6 de diciembre de 2016

EL COLUMPIO VACÍO

Alguien mueve
el columpio vacío
y no hay nadie
en el parque otoñal.
Es noche cerrada.
La vida aquí no está.
Sólo estamos el tiempo y yo.
Y yo no muevo el columpio.
El tiempo jura que tampoco.
Quizás algún niño muerto
se deja caer por el parque
para recordar el pasado
antes de volver a nunca jamás.

55 comentarios:

  1. Uiiii primera, después de tanto tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El niño, es el ángel que nos recuerda nuestra infancia en ese columpio vacío que a esta hora y con algo de frío nos hace estar reflexivos.

      Besitos de luz otoñal, mi Toro poeta

      Eliminar
  2. Toro Salvaje...se disfruta todo...aunque sea eso que no todos pueden ver...abrazucos y chocolates :0) 2do lugar.

    ResponderEliminar
  3. Los niños saben darnos vida en sus columpios
    Cariños

    ResponderEliminar

  4. :O

    Ahora entiendo porqué se me han quedado las manos heladas... pero tengo el corazón palpitante. :P

    Beso... nen Xavi...
    Desde mi particular 'Nunca Jamàs X'.

    :)

    PD: Me encantán los columpios! :))

    ResponderEliminar
  5. Esto no es un columpio, esto es la montaña rusa, por la mañana pasión desenfrenada sin respiro ni pausa, por la tarde el frio aire de los fantasmas del pasado.
    A ver si era un hada, tipo Prozac chiquitita, la que estaba moviendo el columpio, mira que los grandotes os perdeis los pequeños detalles.

    Ainsssssss...
    Un beso cálido que compense.

    ResponderEliminar
  6. Y quizá exista ese lugar intermedio, ese tránsito, difícil de cruzar…

    Bsoss, poeta!

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuánta tristeza hay hoy en tus versos!

    Mima el niño que hay en ti, no lo dejes solo y abrázalo de mi parte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Tu ya vives en tu parcela de Nunca Jamás, en ese mundo ya estás y es tu niño interior el que te balancea, ese que tuvo que madurar antes de tiempo.
    El Peter Pan, que solo quiere correr tras "Campanillas"
    y le ayuden a recordar los polvos que le ayuden a volar siempre,por Nunca Jamás.

    Besos de Campanillas.

    ResponderEliminar
  9. Cuando un niño no tiene quien le columpie y quiere hacerlo, el instinto le indica como impulsarse. Lo hará y sin temor, se dará muy muy alto ... hasta superar el vértigo de la muerte y la barrera invisible de nunca jamás.
    Para ese niño no hay imposibles, Toro.
    El poema, precioso. Conmovedor.

    Te doy ... un beso.

    ResponderEliminar
  10. Es triste pero muy hermoso, poeta. Nos trasladas a tus instantes: yo he sentido frío y veo al niño pero sentado en un banco con las manos entre las piernas. Me encanta el último verso.
    Besitosss

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, realmente veo como se mece el columpio en una fría noche de otoño sin que se mueva una hoja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Tú te dejas caer por el parque Xavi pero estás vivo y no estás muerto.


    Besos.

    ResponderEliminar
  13. uffffffff, prefiero que te rías de la RAE

    ResponderEliminar
  14. Pues yo creo que es el niño invisible del parque.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  15. Los columpios vacíos infunden tristeza, los niños alegría...Me gustaría volver a ser niña...Quizás al fantasma también.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. En la huerta colgado de dos grandes manzanos, había un columpio de cuerda con el tablón pintado de rojo. Cada cierto tiempo mi padre cambiaba las cuerdas y pintaba el tablón, si no llovía cada tarde al llegar del colegio, me sentaba en aquel columpio, año tras año.
    Recuerdo una tarde de octubre, la última en que me senté, maldije el destino, maldije el columpio y a él por haberse marchado, tan joven, tan lleno de amor, tan pronto
    Con el paso del tiempo se me hizo insoportable verlo allí, abandonado, a veces mecido por el viento, pensé en dejarlo morir, pero lentamente, solo y viejo, no como él.
    Sin embargo, algo cambio, llegaron nuevas vidas que hicieron revivir ese columpio, y en cierta manera la memoria de su abuelo.
    Hay objetos y lugares que nos abrazan la tristeza, nos traen recuerdos. Pero pienso que a la vez, nos hacen sentir vivos. Porque si duele es q aún late.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Yo siempre digo lo mismo. el pasado es genial para dos cosas: crecer y crear. Todo lo demás es muerte, es decir, somos seres muertos en el pasado, de un minuto al otro estamos muertos y renacemos, y lo único que vale de él es descubrir la mierda de chips que nos metimos o nos metieron inconscientemente, tener los huevos de cambiarlos y decidirnos a vivir lo que nos quede en paz con nosotros mismos y dispuestos a no repetir la mismo, eso es vida. El resto es cansino.
    Yo de fantasmas ya he tenido bastante en mi vida, como sabes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. ¿y si fuera verdad que una mano generosa movía el columpio
    y el niño, detrás, se partía de risa?
    Preguntaré. A ver

    bss

    ResponderEliminar
  19. Lo que vemos es el espejo de nuestra mente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Prefiero pensar que el niño creció , y en columpio espera la próxima generación ...

