24 de octubre de 2015

LAS TARDES DE NADA

Son reveladoras
las tardes de nada.
Tienen ventanas
donde asomarse
y contemplar
hora tras hora
la oscura eternidad
y la helada soledad
que nos aguardan.
Tardes estériles
de calles vacías
y latidos sin alma.
Y después
cuando la mirada
ya no aguanta más
uno se aleja
de la cruel ventana
y se deja caer
en un rincón
con todo el peso
de la vida
y de los años
sollozando en la garganta.

93 comentarios:


  1. Beso...
    tus ojos,
    tu garganta,
    y tu alma 'Poeta'...

    :)

    PD: A pesar de... la nada y de todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. No solloces Toro hermoso, la vida es bella, pero a veces nosotros la vemos de ese modo, más cruel y fea de lo que es.
    Enjuguemos las lágrimas y sigamos adelante.
    Intercambio de abrazos? aquí está el mío mientras espero el tuyo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. No, Toro noble, eso no es cierto el parque puede estar vacío pero tu corazón está lleno de nobleza, y aunque pasees en el parque bajo la lluvia y el frío viento, en tu alma brilla un radiante sol.
    Te queremos, yo incluida, y te dejo un gran abrazo lleno de cariño que te cobije y de calor a tu alma y corazón, a la vez que tu parque se ilumina y florece.
    Hay otro para mí? yo también lo necesito.
    Ambar
    DP: este era para dejar aquí pero me adelante.

    ResponderEliminar
  4. La oscura eternidad puede estar a smbos lados de las ventanas...
    Bsos ToritoSol

    ResponderEliminar
  5. Impresionantes , ambos dos. Alucinada estoy. Supongo que estos no los habrás escrito en dos minutos, sino es para que te pongan una estatua en Barcelona , en lugar de la de Colón ;).
    Desde luego, no sé cómo lo haces, ni Lope de Vega, vaya.
    Felicidades, y a pesar de la depresión , te doy las gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste recordar a Don Rafael...

    Tal vez, Oh mar

    Tal vez, oh mar, mi voz ya esté cansada
    y le empiece a faltar aquella transparencia
    aquel arranque igual al tuyo,
    aquello que era tan parecido a tu oleaje.


    Han pasado los años por mí, sus duras olas
    han mordido la piedra de mi vida,
    y al viento de este ocaso playero ya le miro
    doblándose en las húmedas arenas.


    Tú, no; tú sigues joven, con esa voz de siempre
    y esos ojos azules renovados
    que ven hundirse, insomnes, las edades.


    Rafael Alberti


    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  7. tal cual
    así es Toro
    uno se deja caer , es una pena
    pero uno termina renunciando a vivir ( al menos yo ya lo hice)
    solo es seguir la inercia de las horas y años
    siempre el mismo horizonte imposible de cambiar , ya las fuerzas abandonaron

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pd...al menos tu guardas un otoño en el corazón
      el mío lleva puros inviernos y solo recuerdos en sepia de cuando vivía

      besitos

      Eliminar
  8. Las ventanas de nada, que metáfora más bella Toro, y esa garganta regalándonos gorgoritos...
    Un abrazo y buen fin de semana torito bravo.Muacckss!

    ResponderEliminar
  9. Me llevo tu ltido con tu permiso porque hoy estoy bastante triste y desaminada.

    A ver si así resucito.
    Bs.

    ResponderEliminar
  10. Suspiramos por los fines de semana y cuando llegan nos deprimimos en sus tardes. No sé si somos incomprendidos o incomprensibles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. No sollocéis vuestra merced, que tras la ventana amores limpios, esperan su noble presencia.
    Salutaciones.

    ResponderEliminar
  12. con un puñado de tardecicas como esas, de res,
    se cumplen todos los deseos. Absolutamente todos.


    bss

    ResponderEliminar
  13. Vengo a darte las buenas noches entre tu enredadera de tristes pero tan sentimentales como hermosos...versos...
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  14. Hoy al leerte tan nostálgico y evocador ,me has recordado a Juan Ramón Jiménez...


