10 de diciembre de 2016

RECUERDOS 2

El primer sábado de cada mes
aparecía el hombre
de los malos presagios.
Siempre a la hora de comer.
Sonaba el timbre
y una angustia profunda
nos recorría a todos por dentro.
Era un hombre pelirrojo.
Siempre sonreía.
Supongo que para compensar.
Era el cobrador
de seguros "El Ocaso".
O sea el "de los muertos".
Cuando aparecía
la vida se volvía frágil
y el día de repente agonizaba.
Entonces se pagaba en efectivo.
Le dábamos el dinero
sin apenas abrir la boca
y el hombre pelirrojo
nos daba a cambio
un recibo pequeño y blanco.
Pequeño como un nicho.
Blanco como un sudario.
Cuando se iba dejaba un silencio.
Un silencio que duraba un buen rato.
Había venido el hombre de los muertos
y ya hasta la comida sabía a cementerio.
Yo creo que nos miraba
y calculaba sin apenas equivocarse
cuánto tiempo faltaba
para que rotos y devastados
hiciéramos uso entre lágrimas
de su escalofriante y desgarradora póliza.

76 comentarios:

  1. Habrà quien no tenga dinero ni para pagar ese " seguro ".

    Me pregunto si los quemaràn a la " antigua" para ahorrar en crematorios.

    No lo se Xavi.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola, creo que existe un servicio funerario municipal para esos casos, o al menos eso me contó hace años un chico que trabajaba en eso

      Eliminar
  2. Vaya tostón verificar la imágenes para asegurar que una no es robots.

    ResponderEliminar
  3. Solo leí el título. Tampoco llegue primera. Na... un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Nunca entendí lo de pagar el entierro por adelantado.

    Maravilloso poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese niño que protagoniza los recuerdos dan ganas de abrazarlo, tiene una sensibilidad exquisita y el modo en que expone los hechos conmueve.

      Eliminar
  5. Lo importante es que estés vivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. "Pague ahora, muerase después? ¿Pa' qué enrrollarse en eso? Que lo paguen los que se quedan que para eso se es familia y nos quisieron "retiharto"


    Besos de sábado de gloria bendecido con hilitos de color.

    ResponderEliminar
  7. Yo este año le pido a tú tan poco querida Navidad, a mi no me molesta reunirme con la familia...(partiendo de ahí), que me traiga buenos recuerdos,.... los malos por desgracia ya los tengo. Igualmente.

    Es un día más nada más en el calendario y un ardiente deseo de que algo bueno pase.

    ResponderEliminar
  8. Un recuerdo bastante fúnebre.
    Como Ilduara no entendí eso de pagar en vida la muerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Los muertos no pueden pagar la muerte ( se tienen que encargar los vivos) aunque sea con los dineros del " muerto".

    Toro. Te iba a pedir de premio una cena en un restaurante caro con vistas al mar pero me lo he pensado mejor y te pido una botella de buen vino XAvi.

    ResponderEliminar
  10. Qué horror...traumatizante!
    : (

    "Pequeño como un nicho.
    Blanco como un sudario."
    Uffff

    Un beso vivito.

    ResponderEliminar
  11. Por favor a ser posible para bebermela y no para que me la estampes en la cabeza...¿ podrà ser???...

    ...(?)

    Besos Gratis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una botella de Sangre de Toro para ti.

      Besos.

      Eliminar
    2. Pues espero que no esté rellena de tu sangre Torito.

      Y sea fruto de uvas...

      Gracias.



      Eliminar
    3. Pues espero que no esté rellena de tu sangre Torito.

      Y sea fruto de uvas...

      Gracias.



      Eliminar
    4. Pues espero que no esté rellena de tu sangre Torito.

      Y sea fruto de uvas...

      Gracias.



      Eliminar
    5. ( Torres )Haciendo patria, eh Toro

      Eliminar

  12. El que venía a mi casa era el de "Santa Lucía".
    Era moreno, con bigote, cojo y siempre con pantalones grises y una mariconera negra como caja registradora portátil.

    Mi madre sigue pagando por mí a sus 84... una tradición familiar.

    Creo que puedo morirme tranquila varias veces...

    Beso...

    PD: Morirse puede ser caro y más para las familias modestas que vivían/viven al día...

