10 de junio de 2013

JUSTINIANO 131

Justiniano está radiante
la suerte le ha dado un abrazo
todo ha ocurrido de improviso
cuando iba paseando
y de repente ha visto
sentado en la terraza de un bar
al comisario del distrito
desayunando tranquilamente
y junto a él su reluciente gorra
de trenzado dorado
y galones plateados
descansando sobre una silla vacía
y ante tamaña provocación
Justiniano no ha podido dominarse
y de un intrépido zarpazo
se ha apoderado de la gorra
desapareciendo a toda velocidad
hasta que un par de horas después
cuando el peligro ya ha pasado
Justiniano ha comenzado
a desfilar  muy orgulloso
por las callejuelas de su barrio
enfundado en un chandal anaranjado
sobre unas increíbles zapatillas verdes
y con la espléndida gorra del comisario
ligeramente ladeada sobre la cabeza
ejercitando con clemencia la autoridad
y despertando la admiración
de todos los que se cruzan con él.

116 comentarios:

  1. Besos, saludos, Toro, me alegro de que sigas escribiendo en tu blog.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Clemencia Justiniano!? Ay!
    Naranja y verde? espero que lleven gafas de sol.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Mejor en las manos de Justiniano que del comisario.



    Beso

    ResponderEliminar
  4. Qué zapatillas verdes más bonitas Toro, las de Justiniano.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué emoción!

    Ni lo había leído siquiera.

    Jajaja bien por Justiniano, y porque la suerte le haya dado un abrazo.

    muassss

    ResponderEliminar
  6. Una estampa digna de ver. Qué colorido vista Justiniano y que derecho y que marcial:):)
    Cuando lo pillen...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Justiniano es un hombre con clase,si.
    Lo que no haga Justi,no lo hace nadie...verás cuando se entere el comisario,ja,ja,ja
    La novena,soy la novena.
    Besos plateados.

    ResponderEliminar
  8. Joer,no puedo perder el tiempo,soy la decimosegunda..

    ResponderEliminar
  9. TORO, ¿tu escribes en otos blogs?

    ResponderEliminar
  10. Quiero mi regalo para la reina del mambo, y me voy...

    ResponderEliminar
  11. Este es mi único blog.

    Pero todo lo que publico aquí lo guardo en otra web.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. La reina del mambo es mi debilidad... ya no sé que regalarle más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Yo te admiro :)
    La visión que me has dejado me saca una sonrisa, bonito día Toro, te cuidas

    Besos y apapachos

    ResponderEliminar
  14. Hola Toro , a ver si en vez de ser justiniano , era fidel el de cuba , ya que dicen , que esta rejuvenciendo mucho , ya que el deporte es muy sano,jajajajaja besos de Flor .

    ResponderEliminar
  15. Jajajaajaj ya me imagino la escena y todos admirandote. Beso y alegrias para vos.

    ResponderEliminar
  16. Pues verás cuando el comisario, vea que su gorra no está.

    beso.

    Menos mal que tiene sus zapatillas esas tan verdes...

    Abrazo Toro, espléndido poema.

    ResponderEliminar
  17. eres un grnial escritor y aprecio lo que escribes saludos

    ResponderEliminar
  18. ^_^ Nenuda pinta que ha de tener, si que imaginándole sacas más de una sonrisa si ; )

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  19. jajajjaaja,¡es que le adoro!!!
    Besos***

    ResponderEliminar
  20. Buena estrategia la de Justiniano, esperar dos horas a que el peligro ya hubiera pasado.

    ResponderEliminar
  21. que lindo q te admiren...continua escribiendo lo haces genial, feliz comienzo de semana...

    ResponderEliminar
  22. He admirado siempre la creatividad de Justiniano. ¡Me encanta!
    Y sobre todo esa manera de hacerse sentir, lo imagino con el chandal anaranjado y zapatillas verdes jajajajjajajaa, y me parto de la risa.