    OTOÑO

    Esparce octubre , al blando movimiento
    del sur, las hojas áureas y las rojas,
    y, en la caída clara de sus hojas,
    se lleva al infinito el pensamiento.


    Qué noble paz en este alejamiento
    de todo; oh prado bello que deshojas
    tus flores ; oh agua fría ya , que mojas
    con tu cristal estremecido el viento !


    ¡ Encantamiento de oro ! Cárcel pura ,
    en que el cuerpo , hecho alma , se enternece ,
    echado en el verdor de una colina !


    En una decadencia de hermosura ,
    la vida se desnuda, y resplandece
    la excelsitud de su verdad divina.


    Un Abrazo Toro-poeta.


    ResponderEliminar
  15. Toroguapo, no te apenes.

    Mira, para que sonrías: ¿qué es la nada intrínseca A ver si lo resuelves, anda ... anda ...

    Estas tardes también son buenas y necesarias.
    Y no creo que seas Matusalén, Toro, en todo caso, el peso de los años te ha dejado un corazón bello, no te aflijas ... llora si quieres ...

    Un beso y un abrazo "espachurrao", Toroguapo.
    Habrá que llamar a Justi para que te ponga las pilas :P

    ResponderEliminar
  16. A veces la tristeza se apodera de nuestro interior, pero despues pasa y dejar su huella en bella letras como la que tu has puesto.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. De esas tardes hay muchas sobretodo de domingos nublados.
    Besos

    ResponderEliminar

  18. ¡ La soledad del poeta y los versos que lo acompañan...!
    Nunca dejes de decorar tu río de la vida, con esas hojas hermosas de este otoño... un poco enajenado, y no permitas que tu vida se vaya, ni que el peso de los años solloce en tu garganta tratando de recuperar lo pasado.
    Venga Torito una sonrisa, que mola.

    Brsossssssssss.

    ResponderEliminar
  19. Toro según te leía me has transportado a una tarde de un domingo melancólico y hoy es sábado.
    Si te quiere el viento y la lluvia eres afortunado, la lluvia trae vida y el viento sueños
    tu espera a que llegue el 29 de febrero...
    besos

    ResponderEliminar
  20. A mi casi todas las tardes me resultan melancólicas. Es por eso que me vengo al blog en busca de amigos como tú, Toro.
    Y así nos pasamos cada tarde. Cuando se puede.

    ResponderEliminar
  21. ........las tarde de la nada ...tardes que se hacen noches.........porque la luz del sol las esconde para alejarlas de las tinieblas.......cuando no eres nada.......

    Un beso de nadie........

    ResponderEliminar
  22. Algunas tardes son tal cual...
    Besos, buen finde Xavi

    ResponderEliminar
  23. En esa especie de antesala del vacío brilla tu nada.
    Son una pena esos momentos en que se nos deshacen las horas como si fuéramos muertos esbozando sus primeros pasos.

    Un beso de verdad.

    ResponderEliminar
  24. Uno se aleja de la ventana para refugiarse en la más terrible soledad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Mi ventana ya está cerrada...
    Deberías buscar a alguien con quien salir a pasear bajo la lluvia...antes de que sea demasiado tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Buenas noches, Xavi TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 33

    Dejo un intento de haiku:

    Me siento feliz
    en mi rincón amable
    envejeciendo.

    Seguramente me repito con esta canción “ventanas”, pero es la que me ha venido a la cabeza.

    Besos.
    P.D.: Un abrazo para la poeta lichazul alqantar, recordando que antes ella también se encargaba de rescatar el poema del perfil.