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Car...ísimo !!
      Me tocó hacerme cargo de arreglar con la funeraria y el seguro los gastos cuando lo de mi madre. Me quedé tan asustada que solicité (in situ y en caliente ) entrar en el club de los previsores. Menudo pancho que dejaríamos si no ...

      Toro, ese plural en el poema ... y los niños tan receptivos ellos que todo lo absorben ... por ahí que he comprendido de donde le viene la raza al galgo.
      El poema me gustó. Te trasparentas en él.
      Un beso.

      Eliminar

    2. Lo cierto es que de esa manera previsora se paga por un óbito una cantidad con la que se podrían costear varios, pero mi madre es muy cabezona...

      Cuando ella deje de pagarlo... no sé lo que haré, pero en principio mi opción es no seguir haciéndolo.
      Aunque lo cierto es que si no sigues, que yo sepa, no hay manera de reclamar lo ya apoquinado o, por lo menos, una parte. Tampoco si tu entierro es más barato que lo que en su día ya diste, no te devuelven nada una vez sufragado el gasto si éste es menor. Y si te pones en manos de abogados para reclamar, supongo que al final viene a ser "lo comido por lo servido".

      Un entierro medio ronda aquí los 3.000 €.
      Una incineración unos 1.700/2.000 €.
      Para los que no tienen medios (esto hay que certificarlo), puede haber un entierro municipal.
      Lo tienes que solicitar en el mismo momento del fallecimiento en los 'Servicios Sociales', se ajusta a un procedimiento/canon (si no recuerdo mal en una fosa/nicho común) y te tienes que atener a él, el coste para el ayto. hace unos años rondaba los 400/500 €. Ahora supongo que habrá aumentado algo.

      En el 2011 el morirse encareció porque al iluminado de 'Rajoy' se le ocurrió la feliz idea de aumentar el impuesto a aplicar al 21 % de IVA.

      Seguramente la opción más barata es donar tu cuerpo a la ciencia, pero no siempre eres un cuerpo idóneo como candidato a ello (por ejemplo, es incompatible donar órganos con donar el cuerpo, o lo uno o lo otro; tampoco tener según qué enfermedades, etc.).

      Abrazo, Juncal!

      Eliminar
  13. Nunca he tenido un seguro de esos, pero viendo el lado positivo ese cobrador nunca deseaba la muerte de nadie.
    Este poema me ha impresionado, porque las palabras son imágenes con una nitidez que sobrecoge
    Un abrazo (con virus del resfriado común)

    ResponderEliminar
  14. Qué visita más siniestra y a la hora de comer, para colmo.
    "El Ocaso", siempre ponen esos nombres entre sugerentes y desagradables.
    Los sábados no eran tu día, me parece.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Ea, ea, ea, ya pasó, Toro.
    Eres muy sensible.
    :)
    Ahora, recuerda algo que te pareciera bonito ¿vale?
    Seguro que lo haces ...
    Por ejemplo, que eres, ahora, un Toroguapo ...
    :)

    Un beso, Toroguapo.
    :)

    ResponderEliminar
  16. muy bonitos versos.
    feliz nueva semana
    saludos

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes, Xavi TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 16
    :)
    Sí. Me has traído un recuerdo que a veces he comentado.
    También pasaba los sábados, al mediodía. Por hacer una adivinanza, diré que en nuestro caso , la compañía llevaba el nombre de una santa que lleva los ojos en un plato(*).
    El cobrador era vecino, y por lo tanto, conocido.
    Recuerdo que uno de los días coincidió que estaba una amiga, que después de la llamada en la puerta, y oírnos con la mayor normalidad que era para ‘pagar los muertos’ alucinó más por la despedida. Le dijimos “Adiós, Carrillo”. Ella, entendió ‘cariño’ .
    En fin. Lo de pagar el entierro desde el nacimiento es uno más de los horrores a los que nos tenemos que enfrentar los que no queremos deber nada a nadie, ni dejar problemas cuando faltemos.
    El caso es que en realidad, es un optimista seguro de vida para los pobres, pues hay la creencia de que “cuando te borras”…
    :)
    Abrazos.
    P.D.:(*)La solución la ha aportado X

    ResponderEliminar
  18. Ni ahi
    Yo pague incineracion y ya, de regreso a la naturaleza y sin complicaciones para los deudos (???)
    Buen fin de semana, por aca el calor se empieza a sentir
    Cariños

    ResponderEliminar
  19. Dejas tus huellas de recuerdos personales aquí en tu blog.

