13 de mayo de 2010

EL HOMBRE DEL SACO

Ese hombre que camina solo
es el hombre del saco
a mí no me engaña
me da igual que disimule
con ese uniforme de cartero
quizás engañará a los demás
pero a mí no
dentro de unos minutos
cuando salga de ese edificio
voy a cortarle el cuello de un tajo
y liberaré a todos los niños
que lleva maniatados
dentro del carrito de reparto.

149 comentarios:

  1. El hombre del saco, viejo del saco, viejo del costal, el hombre de la bolsa o el viejo de la bolsa es un personaje del folclore infantil hispánico. Se le suele representar como un hombre que vaga por las calles cuando ya ha anochecido en busca de niños extraviados para llevárselos metidos en un gran saco a un lugar desconocido. Este personaje es caracterizado como un asustador de niños, y se utiliza como argumento para asustar a los niños y obligarlos a que regresen a casa a una hora temprana. Es similar al coco y al sacamantecas.

    Wikipedia.

    ResponderEliminar
  2. y es que no se como sobrevivimos a la infancia con tanto terror....ahora los críos no se asustan...asustan !!!


    el primer jejeje

    ResponderEliminar
  3. Acá tambien nos asustaban con ese hombre de la bolsa.
    A mi me decian que si no tomaba la sopa vendria el Orgo :).
    Y la verdad es que tome siempre la sopa y me quede con ganas de conocer al OGRO.

    Besos Animalito.
    Y el Mundo por montera.

    ResponderEliminar
  4. Torito, a mí el hombre de la bolsa me capturó cuando era pequeña por no tomar la leche, y ahora que la tomo igual no me deja salir.
    Gracias por salvarme

    Estercita

    ResponderEliminar
  5. Pobre cartero...
    Generalmente el hombre del saco, que sí existe, está más cerca de los niños. Es un vecino, un tío o incluso su padre... Y parece que se multiplican.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Asustar a un niño de ahora, jajajaja!!!
    Asustan, dan miedo y según van creciendo pánico es lo que me dan.
    Claro que con cuentos como caperucita, etc. no me extraña nada de ningún niño.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues tal como suben los niños, el hombre del saco, más que asustar, parece un canguro en apuros.

    Besosssss.

    ResponderEliminar
  8. ¡Y cuántos hombres sin saco tenemos alrededor, dispuestos a chuparnos la sangre, con sus buenas maneras y sus semblantes de querubines!

    Besitos, cuídate de ellos.

    ResponderEliminar
  9. Torito...si me habrán asustado con el hombre de la bolsa!!! Ojalá hubieras estado tú para defendernos y tranquilizarnos. Con semejante bravura no necesitas de cuchillos!! Una cornada y basta!!!

    Hermosamente tierno. Me emocionó.
    Un beso Toro querido.

    ResponderEliminar
  10. Sabes lo que lleva de verdad??? lleva cartas de hacienda casa por casa obligandote a cogerlas y encima haciendote firmar, para que sea inminente el robo, un año más.

    ResponderEliminar
  11. Potser la manca de cartes l'ha obligat al "pluriempleo" espantanens.

    ResponderEliminar
  12. ¿Te lo dijo Dios?

    ...

    Qué mal rollo.
    Hace poco aquí ocurrió una cosa similar. Real. El tajo en el cuello fue mortal. Parece que fue una orden divina.
    El objetivo fue un niño que jugaba distraído en el parque.
    Qué mal rollo, Toro.
    Ocurre.
    Un beso?
    No sé si hoy te lo mereces...

    ResponderEliminar
  13. un poco da lo mismo
    últimamente solo traen malas noticias ( las buenas se dan por mail)
    besos Toro

    ResponderEliminar
  14. A mi me daba mas miedo el sacamantecas, mi portal era muy oscuro y subía las escaleras de cuatro en cuatro y llamando a mi madre a gritos. Jolín que miedo nos ponían.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. no sabes cuantas veces me dijeron de nena si no hacía caso o me portaba mal...-te voy a entregar al viejo del saco!!

    que horror, pobre viejo, me habría sin duda devuelto de una jajaja

    besitos desordenarijillos

    a mi hijo nunca pude asustarlo, él simplemente me decía, -tengo derechos, y si no los respetas te denuncio...que tal??jajajja

    cómo cambian los tiempos!!

    besitos Xavi, ten un día super!!

    ==========

    el otro texto ya lo comenté en su oportunidad cuando lo subiste:=)

    siempre tu ingenio rebasa mis espectativas torito

    ResponderEliminar
  16. pues sí también ese "señor" es de mi época... pero la verdad que nunca me asustó demasiado, me asustaba más la posible bronca o los castigos e incluso la imaginación en la oscuridad...

    petonets

    ResponderEliminar
  17. Conozco al hombre del saco, de mis sustos de niña, y al saca mantecas...eso era terrible, creo que lloré una noche enteraporque alguien dijo que andaba cerca.

