29 de agosto de 2009

JUSTINIANO 30

Justiniano está nervioso
porque acaba de darse cuenta
que se ha olvidado
en un vagón del metro
a la entrañable abuelita
para la que trabaja como acompañante
empujando su silla de ruedas
cuando la llevaba a casa de su hijo
que por cierto tiene muy malas pulgas
y ahora no sabe que hacer
por lo que después de mucho pensar
se ha presentado esperanzado
en una residencia geriátrica
para ver si podían prestarle una anciana
durante unas horas
para dejársela al hijo
como recambio temporal
hasta que apareciera la suya
pero la insolidaria enfermera
no atiende a razones
y le ha chillado como una energúmena
por lo que Justiniano decide
disfrazarse él mismo de anciana
y suplirla hasta su vuelta
aunque desgraciadamente
con horroroso resultado
porque el exigente del hijo
que goza de una visión excelente
lo ha reconocido al momento
se ha negado a darle dos besos
ni tan siquiera un abrazo
y no para de amenazarlo
con gritos cada vez más fuertes
sin antender las explicaciones
que eximen de toda culpa a Justiniano
por lo que éste no tiene más remedio
que huír a la desesperada
hasta que se calme el hijo caprichoso.

131 comentarios:

  1. menudos dos relámpagazos tus escritos de hoy, compañero!!
    me gustas optimista
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hay ver, qué hijo tan desagradecido...

    Pobre Justiniano.

    Por cierto, esto te parecerá una bobada, pero tu manera de escribir, con párrafos que los conviertes en una sola frase, me recuerda a Saramago.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. jajaja,qué ingenio el tuyo Torito.
    El del lateral me estremeció de pie a cabeza! Qué hermoso!
    Abrazos-.

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja.
    Muy bueno Justi...será que la abuelita no le da conversación y así claro, se le puede olvidar a cualquiera en cualquier sitio.
    Nada, ya se le pasará al hijo, seguro.
    Qué cosas le pasan a este buen hombre....
    Beso con cariño.

    ResponderEliminar
  5. Me cuesta leer a Justiniano porque mis ojos desobedientes se me van solos al poema del perfil una y otra vez...

    Cuando yo era pequeña y pasaba los veranos en el pueblo de mi mama me parecia que todos los viejos eran igualitos. Ademas, nunca habia visto tantos abuelos juntos lo que hacia muy dificil saber a quien tenia que saludar. Iba por la calle de regreso del pantano o la piscina y los saludaba a todos para no quedar como una maleducada.

    Esos son los recuerdos que me trajiste hoy :)

    ResponderEliminar
  6. jajajaja que bueno!!!
    pobre justi, ya me lo imagino con sus arruguitas y su voz de seudo abuelita jajajaja
    cómo ocultó sus músculosos bíceps??

    besitos de luz toritooooo!!
    ten un precioso fin de semanita

    ResponderEliminar
  7. JAJAJAJAJAAAAAAA ¡Esto me supera!
    ¡Toro querido sos lo más de lo más!

    Besazos a tutiplén.

    (Torito me anoté como seguidora, creía que ya estaba, un error imperdonableeeeeeeeee...!

    ResponderEliminar
  8. Una cosa de locos el hijo caprichoso.

    ResponderEliminar
  9. Siempre incomprendido mi querido Justi, es la vida! ;)

    El poema del perfil es de muerte, precioso!

    Besos, Toro!

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja bueno ya veo que Justi sigue haciendo de las suyas.

    Qué bonitos los RELÁMPAGOS siempre.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Tenía que haberle dado la propina...

    ResponderEliminar
  12. Y, mientras tanto, ¿DÓNDE estará la verdadera abuelita? Este Justi es un desastre... Besotes, M.

    ResponderEliminar
  13. Já! Justiniano surce roto sobre remendado!
    Creo que tiene un prometedor futuro político...

    :)

    Está muy bueno Toro! De veras este ¿Quijote? te deja disfrutar salvajadas!