    Compartirndo esa parte íntima de tu ser.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Nunca llegaré a entender cómo hay gente que se esté pagando su propia muerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Me has recordado que en casa de mi mamá el número de teléfono era muy parecido al de una funeraria y muchas veces llamaban de madrugada ...y yo como me levanto dormida, contestaba antes del segundo ring, creo que despertaba cuando pedían el servicio!💀

    Besos muchos 🎅 =))))

    ResponderEliminar
  22. Es lindo disfrutar historias de otros...Toro Salvaje...me encantó...desde acá...recibe un fuerte abrazo...unos chocolates Ferrero Rocher...y mi silencio...mientras degustamos de una tarde maravillosa con viento a nuestro favor...y brisa suave...abrazucos chicuelo
    :0)

    ResponderEliminar
  23. Según cuentan, a casa de mi abuelo también venía el del ocaso. Era un señor feo, muy feo.
    Mi abuelo le tenía una manía inexplicable porque realmente el señor no le había hecho nada. El buen hombre un día, por hacerse el gracioso le dio un susto a mi madre que salió despavorida llorando.
    Mi abuelo, hombre sumamente afable, aquel día canalizó su ira inexplicable contra ese hombre. Le gritó: con lo feo que es usted y las cosas que viene a vender como se le ocurre hacerle miedo a la chica.
    Mi abuelo, bonachón a más no poder, hasta que se murió recordaba con vergüenza aquella reacción de aquel día. Todos le tomabamos el pelo.Y que hoy me han recordado tus versos.

    Un abrazo
    del hermanico del chicodelaconsuelo.

    ResponderEliminar
  24. Yo nunca he tenido un seguro de esos ¿No voy a tener un dinerito ahorrado para que me incineren?
    Siempre me ha dado un cierto repelús eso de estar pagando toda la puñetera vida, el tio recordándote la muerte cada mes, es como cuando en el cole me decían los curas meneando la cama en el internado cuando oían un ruido sospechoso, "Hermano, morir abemus" yo me cagaba en todos sus muertos y seguía con lo mio...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  25. Me ha asombrado tu forma de describir ese momento donde "" el de los muertos venia a cobrar"" en mi casa era mi abuela la que se hacia cargo de ese recibo y prácticamente has narrado momento por momento y ademas venia en sábado cuando estabamos comiendo.Cuando lo he leido , he reconocido lo macabro que podía llegar a ser.
    Besotes Toro un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  26. Parece el comienzo de un cuento de Navidad...
    Las que llevan mi póliza son unas chicas muy majas...Las cosas han cambiado.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Hay recuerdos que se quedan impregnados en la piel ...del alma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Cuando llegue el momento dejemos que hagan con nuestros restos lo que quieran al fin y al cabo ya no nos enteramos.
    besos

    ResponderEliminar
  29. No podías estar más acertado.
    Un beso, Toro

    ResponderEliminar
  30. Mi madre tiene 73 y su madre empezó a pagarle el Ocaso a los 5 años. Yo siempre le digo que lleva pagado su entierro y el de toda España. A mí me quitó cuando viene a Viena porque me cabreé y le dije que no sabía dónde iba a morirme.
    Yo es que tengo una fijación desde hace muchos años: quiero ejercer de perchero a la entrada de un cálido hogar , si es que existen.
    Si tú fueras un jovencito me ofrecería a ser tu perchero. Podrías vestirme de Gracita, del jovencito Frankenstein, hasta de Robert de Niro en Toro Salvaje, yo encantada con tal de jugar hasta después de muerta. El problema es que tú , seguramente, la palmarás antes que yo, carquilla.
    Pd- Me encantan estos poemas sobre tus recuerdos!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Un vecino me contó que ya ha comprado su velorio, su ataúd, su entierro y su nicho. yo me reí de él. Y le pregunte cómo los del seguro se van a enterar de su muerte. pues vive solo y no tiene amigos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  32. En mi casa nunca se pagaba eso, seguramente sería por evita esas situaciones que sé que ocurrían en los lugares que pagaban esa póliza.