    ...así que en esta ocasión te acompaño.

    Besos desde mi otra orilla, en puro inicio...
    merce


    Un abrazo Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
  18. Tienen que ser niños lo que lleva, desde que hay ADSL ya no queda correo postal.

    Con lo bonitas que eran las cartas escritas de puño y letra...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Acá en Argentina es "El viejo de la bolsa".
    Muy bueno, Toro!!!
    Cariños!

    ResponderEliminar
  20. Desde lejos...desde tu tierra venía "El Hombre de la Bolsa" protagonista de los sustos a los niños de mi generación.

    Venga esa navaja! Tengo que ajustar cuentas con unos cuántos personajes del pasado!

    :)

    Besazo Toro!

    ResponderEliminar
  21. Ya te iba a preguntar cual alucinógeno usabas... pero aclaraste... aunque me queda la duda :)))))))

    Besos!

    ResponderEliminar
  22. A mi tampoc em dóna la gana.


    i a eixe home no li lleves l'ull de damunt...em fa mala espina.


    B7s!

    ResponderEliminar
  23. Ah, ves a ese hombre del saco sería bueno dasaparecerlo, desintegrarlo.
    Y que todos los niños del mundo estuvieran protegidos y libres...Me llegó, hasta el estremecimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Pues a mi madre me decía que tenía que comer que si no vendrían "las ánimas benditas" y me llevarían. Y yo me lo creí y empecé a volar con ellas y no veas lo bien que lo me lo pasaba. Un par de veces me encontré con el hombre del saco y le pegue una patada en los huevos. Y respecto al mundo por montera, pues eso...
    a matar capullos y chupones que para eso hemos venido a este mundillo de cuarta.
    Besos solitario en tu estrella :))

    ResponderEliminar
  25. Ajá, tenemos al mismo cartero!!!! El mío vaya que sí lo parece (Encima tiene cara de cura y viendo como está el patio con ese tema, ya me dirás)y el saco es inmenso, mínimo podría meter a unos doce gorditos o a unos treinta canijos...
    Un besito.
    No le cortes el cuello, róbale el saco.

    ResponderEliminar
  26. Si señor.


    Eso es una paranoia y lo que escribo yo a las 3.30 a.m. son tonterías...


    Perfecto.

    ResponderEliminar
  27. El coco, susto! A Santi trato de no asustarlo con esas cosas.

    Eres el justiciero! :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. bhhrrrhhhiiiiihhh.... historias para no dormir! el miedo hay que aprender a desaprenderlo, pocas veces es útil :)

    ResponderEliminar
  29. A mas de uno de esos"NIÑATOS" habria que meterlos....no en un saco sino...en el cooooooooñ....de su mama.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Conocía al hombre de la bolsa, o al hombre invisible, pero no al coco ni al sacamantecas!!!

    Si fuera Justiniano después del crimen adentro de la bolsa seguro que encuentra regalos y era papá noel :))

    Me gustó el poema, por el convencimiento certero que tiene el supuesto matador.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Me fui a mi niñez, en mi casa venía todas las noches el hombre del saco, mis hermanos que son mucho mas mayores que yo eran los asustadores, me las hicieron pasar mal, me apagaban la luz y entre sonidos "extraños" me obligaban bajo grandes amenazas a hacer las tareas que les mandaban a ellos, sino ya sabía, el hombre del saco llegaba, (lease uno de ellos, se turnaban), yo acababa llorando siempre y todos los demás riendo hasta que mi padre me cogía en brazos para darme mimos y calmarme. Que tiempos!
    Gracias por provocar tanto.

    Tu perfil simplemente me encanta.

    Besos. Eritia

    ResponderEliminar
  32. Prefiero mil veces al hombre del saco, que toda esa panda de politicastros que no hace más que dar por saco. Esos, si que asustan.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  33. ¿De donde vendría ese lunático mensaje pasado de generación en generación(desafortunadamente todavía hay padres que lo dicen a niños muy pequeños)de que una enseñanza o límite llegara a través de fijar temor?
    Nocivo desde dónde se mire.
    Ahora,Toro, yo no sé si la culpa la tiene "el hombre" o quien le ha dado vida.