    ResponderEliminar
  27. Hay tardes de nada, pero también las hay de mucho, no siempre llevan todas el mismo color, hay de todo un poco en esta vida.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
  28. Confieso que mas de una vez me han hipnotizado las ventanas, hoy sin ir mas lejos me he quedado mucho tiempo viendo como llovía al tiempo que terminaba la tarde...
    Salud

    ResponderEliminar
  29. Las tardes de nada. Estás inmerso en el puro existencialismo. Yo pasé por eso hace muchos años.

    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  30. Son tardes que impregnan...Una belleza de versos Xavi :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  31. Por eso hay que salir, salir, salir a pasear por cualquier bosque o parque cercano, para no caer en el rincón y volver a casa con el alma llena de luz ... Lo que describes me da un miedo terrible.

    ResponderEliminar

  32. Menos mal que en tus tardes de nada tienes un jugoso repertorio del que echar mano entre esas mil cosas que te pasaron. Además, claro, de tu lozana inspiración ( que ya la quisieran muchos vivos ) para volcarla en versos a merced de viento y lluvia.

    Un beso.

    ResponderEliminar

  33. " Pensar en mil cosas que no nos pasarán y por unos momentos sentirse bien en ese abandono " ... Este fragmento, Toro ...
    Hay quien diría que es una incongruencia. Yo lo que veo en él es que inconscientemente o no, te sale, se te escapa ( o le dejas hacerlo ) el soñador que ocultas bajo tus letras. Un muerto no sueña; no tiene con qué ni posibilidades siquiera. De tus poemas vuelan esos ramalazos de expectativas que yo traduzco como luz entre tus palabras fúnebres.
    Es una interpretación subjetiva, por supuesto, pero a la que doy el crédito que me aporta la lógica.

    Un beso

    ResponderEliminar
  34. ¡Sí, esas tardes son reveladoras!

    Besos

    ResponderEliminar
  35. La nada es tan perturbadora como el todo...quién tiene en absoluto cualquiera de las dos cosas?
    Piénsalo así.
    ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. La nada es tan perturbadora como el todo...quién tiene en absoluto cualquiera de las dos cosas?
    Piénsalo así.
    ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Qué fácil dices lo que muchos sentimos. Es como si entre todos nos leyésemos el alma y solo tu el atrevido que lo lanzara al mundo, ante la inoperancia de muchos de nosotros, incapaces de decirle al aire lo que en nuestras entrañas pesa. <3

    ResponderEliminar
  38. Te deseo con cariño aqui entre tus versos un feliz fin de semana...alegria...paz y mucho amor
    CON EL
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Sí, a veces la vida pesa. Yo lo aprovecho para meditar, ir hacia dentro

    ResponderEliminar
  40. Hoy voy a comenzar la relectura de versos, despacio, y fijándome en palabras concretas.
    Y, por supuesto, ¿cómo lo has sabido?, con mantilla y peineta, qué menos, como Dios manda, las cosas importantes, son importantes, no hay más :))

    Y ahora, Toromalo, escuchas esta zarzuela,, se acabó el asunto, a ver si te crees que te vas a librar, espera ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo te sonará ya de la jota. Te vistes para la ocasión, Torosabiondo, no de cualquier manera, y hala, a caminar por la sombra, pero de una sombrilla que es más "chic". Aprendiendo, que es gerundio, que el que no sabe, es como el que no ve: mazurca

      Y me voyyyyyyyyy, jajaja ....

      Eliminar
  41. Todos hemos vivido tardes y madrugadas de la nada, donde todo pasa y pasa y nada ocurre en nuestro interior, excepto una delicada dejadez de todo.
    Abrazos Toro.

    ResponderEliminar
  42. Hoy toca asomarse por la ventana.

    Veamos:

    La casa grande sigue deshabitada. El cielo amaneció gris. Al rato sale el sol, es domingo.

    La calla está vacía. Las campanas no han llamado a los fieles ¿Todavía existen? No huele a pan recién hecho. Si no fuera por el pájaro negro que grazna el olvido diría que hoy amaneció muerto.

