.

    ResponderEliminar
  13. Necios, insensatos, no saben lo que se pierden. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Eso es lo que importa, las cosas que amamos y nos aman, como el árbol,ese nunca te va a decir nada malo...ni bueno...
    Pero hay que tener cuidado, los malos andan matando escalibures por doquier:(
    Salud

    ResponderEliminar
  15. Hace unos años fui a cuba despues de 14 años sin ir, y no pude evitar pasar por la casa de mi infancia...

    tuve muchas sensaciones

    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
  16. Ese árbol amigo, gurda tu infancia, en sus huellas de savia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Sin duda es lo más hermoso, honesto, desnudo y cercano que te he leído... El árbol...son las raíces... Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Tens un do: em treus llàgrimes i somriures de llocs que creia que eren estèrils, fins que et vaig conèixer.

    Un petó, nen.... :-)

    ResponderEliminar
  19. No vas a comparar la sensibilidad de un árbol con la de esos cafres.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Me gusta, cuantos recuerdos y cuanta nostalgia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Precioso,tierno,desaforado tu lirismo...amo a los árboles,hace mucho que no veo la casa de mi infancia y supongo que cuando lo haga abrazaré a los árboles de Judea que plantó mi padre y que llenaban mi ventana de abejas e intenso rosa en la primavera.Me habias desaparecido,me asusté de nuevo,gracias por estar y por regalarnos tanta belleza.Besos***

    ResponderEliminar
  22. ¡ Qué hermoso y nostálgico¡¡ Volver al lugar donde nacimos siempre nos vuelve un poco triste porque recordamos al niño qu fuimos y que no volverá más..
    un beso

    ResponderEliminar
  23. Volver a los lugares que hicimos nuestros a base de habitarlos y ver que ya sólo nos pertenecen en el recuerdo.
    Y lo bien que lo cuentas tú, que me has emocionado.
    Beso grande :)

    ResponderEliminar
  24. Que árbol más bonito tienes, pero cuentas una triste historia de muchos tristes habitantes de este mundo. Volver a las raices a veces hace que afloren demasiados recuerdos que siempre deberían ser felices y no tristes.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  25. Y a mi que me da que el árbol eres tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Me has acongojado Toro. En mi caso, no vive nadie, está cerrada con todos los recuerdos...
    No se que es peor...
    La vida sigue y los recuerdos se pasean con nosotros.
    Mejor tener recuerdos hermosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Xavi, y ¿no te entran ganas de subirte al árbol en vez de tantas caricias?

    Lo digo porque a lo mejor desde allí ves una perspectiva más bella,
    y nadie podrá pisotearte ningún recuerdo.

    Un beso.
    Son tuyos , Xavi, no de esas personas, un beso.

    ResponderEliminar
  28. La amable sombra un día se irá, Xavi, y solamente verás el sol.

    Bs.

    ResponderEliminar
  29. Mi "mágica lluvia del tiempo que fue" también ha brotado...

    Me has emocionado, de lo mejor que te he leído.

    Gracias.

    Besos desde aquella infancia que se nos fue...ya casi no queda nada de nosotros...

    ResponderEliminar
  30. Te dejo esto aquí, Xavi, porque no tengo ganas de comentar ahora nada más.

    "Se me van muriendo mis mundos , uno tras otro, me pregunto qué pasara cuando se muera el último mundo en el cual vivo ahora, y quizás ya no quede nada para construir otro nuevo, porque esos árboles talados de mis sueños perdieron ya todas sus raíces. No lo sé "


    Un saludo TORO.
    Gracias por tu visita a mi blog.

    Feliz semana, amigo.



    ResponderEliminar
  31. Uy, no es buena idea volver a la infancia. Me falta demasiada gente ya.
    Tampoco está el árbol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. El árbol como símbolo de la amistad y la pureza de la infancia. Me gusta, Toro: te veo positivo hoy.