    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  34. Q BUENO TORO, CONFIESO Q AL PRINCIPIO ME ASUSTE, YO SOY DE ESOS Q ASUSTARON CON EL VIEJO DE LA BOLSA

    ResponderEliminar
  35. Uis.... ojo... recuerda un dato... lleva sotana.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Toro,no hay uno, son miles y están muy cerca de nosotros,más de lo que imaginas....
    Besos.
    Si quieres te hecho una mano ,tengo ganas de degollar a alguien...
    :)

    ResponderEliminar
  37. Yo tengo un cuento,La sopa,donde aparece el hombre del saco,y lo escribí porque hubo un episodio en mi infancia que tuvo que ver con esto,y me dejó un recuerdo imborrable y no demasiado agradable.Deberías haber estado allí.Besos***

    ResponderEliminar
  38. Pegale dos navajazos de mi parte. Me hizo pasar tanto miedo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. justiniano??
    estas ahi??
    ummmm...
    muy sospechoso todo esto

    ResponderEliminar
  40. Mi querido Toro: Creo que a partir de ahora no voy a mirar tranquilamente a los carteros y si alguno sube a traerme una multa :( le cerraré la puerta en las narices y te echaré a tí la culpa.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  41. mecatxislamarrrr... salva a los críos que si no yo me quedo sin trabajo! ;) si quieres te ayudo!!!! a por los malos!!!

    ResponderEliminar
  42. Creo que has pasado demasiado tiempo con Justiniano.
    Reconsidera esa amistad, no te favorece.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Con cuentos como éste hemos crecido dentro del miedo. ¡¡Qué mal lo hacían en este sentido...!!

    Besicos,

    ResponderEliminar
  44. Vaya trauma arrastrado por el personaje de tu poema...
    Algunos errores tontos de padres tontos pueden derivar en tragedias como ésa.

    En mi tierra también se usaba ese patético argumento.
    Hemos evolucionado un poco.

    Particularmente, a mis peques, no los amenazo con personajes siniestros ni fantasías atroces, me limito a levantar el tono.
    Yo los asusto más que cualquier ogro, cuando me lo propongo...
    :)

    Beso-sin miedo- Torito de mi alma.


    SIL

    ResponderEliminar
  45. Jajajaja, a mi me lo nombraban cuando no queria comer.

    Que tiempos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  46. He sentido algo raro al leer esto.
    Me ha gustado mucho. Hago una similitud entre la liberación de los niños y la liberación del ser humano que anda metido en un saco de ignorancia y sometido al manipulador que evita que salga a la luz.

    Un abrazo Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  47. ¡Jo, Toro! me acabas de enviar de un instante a mi niñez, recuerdo el miedo que tenía al hombre del saco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Me recordaste mi infancia, a decir verdad mi terror era "La llorona"

    Besos

    ResponderEliminar
  49. El hombre del saco, je,je, pues si que me lo decían de vez en cuando en la infancia, cuando había que regresar y oponía resistencia.
    Hoy no se habla de el pero ese maléfico hombre se dedica robar a los adolescentes, y en su saco los transforma sumergiéndolos en mundos terroríficos y putrefactos, mientras sus padres duermen meciendo una cuna vacía de responsabilidades.
    Un beso

    ResponderEliminar
  50. Uff!, me asustaste. Menos mal que te has explicado en el primer comentario porque lo primero que pensé al leer es que te íbas a cargar a alguien en serio.
    Toro, déjalo escapar. Seguro que los niños harán un agujerito en el saco y saldrán por debajo al menor despiste. No te preocupes hombre! que tú no puedes hacer ná.
    Eres como el Justi de justiciero. De tal palo tal astilla.
    El hombre del saco es para temerle pero qué me dices del hombre que te "mata" de amor????...
    Ayyyy!...Tiemblo.
    TQM
    Besos...eso es lo que quiero... BESOS

    ResponderEliminar
  51. Duérmete que viene el coco,
    sé bueno que si no te lleva el hombre del saco,
    pórtate bien o te lleva el Duque de Alba...(esto allá para Flandes).

    ResponderEliminar
  52. Yo cuando quiero asustar a mis niñas les digo que lean tu blog, querido.
    Y luego tienen que dormir con la luz encendida.

    :)

    :P

    Que ternura de post.

    ResponderEliminar
  53. Lo conozco... ¡vaya personaje maligno que nos mostraban en nuestra infancia! pero ¿de qué forma tan rebuscada defines al cartero?

    Te dejo un abrazo silencioso impregnado con aroma de manzana,

    Naia

    ResponderEliminar
  54. Qué miedo me daba el hombre del saco, yo sí lo conocí, pero pensé que ya había muerto porque no oía hablar de él, aunque esta no es razón.
    El mundo por montera, como debe ser.
    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  55. Se te olvidó decir que el prota era el Justi...
    Salud

    ResponderEliminar
  56. lindo color el negro...me gusta.


    beso*

    ResponderEliminar
  57. Me pasa como a josefina me entraba un canguelo,cuando hablaban del sacamantecas,que esa noche tenia pesadillas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  58. hoy tenemos cine noir...duermete niño duermete ya sino viene el coco y te comera, jajaja


    besos Toro!