    ResponderEliminar
  33. Éramos, en realidad más o menos camuflada, hijos dilectos de la Era Póliza.
    Si no El Ocaso, los aún más escalofriantes Seguros Santa Lucía, o La Estrella. Lo mismo da, jota que bolero.
    En mi casa esas cosas no existían
    Acabamos muriendo todos. Sin previo aviso y sin pago en diferido.
    Virgencica del Pilar, la magia de las pólizas!!!!


    bss

    ResponderEliminar
  34. Pues a nuestra casa, cada comida venía la señora Ángeles vecina del tercero, que no era precisamente la alegrìa de la huerta y nos amargaba las lentejas...
    Ella se iba feliz como unas castañuelas y a nosotros nos dejaba con un vaso de bicarbonato entre los dedos.
    Osea magico, que no sé que es peor la Ángeles o el pelirrojo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Cuando se iba dejaba un silencio.
    Un silencio que duraba un buen rato.

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  36. Era así cómo dices.
    Y lo peor es que muchos seguimos cómo en su día hicieron nuestros padres.
    Para que luego digan que las cosas no se nos pegan...
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Mejor que pasen las facturas directamente por el banco. ;P

    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  38. Holitaaaaa. Pues yo sé de una muy cercana que tuvo que apoquinar 6000 leuros a tocateja por no tenerlo cubierto (en esos momentos se aprovechan de ti los jopú) . Mi padre contrató después de que tuvieran que hacer una colecta para pagar el entierro de la mujer de un compañero de trabajo...
    Pero vaya que veo que estamos de fiesta por aquí eh? Jajjjajaja
    Besitos mi Torito

    ResponderEliminar
  39. Escribir sobre experiencias de uno mismo suele ahuyentar fantasmas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Qué desagradable el pelirrojo que iba a la casa el Domingo,y a la hora de comer ,cuando más lejano se está de esa "losa".
    No me extraña que ahora todo se haga por el banco.Yo también recuerdo ,por edad,que los cobradores venían a casa y daba igual que fuera para cobrar el agua que la lápida.Uffff,qué feo el hombre pelirrojo
    Sonrisa,pero con cautela
    Besucos

    ResponderEliminar
  41. Hay gente que se cabrea por llevar muchos años pagándolo. La alternativa no es muy atractiva.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. es mejor recibir esa vista y tener el recibo en tus manos.... es una inmensa tranquilidad
    besos

    ResponderEliminar
  43. El niño que habita en tí, es un dulce poema de mirada cándida.
    Un besote


    ResponderEliminar
  44. Una vez vino a casa de mi abuela (el de "la muerte"), mi tía se lo había mandado, porque según ella era toda una tranquilidad tener pagado el entierro.
    Mi abuelo lo echó a patadas...
    Me reí mucho mientras mi abuelo me miraba de reojo y gritaba: a la vida, a la vida hay que apuntarse!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  45. No podía dormir, me he venido a leerte y me ha dado un escalofrío... ( está fantásticamente bien escrito esto XAVI ) yo nunca vi a ese tipo de personajes rondando mi casa, pero si siendo niña alguien hubiera venido a cobrar el recibo de la tumba de alguien querido para mi creo que me traumatizaría para toda la eternidad... por qué gastaremos tanto dinero en algo que en realidad no sirve para nada ... a mi padre que afortunadamente es la única persona querida para mi que se ha muerto sin tener que hacerlo en el último sitio q le busco es en el cementerio ... ¿para qué las lápidas habiendo mar y monte ? .. no sé, no me hagas caso es que hoy Morfeo se olvidó de mi ; )

    MmuaaaaksS!

