26 de febrero de 2006

TAMBOR Y DOLOR

Viejo tambor
de batallas exiliado
te convoco desahuciado
a la guerra de mi dolor
ven tambor guerrero
ven en mi rescate
despierta mi corazón
resucita mi sangre
y ensordece mi mundo
con un quejido desesperado
que arranque del suplicio
a mi vida muerta
resucítame de este sepulcro
desbordado de tristezas
que el llanto de tus redobles
estremezca mis huesos
hasta hacerlos revivir
que tus estruendosos latidos
ahoguen de sangre mis venas
en borbotones de vida
en exorcismos de penas
no te enternezcas tambor
atácame con furia ciega
arrástrame a tu lado
que solo tú me quedas.

22 comentarios:

  1. De cuanto dolor me impregnan tus letras...

    Ven, acercáte, toma mi mano amiga, cierra los ojos, respira profundamente.

    Siente... vive...

    La vida es eso... tristezas entre pequeños momentos de felicidad.

    ResponderEliminar
  2. Espero que el retumbar de ese dolor haya logrado resucitar ese dolido corazón...

    ResponderEliminar
  3. El tambor seguirá golpeando, y llegará un día en que notes que eso ya no duele, que respiras profundo, sin ninguna espina clavada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. cuanto sentimiento esconden tus palabras. precioso y profundo poema
    saludos
    robert

    ResponderEliminar
  5. Además del tambor, te quedamos muchos seguidores fieles y encantad@s de leer tus preciosos poemas.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desgarradora pedida de auxilio a ese tambor que casi todos tenemos y que en muchas ocasiones viene a salvarnos de esos estados de ánimo. Tal vez forma parte de nosotros mismos…

    Me ha gustado mucho tu poema.

    ¡Saludos y gracias por ese aplauso. Lo he oído!

    ResponderEliminar
  7. Y ahora ¿qué te digo yo...?

    Que todos tenemos algo a lo que aferrarnos, algo que nos golpea para recordarnos que seguimos vivos, que nuestro corazón sigue latiendo y nuestra sangre no se ha congelado.
    Que renacemos de nuestras cenizas, una y otra vez, una y otra vez...

    Ufff, podría seguir escribiendo pero en lugar de un comentario parecería un post ;)

    Besos suaves, sin golpes

    ResponderEliminar
  8. Que acompaña siempre al dolor, a la pena... y al final ese retumbar es como una melodía.

    Un gran saludo.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Desgarrado es tu tambor sonando, profundas letras te siento hoy, ¿quién te volvió quebranto?... ¿por quién penas tu dolor?...

    Es una poesía preciosa e intensa, me encantó.

    Gracias a tu visita he podido descubrirte. :) Un beso

    ResponderEliminar
  10. Espero que las notas llenen tus venas de pura adrenalina, es muy reconfortante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Barbaro! Tú si eres escritor o estudiante de escritor o algo así vdd? Te va a ir bien!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu manera de escribir,he leído casi todo.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Wuau !!
    A mi un tambor de esos......si.

    Eres un exelente poeta!!.

    ResponderEliminar
  15. desgarrado poema en busca de la "tabla de salvación".
    El tambor que debe "latir" acompasadamente, el que nos mantiene vivos...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Espero que hayas encontrado ese "tambor", y que tengas energia para tocarlo hasta que te sangren las manos.

    Desde aqui creo oir su redoble ...

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar