10 de noviembre de 2023

CENTRIFUGAPOEMAS 56

Estos días no estoy.
Ando por caminos
de los tiempos fallecidos.
El otro día
visité una tumba
de recuerdos casi prehistóricos.
La placita está.
Las calles también.
Incluso los locales
que ahora
se dedican a otras cosas.
Pero ni rastro de mis amigos.
Ni tampoco encontré vestigios
de aquellas muchachas tan hermosas.
En su lugar había una tarde anochecida.
Y niños pequeños jugando en columpios.
Y padres nuevos que los vigilaban.
Y mis pasos atardecidos resonando inútiles
por aquel barrio que tantas veces me contempló.
Me vi en la antigua cafetería
que ahora es una sandwichería muy moderna.
Atrapado y congelado
en la calle del tiempo
fui cambiando las cabezas de los clientes
que parloteaban en una mesa
por las de mis amigos y la mía
que extraje de un recuerdo
perteneciente a un domingo tarde
de hace muchísimos y destartalados años.
Y en ese milagro de memoria rejuvenecimos.
Y ahora éramos nosotros los clientes.
Y volvimos a querernos.
Y a reír.
Y a bromear.
Y a hacer planes para tantos futuros.
Y a jurarnos amistad eterna.
Y nos perdonamos todo el olvido que nos azotó.
Y mi corazón sonreía.
Y una lagrimita traviesa quería salir pero no la dejé.
Y sentí feliz a mi corazón.
Pero el hechizo de pronto se apagó.
Y los clientes volvieron a tener sus verdaderas cabezas.
Y mis amigos y yo nos arrugamos de golpe.
Y desaparecimos de los tiempos del ahora.
Y me quedé solo en la calle.
Escuchando música de aquellos tiempos en mis auriculares.
Entonces di un último paseo.
Y me despedí para siempre de la placita
y también de las calles
y de esos locales donde había sido tan y tan feliz.
Y me fui para siempre.
Y el metro me engulló.
Y sentado en uno de los vagones
me vi reflejado en el oscuro vidrio de enfrente.
Y contemplé resquebrajándome cómo el tiempo no tiene piedad.
Y observé a la gente.
Gente joven la mayoría.
Cómo reían.
Cómo bromeaban.
Cómo se querían.
Cómo les mimaban los futuros.
Y me fui haciendo insignificante y pequeño.
Y cuando llegó mi parada recogí mis huesos y me bajé.
Y salí a la calle de mi ahora.
Y la noche, el frío y el viento me esperaban.
Impasibles.
Serios.
Atroces.
Cansados de mis desvaríos melancólicos.
Y me acompañaron a casa sin decirme ni tan solo una palabra.

35 comentarios:

  1. Me alegra que la noche, el frío y el viento respetaran tus momento con tus recuerdos. Tu barrio ya no es el que era, ya no lo habitan las mismas personas, pero ha sido el escenario de un tiempo feliz. Eso no te lo quita ya nadie.

    Conmovedor tu centrifugapoema.

    Beso, Xavi

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato. Tintes . Para sentarse en un banquito y leer despacito saboreando el contenido.

    Besos 💋😘💋😘💋😘💋😘💋😘

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato. Tintes . Para sentarse en un banquito y leer despacito saboreando el contenido.

    Besos 💋😘💋😘💋😘💋😘💋😘

    ResponderEliminar
  4. Dios, que tristeza!!😞
    Te abrazo fuerte***

    ResponderEliminar
  5. Qué triste, pero qué bonito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No volver a donde fuimos felices ¿Será? Triste. Besos

    ResponderEliminar
  7. Si les pasa como a mí, estoy segura que la noche, el frío y el viento no se cansan de tus desvaríos.
    Besitosss, viernetes!

    ResponderEliminar
  8. Somos también lo que perdimos, lo que callamos y añoramos, incluso estamos marcados por el pesar de ese amor que no fue y nos lacera.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Não te sei dizer quanto o teu poema me tocou.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es difícil entender cómo la tristeza y la melancolía puedan generar belleza y hasta placer intelectual. Pero lo consigues. Con imágenes deliciosas como las cabezas del pasado en las de ahora o detallitos como ese recoger tus huesos y salir del autobús. Una de tus muchas inspiraciones que no cesan.

