11 de agosto de 2018

PECADORES

Oh hijos de Dios
sabed que la justicia celestial
no es ciega ni sorda
como la de los hombres
y por eso os digo
que al día siguiente
del Juicio Final
todos los pecadores
volverán a sus tumbas
y durante la eternidad
podrán dedicarse
en cuerpo (*???) y alma
a preparar y fundamentar
sus recursos de queja y apelación.
(Libro del Apocalipsis, capítulo 34, inédito).



(*) Posiblemente un imperdonable lapsus divino.

30 comentarios:

  1. Jajjajajaa
    Ah bueno...yo como soy hija del mar...ahí hay otra justicia...
    :P

    Un beso diablillo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  3. "...a preparar y fundamentar
    sus recursos de queja y apelación."

    A mí tener que hacer esto sí que me mataría terrenal, divina y definitivamente...
    Prefiero quedarme en el infierno de por vida (*???).
    A no ser que me ayudase (lease: lo hiciese de cabo a rabo) un estupendo, rebelde e insurrecto abogado (si aún queda alguno)... :))

    XL

    :)

    PD: (*) Sin posibilidad de error (ni humano, ni divino)... un imperdonable lapsus de mi autoría... ;P

    ResponderEliminar
  4. La justicia siempre tiene puertas de salida. La divina también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. En agosto los juzgados están bajo mínimos, el juzgado celestial no va a ser menos.

    Pones todo en solfa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pufffff, menos mal que no soy pecadora...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué aburrimientoooo, Dios mío!!!

    Prefiero la injusticia

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Mi tumba se me ha quedado grande con tanto hueso y pocas carnes...

    Tendré que rellenarla con los huesos de otras personas que estén como yo...

    peladas de carnes por tanto gusano voraz...

    Besos desde la Ultra - Tumba...


    ResponderEliminar
  9. La justicia de los hombres es muy subjetiva , le preguntaré a los gusanos...

    A ver si así me aclaran algo sobre ese concepto tan elevado...

    ResponderEliminar
  10. Si es al día siguiente no hay de qué preocuparse, no superaré el juicio FINAL, o eso espero.

    ResponderEliminar
  11. En todo caso ... ya podremos elegir procurador digo yo

    ResponderEliminar
  12. Jajajajajajaaj.

    No será ni ciega ni sorda, pero me parece un poco laxa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. In nomine Pater an Filis
    an espirictus Santis
    Amén hijo mío jjjj

    ResponderEliminar
  14. Los pecadores estarán más entretenidos que los que no tengan nada que recurrir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Amén ... Toro , pues sabes prefiero ser pecadora divertida , que no una buenaza aburrida , buenas noche bicho , eres un encanto besos precioso.

    ResponderEliminar
  16. Yo creía que eso estaban haciendo desde ayer
    Ni santa ni demonia...solo adoctrinada...idiota e imbécil
    Bueno tal vez no del todo, hay un margen muy angosto de tener un espacio sin nada
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Me da risa...seguiré pecando......Saludos amigo Toro

    ResponderEliminar
  18. ¿Habrá reencarnación? Esa es una verdadera maldición, ni para quejarme quiero volver.


    Abrazo Toro

    ResponderEliminar
  19. Los pecadores llevan siempre vidas más entretenidas (hay pecados sabrosos y pecados desastrosos). Eso de que tengan que arrepentirse después de las cosas que hacen (pecados sabrosos), es más por presión social: de gente aburrida y correcta que les envidian.

    ResponderEliminar
  20. Entonces la llevo clara, pedí incineración.

    Mil besitos, amigo Toro y feliz noche.

    ResponderEliminar
  21. Yo volveré como cenizas...no me apetece dedicar el alma a tal recurso...Beso***

    ResponderEliminar
  22. Ah no! La justicia en vida y siempre poética. Una vez muerta no quiero jaleos.
    Besito.

    ResponderEliminar
  23. Yo me condené hace años, así que no contará conmigo.
    Yo seré ceniza y olvido.
    Pero no te falta razón en este poema.

    Bss.

    ResponderEliminar
  24. Condenados estamos muuuchos, me temo :-)

    Un beso

    ResponderEliminar