    ResponderEliminar
  46. Recuerdo que a mi casa también venía con el talonario de recibos...
    Jamás le daba importancia a aquella visita cada poco- ignoraba si era mensual o cada cuánto tiempo-de aquel vecino del barrio, padre de una amiga que más tarde se hizo repartidor del círculo de lectores y me traía los libros que pedía yo.
    Pero aquel entonces de " el del Ocaso" me pasaba desapercibido hasta que un día pregunté...
    No entendí el tener que pagar toda la vida para morir, me pareció una burla, sobre todo cuando al fin llegó la muerte, por primera vez, e hizo que todo pareciese una burda y cruel obra de teatro.
    Ella, la muerte, siguió cebándose de nuestros bolsillos hasta que se llevó a la pagadora..
    Sé que todos mis hermanos continuaron el ritual, pero yo me negué a engordar a ese ente terrible.
    Cuando muera, por egoísta que suene, ya harán los míos lo que les plazca. Ya no seré más que recuerdo, así que sólo espero ser de los buenos, de los que da gusto recordar y destilan cariño.
    Además, no quiero nichos ni nada...uffff qué repelús. Paso.
    Caaray, me he pasado tres pueblos con este comentario. Perdón, es un tema que me aturulla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Esa visita se convierte en algo que forma parte de lo cotidiano y que a su vez entre líneas nos recuerda que somos mortales y que hasta la muerte se tiene que pagar...

    Besos !!

    ResponderEliminar
  48. En este país contamos con el dinero justo para vivir, invertir en la muerte solo lo hacen aquellos ricachones que quieren ser enterrados en cementerios privados, bajo un césped inglés.
    Besos, Torito.

    ResponderEliminar
  49. De elegir me quedaría con las facturas del banco, pero que vamos hacer, pagar lo que nos pida la vida.
    Feliz domingo Toro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. A pesar del tema, me ha parecido hermosa la forma de contarlo. ¡Yo también soy de Santa Lucía!

    ResponderEliminar
  51. Mi Toro Salvaje...deseo pases por mi blog...te tengo un regalito...sencillamente va con mi alma...recogelo,
    y me harias feliz si lo colgaras en tu blog...
    abrazucos, globos y chocolates para vos...

    ResponderEliminar
  52. Creo que siempre te ha dado " yuyu" la muerte.

    Siendo niño imagino que eso es lo normal.

    A mi hubo un tiempo que no me asustaba , imagino que la deseaba ( a veces desde muy joven o casi niña) , ojalà pueda olvidar pronto ese sentimiento de deseo y vuelva el temor.

    O al menos el respeto.

    El respeto de lo que es inherente a la vida por mucho que en esta educación occidental quieran separar como cosas distintas .

    Besos y que afloren recuerdos màs bellos , sin miedos y de más alegría Xavier.

    Seguro que los tienes.

    ResponderEliminar
  53. Creo que siempre te ha dado " yuyu" la muerte.

    Siendo niño imagino que eso es lo normal.

    A mi hubo un tiempo que no me asustaba , imagino que la deseaba ( a veces desde muy joven o casi niña) , ojalà pueda olvidar pronto ese sentimiento de deseo y vuelva el temor.

    O al menos el respeto.

    El respeto de lo que es inherente a la vida por mucho que en esta educación occidental quieran separar como cosas distintas .

    Besos y que afloren recuerdos màs bellos , sin miedos y de más alegría Xavier.

    Seguro que los tienes.

    ResponderEliminar
  54. Joerrrrrrrrr como estamos. Claro que realmente pronto morirá un año y comenzará otro año nuevo.
    Yo pago lo de los muertos una vez al año. Jijijiji, sí, sí, y no me da vergüenza decirlo. Mira que si me muero y hago pagar a mis sobrinos, y si no tienen dinero les fastidio las fiestas o lo que sea. Así que nosotros pagamos y así nos moriremos más tarde porque interesa seguir pagando.
    Jajajajajaja, lo de los muertos no le puse fecha jajajajaja para ser bien revieja.
    Bello poema.
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  55. Era un pago que todas las familias tenían muy claro. Dejaban en manos de las compañías los trámites de sus muertos. Si, era una costumbre muy arraigada, aún. La muerte sigue siendo tabú.
    Muy buen texto.

    ResponderEliminar
  56. Cuando te tienes que hacer cargo de un entierro, lo entiendes todo, hasta esos pequeños sustos por plazos.
    Muy bueno.
    Sañudos.

    ResponderEliminar
  57. Los niños y el temor de perder a la madre o al padre, o a ambos...abrazo largo***

    ResponderEliminar
  58. Duro y real, aunque no sabemos lo que pensaba él ¿Qué pensaría Beso

    ResponderEliminar
  59. Pareciera que se les paga por un poco más de vida.
    Vivo muy cerca de un gran edificio de esta empresa.
    Ya ves.

    Bss.

    ResponderEliminar