    ResponderEliminar
  11. A veces, las silenciosas, son las mejores compañías

    ResponderEliminar
  12. Cuesta mucho asimilar que va quedando nada de lo que fue tan gozoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. ¿acudiste a la cita a la que quedaste con tus amigos el 1 de enero del año 2000?
    Casi todo me lo creo menos lo de los niños columpiandose.
    abrazooo

    ResponderEliminar
  14. El peso del tiempo te atormenta... Pero seguro que no tanto como los locos que llegan a tu blog a dejarte biblias de comentarios esquizofrénicos xddd
    Qué paciencia tienes, admirable.

    ResponderEliminar
  15. Malgrat la tristesa dels teus poemes, m'agraden moltíssim les metàfores que fas servir tan bé.

    Petonets, Xavi.

    ResponderEliminar
  16. El poema es tan triste que parece antiguo. Pero es también muy bello, y eso lo hace intemporal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. El frío va calando, hasta que nos agarrote los huesos y nos impida caminar.

    Saludos.

    ResponderEliminar

  18. 😔❣

    Beso... Xavi.
    Y mi mano en tu mano...

    🥀 🐾

    ResponderEliminar

  19. 😔 ❣

    Beso... Xavi.
    Y mi mano en tu mano...

    🥀 🐾

    ResponderEliminar
  20. Me gustan los paseos por tu memoria y las calles.
    Fuiste feliz y es algo que siempre hay que agradecer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. El frío será más frío me ha encantado y emocionado,
    besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  22. Todo vivirá siempre en tu corazón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Me he visto reflejada en esa escena del metro, la has descrito tan bien...
    Hay que quedarse con esos bellos recuerdos de la juventud y la alegría que ahora nos faltan.
    Mil besos , Toro

    ResponderEliminar
  24. Sin palabras, hay una tristeza en las palabras que emociona
    Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Mi comentario desapareció, trataré de escribirlo
    Sin palabras, hay una tristeza en tu escrito
    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Mi comentario desapareció, trataré de escribirlo
    Sin palabras, hay una tristeza en tu escrito
    Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Los lugares donde vivimos, donde fuimos felices, nos hacen ahora sufrir de angustia cuando volvemos a ellos... Nada es ya igual.
    Feliz fin de semana, amigo

    ResponderEliminar
  28. super vívido poema Toro, y es que cuando recorremos lugares en vivo o en imaginación , las sensaciones se hacen palpables

    besitos :)***

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué maravilla es poder volver atrás sin volver, poder vivir lo vivido sin vivirlo! Pero,como todo en este perro mundo,tiene un precio: el dolor de haberlo perdido todo es el IVA a pagar por tanta nostalgia.
    Sublime, Toro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Lo vivido quedó. Ni aunque ahora sólo sea un recuerdo, y comparamos con ese hoy tan diferente.

    Un beso

    ResponderEliminar
  31. El poema es buenísimo
    No sé de dónde han salido todos esos advenedizos que ocupan tan campantes nuestros sitios.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Golpe de melancolía en toda regla.
    Los años pasan y la nostalgia acecha…
    Y sí,el tiempo no tiene piedad…y oportunidad que pasa no vuelve.

    Un beso ahora.

    ResponderEliminar
  33. El tiempo pasa para todos y pobre de aquel que no lo quiera saber porque aún sea joven y crea que eso le va a durar mucho tiempo. Solo somos polvo en el viento, mi muy querido amigo. Un beso melancólico y nostálgico, que no sabes cómo me llegan tus poemas, como ningunos otros.

    ResponderEliminar
  34. Es un gran poema.
    El tiempo (nos) pasa. Lo que queríamos y lo que fue y es. Aquellos futuros. En fin...

    Bss.

    ResponderEliminar
  35. Es la gran verdad, el tiempo no tiene piedad, poreso es lo más valioso, diga lo que dijere el que piensa sólo en el dinero (y que con él no compra tiempo, claro está)

    ResponderEliminar

Vuelvo a moderar los comentarios.
Ha regresado la loca y está peor que nunca.
Dentro de ella viven todos los demonios.