18 de febrero de 2013

CANGREJOS

Hay un río
en mi memoria
de adolescente
lleno de noche
de verano
y de linternas
en el que los cangrejos
ajenos a la tragedia
vivían tranquilos
antes de ser apresados
en trampas de carne
para ser hervidos
y devorados
al día siguiente.

124 comentarios:

  1. Creo que compartimos ese recuerdo...
    Un beso grande, Toro.

    ResponderEliminar
  2. Nunca me atreví a coger ninguno!!
    Un beso,Carmen

    ResponderEliminar
  3. No me puedo crreer que sea la primera... Pero no quiero premio.
    El premio es poder disfrutar de tus letras y a través de ellas un poquito de ti.

    Que pases una buena tarde, Xavi.

    ResponderEliminar
  4. Un recuerdo algo raro
    Un beso y que sigas recordando

    ResponderEliminar
  5. Pues mira a mí los cangrejos como que no me van mucho. Me gusta más la sepia a la plancha.

    Un abrazo TORO.

    ResponderEliminar
  6. Y que ricos,están en la paella
    Anda¡ a eso te dedicabas,las noches de verano, a cangrejos??? Ay¡¡¡
    jajaja
    ( este año veré Londres, en la tele, no hay pasta)
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Mi hiciste recordar la canción de Luz Casal "Entre mis recuerdos"
    Super felices esas noches de verano donde todo eran risas y la crueldad quedaba arrinconada en algún cuento de terror.
    Hoy el terror nos arrincona a nosotros todos los días.
    Besazo, Xavi querido!

    ResponderEliminar
  8. Nunca he visto un cangrejo de río.

    A pesar de su pobre destino, el recuerdo de esas noches seguro que es bonito.

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  9. un poema sencillamente HERMOSO en mayúsculas

    besos, toritus

    ResponderEliminar
  10. El tiempo, ese río de cauces impredecibles...

    Saludos, Salvaje Toro.

    ResponderEliminar
  11. Además

    No sabes de

    la inmortalidad del cangrejo???

    ResponderEliminar
  12. ¿Y se consuelan pensando lo ricos que estarán?

    ResponderEliminar
  13. En la mía también, no sé cómo se llamaba el río, pero estaba en Burgos y yo de campamento con el colegio... pobres cangrejos... se ponían muy rojos ante los comensales...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Y yo que amo comer cangrejos... lo pensaré 2 veces antes de comer. Jajaja
    Besos toro te quiero! ♡

    ResponderEliminar
  15. Claro, es como todo lo que comemos que viene de seres vivos.....

    Besos

    Anna

    ResponderEliminar
  16. Pobres cangrejos!.
    Mira que tener recuerdos relacionados con su caza y consumo...
    Aunque a mí también me gustan, la verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Si nos ponemos así,¡peor lo tienen los pollos!

    Pero las noches de verano...
    Buscando "Tesoros"...
    Con tantos ruidos...
    Y sombras y brillos...

    ResponderEliminar
  18. Hay tantos refugios que engañan que no me creo ninguno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Mi recuerdo no está tan lejos.Este verano,no he ido ninguna tarde-noche,porque no ha habido en el rio(o muy pocos);pero todos los años,voy con mis amigos,y también con los niños,de cangrejos,y me encanta,auque a algunos les pueda resultar cruel.

    Lo paso genial:reímos,cervecitas,alguno se escurre y se cae,hasta nos peleamos y hacemos equipos para sacar los reteles :P.Incluso,los más atrevidos,los cojen a mano,en las regueritas.

    Y por supuesto,después,toca la cangrejada de turno :).

    De adolescente,recuerdo,hasta ir con tiendas de campaña a otros rios y dormir allí,echar la noche entera.

    Un beso con sabor a cangrejo,Torito :)

    Carmen

    (menudo rollo te he metido...:P,disculpa):)

    ResponderEliminar
  20. mmm...a mi me dan asquito...pero el recuerdo por perdurar es lindo!!!!