    Besazo!

    ResponderEliminar
  14. Dile a Justiniano que vaya al cine y disfrute de "La caja de Pandora", quizás así todos (él mismo, la ancianita y el hijo caprichoso) sean capaces de ver más allá de su propio ombligo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¿Era éste el que me dijiste, no? Porque es buenísimo XDDDDDD

    Justiniano me ha recordado al lobo disfrazado de abuelita de Caperucita :P

    Un beso sin disfraz,
    Mun

    ResponderEliminar
  16. Pues si que es caprichoso el niñito.
    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  17. Parece un hombre muy honesto este justiniano.

    Saludos cordiales.
    :)

    ResponderEliminar
  18. Los recursos de Justi son inagotabales...
    lástima que muy pocos pueden apreciar esa virtud.
    BESOS caprichosos, Torito.

    ResponderEliminar
  19. Me pregunto hasta dónde habrá llegado la anciana...

    Bueno, mira si tiene mala suerte Justiniano, que ha ido a dar con un hijo pendiente de su madre, con todos los que hay por ahí queriéndese quitar a la progenitora de encima...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. En verdad que Justi es el enemigo público número uno de los trabajos, se imagina perder a la abuelita, dejándola olvidada y desforrase y para colmo esperaba dos besos jaja.

    Justiniano es genial, simplemente es extraordinario.

    Ojala no cambie.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Ay, le entiendo... yo últimamente me dejaría en cualquier sitio hasta mi propia cabeza si no la tuviera tan bien unida al cuerpo... ¿será que está enamorado?

    bss

    ResponderEliminar
  22. En esta tarde de lambrusco y sonrisas solitarias digo urras tres veces por la locura del Justi que al final es el que mas sonrisas me saca.

    y que obviamente no deja de ser una parte de ti.

    Te ciber recontra quiero Toro.

    por cierto, Urras como se escribe? jajajjaa

    ResponderEliminar
  23. Que loco estás Bicho, para inventarte tal historia, jajajajajajaja

    Definitivamente, Justiniano es sinónimo de catarsis!

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Ende luego, los hay incomprendidos.
    Un bexo

    ResponderEliminar
  25. Decile al Justi, que tiene todo mi apoyo y solidaridad, no merece ser tan incomprendido. Por aquí tengo una base de datos de gerontos que trabajan en la tele y podríamos armar un operativo para llevarnos uno prestado.
    He dicho y ofrecido.

    Besos a ambos

    Estercita

    ResponderEliminar
  26. Lo que no le pase a Justiniano...

    Besos

    ResponderEliminar
  27. justinano es un idolo!! quiero una serie, una pelicula, un libro....jajajaj
    es lo mejor!!
    gracias Toro por hacerme reir

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  28. Si que es caprichoso el hijo, no querer a Justiniano como madre, los hay muy "tiquismiquis". Este Justiniano tuyo la va haciendo allá por donde va. Si veo a la abuelita por algún vagón os aviso, Ah, aquí no tenemos metro, va ha ser imposible.
    Besos a la abuelita

    ResponderEliminar
  29. Pues ya tiene que tener buena vista y dinero la pobre mujer perdida para que el muchacho se de cuenta del engaño.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Cuánta creatividad, se desborda la imaginación en tu Justi, jajajaja, me he reído, pobre, que falta de comprensión y paciencia. Sabes, es ese poema del perfil es increíblemente maravilloso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Entiendo que debería leerse sin parar a tomar aliento, pero no he sido capaz.
    Un beso relámpago

    ResponderEliminar
  32. Hummm... no era mala la idea d3e Justiniano. Lo que pasa es que resalta demasiado con respecto a su abuelita jeje.
    abrazos!

    ResponderEliminar
  33. Pobre Justi, ¡qué cabeza, perder a la ancianita!. No me extraña, con las tormentas de verano que sufre Toro, Justi tiene que tener la cabeza como un bombo.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Ya te puedes poner a escribir la segunda parte:
    "De cómo apareció la entrañable abuelita en Objetos Perdidos con gran alegría de propios y extraños"
    Es que si no, esto es un sinvivir.