    ResponderEliminar
  59. Ah! sisisisi
    siempre la misma amenaza en nuestra infancia (al menos la argenta)
    si no tomàs la sopa
    viene el hombre de la bolsa!
    hasta que los Les Luthiers dijeron:
    señooooooora...y si el nene no quiere tomar la sopa?!

    http://www.youtube.com/watch?v=j2eXZXgD6f0

    pero fueron los ùnicos que se atrevieron a preguntar eh? :)

    De todas formas, tu texto es bastante "pacifìsta" (por asì decirlo) ya que luego de haber visto "Bugyman" quedè espantada!!!!
    la versiòn nueva de lo que serìa "El hombre del saco"

    Mirala!!!!
    :D

    Besos Torito♥

    ResponderEliminar
  60. jajajaja
    por apurada me coviquè! :P
    la frase es:
    "y si el hombre de la bolsa tampoco quiere tomar la sopa??"

    :)

    ResponderEliminar
  61. Ya sabes Toro…niños perdidos en la ignorancia de los padres…con el corazón fuera del pecho de tanto miedo…pero ahora el hombre de la bolsa ya no yace perdido eternamente en la fantasía…con la cual quisieron amedrentarnos son personajes reales….un camino muy doloroso donde vemos muchas veces los despojos de la esperanza…a quien quieres asustar… besos de dulzura…TORO SALVAJE

    ResponderEliminar
  62. ¡Uf! te temo más a ti con esa disposición a matar al pobre hombre

    ResponderEliminar
  63. Era Justi? el de la bolsa o el del tajo?

    Ay, Toro...

    Toda una generación temiendo... y ahora... seguimos viendo afuera lo que no podemos arreglar adentro????

    Un beso

    Lidia

    ResponderEliminar
  64. Personaje universal con que me obligaban a comerme toda la comida cuando chica!! Uuuy como es que no me daba indigestión!
    Buenísimo, Torito imortalizaste un episodio d emi niñez!
    Cariños

    ResponderEliminar
  65. No hay nada mas triste que asustar a un chico; luego de grande se desarrollan tantos temores!
    Yo a mi hija, la educo con la enseñanza de que no debe tener miedo jamás; porque el miedo limita, no te deja hacer ni ser.
    Me ha gustado mucho este poema. Y ni que hablar del poema del perfil: adhiero totalmente a el!!
    Cada dia te admiro mas :)
    Un beso o 2 sin temores!

    ResponderEliminar
  66. Asustè a mi hija que ahora tiene quince años con personaje similar pero le decìa que vendrìa en su combi y se la llevarìa...aùn me creyò...Su hermano de 10 años sòlo se asusta con personajes de ficciòn muy, muy sofisticados. Que tal?? saludos Toro...

    ResponderEliminar
  67. Qué bueno que llegaste Torito... una oportunidad a la revancha! jojo

    (Yo me tapaba la cabeza con las sábanas...como si éstas fuesen blindadas...jaja)

    Besos Toro (de parte de todos los niños también!)

    ResponderEliminar
  68. Que terrible la cultura de la violencia y los estados bipolares, que se expresan al máximo en este post. Me asustas como el hombre del saco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  69. También a mí me amenazaron con el hombre del saco, pero ahora lo entiendo.
    Cerca de mi casa pasaba una gran acequia y todas las madres temían que jugásemos cerca y cayésemos al agua. Así que, nuestro hombre del saco, vivía allí.

    Y tu hombre del saco/cartero, me ha recordado mi invención para mis niñas cuando me preguntaban cómo podían los pajes de los reyes magos ir de casa en casa averiguando si los niños se portaban bien sin que nadie los descubriese: les dije que van en moto repartiendo pizzas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  70. El hombre del saco, si es él el culpable de muchos de mis miedos... abajo con él ya!!

    precioso poema,la hipocrecía la intolerancia... han cosechado la humillación en el individuo, ante eso la rebeldía y la dignidad.
    besos

    ResponderEliminar
  71. ¿Es que nadie piensa en el pobre cartero? ...si es que es en realidad el cartero, seré el rebelde en este caso y otorgaré el beneficio de la duda... hasta que el contenido del saco llore o patalee.... en ese caso, te acompaño en la cacería de terrores infantiles...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  72. El "Mantequero" Así se le llamaba por aquí y con él nos asustaba mi madre.
    También hay una canción infantil que dice: En un zurrón voy metida/ en un zurrón moriré/ por culpa de una sortija/que en la fuente me deje.
    Es sobre una niña que fue a por agua a la fuente y llenó el cántaro e iba de vuelta a casa y se percató de que había olvidado la sortija en la fuente y volvió y allí la apresó el hombre del saco:):)

    Ahora que lo pienso no sé si es un cuento-canción popular o una trola de mi madre:):)

    Por cierto, en el poema, el que persigue al hombre del saco es un psicopata en toda regla:)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  73. q no lo confundan con papa noel.... q no...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  74. nunca entendí esa costumbre de meter miedo en los niños...