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Yo también tengo mis propios recuerdos relativos a los pobres cangrejos de río...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Que hermosura!
    Yo creo que jamàs se deberìan secar los rìos de la adolescencia.
    Con mis primos ìbamos a cazar/pescar? ranas,
    Jamàs pude ayudar a limpiarlas y mucho menos alimentarme con ellas,pero toda la ceremonia era muy divertida y valìa la pena la picadura de mosquitos y barro hasta las pestañas jaja.
    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  24. Pero el recuerdo es bonito y punto.

    Besos con babas :P

    ResponderEliminar
  25. ni te cuento aquí, que tenemos frigoríficos de carne vacuna
    saludos

    ResponderEliminar
  26. Bonitos sueños tenías Toro,muy románticos...jejejejeje.
    Si es que no dejamos un bicho vivo,somos la plaga del mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Son unos animalillos a los que no les tengo demasiado afecto, los respeto , pero de hay a pescalos y comerlos ......no querido amigo .Pero me vale tu recuerdo.
    Un fuerte abrazo Toro.

    ResponderEliminar
  28. Creo que mucho peor fue que trajeran cangrejos americanos y los echaran en los rios. Como eran muy voraces, acabaron con los cangrejos autostonos. Al menos aquí en mi tierra eso fue lo que pasó.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  29. En el río de mi memoria había luciérnagas..Un beso

    ResponderEliminar
  30. Pues pobrecillos cangrejos ajenos a todo.

    El río tan tranquilo, ellos igual de tranquilos sin saber lo que les esperaba a los picaban en los cebos...

    Interesante tu memoria Toro, sobre todo ese río de Noche.

    Precioso Río.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. El retel!

    Bueno... es que yo...

    Buscaba luciérnagas.

    ResponderEliminar
  32. Y ,... , lo pobres cangrejos, cuando veían la luz d elas linternas, ¿ se deslumbraban?

    ¿los pobres?

    Besos, precioso paisaje interior.

    Xavi, muy bonitos ojos de los cangrejos en el río, y muy bella noche de verano.

    Bellos Recuerdos...

    Brilla en ti ese recuerdo como el Sol, un abrazo,Xavi.

    Muy bonito.

    ResponderEliminar
  33. Me ha parecido oír a los grillos y ver el reflejo de la luna en el agua.
    Dicen que están buenísimos, por cierto, yo lo he visto pescar y darse el festín al día siguiente pero no los he probado.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Los recuerdos a veces, son como los cangrejos. Andas hacia atrás...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  35. Los cangrejos caminan hacia atrás, como los recuerdos...

    Aprendí a mal nadar en un río primo hermano del tuyo donde también cogíamos cangrejos, pero lo hacíamos normalmente por la mañana, sólo con la ayuda de un palo e intentando evitar las culebras y las ratas de río.

    La verdad es que no me atrevía a meter la mano por esas pequeñas cuevas en las orillas más escarpadas y me limitaba a acompañar a quien sí se aventuraba con la promesa de conseguir ese manjar culinario con el que comenzábamos las comidas los fines de semana del verano.

    ¡Qué ricos estaban rehogaditos en su jugo y con un poco de salsa de tomate y picante!

    Luego, cuando empezaron a escasear, a algún listo se le ocurrió repoblar los ríos con una variedad americana de mayor tamaño, pero también con un sabor bastante más pobre y se terminaron de cargar el autóctono, sin que el nuevo prosperará.

    Aquellos también fueron los años en que aprendí a tirar con carabina.

    Con el paso del tiempo el río ha cambiado... y nosotros también.

    Un beso de "esos"... :)

    ResponderEliminar
  36. Pobres cangrejos, aunque nunca me he comido ni me comeré ninguno. Me dan un poco de asquillo.

    Ya vendrá el año del cangrejo y podrán ellos cocinar a los que les cuecen ahora.