    ResponderEliminar
  35. Seguro que la abuela estará hechando de menos a Justinianito,
    con lo gracioso y dulce que es.


    El perfil...exquisito.!!!
    Todas las musas habitan ese poema.


    Un beso Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
  36. ¿Ves cómo no percibes tan negra la humanidad como quieres dar a entender?
    Has sido capaz de encontrar a un hijo que no ha abandonado a su madre en una gasolinera cuando llegan las vacaciones.
    La mala suerte de que el cuidador fuera Justiniano... no se podía preveer.

    El Relámpago me inquieta. Y me da envidia. Quiero sentir eso.

    ResponderEliminar
  37. El relámpago me encanta.
    Justiniano pobre que cosas le pasan, un día de estos perderá los pantalones.
    Besos
    anamorgana

    ResponderEliminar
  38. Y encima tendrá que pagar una multa del ayuntamiento por aparcamiento indebido... o por dejar trastos viejos en lugar inadecuado..


    un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Y no sería más normal que fuese el hijo a ver a la abuelita y no al revés?
    Así es la gente caprichosa,
    donde pago...
    Y es sobre Justiniano, y solo por un desliz.
    :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  40. jajaj Mira que no darle dos besos y un abrazo. Pobre Justiniano.. con lo buenas que son sus intenciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Aun estoy anonadada con tu poema lateral... lo he guardado para mi...puedo??? (imagen de rubor...jajajaj)
    Justiniano no ajusta a los tiempos actuales, es un incomprendido...y si vieran su corazón... es el mas grande que he visto...
    Adoro tu forma de escribir... bueno, a todas la verad, no solo a mi...;-)
    Te abrazo mi querido...;-)

    Ali

    ResponderEliminar
  42. Pobre Justiniano! Espero que la abuelita vuelva pronto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. ¿El hijo caprichoso?
    Eres la leche:)
    Un beso Toro
    Luisa

    ResponderEliminar
  44. ¡Vaya, Toro! Parece que se anima el panorama. Me alegra esa aparición, lo único son los líos de Justi...¡es que no sale de una y se mete en otra!
    Bueno, no hay nada que el amor no logre. Dos besos

    ResponderEliminar
  45. Jajajajajaja, que bueno.
    Y que mas le dara al hijo si total son solo una horas?
    Si es que siempre andamos protestando.

    Besos

    ResponderEliminar
  46. Es que Justiniano no sabe que las abuelas somos irremplazables...pero buena su intencion...abuela perdida...

    ResponderEliminar
  47. Jajajajajaaja Justiniano es un trucho!!!... además de un incomprendido... pobre!

    Besotes Toro lindo!

    ResponderEliminar
  48. Qué gustito da entrar en esta esquinita, Toro.
    Leo, releo, saboreo. Río.
    Leo, releo, paladeo. Salvaje.
    Te dejo un beso admirado mientras vuelvo sobre mis pasos y leo, releo...

    ResponderEliminar
  49. Querido amigo Toro, has descrito de manera magistral, en unas pocas palabras, algo tan grande como el alma de los que nos llamamos humanos.
    Así somos, así actuamos, pensando siempre en nosotros mismos sin atender a lo que el otro pueda llevar escondido en su interior, en ese rinconcito que solo cada uno conoce si es que se atreve a abrirlo de tarde en tarde.
    Pobre Justiniano, pobre de sus buenas intenciones, pobre de su buena voluntad...
    POBRE
    Saludos y PAZ

    ResponderEliminar
  50. Pobre viejita!

    Justi me sigue encantando, su inocencia es poco común en estos días.

    Besos, que pases un lindo finde, Torito!!!

    ResponderEliminar
  51. jajajjajajjajjajaj
    Me toy matando de la risa....sabes...igual tengo un dejo morboso....
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  52. Toro, diria que deberia olvidar al hijo...

