6 de enero de 2015

EL VIENTO DE LA NADA

Suave como un vacío
llega el viento de la nada.
De repente
el silencio se extiende
por las horas del día
como un augurio
de otro desierto próximo.
Los días han colgado
sus oasis de plástico
y sus fiestas de cartón
en el armario del tiempo
y un estrépito mudo
de resucitadas obligaciones
sin resistencia alguna
va conquistando mi corazón.
Me niego a ir al espejo
y contemplar ese yo
que una vez más
debe hacerse cargo
como una cruel penitencia
de mi deshilachada vida.
Abro la ventana
para respirar mejor
y una oscuridad helada
me observa indiferente
no me habla
ni me escucha
simplemente me mira
desde su infinito desaliento.
No hay nada más que decir.
Cierro la ventana.
Recojo los restos de mí
y los envuelvo
con mis cansados latidos
en un resignado suspiro gris.

67 comentarios:

  1. Un profundo pensamiento.

    Besos Xavi.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Toro a veces el viento de la nada sopla fuerte y nos deja escrito miles de vacíos que no se llenan con nada, pero el tiempo se encarga de hacerlo pasar y que otros vientos ocupando su lugar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Venía a darte caña un ratito, pero, después de leer tu escrito, solo puedo decir, que ese suspiro gris se convierta en aliento de esperanza, y que esa luna vestida de plata te abrace y te llene de luz, alegría y muchas sonrisas.

    ......

    Besitos de luz mágica mi Toro bello

    ResponderEliminar
  4. Me llego, refleja lo que siente en este momento, solo queda decir que hay que seguir sin mayores esperanzas seguir como siempre como ayer y a lo mejor aún así hay que agradecer el poder seguir un abrazo mi querido Toro

    ResponderEliminar
  5. Las esperanzas son como las ganas o el viento...cambiantes...
    BESOSS

    ResponderEliminar
  6. El poema es magnífico.
    Te he visto cerrar esa ventana y uffff!

    Pero anda...
    ...tráeme ese suspiro gris que te lo voy a pintar de rojo...
    A besos!
    ; )

    ResponderEliminar
  7. Me he enamorado de este poema , Toro, Un beso.
    Me entran ganas de quedármelo¡¡

    Es muy bonito, enhorabuena.

    ResponderEliminar

  8. Será por como lo empiezas, o será la no resistencia en proceso de conquista ; será la comprensión de la oscuridad o esa suave resignación con la que cierras. ¿Será el suspiro lo que ponga el definitivo acento ?
    El hecho es que bajo esa incomodidad se ha colado un aire de delicadeza. Yo al menos lo he sentido ...
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. El viento de la Nada
    a veces sopla Fuerte, aunque cierres la ventanas


    se cuela en el alma,
    se posa en los vasos de tu mesa
    y te da de beber vino...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Esos restos de ti, no creo que estén tan cansados, Xavier.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Es muy bonito, Xavi, este poema.

    Tiene muchos elementos que me gustan, te felicito.

    ResponderEliminar
  12. No lo pienses y vuelve a verte a ti mismo. Las demoras no conducen a nada. Ni en silencio de bullangas ni en estrépitos mudos...

    besos

    ResponderEliminar
  13. Los suspiros de plata tambien son bonitos toro.


    ResponderEliminar
  14. Es que estamos en una gélida temporada y el abrir la ventana es un poco peligroso, ya que el viento entra sin pedir permiso ni decir nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Poema sutil y profundo a la vez, como tú mismo
    te he descubierto y
    ese es el reflejo de la delicadeza que encierras Toro.
    un abrazo y un beso
    Mavi

    ResponderEliminar
  16. Una nada que danza con el viento del ayer,..... al ritmo de tus letras.......abrimos y cerramos la ventana y se cuela en mi un suspiro............. que me mantiene inmóvil.

    ResponderEliminar
  17. Creía que ibas a decir, que te negabas a ir a trabajar.
    Tienes latidos¡ cansados, pero al fín y al cabo, laten, eso es lo importante.
    Aquí, hay una niebla, como para abrir ventanas...
    Por cierto Toro: en que curras? ya me callo,ya me callo¡¡¡ no serás enfermero?
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. Pero bueno, Toro, no te pongas triste. Abre la ventana y canta, que el rey Melchor te dejó un regalo. Venga, Toro, ehhhhhhhhhhhhhhh...

    ResponderEliminar
  19. Hay momentos en los que nada ni nadie te consuela, y hay veces que yo también me miro al espejo y no me reconozco. ¿Porqué, porqué sucede? La respuesta suele venir más tarde… pero siempre llega, y es que ahora en invierno, ningún pájaro, me sobrevuela.
    Al fin siempre llegan esos momentos, para vencer las dificultades, que la vida crea... ese mundo que a veces ni te ve, ni te escucha, ni te habla.
    Pero ¿sabes? siempre, cuando menos lo pienso, me lleva hacia un horizonte de hermosas mariposas blancas.
    Mucho ánimo.

    Y muchos besos Xavi.

    ResponderEliminar
  20. No estés triste, yo te regalo mi amistad mi admiración y un beso, no es mucho pero es lo que hay jajajaj. Besos, TORO.

    ResponderEliminar
  21. Al menos espero que hayas encontrado la cajita de abrazos que te mandé. Mira bien, anda.

    ResponderEliminar
  22. Que triste y que dolorosamente bello es este poema....
    Te dejo un abrazo largo y cálido***

    ResponderEliminar
  23. Hasta lo triste lo haces bello Toro.
    Un fuerte abrazo con mis mejores deseos.
    Y besos tambien.

    ResponderEliminar
  24. Bravoooo !!!!!!! Imágenes y metáforas bien hiladas de principio a fin, te aplaudo. Besossss Toro !

    ResponderEliminar
  25. Por mi puedes ser del color de los alien pero con esas neuronas y esos latidos bien vale la pena ser tú!
    Un apapacho pa' ese corazón de pan dulce.
    Nany.-

    ResponderEliminar
  26. El mejor Toro es el triste y melancólico, en serio te lo digo. Tienes, para mí, un don innato para captar la tristeza. Como que le estoy enseñando el poema a mis colegas, vaya. Le espero por mi bitácora. Y le doy un abrazo.

    ResponderEliminar

  27. Y a mí que me gusta...
    cómo arden las estrellas
    en las noches heladas...
    cómo en las cálidas noches
    con sus destellos de plata...
    iluminan mis ojos
    prenden mi corazón
    alumbran mi alma...

    Ya... soy una bicho rarita...

    Beso... prendido de tus letras... de tu corazón...
    y unas cuantas luciérnagas para que las metas
    en un bolsillo de tu pantalón.

    PD: Volver...

    ResponderEliminar
  28. Que belleza encierra éste poema, a pesar de la profunda melancolía.
    El Principito decía que lo que más embellece al desierto es saber que existe la posibilidad de encontrar un oasis y tu poema es un oasis verdadero no de plástico*
    Me encantó Toritoquerido.
    Milesdebesos de mi ventana a la tuya.

    ResponderEliminar
  29. Hoy nos dejaste un poema tan bello y desolado que duele, pero a la vez hay tantas cosas ciertas y tantas imágenes precisas, que me voy tristemente contenta.
    Un gran abrazo, Torito.

    ResponderEliminar
  30. Me encanta...
    Sabes, yo hoy a la noche también me he asomado a la ventana a disfrutar del silencio y del frío...aunque vuelvan las obligaciones.

    Besos y gracias por este poemazo.

    ResponderEliminar
  31. La luna tras mi ventana me trajo un suspiro gris. Lo colgaré en la palmera de un oasis, pra que tome el color de una luciérnaga feliz, en una noche estrellada, para que cuando abras tu ventana, miles de luces estampen la negrura de algunas reflexiones.

    Un beso

    ResponderEliminar
  32. El silencio acaricia las horas a través de tu mirada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. yo hoy también he vivido momentos agridulces.... estoy dillucidando la vejez a la vuelta de la esquina, se que he de aceptarlo de la mejor de las maneras para no desfallecer... pero es tan difícil....
    besos.

    ResponderEliminar
  34. Esta noche estoy yo para tristezas....

    ResponderEliminar
  35. Uy te entiendo, aveces uno se siente asi. muy bello poema te mando un beso

    ResponderEliminar
  36. Toro, me imagino que hoy comiste tu pedazo de rosca de reyes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Yo prefiero no resignarme nunca :)
    Salud

    ResponderEliminar
  38. Pues como bien dices "No hay nada más que decir".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. No lo sé, sólo me provoca abrazar tu alma

    ResponderEliminar
  40. Es verdad...sentimos parecido...
    Ay Toro...que cosas tiene la vida...
    Cielo, tus palabras son cuando las juntas, un big bang que explota y esparce tantos sentimientos... crean nuevos mundos que siguen girando y envolviéndonos en un estado de dulce inercia...gracias amigo...

    ResponderEliminar
  41. Es absoutamente bello lo que has escrito, Torito. La soledad y la tristeza también tienen su belleza, sobre todo en las letras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Y sí, de vuelta a la rutina. Esa incomodidad que evita pensar demasiado.
    Me gusta mucho el poema, triste, sereno.
    Buen día

    ResponderEliminar
  43. Bella metáfora has escrito. Acabado el jolgorio de las fiestas, vuelve la rutina y las responsabilidades. El trabajo tan estresante como necesario nos espera. saludos

    ResponderEliminar
  44. Vuelta a la rutina, vuelta a esa realidad silenciosa y lacerante.
    Beso, Toro

    ResponderEliminar
  45. Hay lágrimas que nos purifican por dentro y nos dan una tibia felicidad...
    Un abrazo muy fuerte, Toro.

    ResponderEliminar
  46. Sabes? Es bello,limpio y sin artificios ni resistencias.
    A pesar de ser triste deja sensación de paz.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  47. No sé que ocurre, te escribí ayer y hace un segundo que si no fuera por el aroma tristísimo lleno de desánimo esto es de lo mejor que te he leído en los últimos tiempos XAVI, como no hacen más que volarme os comentarios y por ´última vez ...lo repito en gigante, debes saber que ¡¡ESTO ES DE LO MEJOR QUE TE HE LEÍDO EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS!!... lo demás.. fondo, visiones, sensaciones borrosas, temblores y desánimo debes tratarlo con B12 o un buen filete de carne roja... creo q tienes un poquito de anemia jaja .. cuídate mucho y perdóname, como ves ... lo mío ni tiene tratamiento, ni cura posible ni en el 2015 ni en el 2055... lo siento!

    Una tonelada de B12 y 12 besos llenos de cariño!... por si ayudan y come bien ;-)

    ResponderEliminar
  48. Toro, ¿es la desesperanza y el vacío existencial lo que quieres realmente para ti?, ¿es esto lo que quieres? Toro, sal de ahí, no te acomodes, te destruirá, implacablemente. Toro, si no es coyuntural, si es existencial, no puedes recrearte en ello. Espabila. Eres capaz de generar belleza, la llevas dentro, no permitas que la desesperanza te ahogue, es perniciosa.

    No podemos pasar al lado de las personas sin que nos afecten, hay mucho de bello en la vida.
    Toro, espabila, no te acomodes.
    Te dejo un enlace; míralo, sin prejuicios previos. El libro que aparece en la entrevista (F. Torralba), es muy bueno, te ayudará a bucear dentro de ti mismo:

    http://youtu.be/LpyfYURViEo

    Besos, Toro, con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, te agradezco tus reiterados esfuerzos por hacerme ver La Luz...
      Pero es que a lo mejor no hay luz.
      Has pensado que quizás tú estás equivocada?
      Ah, y yo veo belleza en la vida.
      Suele ser de carne y hueso.

      Eliminar
    2. Te reitero, Toro, no hago esfuerzos, no me corresponde, simplemente te dije que es un poema muy desesperanzado, y sin esperanza no se puede vivir. Y, ahora, modo síntesis:

      Sí, hay Luz, grande, inmensa.
      Sí, lo he pensado, ¡claro!, cómo no. Pero...
      No lo dudo, y me alegro, mucho. Yo también.
      Jajaja, tampoco lo dudo. Yo también, y más, hay más...

      Besos, Toro.
      De lo que se sigue: no ha lugar para la desesperanza. ¿No te parece?

      Eliminar
  49. Has dado en el clavo, Toro. Así, de esos mismos colores, con esas mismas trazas, acabas de pintar mi día de hoy. Demoledor.

    Besos

    ResponderEliminar
  50. Chamo si yo abro la ventana me quedo congelada del viento de la nada canadiense que se nos vino encima desde ayer. yo me quedo con mi deshilachada vida pero la ventana cerrada, gracias.

    dichosos los que viven cerca del mar, pues ellos no pasan tanto frio... ;)

    ResponderEliminar
  51. y si... está esto para enmarcarse en un epílogo

    ResponderEliminar
  52. ni al espéjo ni a la báscula....las obligaciones se imponen ya..
    un beso

    ResponderEliminar
  53. Hace mucho no me pasaba por tu espacio, hermoso poema, limpio y melancólico como siempre.

    ResponderEliminar
  54. pero qué bello escriben esos "restos" de ti...

    ResponderEliminar
  55. Hola Toro, precioso el poema.
    Aunque no nos guste, tenemos que seguir en este mundo y dar un suspiro a la esperanza.
    No es el mejor momento de abrir la ventana en la oscuridad helada, es mejor abrirla al amanecer porque todo se ve con más color.
    Que esos suspiros que recogen tu resignación se conviertan en suspiros de esperanza y no sean grises. La vida es bella aunque a veces no nos lo parezca.
    Saludos y abrazosssss

    ResponderEliminar
  56. La ciudad puede llegar a ser inhumana.

    Salvo cuando hay besos.

    ResponderEliminar
  57. Quizás pueda ser una esperanza el próximo amanecer...

    Quizás...



    Besos, Torito.

    ResponderEliminar
  58. invierno y melancolía. Y esta absurda vida sin sentido... Buen poema identificativo. Besos

    ResponderEliminar
  59. Me gusta mucho tu forma de definir el tiempo que transcurre sin motivo aparente.
    Tu desilachada vida va tejiendo y tejiendo, es curioso, lo que deshace por un lado lo va rehaciendo en las retinas de todos cuantos pasamos por tu casa (sin llamar a la ventana).
    Un abrazote enorme.

    ResponderEliminar
  60. Recuerdas los hombres grises de momo?, que triste ese suspiro¡¡¡


    Besos grandes

    tRamos

    ResponderEliminar
  61. Hay poemas que tienen tal carga emotiva, que no se puede decir nada.
    Se siente, y eso es realmente lo que debería hacernos la poesía.

    Bss

    ResponderEliminar
  62. Qué bella poesía, me llegó al corazón. Poco más para agregar. Beso.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.