    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  37. Pues creo que nunca los he comido jeje,no que yo recuerde,pero si los vi cocinar una vez en Galicia jejej.,

    Buen recuerdo el tuyo ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. mira, casi como a los seres humanos, la única diferencia que a los cangrejos se les hierve para comer, y a los humanos por avaricia, cuando no simplemente por deporte

    besos,

    ResponderEliminar
  39. Xavi, hablas de los cangrejos de ese Río de tu memoria con un Realismo increíble.

    De verdad, !!se diría que están vivos ahora esperando la tragedia¡¡

    Felicidades por conseguir ese sentimiento en el lector, no creo que sea fácil.

    Enhorabuena por saber trasmitir eso.

    Es como si tus palabras vivieran.



    ResponderEliminar
  40. Xavi, si me lo permites hago un apunte:

    En Galicia no se comen cangrejos son centollos o nécoras y son de mar no de río

    y están de p.m

    jaja

    besos a todos

    es solo un apunte

    :)

    Os invitaría pero me iba a salir por un ojo de la cara

    ResponderEliminar
  41. Bueno, supongo que estarían muy ricos , tampoco hay que dramatizar...

    Digo yo.

    Bellos recuerdos nos traes a todos, besos.

    ResponderEliminar
  42. Realmente se hervían, se guisaban y se dejaban un día para que cogieran gusto. Lógicamente se cogían a mano, hurgando en las bocas donde a veces salía una culebra. El cangrejo solo cocido es insípido.

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  43. Es precioso este texto, Xavi.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  44. Bueno, yo estoy harta de ver cangrejos en las playas,y harta de ver a los niños ir a cazarlos, en el lugar donde veraneo, casi creo que los niños los esquilman, y a plena luz del día.

    Todos van tan contentos,con sus cubos llenos...

    La verdad es que los de río , no sé...

    !!Sería muy simpático verlos¡¡¡

    Tan contentos ellos.

    besos y saludos.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, la verdad es que a mi también me gusta ver a los cangrejos, jamás me planteé matarlos.

    Este verano, hice una foto a uno de casualidad en una de las playas de Almería, estaba encima de una roca, es que casi no me di ni cuenta que salío en la foto.

    !! casi no se veía¡¡,

    Yo no me imagino cazándolo con una linterna y menos con cebos.

    Y menos aún de noche¡¡

    Me parece un poco ir a traición , pero bueno, será lo que manda la costumbre...

    Y supongo que será el mejor método de caza, todo hay que decirlo, yo ahí no me meto.

    Supongo que te lo tuviste que pasar muy bien... con tus amigos...

    !Qué tiernos recuerdos...¡

    Gracias por rescatarlos para nosotros y compartirlos aquí en tu bello blog.

    Eres un sol.

    Alumbrándonos a todos con recuerdos tan tiernos.














    ResponderEliminar
  46. Menos mal que tienes en tus recuerdos un rio así, no se si quedará alguno con cangrejos autóctonos...
    Salud

    ResponderEliminar
  47. Pobrecitos! Soy más de la huerta...

    Buena semana, besos.

    ResponderEliminar
  48. Siempre he querido tener...pueblo (soy muy conocedora de capital...pero no de pueblo) Ahora también querría haber tenido río en mi adolescencia...jaja Besos

    ResponderEliminar
  49. ay cangregitos...

    El verano pasado, a los que aparecieron en el rio que frecuento les daba de comer hasta que alguno los capturó, creo eran de los extranjeros, autóctonos no me parecieron. Da gusto verles cuando salen de sus escondrijos a por la comida. Entretenimientos varios. Nunca se me ocurrirá pescarlos o cazarlos, pero gustar, me gustan.

    De joven también participé en cangrejadas.

    Cuando quieras una mariscada, que me encanta, animalitos, que están muy ricos.

    saludos

    ResponderEliminar
  50. Ummm recuerdo de preciosas noches de verano, en ese mágico momento en el que te sientes ajeno a todo.

    Que maravilla!!! Me hiciste recordar...pero lo mio no eran cangrejos...eran ranas.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  51. Luego llegaron los americanos y los cangrejos fueron segados

    ResponderEliminar
  52. No me gustan :(

    Y los sueños, sueños son.