    ResponderEliminar
  33. Ahora echo más de menos a mi árbol.
    Me has emocionado. Te doy un abrazo largo si me dejas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Me equivoqué de estrofa...
    ;-)

    Retomo.

    Me gustó desde ese primer día, cuando va y de tus manos llueve vida, infancia (ya sea maltrecha) y poesía...

    "Encara veig a vegades,
    de vegades veig encara
    els meus ulls d’infant que busquen,
    més enllà del glaç del vidre,
    un color a la tramuntana.
    M’han dit les veus assenyades
    que era inútil cansar-me;
    però a mi un somni mai no em cansa,
    i malgrat la meva barba
    sóc infant en la mirada.
    A vegades veig encara... vida, vida!

    Te queda ese alma de niño...
    Abrázala mientras puedas.

    Hoy viste de árbol, mañana quien sabe. Abrázala.

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  36. Si, es un sentimiento que no se puede ocultar, que la casa donde has nacido no puedas entrar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Me gustaría saber quien vive en la casa que tu habitas ahora,
    ya por curiosidad , Toro.

    ¿algún fastasma del futuro?

    O tú en estado de adulted,

    Besos, Xavier.
    Ya te estás andando por las ramas.

    Por lo menos intentas subirte a árbol ese.

    ¿quien sabe?, a lo mejor consigues convertirte en viento y que nadie te pise ni en el presente , ni en el futuro, ...

    Feliz noche, Toro.
    de vez en cuando mira a alguna estrella, te sentará bien en el fresco de la noche...
    Un saludo cordial, Torito.

    ResponderEliminar
  38. Me gustaría saber quien vive en la casa que tu habitas ahora,
    ya por curiosidad , Toro.

    ¿algún fastasma del futuro?

    O tú en estado de adulted,

    Besos, Xavier.
    Ya te estás andando por las ramas.

    Por lo menos intentas subirte a árbol ese.

    ¿quien sabe?, a lo mejor consigues convertirte en viento y que nadie te pise ni en el presente , ni en el futuro, ...

    Feliz noche, Toro.
    de vez en cuando mira a alguna estrella, te sentará bien en el fresco de la noche...
    Un saludo cordial, Torito.

    ResponderEliminar
  39. Bueno yo puedo entrar en la casa donde naci,pues alli vive mi hermano,pero es que tuve una infancia muy rara,hasta los 10 años que falleció mi papá muy feliz, luego fue muy feo todo,no me apetece mucho ir por la casa.
    abrazos me has hecho caer alguna lágrima,gracias también es bueno a veces

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. Es el niño que conmueve al árbol...

    Saludo enorme, hasta allá.

    ResponderEliminar
  42. Que belleza, Toro y me ha llegado al mismo centro.
    Cuándo podré visitar nuevamente el barrio y el árbol del parque, estará todavía...

    Abrazos y linda semana.

    ResponderEliminar
  43. Pues si es una sensacion rara...
    Pero siempre es mejor guardar el recuerdo.
    Yo compre la casa que fue de mis padres a los nuevos dueños...y nada fue igual...
    Besos

    ResponderEliminar
  44. Eres, siempre serás, un niño eterno...ese que late en tu interior...y eso es hermoso, sin duda...como tu corazón...un abrazo desde el tronco del árbol ancestral que nos une, amigo Tatanka

    ResponderEliminar
  45. Es que, cuando sale el niño que tenemos, que fuimos, llegan también los recuerdos....a veces hermosos, a veces amargos....aaaiiins.

    Un bsss

    ResponderEliminar
  46. Esa lluvia mágica hará nacer flores, Un beso.

    ResponderEliminar
  47. Lo bueno de los que nos hemos cambiado tantas veces de casa es que ya nadie pisotea nuestros recuerdos.

    Están igual, sin pisar en ningún sitio.