    Te abrazo.
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  53. Me has dejado preocupada, y la abuelita, ¿Estará bien?, No somos sustituibles, no para aquellos que nos quieren.
    Excelente parodia de la vida, del valor que tiene para cada uno y del miedo a enfrentarse, a afrontarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  54. Me caí de la silla a carcajada limpia, con ese Justiniano y su prodigiosa imaginación.
    Volví a caerme, esta vez embelesada por el embrujo de de ese poema que con sus garras hoy acolchadas despierta los mejores deseos.
    Una sonrisa en verso

    ResponderEliminar
  55. Pobre Justi, dale un respiro hombre!
    Salud

    ResponderEliminar
  56. Tranquilo Justi que no hay mal que por bien no venga.
    Veras como cuando aparezca la anciana con el nuevo novio que se ha echado en su aventura en solitario, todo el mundo te dara las gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Los relámpagos del corazón, muy bueno. Cuando te llena la pasión, se nota amigo.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  58. De la que se ha librado la abuelita....

    Un beso.

    ResponderEliminar
  59. q lindo poema el del lateral... me encanto ..muy inspirador.. besitos enmielados mi Torito muaaa

    ResponderEliminar
  60. 'A posteriori', me recuerda a la trilogía «'a priori'» de "La Guerra de las Galaxias", pero con "Psicosis".

    ResponderEliminar
  61. Pobre Justi, ve el problema, pero no acierta en la solución.

    ¡Vaya, un hijo caprichoso!

    Besos.

    ResponderEliminar
  62. Me gusta la historia, me parece muy original, pobre Justiniano...

    ResponderEliminar
  63. Nadie comprende al pobre Justiniano!!
    Encuentro (quizá parezca una locura) en Justi, a personajes de características similares a los personajes herrumbres de los cuentos de mi querido Onetti!

    que placer leerte!
    beso!
    Ari

    ResponderEliminar
  64. La compañía de Justiniano debe ser la más divertida del mundo. Que la deje a una , dentro de un vagón de metro, dando vueltas sin parar, debe ser de lo más entretenido.

    Yo le voy a firmar un contrato de trabajo a Justi...para que me lleve al trabajo todos los días...y así poder vivir una aventura diferente cada día.

    Un beso Justi.

    Bueno, y otro para tí Xavi.

    ResponderEliminar
  65. Justiniano el incomprendido...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  66. Me da un poco de pena la viejita...también, Justiniano, se le va la pinza, eh...

    beso

    ResponderEliminar
  67. vale, esta vez tengo que regañarle...!abuela no hay más que una! bueno, por lo normal dos...pero únicas...comprendo al nieto

    sin embargo le mando mis saludos cariñosos para que se anime y vuelva a buscar un currito

    besos

    ResponderEliminar
  68. Cuánta gente hay que hace cosas peores que olvidarse a la abuela en el metro (que se lo pregunten a una amiga que trabaja en urgencias del Ramón y Cajal de Madrid) Enhorabuena por el poema que acompaña hoy a tu perfil. Me ha erizado la fibra. Abrazos.

    ResponderEliminar
  69. Jajajaja...¿Has visto la peli "Los padres de Ella", cuando el futuro yerno intenta dar el cambianzo con el gato? Me ha recordado la escena este Justiniano tuyo...
    Por cierto, el poema del perfil tremendo, tremendo...

    ResponderEliminar
  70. que lástima de Justiniano!!! pero también a quien se le ocurre olvidar a la abuela!!!!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  71. Pobre abuel y pobre Justi... Dile que no se preocupe , que vuelva corriendo al vagón del metro ... seguro que no se la ha llevado nadie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  72. jajajaj ains, y que mas le dara al hijo? ains si es que no hay flexibilidad leche, y la enfermera, que tia.. jajaja un beso de vuelta muá

    ResponderEliminar
  73. joe vaya relámpago... me encanto
    y Cuanto al Pobre Justiniano.
    jjejjej le pasa de todo pero le adoro.
    Beso guapo!