    Besos, Toro.



    SIL

    ResponderEliminar
  53. Bonito río nos muestras lleno de vida , Toro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  54. anda que no están ricos...... ummmmmm....

    ResponderEliminar
  55. Esos ríos de la adolescencia siempre permanecen en nuestra memoria.
    Un abrazo Xavi.

    ResponderEliminar
  56. Verás... mi padre siempre decía que si acababas con los cangrejos del rio no habría nunca más.
    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  57. ¡Bueno, por lo menos vivirían felices ajenos a su trágico final hasta que llegara su hora!

    ResponderEliminar
  58. Me has recordado los juegos de mi hijo con los cangrejos de rio que compramos en el super unos momentos antes de cocinarlos (estaban aún vivos). Se metió uno por el agujero de la toma del detergente de la lavadora (era de carga superior con la tapa abierta) y al final tuvimos que llamar al técnico (como se reía el tio, no había visto un caso así en su vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  59. Imaginense a toro-sebastian bailando una conga para la sirenita....

    ResponderEliminar
  60. ¡Cangrejos! de esos que caminan tangencialmente? Bss.

    ResponderEliminar
  61. Seguro que seguirá ése río, aunque como hay tanto cangrejo al que le gusta apresar lo ajeno, se habrá cambiado de lugar. Otro "río". Saludos

    ResponderEliminar
  62. Seguro que seguirá ése río, aunque como hay tanto cangrejo al que le gusta apresar lo ajeno, se habrá cambiado de lugar. Otro "río". Saludos

    ResponderEliminar
  63. Noches de verano, linternas, primeros cigarrillos, cangrejos y puente sobre el río, dormir al raso..parece que pueda estar allí ahora mismo...los cangrejos son lo de menos ..
    Gracias toro..me das muy buenos momentos ..
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  64. Summer nights. Aunque esos cangrejos no llegaran a disfrutarlas!
    Muaaa

    ResponderEliminar
  65. Los cangrejos se fuman, no se matan...

    ResponderEliminar
  66. Me encantan los cangrejos con unos granitos de arroz.

    Dime donde está ese rió para dejarlo sin cangrejos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  67. Bela metáfora para aquilo que nos está acontecendo hoje em dia...

    Amic, petons.

    ResponderEliminar
  68. No somos estrellas de mar,
    somos cangrejos de río.

    Karamelo santo.

    ResponderEliminar
  69. Y lo ricos que estaban....

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  70. Que bueno que estes mojado, digo porque tienes un río todavía desde adolescente :p

    ResponderEliminar
  71. Yo los he cogido, pero de día en bajamar con retel y cabeza de atún. Los cangrejos de mar no andan hacia atrás (salvo excepciones, como nosotros), sino que lateralmente, ¿avanzan?

    ResponderEliminar
  72. Bonitos recuerdos de juventud. Actualmente los ecologistas lo han prohibido todo: coger espárragos y tagarninas, mariscar en la playa y sus canales, pescar en los ríos, cazar elefantes y osos... A menos que pertenezcas a la Casa Real o tengas suficiente dinero para sobornar a los guardias. Saludos

    ResponderEliminar
  73. Lo que era no tener conciencia.

    Pobres cangrejos.
    Los echan al agua hirviendo como si nada.
    Y nosotros nos quejamos por mucho menos.

    Besos

    ResponderEliminar
  74. Me has hecho recordar a unos bichitos que me encontré varias veces en la playa, ermitaños me dijeron se llamaban, (ellos no, no hablan, una persona), dan cosita, pero aplicado a la vida, tu tema es muy intenso, me causa escalofríos

    Besitos mi Torito

    ResponderEliminar
  75. Yo también tengo un río así en mi memoria. Mi madre los hacía con una salsa picante, Uhmmm
    Besos!

    ResponderEliminar

  76. Y bien, ya es mañana.
    Así puedo añadir al fabuloso sabor de los cangrejos, el condimento del recuerdo de ese atardecer bien vivido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  77. Yo tengo un recuerdo paralelo, era mi hermano el que iba a pescar cangrejos de noche, y al día siguiente en casa había festín.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  78. Nací cangrejo y moriré cangrejo, miedo me dan tus letras...

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  79. comerlos si, me gustaban hasta el dia qe vi como los poniam a hervir VIVOS!!!!pobrecitos...
    besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  80. Así es, todo lo libre y bello acaba cociéndose en su propio jugo, ays.

    Besos con pinzas.

    ResponderEliminar
  81. Qué ricosssss!!! Hay algo mejor que "chuperretear" un cangrejo o una nécora? Ufff... Qué rico Toro... Qué recuerdo tan bonita y apetitoso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  82. Bueno, más que tranquilos esos cangrejos eran unos ingeuos.

    besos.

    ResponderEliminar
  83. Porque supongo que el placer de comerse esos cebos les duró muy poco.

    A cambio del placer de los pobres humanos que los degustaron a ellos.

    Bueno, tampoco creo que fuesen tan pobres esos humanos...

    besos.

    ResponderEliminar
  84. ¿Se puede volver a ese río o ya es imposible? Si aún hay cangrejos tal vez valga la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  85. A mi los cangrejos los uso para hacer crema de marisco y para el arroz, son exquisitos y dan ese toque a mar tan delicioso.
    Ten un buen día, por fin vemos el sol eee ya iba siendo hora jeje
    Besitos azules mimosos, muassssssssss♥

    ResponderEliminar
  86. Siempre es bonito recordar la infancia, querido amigo

    Piensa que aquellos que un día contemplaste en en río no serán los que están en la cazuela

    Besos¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  87. que cruel suena visto así!
    pobres cangrejillos!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  88. sí!!! cuando era nena hacía lo mismo, y hasta de día salíamos a recolectar cangrejos en la casa de la abuela

    son ricos ricos!!!


    muchas gracias por tus saludos y energías compartidas
    en mi rincón, abrazo grande para ti
    ten una semana preciosa!!!

    ResponderEliminar
  89. Los ríos de la memoria siempre son más limpios, más tranquilos y más bonitos que aquellos en los que nos metemos..¿por qué será?

    ResponderEliminar
  90. Hola amigo Toro.
    Así que disfrute nocturno con cangrejos de río y luego fiesta y degustación.
    Cuantas cosas mezcladas guarda nuestro baúl de la memoria.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  91. Sí, Toro, ajenos a la tragedia.

    No todo el mundo es capad de trasmitir así sus sentimientos.


    La verdad es que te felicito por la entrada.

    Besos.

    Nos regalas a todos sentimientos con cada una de tus entradas.

    Gracias.



    ResponderEliminar
  92. Me ha lanzado al Missipi, a la cabaña del Tio Ton, a esas noches de verano donde la inocencia aún no sabía nada de la pérfida sociedad.. ya ves.. todo lo que me lleva a imaginar tu poema..
    besos

    ResponderEliminar
  93. Me gusta la imagen de los cangrejos, esos tuyos, con cara de inocencia y los ojos brillantes hacia la luz d elas linternas en medio d ela noche, sin saber cual iba a ser su Destino...

    Inmensa imagen poética, Xavi.

    Impresiona por su Realismo.

    ResponderEliminar
  94. Pobres bichos :(
    Tus poemas me hablan de paraísos perdidos y me provocan una extraña nostalgia, la que se siente por cosas que nunca se vivieron pero que se conocen a través de relatos llenos de belleza.Besos***

    ResponderEliminar
  95. son tan ricos!!!!
    jaibas le decimos acá en Chile. cuando era niña me daba pena que las metieran en una olla con agua hirviendo... ellas se arrancaban!!!!

