22 de febrero de 2006

CARETA DE PAYASO

Para sobrevivir
alquilé un estómago de acero
y una careta de payaso
en la tienda feliz
pagando por ello
las monedas de Judas
Me arrojé a la calle
el mundo era una fiesta
tuve más amigos que nunca
diluviaban los abrazos
veía la felicidad impresa
en cada cara de payaso
Hasta que un día rosa pálido
me venció el contrato
sin monedas y con náuseas
le dije adiós a Alicia
y a su país de las maravillas
justo antes de la tormenta.

23 comentarios:

  1. Fantaseando con la dura realidad diría yo.

    Torosalvaje... te vendrían mejor unas vacaciones en otro hotel... en el mío no serían tales vacaciones, apenas te desplazarías.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Nunca me han gustado este tipo de bailes de máscaras. La realidad siempre está debajo...

    ResponderEliminar
  3. Contratos con la fecha de caducidad impresa, es la letra pequeña que nunca leímos y que con sorpresa nos recuerda que hay situaciones que son préstamos, nada más.

    BesoS de otra ‘alicia’

    ResponderEliminar
  4. Precioso. Aunque te confieso que desde pequeña me dan terror los payasos!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. "me venció el contrato"
    así nos sentimos cuando nos damos cuenta de que llevamos varios bailes danzando sin ganas una música que no nos convence, no?...
    Besos y paraguas (de los que no se giran con el viento)

    ResponderEliminar
  6. La vida quizá es más fácil con caretas y sin escrúpulos, ¿pero quién quiere que sea fácil?.
    Es más peligroso, arriesgas el corazón si no le pones coraza, pero es mejor vivir que sobrevivir.
    Un beso toro.

    ResponderEliminar
  7. que bueno sería que las máscaras se usaran para exaltar el color y la fantasía, y no para esconder una realidad.
    precioso.
    besos!

    ResponderEliminar
  8. que bueno sería que las máscaras se usaran para exaltar el color y la fantasía, y no para esconder una realidad.
    precioso.
    besos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. debo haber crecido,
    el rollo carnaval empieza a no gustarme nada...

    y no estoy hablando solo de la fiesta,
    seguro que me entiendes toro...

    Besote

    ResponderEliminar
  11. No sé si es lo mejor que te he leído, pero si no lo es, anda muy cerca.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No sé si es lo mejor que te he leído, pero si no lo es, anda muy cerca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La amistad es un bien escaso.
    Cuando estás alegre y contento hay un montón de gente para compartir, no ocurre así cuando todo va mal.
    El mundo es un gran carnaval, pongamos la careta y que suene la samba.

    ResponderEliminar
  14. hoy no te dire nada.... :-) pq ya lo sabes... xiko impresionador :-p
    mil bicos

    ResponderEliminar
  15. A veces tus versos son tan "reales",que te preguntas sera posible que el halla pasado por esa situacion?.

    Muchos de tus versos,parecen salidos de tu sudor y tu sangre.Y eso justamente les da una tremenda fuerza.

    Leerte es siempre una bella leccion.

    Esto es lo que me gusta de este mundo blogero;Todos aprendemos de todos un poquito mas cada dia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hasta que un día rosa pálido
    me venció el contrato
    sin monedas y con náuseas
    le dije adios a Alicia
    y a su país de las maravillas
    justo antes de la tormenta.


    Fuerte la realidad , ¿no?, por eso usamos caretas y antifa y disfraces, es feo andar con naúseas permanentemente.

    También fuerte tu poema, quien no lleva una máscara para no mostrar las heridas y las lágrimas hasta que un día se cae y nos miramos al espejo y ya no somos lo que eramos.

    Un aprender otro poquito de la vida caminando por aquí, y verse en el mismo espejo muchas veces

    Anngiels

    ResponderEliminar
  17. Algunos somos tan feos que en lugar de ponernos caretas nos basta con la goma, je, je ..

    Muy bueno tu poema. Como una de esas peliculas que te deja pensando ..

    ResponderEliminar
  18. Llevo muchos años con la careta puesta y no tantos amigos como yo pensaba. Hace poco que he empezado a quitármela, y han surgido más y mejores amigos que antes.

    Perderás el país de las maravillas pero entrarás en el mundo real. No tan perfecto, pero con muchas cosas por disfrutar.

    ResponderEliminar
  19. Cuando alguna vez la alquilé, más que para sobrevivir, fue para que los demás no sufrieran por mí, las lágrimas se camuflan bajo sonrisas pintadas...

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Sonreir sin estar sonriendo, es una prueba de fuego para un estómago de acero...
    ¡Hasta me salió un verso sin esfuerzo!

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Lo del estómago de acero me ha encantado. Sí, hay que tener mucho estómago y muy resistente para tragar tanta hipocresía, tanta mascarada, tanta "soez".

    Mejor que el contrato expirase.

    ResponderEliminar

Vuelvo a moderar los comentarios.
Ha regresado la loca y está peor que nunca.
Dentro de ella viven todos los demonios.