    Un abrazo ... De luz..

    Pd. La luz también se columpia, sólo que al estar en todas partes no se la ve...

    ResponderEliminar
  21. Ups! Me has sobrecogido. Descansa. Bss

    ResponderEliminar
  22. Pero...¿No le pregustaste al viento? Quizás fue él y no lo notaste.

    Saludos Poeta.

    ResponderEliminar
  23. ¿Has probado a hacer películas de miedo? Pues prueba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Y quién no te dice que el columpio se balanceaba porque en él se sentó e niño que hay en tí?ese niño que dejamos atrás porque nos imponen madurez y ya no podemos soñar?
    TAl vez lo miremos con la cara de la oscuridad y sea todo lo contraio.
    Porlo menos hoy quiero pensar en positivoBesucos

    ResponderEliminar
  25. Perdona los errores ,pero mi teclado también dejó atrás su juventud(sonrisa)

    ResponderEliminar
  26. ¿No habrá sido el anhelo del pequeño ternero, puro y aún sin cuernos?... alguien me dijo que les gusta columpiarse.
    Te abrazo a través del tiempo y la distancia, incansable poeta !!

    ResponderEliminar
  27. Buenas noches, Xavi TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 36
    :(
    Dejo un intento de haiku:

    Triste columpio
    la ventada a ratos
    juega contigo.

    Y música de la película:‘Descubriendo el país de Nunca Jamás’,
    ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ El parque ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫

    :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Hermoso y raro en su tristeza
    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Las plazas y sus juegos, en este caso los columpios, siempre nos van a recordar nuestra niñez. Dan ganas de ser niño, de vez en cuando, para, cada vez que vemos un columpio vacío, subirnos a él y gritar "¡opinen, malditos, no me importa nadaaa!".

    Pero a medida que crecemos se nos van encogiendo los huevos.

    ResponderEliminar
  30. Una imagen melancólica pero muy bella.
    Con luz de luna.
    Besos

    ResponderEliminar

  31. Nunca se van, Toro; nunca lo hacen.
    Van y vienen por la vida a su antojo y a veces ... nos dictan poemas, miradas y sueños.

    Buenos días

    ResponderEliminar
  32. Creo que casi todos tenemos una imagen de un columpio, unos vacio con él sin nadie y otros con el de un pequeño sonriente lleno de júbilo .Según en que momento tenemos la visión nuestro corazón se llena de añoranzas o se estremece con una sonrisa que nos llena la mirada de LUZ.
    Yo, particularmente me veo en él balanceándome , subiendo alto ....muy alto!!!
    BUenos dias Toro
    Besotes

    ResponderEliminar
  33. El columpio que se aburría allí y empezó a moverse para ver si algún niño se animaba a ir al parque
    Besos y ánimo, yo que pensaba que seguías con tu pasión matinal..

    ResponderEliminar
  34. Pues si... un cierto escalofrío por el inquietante momento si que te da.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  35. Quién no ha visto alguna vez balancearse el columpio de la infancia?
    Es un adiós pasajero y aparente porque dentro llevamos ese país de nunca jamás al que, aunque sea por instantes, siempre volvemos...
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Si algo demuestra la decadencia de esta sociedad es la falta de niños y sus sonidos. Qué tristes esos columpios vacíos.
    Un abrazo, Toro

    ResponderEliminar
  37. Una visión triste del Otoño frío.
    Acá casi Verano las niñas y niños llenan las plazas felices, ya han salido de vacaciones del colegio
    La vida es mucho más linda con sol, con niños y sin colegio...como dice el poema.
    Un abrazo grande ya te tocara el Verano por allá.
    mar

    ResponderEliminar
  38. Hola Torito. Tal vez era el aire que al ver la soledad de la noche con el columpio sin ningún niño disfrutando de él, lo movió para hacerse la ilusión de que en él había un niño. Tal vez eras tú ese niño en tiempos pasados cuando tu madre te columpiaba y tú reías y reías con la inocencia de un niño.
    Un abrazo enormeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  39. Siempre un niño en el paisaje...abrazo fuerte***

    ResponderEliminar
  40. Cuando la ilusión se desvanece los sueños se esfuman...

    Precioso en su tristeza, Toro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Pobres niños fantasmas que regresan solitarios al mundo donde ya nada tiene razón de ser.
    Conmovedor poema. Y bueno.

    Bss.

    ResponderEliminar
  42. Tal vez el columpio se mueve sólo por el viento. Ni el tiempo, ni tú, ni un niño que se fue. Porque ese niño ya hombre puede que sea quien mira el columpio vacío, pero lo ves demasiado lejano para ello.

    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Yo también tenía un columpio. Nos divertíamos tratando de agarrar a las palomas del tejado de mi casa.


    Cucurrucucuuuuuu paloma.

    ResponderEliminar
  44. Profundo, tierno y triste a la vez. Todos los que nos columpiamos alguna vez tenemos nostalgia de ello. Abrazo

    ResponderEliminar