    ResponderEliminar
  75. Ay si lo pillo yo le doy también cañita brava...ja,ja,ja...

    Muchos besos y me paso a desearte (como no xD)...Muyyyy buen fin de semana!!!!

    Disfruta mucho, carga pilas y un gran besazo. :D

    Arwen

    ResponderEliminar
  76. Toro, nosotros conocemos al hombre del saco, asi que solo los mayores de ta y tantos nos acordamos de él, los niños de ahora creo que afortunadamente para ellos, nada sabran. Para su desgracia y la nuestra, existen otros muchos "carteros" que estan a su acech. A esos que van detras de ellos NINGUN PERDON A SU VIDA!!!

    Cuantos niños de nuestros años van aun en el saco? Muchos!!! Un pedazo de infancia se quedo en el saco.
    Besote.

    ResponderEliminar
  77. tu fusión con Justiniano es cada día más evidente

    eres el salvador

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  78. Inculcar el miedo es el argumento de aquellos que no saben dialogar y en ese saco meto a muchos padres que por no saber como explicar las ciertas cosas acuden al hombre del saco para que los niños obedezcan.

    ¡Un abrazo enorme !

    ResponderEliminar
  79. Para que regresen a casa a una hora determinada, para que se porten bien, para que se coman toda la comida... Mi madre lo utilizaba en sus múltiples funciones.
    Hasta lástima nos daba. Parecía multiempleado.
    besos.

    ResponderEliminar
  80. haces bein, escribes mas que bien, yo, no tuve Internet por dos dias, po esto no vine a verte, erp ahora te mando un gran beso!!!

    ResponderEliminar
  81. es una pena que desde pequeñajos se induce al miedo y al buscar cosas para controlar por parte de los adultos, en lugar de hacerle entender al niño y pasar un tiempo con ellos...en fin

    ResponderEliminar
  82. Yo si tengo recuerdos vagos del hombre del saco, nunca lo ví,pero si que me recordaban su presencia cuando no me comportaba bien.Ahora dudo mucho que los niños teman al hombre del saco,más le vale que salga corriendo no sea el asustado él...

    Por cierto,no cortes tajos que la sangre salpica!

    Gracias por arrancar esa sonrisa al leerte, Toro.

    Un beso , Vicky.

    ResponderEliminar
  83. Toro ese Mundo que te pones por montera, es pura literatura, pareces un escritor de verdad jejeje
    Un escritor reconocido no lo haría mejor.
    Escribes requetebien
    El hombre del saco también me ha gustado, todo de ti me gusta y eso que no te he visto jejejeje

    ResponderEliminar
  84. Vaya, parece que está hablando Justiniano, y el ancestral miedop al hombre del saco,resurge de nuestros adentros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  85. Alguien se ha escapado del manicomio...

    ResponderEliminar
  86. De pequeña en casa se oía el hombre del saco...

    ¿crees que podríamos inventar el hombre del saco roba impresentables que asustara a políticos, por ejemplo???

    Muac!

    ResponderEliminar
  87. Asociado a él estaba el "tío mantecas", porque como sabes hubo un tiempo en que se creía que en la grasa humana se enconraba el elixir de la eterna juventud, así es que había señoras que para la estética no tenían ningún escrúpulo que pagar grandes cantidades. También se pensaba útil en enfermedades sin curación. Todo con la connivencia de los dientíficos efectivamente "matasanos".. y espera, he dicho hubo épocas... querido amigo, la vida es grotesca, para algunos-as no vale nada.
    Besazo espesillo

    ResponderEliminar
  88. No se si darte la dirección de un cartero que me tiene enfilada o mandarte para ciertas iglesias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  89. Tus letras están como los tiempos y como el tiempo, pesimistas y llenas de sombras.
    Yo te ayudaré a liberar a todos los niños, ahora que me lo has descubierto.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  90. El ropavejero y su saco masurpial, (r)evolucionando pasadizos donde rumiar intemperies. ago así como un pa(raí)s(o) de cor(r)al.

    Besos Musicales.

    ResponderEliminar
  91. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  92. ¿Por qué no me he dado cuenta antes?
    Un besote,
    Mun

    ResponderEliminar
  93. Aprendí a vivir dentro y fuera del saco... o eso creo.