    Besitos de luz mi Toro bello

    ResponderEliminar
  23. Debería él abrazar a la suerte, para que ella también se pusiera radiante.

    Así nunca le abandonaría.

    ResponderEliminar

  24. Es que Justi sabe combinar estilismos perfectamente, ¿o no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Jo!
    Tenias que haber puesto una foto de Justiniano :))
    Salud

    ResponderEliminar
  26. Yo creo que ya hay demasiadas enamoradas de Justiniano...eso me pone algo celosa...pero no mal
    Me parece genial tu escrito de hoy...Toro Salvaje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Dale un besito a Justiniano de mi parte, dile que le deseo le dure mucho esa suerte y muchos besitos a ti mi Torito.

    ResponderEliminar
  28. Faltó la lluvia y el chapoteo...
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Y muy bien que ha hecho Justiniano, ahora se la tenía que haber quitado al comisario cuando la llevase sobre la cabeza, dándole dos mamporros. Lo de las zapatillas verdes una pasada. Ahora igual quedaría más chulo con una zapatilla de cada color. Mi hijo cuando le parece así se las calza.

    Un abrazo TORO.

    ResponderEliminar
  30. Siempre es agradable leer tus escritos Toro.
    Saludos
    Joker

    ResponderEliminar
  31. Un poeta de la moda Justi.
    Un beso para él.
    Otro para ti.

    ResponderEliminar
  32. ¡Radiante y feliz!,qué poquito se necesita a veces,¿eh? :)

    Un beso radiante,torito

    Carmen

    ResponderEliminar
  33. Justiniano no se ha conseguido con la Aniquiladora de cuerpo de diabla jajaja

    ResponderEliminar
  34. esto es como ascenso... pero en verde olivo :)

    ResponderEliminar
  35. Jajajajajajajaj que lindo es por Dios!!!! :D

    ResponderEliminar
  36. Tenía que haberle dejado los calzones de recuerdo. Bs.

    ResponderEliminar
  37. Justiniano, veo, es un hombre de armas tomar... y de gorras tomar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Guau!!!
    Jajajajaja............ monísimo Justiniano... qué cosas tienes...

    ResponderEliminar

  39. Reluciente Justi, ya lo andaba extrañando con sus andanzas.


    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Jajajaja madre mía, personaje peculiar el Justiniano sin duda.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  41. Me gusta lo de la clemencia, suena bien en los que ejercen la autoridad...

    Esto es como una ensaladilla rusa...

    Jejeee...

    Besos

    ResponderEliminar
  42. Una tentación así no se puede resistir.

    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  43. Que alma de niño tiene Justiniano...como me gusta!

    ResponderEliminar
  44. Quizás tamaño atuendo se ponga de moda...¡ya se ve tanta cosa rara!

    Saludos

    ResponderEliminar
  45. verde y anaranjado
    verde pistacho?

    sin duda el lema de Justi
    antes muerto que sencillo jajaja

    como para ser Trending Topic del pajarillo azul jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  46. Se me había olvidado este personaje que es parte tuya-nuestra!
    Un abrazo apretado!

    ResponderEliminar
  47. ¡S.O.S. Toro, mándame rápido porfa a Justi, lo necesito en Pamplona!!!

    Para ti, un besazo, a él, le compensará la ciudad entera.

    ResponderEliminar
  48. La gorra siempre da autoridad, si hasta puedo imaginármelo con esos aires de suficiencia.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  49. Jajaja, este Justiniano es la caraba y tú más, jajajaj.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  50. Ohhh una foto de ese momento emocionarìa a su madre y la podría poner encima de la televisión.
    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  51. Ahora Justiniano, será felicitado y designado Inspector Jefe del Cuerpo de Policía...

    besos

    ResponderEliminar
  52. ¡Pobrecillo! ¡Vaya pinta llevaría con semejante contrastes de indumentaria!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  53. Me hubiera gustado verlo, al menos los vecinos que veían desfilar lo habrán aplaudido...?


    mariarosa

    ResponderEliminar
  54. Ta te echaba de menos, Justi, ¡BIENVENIDO!

    ResponderEliminar
  55. Joder, la combinación de colores... Pero lo de robar la gorra y desfilar me gusta. Seguro que estaba imponente.
    Besos Xavi!

    ResponderEliminar
  56. A este Justiniano, yo lo veo muy primaveral así vestidito y de paseo... a que va de levante...

    Besos

    ResponderEliminar
  57. Esto es porque estuvo en el Fashion Week de París y nadie le advirtió del peligro de combinar dos marcas como Desigual y Agatha Ruíz de la Prada.
    Menos mal que no paró en Jean Paul Gaultier...

    Besos.

    ResponderEliminar
  58. Mentre no dugui res fluorescent, no l'empaitaran pel rastre de mal gust ;-)

    Justiniano, a quina hora quedem per ná a passejar?

    Petons, maco!! :0)

    ResponderEliminar
  59. Justiniano, oiga, que hay algo para usted en Analogías...

    ResponderEliminar
  60. Es para estarlo después de quitarle la gorra al comisario, y poder de ella disfrutar, ¿Le estaba bien de medida?.

    Saludos

    ResponderEliminar
  61. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  62. Yo no me visto de comisario aunque me lo pidiese el mismísimo Steven Tayler.

    ResponderEliminar
  63. cuanto echaba de menos a Justiniano!!
    q resalao!!! lo que hubiera dado por ver tal desfile!!

    ResponderEliminar

  64. Un aplauso para justi y un beso de buenas noches para ti.

    ResponderEliminar
  65. (Carcajadas) No se por qué en la acción de la gorra pensé en alguien a quien conozco y me dio más risa. Claro visualicé a Justiniano como un individuo delgado y de no muy alta estatura con gran agilidad de gato como un loco pues.

    (más carcajadas)

    Besos.

    ResponderEliminar
  66. Justi...El puto amo jajsjaja . Besos a ambos.

    ResponderEliminar
  67. A eso se le llama tener ¨charme¨.



    Besos, Toro.



    SIL

    ResponderEliminar
  68. Jajaja
    Qué gracia¡ lo imagino con su chandal de colores y la gorra de medio lado...jajaja
    Qué bueno¡viva el Justi¡
    Bss

    ResponderEliminar
  69. Mi querido Toro me he divertido leyendo esta historia tan peculiar.
    Digamos que es un personaje peculiar y divertido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  70. Justiniano es de admirar:)))
    deve haber quedado muy lindo con la gorra:)))
    besos

    ResponderEliminar
  71. Es una tierna historia que imaginé.
    No se de Justiniano...pero creí que era un perro travieso que le gustan las gorras relucientes?

    un beso TORO.

    ResponderEliminar
  72. Me encanta Justi!!! Qué hombre tan feliz con tan poquito!
    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  73. no conozco a justi!!!!! :(

    voya investigar un poquillo!

    ResponderEliminar
  74. jeje digno representante de la autoridad

    besos,

    ResponderEliminar
  75. La felicidad es contagiosa. Creo que me la has contagiado.

    Besos de Princesa

    ResponderEliminar
  76. Es que la autoridad siempre despierta admiración.

    Besos.

    ResponderEliminar
  77. Ya se ve con qué poco uno adquiere autoridad en este mundo... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  78. Una buenisima convinación de colores si señor...y la gorra le da el toque final

    ¿Se sabe algo del comisario?

    besos

    ResponderEliminar
  79. La admiración es que siempre se duerme en cualquier lado...

    Yo es que ni la despertaría, Justi.

    Besos.

    Belleza desfilando en tus palabras Toro.

    ResponderEliminar
  80. Normal, no hay derecho a que nadie desayune tranquilamente.

    Hizo Bien.

    Hizo bien en no dominarse.

    ResponderEliminar
  81. Cómo echaba de menos a Justiniano!!!... Menudo perfil tiene, el tío!!!!!!... Estoy segura que es de los que llaman "Sitaaaa" a la profe :)

    Besos, TS

    ResponderEliminar
  82. No hay nadie más respetable que aquel que le roba a la "Gorra".

    Saludos desde Aquí!

    ResponderEliminar
  83. Me gustaría saber más cosas de Justiniano, dónde vive, a qué se dedica, cuantas lenguas habla, si está casado...
    Besos soleados

    ResponderEliminar
  84. Todo el mundo aspira a tener un minuto de gloria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  85. Bonito "traje" el que le has colocado al pobre Justiniano.
    Habría que verle.
    Besos.

    ResponderEliminar
  86. :), lo del chándal me ha hecho mucha gracia. Toro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  87. No estaria mal hacer algo así
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  88. No estaria mal hacer algo así
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  89. Lo de vestirlo de verde, me gusta...

    Regreso poco a poco.

    Abrazos, Toro

    ResponderEliminar
  90. Qué tipo de clemencia? Raro en nuestro amigo Justiniano, eso sí: Seguro que estaba muy elegante. Besos.

    ResponderEliminar
  91. jajajaja
    pero que después de jugar la tire al mar! que para qué queremos más policias en el mundo, noooo!!!!!

    besos!


    ResponderEliminar
  92. Pues le hacía yo más de smoking y rosa roja, fíjate. Y es que el chándal y las zapatillas, ok, pero la gorra... cruza la raya de garrulo.

    Pobre.

    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  93. Pantalón de chándal azúl marino, Adidas como su chaqueta naranja y playeras Yumas; que no iba tan cantoso!

    ResponderEliminar

  94. Un beso de "esos"... de buenos días para 'Justi' y para ti...
    ...buen tercer día...

    :)

    ResponderEliminar
  95. Suerte la de Justiniano !!!! estara feliz :)
    y tu...parece que también :)

    Besos

    Aurora

    ResponderEliminar
  96. Buenos días, TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 102

    :)

    Con qué poco se puede tener un momento de gloria. Y además, en esta ocasión, quizás Justiniano hizo un favor al propietario.
    Dejo una Canción.

    Saludos

    ResponderEliminar
  97. Eso le pasó al comisario por no estar pendiente de la gorra.

    Con el desayuno se le fué el santo al cielo.

    Bonita poesía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  98. Este Justiniano cada vez más entrañable.

    Un abrazo, Toro.

    ResponderEliminar
  99. Seguro que le quedaba genial.

    Jeje yo me quedo pensando en la cara del comisario...
    Un besito Xavi

    ResponderEliminar
  100. Não o queres enviar para cá durante um tempo?

    Besos

    ResponderEliminar
  101. Si esto hace una gorra...que no hara un uniforme...
    Un abrazo Xavi.

    ResponderEliminar
  102. La neta, la neta, es mi HÉROE


    Besitos

    ResponderEliminar
  103. ¡Buen uso que le dió mi amigo a la gorra!
    Todavía me estoy reponiendo del look
    :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  104. Sí , la admiración es que es muy sensible a ser despertada.

    ResponderEliminar
  105. Es que los comisarios están todo el día chuleando de gorra, Justiniano hizo bien...

    ResponderEliminar
  106. La silla vacía tuvo la culpa, que no hubiera estado tan vacía¡¡

    ResponderEliminar
  107. Oh, ¡qué nostalgia de cuando los guardias llevaban casco! Robarle el casco a un guardia era la verdadera y suprema iniciación viril. A quien logró la proeza le acompaña de por vida una satisfacción inefable, que no depende de la admiración ajena, y que los demás no pueden imaginar. Con Franco todo era mejor.

    ResponderEliminar