    ResponderEliminar
  74. jaja, para mí Justiniano, se distrajo con algo importante que pasó a su alrededor y la abuelita aprovechó la ocasión feliz de la vida está disfrutando de otras circunstancias más agraciadas en su vida de abuelita.

    ResponderEliminar
  75. ¿La abuelita usaba cofia?

    Si es así decile a Justi que conozco alguien que puede suplir a la ancianita perdida :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  76. La verdad es que son tantas las veces que actuamos como ese hijo, sin entrar en razones, impulsivamente, actuando como energúmenos, y nos enfadamos, sin entrar en razones, sin darnos cuenta de que debemos escuchar a los demás, porque todas las personas tienen su razón, porque todas tienen su verdad, nos hemos vuelto todos tan estresantes, no se si será por los tiempos actuales que vivimos con prisas, y cada vez escuchamos menos al corazón, no hay tiempo de ello, y debemos calmarnos, sosegarnos, intentar dejar a nuestra alma sin agobios, relajada, y en paz, y, en cambio, no tenemos tiempo para ello, y no nos damos cuenta que todos cometemos errores, todos, aunque muchas veces, esos errores se pagan muy caros.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  77. definitivamente no ha sido una buena idea.

    ResponderEliminar
  78. RELÁMPAGOS EN EL CORAZÓN. Llegas como un relámpago/ vestida de letras frescas/ con tus palabras mágicas/ estuchadas en terciopelo/ e irrumpes huracanada/ barriéndome el alma entera/ y me renaces en tu luz/ como el milagro de la vida/ brotándome de entre la nada/ con tu magia de hechicera/ y yo me diluyo en ti/ a zarpazos de emociones/ ya no te leo milagrera/ te como te bebo te devoro/ te atesoro y te deseo/ en cada relámpago tuyo/ con mis ojos hambrientos/ y el corazón en tormenta.


    hace también una experiencia que nos remezca y nos saque de la apoltronada rutina, que hasta la vida se nos hace más bella:=)

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  79. Me quedo sintiendo el lateral derecho, Toro.
    Mucho.

    Beso

    ResponderEliminar
  80. Siempre he pensado que Justiniano a parte de ser algo vividor es un incomprendido. Hay gente sin sentido del humor.

    Por ciero que hoy según el telediario alguien abandono a un abuelo en un coche. Qué mundo este...

    Un beso Toro, espero que estés muy bien (como se decía en las cartas antiguas)al recibo de la presente.

    ResponderEliminar
  81. Como se le ocurre!!!

    Que tenga buen inicio de semana Tori

    ResponderEliminar
  82. Muy bueno, me estoy leyendo los otros, genial
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  83. Oye... el Justi no será socio del Atleti de Madrid, ¿no?

    Es que parece que donde hay un charco...

    Jo. Y yo que estoy deseando que le salga algo "dabuti"...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  84. Sabes?...vine a leerte de nuevo...;-)
    Una bella semana, días, instantes, segundos intensos en alegría e inocencia "olvidada" para tí...y yo te acompaño! ;-)

    Ali

    ResponderEliminar
  85. Eres una máquina de hacer humor, Toro... Ja ja ja ja! Increíble!!!

    Ya estamos de vuelta, ves? Un saludo!

    ResponderEliminar
  86. Lo cual quiere decir, mi querido Toro, que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. :)

    Mil besos.

    P.D/ Esas letras solo las puede escribir un alma enamorada. ¿Me equivoco?

    ResponderEliminar
  87. jajajaja!!! Me muero con Justiniano vestido de ancianita. ¿Y por dónde andará la anciana? Creo que en el geriátrico comete el error de pedir una anciana, debería haberla secuestrado directamente y asunto resuelto.
    "Chas... ahora a recorrer el metro para encontrar la vieja"

    Saludos.