    ;)

    ResponderEliminar
  94. Esto me gusta.
    ¿Te paso la navaja?

    ResponderEliminar
  95. ¡Esta entrada la ha escrito Justiniano!

    Por lo que sea, le ha tomado inquina al cartero. Pobre...

    ResponderEliminar
  96. Fiebre se me adelantó... jaja
    Iba decir que es un comentario digno del pensamiento de Justiniano... Aunque no creo que Justi le cortara el cuello, no es su estilo, no es agresivo... seguramente tramaría una treta para quitarle el carrito que luego le acusarían de robar y terminaría en la cárcel, pobre, tratando de dar explicaciones que jamás serían comprendidas...
    Muy bueno...!!!

    ResponderEliminar
  97. Aca tambien le decimos el hombre de la bolsa igual que alla!
    Recuerdo cuando era niña, si no tomaba la sopa me amenazaban diciendo: "Mirá que llamo al hombre de la bolsa ehhh?"
    Cosas, recuerdos, me gusta!
    Tienes la capacidad de hacer de temas distintos una obra de arte especial, diferente a los demas!
    Besos y abrazos Toro!
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  98. Temía mas la mirada de mi padre, y las palabras de mi madre , que al hombre del saco. No lo sentí nunca real...¡menos mal!
    Muchos besos ;)

    ResponderEliminar
  99. Jajajaja.
    Que bien!!
    A mí también me asustaban con él.
    Aunque conmigo lo usaban si hacía berrinche o no quería comer verduras, decían que le iban a hablar al sr. del saco.
    Aunque ahora que lo pienso, porque demonios tendrían mis padres el teléfono del Sr. del saco.
    Por cierto, soy el comentario número 100!!!:D
    Saludos

    ResponderEliminar
  100. Torito, ahora voy comprendiendo tanto poema de "Manicomios" jejejjeje
    en todo caso, yo hoy ví pasar a la llorona, iba vestida de vecina buena gente pero estoy segura que era ella, además siempre la visita un cartero. La voy a espera cuando salga de su casa y le cortaré ese blanco cuello, así salvaré también a todos los niños de mi cuadra, que tiene ella en su patio, encerrados en un carrito que le pasó el cartero.

    Sigue escribiendo más de estos...me encantan!!! Eres genial!!

    Muchos besos y abrazos,
    Anouna

    ResponderEliminar
  101. Hay de quienes engañan al mundo por completo
    Y lo hacen tan bien que terminan engañándose a si mismos.
    Yo que tu lo medito un momento, esos niños están en el saco por que merecen su escarmiento, el hombre solo cumple con su trabajo.
    Déjale tranquilo, que hoy me visite, no quiero comerme la comida, la verdad no quiero nada, quizás le cuente un cuento, tengo un libro lleno de historias tristes ¡JO!

    ResponderEliminar
  102. EL HOMBRE DEL SACO... EL HOMBRE DEL SACO... EL NIÑO DEL SACO... EL HOMBRE DEL SACO... SACO AL NIÑO DEL SACO DEL HOMBRE DEL SACO... LO SACO... EL HOMBRE DEL SACO... QUE SOBREVIVA... GRACIAS POR SOBREVIVIRLE...

    UN ABRAZO...

    ResponderEliminar
  103. FELIZ FIN DE SEMANA TORITO; JUSTI Y XAVI
    osea tres en uno jajaja

    besitos muchos:=)***

    ResponderEliminar
  104. Ya era hora que alguien hiciera justicia con ese hombre!

    Ya tengo repuestas para mi nieto.
    Abuela Anita... ¿existe el viejo de la bolsa? No mi amor. Ya no. Un toro salvaje le cortó el cuello de un hachazo y murió desangrado por el tajo.
    ¿Y los niños que llevaba en su carro?
    Parece que se los comió ese malo toro salvaje.

    Ay, qué risa.

    ResponderEliminar
  105. Todavía sigo riendo con tu comentario Ana.

    Buenísimo.

    :)

    ResponderEliminar
  106. Ojalá te lea algún cura con todas las m....que están haciendo.

    Abrazo

    (sin intención de ofender a los creyentes. La fe no tiene nada que ver con los curas deprabados)

    ResponderEliminar
  107. Bueno si por casualidad lleva una carta para mi... hazmela llegar... no me quiero quedar sin saber...
    lo mismo el saco da mas de si que lo que creemos y no es tan malo como aparenta...

    no se ni lo que me digo hoy... ;S

    besos

    ResponderEliminar
  108. Visite www.lengua-libre.blogspot.com
    Filosofía, letras y otros males de menor importancia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  109. Que no Toro, que no, que es un cartero, lleva unas cartas de amor que las mozas se disuelven de escándalo y de lujo de palabras y tienen que morderse los labios de gusto porque les dicen cosas y no les hacen nada aunque les gustaría.