    Al ratito que salga el sol puede que as flores del jardín de mis silencios se llenen de energía.

    Puede que entonces mi capacidad de asombro sea tan grande que me haga entender el porqué "alguienes" desconocidos hayan pensado en mi y me ayuden.

    Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ¡¡¡precioso!!!

      Un beso muy grande, Malque.

      Eliminar
  43. Vale, pero un ratito nada más, a levantarse que hay mucho aún que mirar con ojos de niño.
    Besitos

    ResponderEliminar
  44. Hay ventanas hacia lo incierto de nuestro hoy.

    En cada pestañeo una ventana se cierra y otra se abre sin que sepamos explicar por qué.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. La inmensa soledad que nos arrincona y nos rompe en llanto.

    Precioso

    ResponderEliminar
  46. Aun leyendo despacio, es muy intenso, Toro, voy a descansar. He guardado algunos poemas, algunos sorprendentes, y no cabe duda de las palabras que más se repiten.

    Gracias, es un placer leerte o releerte.

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  47. Anda, sal del rincón...
    Yo me asomó a esta ventana y veo a alguien extraordinario.
    En algo habrán colaborado la vida y los años, aunque pesen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Qué profundo dolor puede esconder el espacio vacío de una tarde muerta.

    Un abrazo poeta, creo que los dos lo necesitamos

    ResponderEliminar
  49. El dorado de las hojas de los árboles es muy bonito, y por un rato te alegra la vista. En esta època suelo hacer labores de tejer con lana, me distrae de la melancolía que me produce el otoño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. De algún modo vivo tus tardes de nada, que tal vez se conviertan en algo, que tú has elegido compartir, para que esa soledad que aprieta no sea tan extrema. Al fin y al cabo la ventana permanece, nosotros elegimos en cual asomarnos.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  51. Maravilloso! la soledad puede ser dura, pero en ocasiones alivia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  52. Buenoo y ahora las tardes que quedan en el sobrado invierno....
    Besos

    ResponderEliminar
  53. A ti tb te perdono y te dejo acurrucarte anda! que vaaayan mal te ha sentado el finde.. aunque ahora que lo pienso esto es del sábado así es que puede que a esta horas - estás dormido seguro:) ... bueno, te cuento al oído una cosa... cuando era peque en mi casa siempre se usaba Heno de Pravia , me encantaba hacer figuritas con los trozos que quedaban sueltos tras gastarse las pastillas y además me gustaba coleccionar los jaboncillos pequeños de los hoteles por los que pasábamos de vacaciones , montón de veces me ponía a colocarlos en la cama antes de dormirme en una caja de madera donde los guardaba.. a veces incluso dejaba algunos debajo de la almohada y por eso mi cama siempre olía a Heno de Pravia... ¿recuerdas? envoltorio amarillo, jabón verde oscuro, verde claro y a veces amarillo ( no recuerdo si sabían diferente ;) ... vale! hace algunos años perdí totalmente el olfato, no huelo prácticamente nada, vamos salvo disolventes y olores de esos fortísimos de pinturas o gasolina nada .. a veces huelo a alguien, eso es rarísimo.. en fin, que mi nariz se me ha dado de baja... pero ese olor lo recuerdo perfectamente! ... tengo colección de recuerdo de olores porque ahora huelo con el cerebro, recuerdo los olores aunque no los huela en realidad, supongo que por eso me salido lo de Heno de Pravia ... ale! ya está, ya sabes por qué lo de heno de Pravia... ahora cierra los ojos y duérmete ;)

    Un beso muuy graande que mañana/hoy tengas un gran día, a juego contigo ! muaks!

    ResponderEliminar
  54. En lo personal, me gustan las tardes de nada, y hasta los días con sus noches
    abracín

    ResponderEliminar
  55. Ahora mismo aquí llueve...y se está bien en casa con la lluvia repicando en los cristales.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  56. Una preciosidad, querido, una hermosura para los sentidos... buena semana

    ResponderEliminar
  57. Tardes vacías, esa sensación de nada suele apoderarse de mi ánimo sobre todo los domngos por la tarde y en esta época que anochece en seguida aún más.
    Es mejor el parque, en esta época da gusto pasear con la simple compañia del crujido de las hojas, el olor de la tierra húmeda y el cielo cubierto. Habrá que aprovechar lo bueno que nos ofrece el otoño.

    Besos

    ResponderEliminar
  58. Quiero desearte un feliz dia ...rebosante de paz y alegria para que nos deleites con tus versos ...como tu los escribes siempre tienen su hermosura y esperanza
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  59. Una estación que hace de ti un poeta más hermoso. Me encanta leer todo lo que escribes, sin importar los matices a tristeza, melancolía y soledad. Eso, lo hace aún más bello, porque brota esa sensibilidad que hechiza las pupilas de todos los que te leemos.

    Por cierto, me voy a asomar por tu ventana. No te asustes!!!

    Besitos de luz mi Toro bello, con mucha frescura otoñal.

    ResponderEliminar
  60. Bueno… es verdad que hay tardes así, y días enteros, estos grises que aprietan nuestros ojos con la lluvia hacen de nosotros seres meciéndonos en la cuerda floja de la peor de las indiferencias, aun estando rodeados de personas que nos quieren… al menos eso dicen.
    Venga torito, anímate que pronto llegara… la primavera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Bueno… es verdad que hay tardes así, y días enteros, estos grises que aprietan nuestros ojos con la lluvia hacen de nosotros seres meciéndonos en la cuerda floja de la peor de las indiferencias, aun estando rodeados de personas que nos quieren… al menos eso dicen.
    Venga torito, anímate que pronto llegara… la primavera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  62. Después de una tarde así no sé de dónd e sacaré fuerzas para el resto de a semana.

    ResponderEliminar
  63. El otoño alimenta la melancolia.Besos***

    ResponderEliminar
  64. Hola Torito Guapo. Hoy, aquí, en mi publo, no se ve nada por la ventana. Niebla y agua. La soledad y el silencio se adueñaron del pueblo. Sólo se escucha la melancolía del agua al estempanarse en los cristales, y en el pamimento. Buen poema otoñal.
    Abrazos y besos melancolicos.

    ResponderEliminar
  65. Bueno Toro. Mientras las mañanas llenas o rellenas no se te "revelen" la cosa no està tan mal.
    Así que anímate.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdon, quise decir rebelen . Revelarse ya te habrán revelado de todo..

      Pero otro día nos lo cuentas.
      Besos.

      Eliminar
  66. Como doem essas tarde de nada...

    Besos

    ResponderEliminar
  67. Por aquí llueve y además hace un calor de muerte que convierte el sur en húmedo y tropical. Se está bien en una terracita ,tomando una cerveza y charlando. Venga te invito. Y nos reímos un rato de nosotros mismos. ;) un beso.

    ResponderEliminar
  68. Igualito que los domingos. La nada como forma de vida.

    Beso Torosol

    ResponderEliminar
  69. Y además, ni el cristal de la ventana devuelve la propia imagen.

    Bss

    ResponderEliminar
  70. Tardes, mañavas ...
    pero también hay noches estrelladas....
    allí en el negro firmamento...

    Besos Toro

    tRamos

    ResponderEliminar
  71. Yo también me he sentido así
    pero luego si pongo atención
    escucho los delicados riachuelos
    que a la nada puebla
    el aroma a limón
    que te reconoce
    el latido del corazón
    que aun suspira
    la ventana de la vida
    muchas veces
    hiela la sangre.
    Lo he leído muchas veces
    porque me ha encantado
    el poema.
    Saludos Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  72. Hasta que empieza a escribir.


    Más besos.

    ResponderEliminar