    Toro, es el tiempo el que te pisa no un recuerdo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  48. Yo tambien tengo un arbol! pero se quedo en caracas... :(

    ResponderEliminar
  49. Si no queda nada que recuerde nuestros pasos es como si nunca hubieramos existido. Hay que agarrarse a ese árbol bien fuerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  50. Ese árbol en realidad es tu alma,
    bueno, algún día lo verás mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  51. Nunca dejes que ese niño que está en tu interior te abandone... es lo más bonito que podemos conservar de nuestra infancia, ese alma pura y alegre... :)
    Me ha gustado tu poema Toro, mucho...

    Montones de besinos!!

    ResponderEliminar
  52. A mi, también me ha gustado mucho tu poema.
    Creo que todos los que te hemos leído, nos hemos sentido niños,y hemos vuelto por unos instantes a la infancia.( si me pudiera quedar por un tiempo, digo en la infancia, no en tu casa...)
    Ay madre¡ con la que tengo encima y aún tengo ganas de cachondeo...
    Bss,Toro¡

    ResponderEliminar
  53. ¿Sabes una cosa XAVI? es bonito leerte en este recuerdo tuyo precioso abrazado a tu árbol, que te recuerdes así... pero sobre todo que no te haya olvidado de seguir siendo ese niño que fuiste y espero no dejes de ser jamás.


    Un beso inmeenso XAVI.

    ResponderEliminar
  54. Abrazarse a los arboles descarga la energia negativa. Hay que estar descalzo. Entre la tierra y la madera dejas lo malo. Y ellos la neutralizan. Eso me han dicho.
    Me encanta el poema. Vuelvo a leerlo.Ya es un poco mío. Besos.

    ResponderEliminar
  55. Es precioso. Mi hogar de la infancia quedó allá en el Sáhara...
    Ahora tienes que visitar el árbol donde te diste el primer lote!
    Besitoo

    ResponderEliminar
  56. Belissimo !!

    Um dos teus mais ternos e tocantes poemas, Xavi.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  57. Cuando crezcas Xavi, ¿a quien inundarás con tus poemas?

    ResponderEliminar
  58. Cuando crezcas Xavi, ¿a quien inundarás con tus poemas?

    ResponderEliminar
  59. a veces parece que entre mas "evoluciona" el mundo las buenas cosas o la educación se va minando y volviendo obsoleta

    :(

    ResponderEliminar
  60. Hermoso y nostálgico ..

    Un besito

    ResponderEliminar
  61. Me gusta ese árbol que te recuerda, y los niños eternos también.

    ResponderEliminar
  62. Mi querido Toro a veces lo que mas cerca tenemos son los que menos nos aprecian y sentimos mas abrazando a un arbol que nos ofrece sin pedirlo su proteccion y cobijo.
    Besos

    ResponderEliminar


  63. Te reconoce él tiene vida como tú y abraza como haces tú con tu ternura.
    Buenas raices tenéis ambos.

    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  64. Tus palabras si que son "mágica lluvia".



    Un beso enorme, Toro

    ResponderEliminar
  65. Que ternura desborda este texto. Nostálgico, y melancólico. Con la belleza de ese árbol mágico de la infancia que aún nos transmite su energía terrenal aún sabiendo que ya no estamos cerca.

    Besitos de luz dulce mi Toro tierno

    ResponderEliminar
  66. amé su poema, toris. Además de que el que toca es un tema recurrente en mí.

    ResponderEliminar
  67. Me voy tan conmovida como esas hojas de tu árbol preferido.

    Hoy, abrazo

    ResponderEliminar
  68. ¡Ay! Que recuerdos me trae este bonito poema, aunque algo tristes...
    Besos

    ResponderEliminar
  69. M'has fet plorar...
    És una meravella el que has escrit.
    M'agradaria usar una part d'aquest poema, fem tracte?
    Gràcies Xavi per escriure.
    Esperaré el teu permís, ara ja és massa tard per publicar, seguiré llegint.
    Rep una abraçada.

    ResponderEliminar
  70. Este poema es sublime .
    besos Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  71. Él te abraza, mi poeta realista- mágico.


    Más besos.

    ResponderEliminar