    ResponderEliminar
  110. ¿No hay post nuevo nuevo, Toro?

    Feliz fin de semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  111. hay mas de uno!!!!!!!!!!!!!!!!!! ESO ES PELIGROSO PUES A VECES NO LLEGAMOS A SABER CUALES SON, ENGAÑAN MUY BIEN! ABRAZO BUEN FIN DE SEMANA DE DESACSNO!

    ResponderEliminar
  112. Bravooo Torito, Pero no es fácil asustar a los niños ahora, al contrario, a veces nos asustan. Pero igual dale al hombre del saco pa que tenga. Muy bueno! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  113. De niña PADECIA DEL TERROR POR EL HOMBRE DEL SACO...de seguro alguien me dijo...si no te comes la comida, ni ordenas y eres buena te llevara..................
    POBRE HOMBRE DEL SACO ESTIGMATIZADO, DE SEGURO ES UN FELIZ VAGABUNDO QUE EN EL SACO LLEVA LO JUSTO Y NECESARIO PARA SER FELIZ.
    Besos amigo, que tengas un lindo fin de semana.
    Muackk
    mar
    :)

    ResponderEliminar
  114. Que buen minicuento! Muy bueno Toro!

    ResponderEliminar
  115. Todos los dias se aprende algo nuevo, gracias ; )

    ResponderEliminar
  116. Me recordó a los fantasmas de la moral,de Serrat,
    yo también quiero ponerme el mundo por montera,
    un beso de Marián

    ResponderEliminar
  117. Hola, pido disculpas por este mensaje masivo, pero queria decirles que estoy atravesando un momento complicado
    y no podre visitarlos y comentar con la frecuencia que me gustaria.
    Para mi es un placer escribir y compartirlo. Ademas de la hermosa sensacion que lo lean y me envien los hermosisimos
    comentarios que tanto valoro.
    estare un tiempo distante, pero quiero que sepan que los extraño y sigo unido a ustedes...

    Los abrazo, con el cariño de siempre.

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  118. Hay de todo, es verdad,
    pero no pondría a todos "en la misma bolsa"...

    (...)
    "Yo no sé muchas cosas, es verdad,
    pero me han dormido con todos los cuentos, y sé todos los cuentos."
    -León Felipe-

    Un abrazo

    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  119. Uff, cuántas noches me pase sin dormir cuando era pequeña por si venía a por mí cuando me portaba mal, jajaja

    Ay, qué inocentes somos de pequeños...y qué pena que perdamos esa inocencia...

    + BESOS.

    ResponderEliminar
  120. A mí nunca me dió mucho miedo el hombre del saco, mi imaginación me hacía soñar con tiburones y cocodrilos debajo de mi cama, pero...si quieres liberar a los niños, adelante!! aunque los niños de hoy en día creo que no tienen miedo de casi nada, qué pena.

    besos caóticos de sábado.

    ResponderEliminar
  121. En cuanto vea al cartero le pego dos hostias. ¡¡Se va a enterar!!

    ResponderEliminar
  122. Pues aquí se les llama ropavejeros... annnnntes asustaban.... hoy en día son los NIÑOS ropavejeros.... los tiempos cambian...
    Un saludo Toro salvaje ;)

    ResponderEliminar
  123. Menos mal que ya ha muerto esa mentalidad oscurantista de antaño. Mira que a mí mi abuela me quería con la vida, pero es que el hombre del saco no fallaba ehh! y encima zapatilla en mano... como eran...

    Como dice Noelplebeyo no entiendo como hemos sobrevivido a la infancia con tanto terror...

    Besazo TORO. Eso! córtale ya el cuello de un tajo, a ver si nos olvidamos para siempre de él, que seguro que algunos lo siguen utilizando.

    ResponderEliminar
  124. Acá en Argentina se conoce como la leyenda de "el hombre de la bolsa", ja ja ja.

    Un relato para contarle a los niños en una noche oscura y lluviosa, y con una linterna alumbrandote el rostro.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  125. No me acuerdo que me asustase el hombre del saco, pero si me daba mucho miedo quedarme sola en casa.
    Me encanta que te pongas el mundo por donde quieras. El día que yo lo haga va a arder Troya
    Besos.

