8 de octubre de 2018

LAS PROCESIONES DE LOS DIABLOS MUERTOS

Por las noches
salen los diablos muertos
a recorrer las calles
en magníficas y espectaculares procesiones.
Seres encapuchados llevan a hombros
a demonios que lucen túnicas repletas de purpurina.
Debajo de cada capucha hay una mujer
con los pies encadenados y llagas en la boca.
Tras las encapuchadas
miles de hombres sin lengua ni ojos
entonan una letanía que sólo pueden oír los muertos.
Es la Semana Santa perpetua de los ciegos infinitos.
Esa que nadie ve jamás.
Al frente de cada procesión
hay un demonio de tres metros
que no para de relamerse
admirando a las mujeres encapuchadas.
Relucientes tambores mudos
redoblan de punta a punta del universo.
Las procesiones del silencio tatuado.
Las procesiones del sexo rojo y ardiendo.
Las familias se ocultan.
No se abren las ventanas de las casas
cuando esas procesiones demoníacas
pasan bajo ellas todas y cada una de las noches.
Las familias están inquietas.
Algo en su alma se resquebraja.
No saben porqué.
Pero padecen.
No quieren mirar.
Las familias disimulan su miedo ancestral.
Hacen ver que no pasa nada.
Pero eso no les preocupa a los diablos muertos.
Ellos seguirán y seguirán saliendo cada noche de procesión.
Tienen la eternidad entera para ir apresando a todos los difuntos.
Y desde el comienzo de los tiempos no se les ha escapado ninguno.

42 comentarios:

  1. Es más fácil mirar para otro lado ignorando la procesión latente.

    Mil besitos amigo Toro y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Parece una película de terror.

    Da miedo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. No se extinguen, se adaptan al medio como los insectos, no claudican jamás y tratan de convencer a la humanidad que lo hacen en ara del bien y la verdad.

    UN beso.

    ResponderEliminar
  4. Impresionan las imágenes de tu poema.
    Es muy visual y muy tétrico.
    Pero no sé exactamente a qué te refieres.
    Bueno, no importa. Luego lo vuelvo a leer a ver si lo entiendo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Leyéndote este post me pasa lo mismo que cuando pequeña con Alicia en el país de las maravillas o luego de adolescente con la Metamorfosis de Kafka: que me quedo pallá.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Muy oscuro el poema de hoy, aunque he de reconocer que mi comprensión lectora es bastante mala...

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Esta entrada viene muy bien para Semana santa, aunque pensándolo bien, también pega ahora porque los curas se han inventado una procesión cada semana. Y esto es cierto, migo Toro.

    ResponderEliminar
  8. Esta entrada viene muy bien para Semana santa, aunque pensándolo bien, también pega ahora porque los curas se han inventado una procesión cada semana. Y esto es cierto, migo Toro.

    ResponderEliminar
  9. Esa procesión no tiene fin, ha de recoger a toda esa especie que no para de reproducirse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. cuando era niña recuerdo eso de las procesiones... con el paso del tiempo ya casi no hay...con el desmadre de los casos de abuso sexual y encubrimientos por parte de miembros de la iglesia la verdad es que ya muchos emigraron de los templos , yo de vez en cuando entro a algún templo , pero cuando no hay oficios ni celebraciones, prefiero el silencio y tú a tú sin intermediarios


    besos

    ResponderEliminar
  11. He vuelto a leer tu post , si te soy sincera no me importaría encontrarme a un diablo vivo porque los diablos muertos me aburren un montón.

    Pero bueno, al menos que procesionen así ellos se aburran menos en sus vidas muertas.

    Lo que sea , lo prefiero vivo, ángel o diablo.

    La vida se encargará de matarlos y ya nos juntaremos todos en los cementerios...

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Cerrar las contraventanas y no mirar....eso lo hacemos muy bien por desgracia.

    Tus últimos poemas son impresionantes.

