23 de febrero de 2006

ÀLEX

Te empiezas a ir
imparable
por tu camino
de rosas y espinas
Emocionado
voy soltando amarras
y me diluyo
en un mar de lágrimas.

33 comentarios:

  1. Lo peor de que alguien querido o amado se vaya es ese nudo que se nos queda en el estómago que al principio parece imposible de desatar.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso, de verdad, me has emocionado...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cuando alguien se va, suele quedar una sensación de desamparo, de estar perdido, sin encontrar la salida.
    Al final del tunel siempre hay luz, aunque no siempre la vemos.
    Precioso, como siempre

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es cuando se va delante de tus narices, sin motivo aparente, sin poder remediarlo...

    ResponderEliminar
  5. Las despedidas...nunca son fáciles..
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Poquito a poquito, debemos dejar que se alejen, debemos ir destensando la cuerda, dar más cabo, pero seguir siempre a su lado.
    Es su camino, nosotros estamos en él pero sin olvidar que es suyo.

    BesoS

    ResponderEliminar
  7. Soltar amarras es lo mejor que puede hacer un padre.Te felicito.Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Mi post también va de algo parecido a tu escrito, se va yendo, pasa el tiempo y quízás cada vez está un poco más lejos...
    Nos persigue quizás desde alguna nube...

    ResponderEliminar
  9. Yo lo identifico con los hijos, que a cierta edad van escapándose de nuestra mano.

    Un abrazo emocionado

    ResponderEliminar
  10. De primera visita por tu blog, me han emocionado tus versos.
    Los he vislumbrado paternales...
    Ha sido un gusto leerte!

    ResponderEliminar
  11. Lágrimas que limpian el camino, porque cuando sueltas, te sueltas

    ResponderEliminar
  12. Creo que aunque ahoguen las lágrimas a veces no hay más remedio que soltar amarras. No se puede retener a nadie que se quiere o debe marchar.

    Bonito poema, cargado de sensibilidad.

    Gracias por tu visita. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. deja que las aguas corran.. y las lagrimas bañen tu alma..
    besazos..

    ResponderEliminar
  14. Los hijos, para nosotros siempre nuestros niños... para ellos ya mayores.
    La majestuosidad de los padres es ir soltando esa amarra lo suficiente para que el pequeño barco reflote pero que jamás pierda el rumbo.

    Por cierto... lo tuyo tb es de serie?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Si deseas algo con mucha fuerza, dejalo en libertad, si vuelve a ti, sera tuyo para siempre, si no regresa, no te pertenecia desde el principio.
    mil bicos xiko impresionador

    ResponderEliminar
  16. Supongo que te refieres a los hijos, hay un poema precioso del profeta, espera, te lo dejo, me parece precioso:


    "TUS HIJOS"

    Autor: Khalil Gibran

    Tus hijos no son tus hijos, son los hijos de la vida, deseosa de sí misma.
    Vienen a través de ti, pero no vienen de ti. Y aunque están contigo no te pertenecen.

    Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos. Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

    Puedes albergar y cuidar sus cuerpos, pero no sus almas.

    Porque sus almas habitan en la casa del mañana, que tu no puedes visitar ni siquiera en sueños.

    Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no busques hacerlos iguales a ti. Porque la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer.

    Ustedes son el arco en el que vuestros hijos, como flechas vivientes, son impulsados hacia adelante.

    Dejad, alegremente, que la mano del Arquero nos doblegue y lance la flecha hacia el infinito.

    Porque, así como él ama la flecha que vuela, así ama también el arco, que es estable.


    PD- Oye, si me paso dejándote cosas , me lo dices eh?. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Irse de nuestro lado, soltarse de nuestra mano, alejarsae, ya nada volverá a ser igual, entonces las lágrimas son el salobre licor que nos sirven de bálsamo.
    Un breve poema lleno de sentimientos, de angustia.

    Anngiels

    ResponderEliminar
  19. La vida es un camino de rosas y espinas, a veces transitamos por puras espinas y descalzos, vagamos buscando rosas y cuando las encontramos la vida pierde sentido si no hay espinas que nos hagan volver del embrujo a que nos someten las rosas...

    El día que decidí salir de casa para iniciar la universidad, empecé un calvario lleno de satisfacciones, ahora, no cambio mi libertad por nada, aunque extraño a veces la comida de mi mamá, o el calor de la familia, espinas espinas que me hacen agradecer...

    No sé si Álex inicia su camino, pero le deseo suerte, y a ti te digo, las lágrimas curan todo lo que tenga que ver con espinas...

    ResponderEliminar
  20. Hi, a nice blog you have here. You will surely get an bookmark :) xaNax

    ResponderEliminar
  21. Suelta las amarrras sin llorar.
    Porque si había algo amarrado a ti o a lo que sea, ya era malo.
    Las amarras no sirven para el desarrollo del ser humano.
    Lo que si importa es la motivación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Es "ley de vida"...
    Hace cuatro dias seguro que eras tú quien estaba en su lugar...
    El tiempo pasa tan deprisa!!!!...

    ResponderEliminar

  23. Precioso, de todo lo nuevo que he encontrado en este baúl de suspiros, anecdotas y recuerdos es el qeue más me ha gustado... será que me trae a memoria auqel proceso de separación... o mas bien identifica tus letras con algun momento de mi vida... sea como sea, es muy linda... gracias... un abrazo

    Desde mi principado para el mundo

    ResponderEliminar
  24. Se debe aprender a soltar, aunque nunca pude hacerlo, preciosa tu alma.

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. A veces
    hay
    que dejar marchar
    para volver a encontrar

    ResponderEliminar