6 de marzo de 2006

EL MIEDO

El miedo nos traicionó
premeditado e impasible
dejándonos aturdidos
en el desierto del caos
y ahora
que gritan las alarmas
que gimen las sirenas
ahora ya nada
el miedo nos robó a traición
la alegría de la boca
y nuestro corazón de fiesta
mientras reflexionábamos
y ahora
que solo tenemos
las manos heladas
y las cuencas vacías
ahora ya nada
caminaremos nuestra vida
mendigando engañados
un milagro imposible
y obteniendo con suerte
un surtido de espejismos
que nos helarán el alma
con sus cielos de cartón
y las estrellas de madera.

32 comentarios:

  1. "...el miedo nos robó a traición
    la alegría de la boca..."

    Que gran verdad.

    Sobrecogida después de leerte solo puedo decirte...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Uffffff, ajá, eso es el miedo! (eso es colocar las palabras!)

    Dicen que pertenece a nuestro cerebro de lagarto, ese al que luego se sobrepuso el racional pero... cuanta fuerza puede tener!! tanta como para inmovilizarnos.

    Bello puente, sí señor!!

    ResponderEliminar
  3. Me he estremecido con esas letras, una vez más debo agradecer al mundo blog por hacerme conocer gente tan sensible. Te dejo saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilloso es leerte todos los dias...

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. El miedo nos va paralizando, dejándonos vacíos y huecos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Cuando el miedo vence, su poder tiene un alcance tan destructivo, que nos anula...

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  7. ayyyyyy el jodido miedo...
    si es que es la peor de las compañías,
    el más maligno de los equipajes...

    Un besote toro

    ResponderEliminar
  8. El miedo nos puede robar tantas cosas.....
    mil bicos

    ResponderEliminar
  9. Ahora comprendo al jefe galo de la aldea de Asterix, siempre temiendo que el cielo se caiga sobre sus cabezas.

    Yo tampoco me pondria debajo de tu "cielo de carton" cuando llueva ..

    ResponderEliminar
  10. Reconozco haber vivido lo que narras con tanta poesía, y es terrible.Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Petrificado el deseo
    de un camino anhelado
    las garras del miedo
    segaron el destino..
    BEsitos Toro.

    ResponderEliminar
  12. El miedo...ese traidor que nos delata...

    ResponderEliminar
  13. Nos arrepentimos de habernos dejado vencer por ese ser invisible...demasiadas veces... o por lo menos, más de lo quisiéramos.

    Un abrazo torosalvaje.

    ResponderEliminar
  14. El miedo, ese cristal a través del cual la realidad se deforma y nos destruye...
    Muy bello poema.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  15. el miedo es el perfecto enemigo...

    ResponderEliminar
  16. Una vez que has abierto la puerta de los miedos te resultará dificil mantenerla cerrada para siempre. Los hijos de puta golpearán hasta que no puedas mas, hasta volverte loco.A veces, solo a veces creo que puedo con ellos, otras me engaño y como vos decis ando mendigando un milagro imposible.
    Excelente, como siempre.

    ResponderEliminar
  17. me has dejado los pelos de punta....

    muxos bsos*

    el miedo nos nubla el cerebro y nos paraliza el corazon.

    ResponderEliminar
  18. El miedo, como bien dices, muchas veces nos traiciona y nos impide hacer ciertas cosas.

    ResponderEliminar
  19. Bellísimo, triste y estremecedor poema.
    Me niego a que triunfe el miedo, te remito al gran Benedetti.


    DEFENSA DE LA ALEGRÍA


    Defender la alegría como una trinchera
    defenderla del escándalo y la rutina
    de la miseria y los miserables
    de las ausencias transitorias
    y las definitivas

    defender la alegría como un principio
    defenderla del pasmo y las pesadillas
    de los neutrales y de los neutrones
    de las dulces infamias
    y los graves diagnósticos

    defender la alegría como una bandera
    defenderla del rayo y la melancolía
    de los ingenuos y de los canallas
    de la retórica y los paros cardiacos
    de las endemias y las academias

    defender la alegría como un destino
    defenderla del fuego y de los bomberos
    de los suicidas y los homicidas
    de las vacaciones y del agobio
    de la obligación de estar alegres

    defender la alegría como una certeza
    defenderla del óxido y la roña
    de la famosa pátina del tiempo
    del relente y del oportunismo
    de los proxenetas de la risa

    defender la alegría como un derecho
    defenderla de dios y del invierno
    de las mayúsculas y de la muerte
    de los apellidos y las lástimas
    del azar
    y también de la alegría

    ResponderEliminar
  20. Cielo de carton y estrellas de madera...que hermosura...
    Y que grán verdad...me llegó al alma.
    Un fuerte abrazo y gracias por tu visita espero se repita...

    ResponderEliminar
  21. Pero es que de valientes está el infierno lleno...
    Si se quiere sobrevivir se ha de tener un poco de miedo...

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  23. Mi querido toro salvaje,

    El miedo primero traiciona a uno, y el miedo que siente ese uno, trae inseguridad al otro...que termina sintiendo aun mas miedo que el primero.....el miedo como dice usted "aturde". Sr. Toro siento su dolor, y porque no, sufro con usted...las cosas, es mejor hacerlas de a dos..

    Un beso especial para usted, aun mas doloroso que su verso

    PETRA

    ResponderEliminar
  24. Efectivamente,ya es demasiado tarde.Se fue hace muchos siglos el tren de la felicidad y la armonia para todos.
    No nos queda mas que mendigar engaños y milagros imposibles.
    Eres un gran poeta !!.
    Slaudos.

    ResponderEliminar
  25. Sr. Toro,

    En unos días, tendré un nuevo relato listo especialmente para usted.
    Lo visito a cada rato, porque sus poemas son sublimes y enigmáticos como el autor.

    Un beso helado desde el polo norte.

    PETRA

    ResponderEliminar
  26. Sensacional como siempre, me ha gustado particularmente, nadie lo hubiera podido definir mejor

    100000000000 besos de color amarillo y violeta

    ResponderEliminar
  27. ¿Quién no ha sentido miedo tantas y tantas veces en la vida y dejado de sonreír al mismo tiempo? El miedo es libre, como lo es intentar vencerlo, cada uno a su ritmo.

    BesoS

    ResponderEliminar
  28. El miedo, que tantas veces se mete por los poros y tapa la boca de nuestras entrañas para que vivamos con él hasta que encontremos la manera de sacarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Y cuántas veces no somos nosotros mismos los que le regalamos la alegría? no tiene que molestarse ni en robárnosla a traición.

    ResponderEliminar