    ResponderEliminar
  96. ohhhhh Diomiooo aquí a eso se le llama chilcano :*

    ResponderEliminar
  97. mmmm!!!! riquísimos con su salsita picante.
    Me transportan también a noches de una juventud lejana en un pueblo de Soria dónde viví momentos inolvidables.
    Besos

    ResponderEliminar
  98. La verdad es que todas tus poesías, brillan Xavi.

    Y no se cómo lo haces, ni cómo lo consigues, sinceramente.

    Lo que sea brilla en tí siempre.

    Siempre entradas brillantes.

    A pesar del negro de tu perfil.

    ResponderEliminar
  99. Bueno, tenía preparada una poesía para comentar en esta entrada pero al final no la puse aquí.


    No te preocupes , la pondrá en otro sitio, quiero decir en otra entrada.

    saludos.

    ResponderEliminar
  100. Es bonito ese recuerdo adolescente aunque le des tu toque gore final jajaja
    Besitos Toro

    ResponderEliminar
  101. Parece que hay de todo en tu mente. Pobres cangrejos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  102. Puf, calla, calla... que te pasaba yo mis apuntes estos sobre Medio Ambiente y sociedad.

    Capaces de deprimir a cualquiera. Ejemplo:

    La perca globalizada.

    El documental "La pesadilla de Darwin", del director austríaco Hubert Sauper, muestra el comercio internacional de la perca del Nilo (Lates niloticus) desde el lago Victoria hacia Europa. Destartalados aviones de la antigua Unión Soviética aterrizan en Mwanza y otras poblaciones en la ribera tanzana del lago Victoria, donde descargan -quizá- armas para su compra por las numerosas facciones en conflicto, ejercitos, guerrillas y paramilitares del torturado centro de África. Cargan entonces filetes de perca del Nilo, una especie invasora que a partir de los años sesenta ha desplazado a las especies autóctonas, convirtiendo al lago Victoria en la "piscifactoría" natural más productiva del mundo. Hasta 100.000 toneladas de estos filetes (que se venden aquí como mero) vuelan anualmente desde Tanzania (y otras tantas desde Kenya) hacia los mercados occidentales.

    El caso de la perca del Nilo subraya las ambivalencias y las complejidades de la globalización de los sistemas alimentarios, y sus enmarañadas causas y consecuencias ecológicas, socioeconómicas y culturales. Es muy importante atender a los detalles y el contexto para entender los efectos del Lates niloticus. Éstos tienen que ver con su talla y peso (hasta 2 metros y 200 kg.), que imposibilita su captura mediante redes artesanales y hace depender la pesca del capital que permite adquirir redes de monofilamento de nylon; con su alto contenido en grasa en relación a las especies autóctonas, que obliga al ahumado -que requiere el consumo de leña en grandes cantidades, contribuyendo a la presión sobre el arbolado- frente al secado tradicional; con los conflictos bélicos cuya lógica histórica se remonta a una época colonial y la guerra fría; con instituciones internacionales como la Unión Europea, cuya "ayuda al desarrollo" tiende a favorecer la intensificación de la producción para el mercado exportador, con la alianza de las autoridades gubernamentales y los empresarios (la exportación de la perca del Nilo supuso 170 millones de euros en el año 2003 para los países ribereños del Lago Victoria).

    El mismo día que veía este documental, compré pescado en el supermercado; el de mejor aspecto y precio era... perca del Nilo. Ya no existía esa tranquilizadora distancia que hace soportable la hambruna televisada.


    :-/

    ResponderEliminar
  103. Tu tienes que ser del signo de cancer o ascendente cancer..Seguro,porque este poema es canceriano total!!

    Besos

    ResponderEliminar
  104. Ay ay ay esos ríos de recuerdos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  105. Recuerdos de verano, recuerdos bonitos, recuerdos que quedan en el tiempo y no en el olvido.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  106. ¡Vida de cangrejo! Tampoco es mala mientras dura. No son malos recuerdos.

    Besitos

    ResponderEliminar

Vuelvo a moderar los comentarios.
Ha regresado la loca y está peor que nunca.
Dentro de ella viven todos los demonios.