12 de marzo de 2016

SALTEANDO

Salta
la rana
en la sartén.
Parece
que no le gusta
el calorcito.
Le arranco
la cabeza
y ya no salta.
Milagros de la genética.

62 comentarios:

  1. Está bien esa cena. Yo todavía no sé qué voy a cenar...
    Besos.

    ¿ algún premio?

    Un cuchillo afilafo o algo así por si me quiero cortar un trozo de jamòn?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor un beso salado.

      Ah, y te debo el premio del anterior post.

      Voy.

      Eliminar
  2. ¿cómo sabes que no es un rano?

    Bueno. Bs Xavi.
    Que aproveche la cena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una rano porque se llama Ranamapola.

      Besos.

      Eliminar
    2. Jajajajajaja.

      Me mondo.
      Jajaja.

      Con pétalos...
      :)

      Bueno. Gracias por tu beso de Mar.

      Eliminar
    3. Gracias por la chocolatina .
      Ranamapola murió?

      Pobrecilla.

      Eliminar
  3. te dejé un comentario pero voló...
    feliz noche ...y la cena
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me alegra saber que no les pasa como a los pollos sin cabeza.

    Hubo uno que anduvo vivo dieciocho meses sin ella.

    Lo leí.

    Y aunque yo ya perdí la cabeza hace mucho, preferiría una muerte rapidita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bien, que disfrutes de esa cena tan apetitosa.
    Las ancas de rana es un plato suculento en los buenos restaurantes.
    La rana entera tiene más para comer.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las ranas y sus ancas.

    Desconocía tus afinidades con Robespierre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Alaaaaa pobrecita la rana jajajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar

  8. Recuerdo hace años... en la casa en la que vivía cuando era niña.
    Un día una vecina estaba preparando para comer unas ranas que le había traído un pariente del pueblo...
    Pero se dejó la puerta de casa abierta por descuido.

    Fue chocante (por decirlo de alguna manera) ver ranas sin piel y sin cabeza saltando por las escaleras sin ton ni son y chocando entre sí... :O

    Desde entonces me prometí a mí misma no probar jamás una rana... :P

    Beso... saltando como loco hasta ti.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. PD: Que te aproveche...
      la rana y el beso. ;)

      PD2: Dicen que encontrarse una da buena suerte.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

    3. PD3: Je... menú a la carta en 'Chez Toro Salvatge'.

      Eliminar
  9. Siempre es mejor sin cabeza, así protestan menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Será que las cabezas de las ranas no funcionan las colas de las lagartijas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Sí, milagros ...
    Te dejaré la receta de las ancas de rana, anda ...
    Cuando las ranas veas brincar, coge las cañas y ve(s) a pescar.
    Jajaja ...
    No sé si cenarás hoy, lo dudo ...

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  13. Si le cortas la cabeza ¿cómo quieres que salte?, espero que no te la comas para cenar o almorzar.
    Dices en tu comentario que ojalá sea así para todos, supongo que te referirás a los caminos de la vida, pues no es igual para todos, cada uno tiene el suyo.
    Un abrazo, feliz domingo y que no se atragante la rana.

    ResponderEliminar
  14. ¡Pobre rana!, quemada primero y decapitada después. Con lo feliz que estaría croando en su charca...

    ResponderEliminar
  15. JAJAJAJAJAJA...Hayyyyyyyyy Torito que loco estás jajajajajajaja.
    Las de mi tierra tienen fama. ¿Lo sabías?
    Pues nada, toma más rana.
    Bon Appetit

    Y más besossssssss

    https://www.youtube.com/watch?v=o15rd4N5TgU

    ResponderEliminar
  16. A veces gusta ver milagros Toro. Un beso.

    Ten un buen finde.

    ResponderEliminar
  17. Agggggggg
    Capaz ....
    no digo nada más.

    Besos, si.

    ResponderEliminar
  18. Debería haberla dado un beso antes de meterla en la sartén... pues pudiera ser que hayas frito a una princesa...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  19. nunca he comido ranas
    ni idea de cómo se preparan
    pero supongo que la cabeza no se come

    besos

    ResponderEliminar
  20. lo importantes es que salvaste las ancas , la cabeza no parece muy apetitosa, encima no dejaba cocinar bien a la pobre rana
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Jjajjajaaja
    Lo que hace una buena resaca...
    :P

    Un beso sin pies ni cabeza
    ; )

    ResponderEliminar
  22. ¿Qué te ha hecho la pobre rana?. Malo... :)
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  23. ¿No me digas que estás haciéndole el coro a las sevillanas?

    ResponderEliminar
  24. ¿No me digas que estás haciéndole el coro a las sevillanas?

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo a mi madre huyendo despavorida de la cocina donde mi hermano habia preparado un plato con ranas desolladas y sin cabeza que se movían espasmódicamente...Besos ;)***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  26. friticas y bien torradas están de muerte, jijiji

    Algunas son un caso perdido de rebeldía : dan un brinco y no entran en la sartén ni aunque las mates,


    besos

    ResponderEliminar
  27. Si, es increíble, no hace tanto que lo descubrió la NASA... :)
    Salud

    ResponderEliminar
  28. Quizá de las ranas comería las ancas, tal vez. Nunca las he probado. Por estos lares no encuentro un restaurante que las tenga Seguro en España o París las encontraría. Pero digamos la paza o la cabeza...agggg No sé.

    Besos Torito precioso.

    ResponderEliminar
  29. No cocines ranasss!!!…que son proféticassss...ellas son las que nos avisarán del diluvio universal!!!

    Muacksss!! :-)

    ResponderEliminar
  30. Toro ... puedes convertirte en sapo
    si la rana estaba viva al cocinarla

    Saludos desde Argetina... croac croac

    ResponderEliminar

  31. Ains, no es lo más poético que te he leído ... o quizá sea yo que ando todavía inapetente
    Venga,
    Besos de dieta

    ResponderEliminar
  32. ¿No te la arrancaría ella a ti?

    ResponderEliminar
  33. Ando buscando receta, porque se espera de ranas una invasión, sobre todo en la zona centro.

    Un beso, poeta

    ResponderEliminar
  34. Para no tener problemas con cabezas y sartenes yo ayer cene japonés, todo crudo, rápido y limpio.
    Beso dominguero

    ResponderEliminar

  35. Tal vez saltaba intentando darte un...

    Beso...

    ResponderEliminar
  36. mejor ranas que sapos ..

    luego si tal te cuento un chiste de bichos .... eso si tengo que rebobinar que es de hace muchos años y para colmo soy mala contando y/o esribiendolos

    besos y saltos


    ResponderEliminar
  37. Mi apetito o necesidad no entiende de comer ranas o cualquier otro animal...
    Que disfrutes el domingo toro. Abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Mi apetito o necesidad no entiende de comer ranas o cualquier otro animal...
    Que disfrutes el domingo toro. Abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Un poema sangriento, Torito... nunca comería una rana y no podría descabezarla.
    Besos.

    Te dejo la dirección del nuevo post del otro blog, creo que ya podés comentar allí:
    http://apuntesenhojasperdidas.blogspot.com.ar/2016/03/damascos-en-almibar.html

    ResponderEliminar
  40. No puedo entender por qué quieres comerte una rana.

    Noa

    ResponderEliminar
  41. Buen domingo, Toro.
    Ay, es que arrancar la cabeza de la rana ... ay ...
    Pobrecina, me recordó algo ...
    Pero, sí, los milagros existen ...
    De todas formas, te dejaré la receta ¿vale?

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  42. Pues disfrútala...Me he reído con los comentarios.
    Besos

    ResponderEliminar
  43. Genio de la genética mi abuelo, no dejaba rana con cabeza y todas al sartén, el, que tenía excusa para todo decía que eran regalos de Dios y había que darles!! Sabías que aquí comemos Toros??

    ResponderEliminar
  44. Bueno como minimo tuviste cena!!
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Saltarina y calentita anda la "genética"... jajajaja.
    Un besin.

    ResponderEliminar
  46. Hola Torito Guapo. Pobre rana ¿No te da pena? Al menos ya que te la vas a comer, que no sufra. Hay que calentarla cuando está sin vida. ¿A ti te gustaría que te comieran vivo? Vaya pregunta que hago, claro que te gustaría, a los hombres os gusta que os comamos. Pero si te ponemos en una sartén aun tu corazón latiendo y tu cabeza con todo tu conocimiento, a que no te gustaría?
    Eres malote y la rana se puede congestionar del susto y sentarte mal.
    La próxima que no le lata el corazón para que no sienta dolor.
    Saludos y besosssssssss

    ResponderEliminar
  47. Más bien milagros del chef.

    Besos.

    ResponderEliminar