    Un beso, Toro

    ResponderEliminar
  13. Toda mentira contiene una verdad
    y toda verdad contiene una mentira.

    Los diablos muertos existen, es cierto
    pero también lo es su pequeña mentira:
    aunque la proyección de los miedos
    que les profesan a su paso los haga más fuertes,
    ... en el fondo, no son invencibles
    (shhh ni eternos)

    ResponderEliminar
  14. Los demonios se prestan a todo. Ahora que está tan chungo encontrar curro, pues eso.
    Me apunto a demonía

    ResponderEliminar
  15. Una letanía que sólo pueden oír los muertos.
    Si las familias temerosas no quiern mirar, cómo saben que bajo sus ventanas...
    Es que la escuchan ?

    Una buena pesadilla has escrito. Espero que no me pase factura esta lectura, Toro :-(

    ResponderEliminar
  16. A por mí no vienen. No me cuentan nada nunca. Mira que los llamé!

    ResponderEliminar
  17. Uff por un momento he sentido escalofríos, es cierto, hay muertos vivientes. Nadie está entonces a salvo.
    te beso Toro.
    pd. que bueno eres. sigue siempre tu mismo.

    ResponderEliminar
  18. Uffff a ver quién se duerme ahora!
    Ese final...

    Un beso asustado.

    ResponderEliminar

  19. Un poema endiablado...

    Beso... Xavi.
    Y mi mano en tu mano...

    XL

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que se lo pasan de miedo, nunca mejor dicho :)
    Salud

    ResponderEliminar
  21. Siempre es grato leerte amigo Toro ... No me gustan las procesiones....prefiero los rituales....saludos

    ResponderEliminar
  22. Hay muchos temas endemoniados que salen en manada y en procesión...a mi entender este poema da para muchos temas endemoniados...Muy bueno.
    Feliz martes toro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Semana santa en Octubre, donde mujeres, y hombres, son muertos vivientes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. :)
    Y mi mano en tu mano :(
    y mi piel en tus huesos.
    Y Si nunca vio al diablo
    que le diera
    sus besos

    ResponderEliminar
  25. Totalmente de acuerdo contigo y con el comentario de Tracy, ya no sabe que más inventarse el clero, la cosa es que llevan 2018 años de runnn runnnn...

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  26. tremendo espectáculo, patrocinado supongo¿?

    ResponderEliminar
  27. a mí me aburre bastante, pero supongo que tendrá un objeto, fundamento de hecho y de derecho¿? no. Pero debe ser entretenido

    ResponderEliminar
  28. Menos mal que no lo leí a noche! 👿👿👿

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Realmente da miedo leerlo porque es muy tétrico. Me recuerda mucho a las semanas santas de antaño. Me daban miedo, sentía horror al mirar a los encapuchados morados y blancos. Hoy día creo que no hay que tener miedo a los muertos, ellos no hacen daño. Sí los vivos. Pero tampoco se puede vivir con miedos porque si no, no vivimos. Hay que tener precaución no miedo de nadie.
    Esto en un corto con tus palabras e imágenes, sería la leche.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Espeluznante Toro. Me has puesto los pelos como las púas de Espinete.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  31. El miedo es el arma más poderosa para el hambriento de poder…

    Bsoss intensos, mi querido poeta.

    ResponderEliminar
  32. Estos diablos más que muertos, lo que me parece es que son tontos.
    :)

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  33. Ya estamos en el infierno. No sé para qué vienen a buscarnos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Esa eterna procesión que no cesará hasta que el planeta reviente.
    Cuánta verdad en este poema. Nadie dice, nadie se atreve, se cierran las ventanas... pero ahí están. Lo sabemos y lo saben.

    Apluado. Bss.

    ResponderEliminar
  35. Es inquietante esta poesía...

    Da miedo. Pero es indudable su valor.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  36. Lárgome de aquí no vaya a ser el diablo mayor y me lleven.

    ResponderEliminar