    ResponderEliminar
  126. En Ecuador, 'El Viejo del saco' es un personaje muy utilizado por las madres para obligar a sus hijos a tomar la sopa jajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  127. Buena amigo Toro! No aguantar nada: troncharle el cuello a ese adulto cascarrabias y dejar que los niños vuelvan a nosotros, incluso, al propio, atrapado por los convencionalismos sociales y a otros handicaps que le hemos impuesto por llevar esta aburrida y asediada vida de mayores.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  128. solo temía a la "Solapa", que se llevaba a los niños que no dormían la siesta, por donde yo nací y era un miedo para no "quedarme afuera" de los miedos infantiles. Y a nadie mas, que soy una hereje.

    pero, te acompaño cuando lo mates, claro que sí!

    ResponderEliminar
  129. solo temía a la "Solapa", que se llevaba a los niños que no dormían la siesta, por donde yo nací y era un miedo para no "quedarme afuera" de los miedos infantiles. Y a nadie mas, que soy una hereje.

    pero, te acompaño cuando lo mates, claro que sí!

    ResponderEliminar
  130. Anda que no le tenia yo miedo al hombre del saco...si iba por la calle y veia una sombra ya estaba muerta de miedo...

    Besines Toro

    ResponderEliminar
  131. Tan pronto lo lei, me parecio escuchar que Justi gritaba "Al ataque!!!!!"

    De peque recuerdo que le decia en "cuco".
    ahora me parece que le dicen "politicos".


    Besos!

    ResponderEliminar
  132. Joe! Toro, yo tenia terror de pequeña a ese hombre mi abuela era muy pesada con el. Y ya ves no me lo encontré de pequeña y después de mayor me tope con él y no llevaba saco precisamente… si no un coche de harta gama.
    Besos. De susto!

    ResponderEliminar
  133. Ay, jo, Toro, a mí siempre me ha inspirado confianza la imagen del cartero, desde niña, le miro con intriga y admiración. En estos tiempos ya no ocurre tanto, pero... ¿cuántos sueños y secretos habrán portado en sus sacos?

    Imaginármelo como el hombre del saco (me encanta la definición de la Wikipedia... jejeje) me cuesta, pero tú lo has conseguido.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  134. De pequeñito me asustaban con la historia del hombre del saco hasta que un día comprendí que los señores que merodeaban con un saco al hombro eran los traperos.

    Los traperos de hoy llevan furgonetas, camiones y tienen enormes y elegantes coches, aunque siguen quejándose de que no ganan nada, que todo es pura basura para tirar.

    ResponderEliminar
  135. hola soy embrujo tienes un blog estupendo me hace sacar un sonrisa jajja el hombre del saco jajja !!! si escuchaba a mi abuela decirselo a mis hermanos jajaja !!! a mi nooo que era muuu asustona jja feliz dia saludoss

    ResponderEliminar
  136. jajajajajajajaja!

    que bueno Toro! ME ENCANTA!

    un dia hice una historia luedo de ver a un cartero en Canada que entraba siempre en una casa a la que no se veia salir nadie sino él....

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  137. Aquí era también el hombre del saco, pobre carteros a los que confundíamos a veces con este personaje...
    Los de hoy son peores, no asustan al principio...algunas hasta parecen inofensivos...

    ResponderEliminar
  138. Con razón luego no me llega el correo postal... y hay tanto cartero nuevo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  139. no, no, no es el hombre del saco, es sólo un cartero que va repartiendo cartas alegres y buenas noticias-.

    bicos,

    ResponderEliminar
  140. Qué bueno... Y todos asustados con el hombre del saco!! Ufff!!! Qué miedo me daba a mí nada más escucharlo...

    Besosss

    ResponderEliminar
  141. Aqui en Mexico le llamamos el Viejor del Costal ...

    Que MEYO !!! jajaja asi dicen los niños al oir hablar de el

    Un BESOTE ...

    ResponderEliminar
  142. No recuerdo quien de mi familia me asustaba con eso del hombre de la bolsa -.-... es cruel engañar a los niños así!!

    ResponderEliminar
  143. Huy, que miedo!! Cuando yo era chico andaba por mi barrio. Venga Toro duro con él. Termina con el mito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  144. Jajajajaja...
    Lo tuve que leer tres veces, y aunque me resisto a ver los comentarios, me tropecé con el primero, tuyo, con la explicación.
    Iba a escribir que me parecía una exquisita esquizofrenia...
    Me sigo riendo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  145. Menos mal que ahora te has pasado al palo en vez de 'cortacuellos' ...
    Mejor, eh ...
    "Duérmete niño que viene el coco y lleva a los niños que duermen poco ..."
    Lo decía mi abuelo, nunca entendí cómo se podía dormir así ...
    Bueno, salen muchos cuentos en este blog, a ver si encuentro algo de Blancanieves, o de Caperucita, y que no les pase como a Cenicienta, jajaja...
    El caso es estropear los cuentos ...
    No te digo ...
    :)

    ResponderEliminar