    ResponderEliminar
  88. QUE HERMOSO RELATOS!!
    Y MUY BIEN COLOCADOS LAS IDEAS!!
    FELICITACIONES!!!
    TE INVITO A PASAR POR MIS BLOGS Y SI GUSTAS RETIRAR LOS REGALOS DEJADOS EN ELLOS.

    UN CARIÑO
    UNA ROSA
    Y MI PAZ
    MARYCARMEN

    WWW.LASRECETASDELAABUELAMATILDE.BLOGSPOT.COM
    Y DE AHÍA MIS OTROS BLOGS.

    ResponderEliminar
  89. Ep, ja ha mirat a objectes perduts...? Qui sap si tal vegada...

    ResponderEliminar
  90. jajajajajaja este Justi es un crack que diria "Pequeño" me encanta jajajajajaja. Besos enormes te mandaré un arbol mañana

    ResponderEliminar
  91. Joer con el hijo, ¡con lo bueno que sería Justiniano como mami!

    ResponderEliminar
  92. Hola !

    Me ha gustado mucho. Tendré que bucear en las entradas antiguas. Esta semana tendré faena le he prometido los mismo a Monlight doll.

    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  93. Te he dicho alguna vez que eres un encanto?Besos llenos de risas,replicante***

    ResponderEliminar
  94. jajajajajaja!!!

    (pato!!!)

    jajajajajajaja!!!

    ResponderEliminar
  95. Pero que hijo tan sinverguenza, pobre Justiniano...con las bellas ideas que se le ocurren y siempre ayudando al prójimo.No es justo, para nada justo!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  96. JAJAJAJAJAJAJA.

    ¡Cuánto me hace reír Justiniano!

    ¿Y no podría transmitirle un poco de alegría a Toro?...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  97. Ese Justi, y ese Toro. ¿qué tal todo? Veo que como siempre "haciendo un mundo mejor". Yo ya me encuentro disponible y a vuestro servicio al cien por cien, lamentablemente se me acabaron las vacaciones. También vengo a rogarle para ver si Justiniano pudiera sustituirme en el trabajo, otra quincena más.

    Saludos desde el océano predepresional de septiembre.

    ResponderEliminar
  98. Por Dios!!!
    pero Justiniano me hubiera llamado!!! Naty de seguro le tiene la mano y la sonrisa y hasta de besos le monta!!!
    jajaja
    besossss Toro mio!

    ResponderEliminar
  99. Es que Justiniano no llegó a saber si el hijo caprichoso lamentaba la pérdida de la anciana en lugar de exigir su devolución.

    Ante la insolidaridad de la enfermera, era de esperar que buscara otro recurso, después de todo.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  100. jajajaj, que bueno. daria menos miedo si se hubiese disfrazado de lobo...jojojoj

    ResponderEliminar
  101. Pobres abueletes, siempre olvidados y centro de furibundas discusiones...

    ResponderEliminar
  102. Tan caprichoso también su primo ;(

    Hay cada gente!

    ResponderEliminar
  103. Jajaja... fantástica tu imaginación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  104. Ya te digo, un impostor, y mucho más feo que tú....y además del Rayo Vallecano.

    Besos de lunes.

    ResponderEliminar
  105. ...Esto me recuerda al anuncio tan mísero que aconsejaba la aportación a la iglesia en la campaña de la renta.


    Ese, en el que dos ancianos sentados en un banco de forma tal, que sólo se podrían llegar a tocar entre si sus espaldas...


    ...Y es cuando la inteligente de corazón, voluntaria de esa maravillosa iglesia que querian vender, aparece para acompañar en 'un' paseo a 'uno' de ellos.



    La soledad del que se quedaba sentado en el banco, de forma tal que nos miraba de frente, estaba fundamentada en su pena por la capacidad humana del que no sabe pasear y mucho menos llevar de paseo.





    ...En tu ciudad vivo la iglesia con mi niña, la que desde hace mucho tiempo me regala pasos...


    (...de una en particular, se han escrito y leído páginas...)




    Un beso enorme Xavi, y un deseo de paseo.


    B.T.

    ResponderEliminar
  106. ...con una, me referia a UNA Iglesia...




    B.De B.T.C.T.

    ResponderEliminar
  107. Si es que a Justiniano no le hace falta mucho disfraz para parecerse a la viejita jajaajajajajajajajajajajjajajajajjjaajjajajaajajajajjaja

    Te adoro :))))))))

    ResponderEliminar
  108. Uy,Justiniano, tú corriendo y el hijo pensando que obró un milagro.No viste que te gritaba porque pensó que eras su madre?
    Un besito cuando pares de correr y pásate un día a cuidar a mi madre que está acostumbrada a esperar en su silla de ruedas y seguro que le gustas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  109. jaja, que gracioso poema, me ha encantado. Si es que, hay de cada caprichoso por ahi...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  110. Y si justiniano se rasuraba antes de disfrazarse de abuelita?
    Es que cometio el mismo error del lobo en caperucita roja :)
    pobre justi y pobre hijo caperucito.
    besitos mi torito, feliz semana!

    ResponderEliminar
  111. la anciana no se perdió, se fue a disfrutar de una buena vista a la orilla de la playa para librarse de justianiano y del energúmeno de su hijo.

    saludos.

    ResponderEliminar
  112. ---
    Pienso lo mismo del Impostor.
    ---
    Excelente

    ResponderEliminar
  113. Me sabe mal por Justiniano. Sigue gustándome tu estilo...

    ResponderEliminar
  114. No le faltan los recursos a ese Justiano. Pero poco tendría que querer un hijo a su madre para no descubrir que la vieja no es su madre, sino el cuidador de aquélla travestido.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  115. Demasiado bueno, por Dios, te pondré en mi lista de favorito, qué desagradecido el hijo caprichoso, malvado, esperemos que la abuela recuerde su nombre.

    ResponderEliminar
  116. Pobre anciana, o lo mismo hace ahora otro papel más alegre en esta comedia de la vida. Una oportunidad ¡que paga Justiniano!
    Me pido concejala en la próxima obra. Y una receta:
    POLLO A LA CONCEJALía

    Ingredientes
    Un pollo
    Un despacho
    Varios chorizos

    Preparación
    Se coge al pollo.
    Se le coloca en un despacho.
    Se le rodea de chorizos.
    Se le deja a su antojo.
    Y el solito se va haciendo rico, rico, rico.

    Besosrisas

    ResponderEliminar
  117. claro que si ¿q mas dara una anciana q otra? vienen a ser todas iguales si es q hay q ser caprichoso

    ResponderEliminar
  118. a viejita muerta ( aunque no es el caso), viejita repuesta ( que sí lo es)...ojalá a mi me cambiaran a una que conozco por un Justi, es que me hago la loca y ni me doy cuenta.
    Me encantó Torito!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  119. esto de Justiniano es un no parar... no puede ser, hombre, sinceramente se está pasando, te lo digo entre nosotros... va a acabar mal, te lo digo yo.

    bicos,

    ResponderEliminar
  120. Encima que buscó una solución al problema! Todos los hijos son unos egoístas.

    ResponderEliminar
  121. Yo habría renunciado y listo jajajá. Así me evito los malos ratos del hijo de la ancianita.

    ResponderEliminar
  122. Qué incompresivas son algunas personas, una "borde" esa enfermera, y un "saborio" el hijo.
    Besos, Toro, y también para Justiniano, ¡pobriño!

    ResponderEliminar
  123. Buenas:
    Supongo que tras 129 comentarios esto no significará nada para usted pero.... quería agradecerle las carcajadas lagrimosas que su Justiniano 30 me han provacado.
    por cierto ha pensado en comercializarlo? Le compro uno...
    besos

    ResponderEliminar
  124. El pobre Justiniano y sus buenas intenciones,por cierto a una madre no se le debe dejar así como así en manos inespertas porque luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar