24 de mayo de 2010

PROMESAS

Respiramos silencios
rutinas caníbales
y vamos encadenando días
ocultos tras la sombra
de lo que ya murió
ahora sólo nos quedan
los cuerpos
los nombres
y los remordimientos
de esas promesas
que se nos han muerto
y no sabemos enterrar.

140 comentarios:

  1. No. Toro. Que no te vendan esa moto. Nos queda mucho más y esta dentro.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer un poema que han publicado, imagino que por respeto, incompleto,...


    ...y era un poema que pedía leer todas sus frases.





    A Promesas le borraba unas cuantas.





    (...y sí tienes ángel a tu lado, Xavi,...a veces son ellos los que nos escogen,...y de tí no se puede pasar de largo...)





    Un beso; B.D.C.X.

    ResponderEliminar
  3. a mí me gustan ciertas rutinas (no caníbales), como disfrutar de mi café leyéndote

    Besos

    ResponderEliminar
  4. cuando se caen las promesas, queda en uno hacer otras...creo yo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Cierto estamos fagocitando constantemente.
    Buenos días de lunes.

    ResponderEliminar
  6. Las rutinas y las anclas al pasado nos entierran un poco cada día.
    Pero somos algo mas que cuerpo y nombres, tenemos alma, sentimientos y sueños
    Un abrazo Amigo

    ResponderEliminar
  7. La promesa debe ser verde porque siempre se la comen...
    Besos Toro

    ResponderEliminar
  8. Me recreo en la melancolía, me sucede a menudo. Pero no para siempre. Alguna vez será hora de poner nuevos cimientos.

    Por cierto... tu angel está justito encima de tu cabeza, preparado para agarrarte si te caes
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo, me ha encantado.

    Tienes una especial destreza para describir la vida en tus letras. En este caso, la monotonía y los sueños no realizados que vamos enterrando día a día. Creo que es un tema poco explorado y tú lo has cogido por las astas.

    Repito, muy bueno.

    Saludos Toro

    ResponderEliminar
  10. triste verdad y muy bellas palabras, mi querido amigo...un gran beso

    ResponderEliminar
  11. Promesas y ángel de la guarda!?
    Los dos me gustan, es como si la esperanza se hubiera ido de vacaciones sin dejar dirección y uno está al borde del vacío y y a nadie le importa.Ni caso que estoy diciendo tonterías.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Cuanta razón Toro...cuantas promesas, cuantos silencios y cuanto nos queda que no se puede enterrar.

    Muchos besos y feliz semana. ;)

    Arwen

    ResponderEliminar
  13. respira también aire fresco :) a mí hoy se me ha parado el reloj, me dice que son las diez y media :) pero tiene solución: una pila nueva :) un biquiño y muy feliz día :)

    ResponderEliminar
  14. Poco a poco se consigue tras las sombras ir enterrando alguna promesa muerta.
    Mientras, hay que seguir respirando.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Es buenísimo, buenísimo. Me ha parecido un poema, además de certero, sensible y sonoro. Uan auténtica, sinceramente te lo digo. Chapó.

    ResponderEliminar
  16. No. No estés triste
    http://www.youtube.com/watch?v=45AnOVb4sTs

    ResponderEliminar
  17. Buen poema,
    Pienso que aún queda la esperanza, cuando piensas que todo se ha perdido.
    besos

    ResponderEliminar
  18. Las rútinas nos sirven de corse ante la desesperanza. Muy bello¡¡¡.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ..Y aun asi podemos cambiar esa lenta agonía...un abrazo,amigo

    ResponderEliminar
  20. Siempre queda la opción de intentar resucitarlas

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Lo siento, hoy volvió de nuevo a mí la melancolía y me siento muy identificada con tu "Precipicio y Promesas".

    Has descrito fantásticamente bien lo que es la vida.

    Habrá que fortalecer esos cimientos, ¿no, Xavi?

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. una promesa pendiente...es un lastre demasiado pesado para seguir sin resolver...manos en obras para que ese peso ya no pese, la formula...voluntad

    besos Xavi

    las promesas nos ilusionan y nos arrancan la alegría de la fe en el otro si no se ejecutan, por eso si se hace una, ha de hacerse con la certeza de cumplirla.

    ResponderEliminar
  23. Y de vez en cuando, sin previo aviso, una alegría se nos presenta... y se convierte en lo único que cuenta.
    A que sí.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado.
    ¿Qué tal una buena dosis de ilusión por la mañana, mezclada con fantasía por las noches?

    Mil besos y cariños, amigo.:))

    ResponderEliminar
  25. A las palabras se las lleva el viento, y a veces ni siquiera quedan en el recuerdo...

    Por eso yo solo recuerdo lo que quedo en la piel.

    "acaba de formar el cielo, un nombre eterno"(FB)

    ResponderEliminar
  26. Una de cal y otra de arena. Así es como se entierra, supongo. Ánimo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Me gusta el final.

    ¿Cómo enterrar promesas?

    Es como enterrar sentimientos.

    Sentimientos que pelean, por no morir, sentimientos que se resisten a no morir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Ya sabes lo que opino (aunque cambie radicalmente de tema): hay muertos que no deben olvidarse, porque no están bien enterrados.

    A parte, tu poema es grandioso y sobrecogedor.

    Besos, desde fuera de tu lista ;)

    ResponderEliminar
  29. Hoy que tuve que levantarme temprano por razones personales te cuento que café en mano me quedé leyendo una y otra vez tus dos poemas!
    Me hubiera gustado decirte algo que te levante el animo o que cambiara esa manera de pensar o sentir, pero hoy no puedo, porque lo que escribiste me parece algo tan conocido por mi, algo tan vivido por muchos, que cuando no se sabe que decir para aliviar este momento solo "SI" puedo decir que la manera de escribirlo esta mortal.
    Genial!
    Uno de estos dias quizas un solo dia cambie algo, aunque sea un solo dia hace que el circulo cambie y nos sintamos distintos!
    Hoy me siento algo parecida a vos en tus palabras, no lo puedo evitar, no siempre somos cascabeles rusueños y alegres, a veces nos invade como un mounstruo algun que otro latigo que se hace sentir!
    Pero bueno Toro, leerte, saber que no nos pasa solo a unos sino a muchos quizas tambien ayude un poco!
    Besos y abrazos corazón!

    ResponderEliminar
  30. Y, siguen sin cumplirse y latiendo, latiendo, latiendo. Imposible, acaso, cumplirlas e imposible, sin duda, olvidarlas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  31. ¡Tierra, más tierra! Enterremos los remordimientos.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  32. La vida nos zarandea a diario, TORO. Pero el miedo es todo lo profundo que le deje ser la mente, y la fortaleza entraña un tesón y un vigor mentales que nos permiten hacer y sufrir lo que haga falta.
    Me gustó mucho el poema junto a tu perfil.

    Besos, TORO.

    ResponderEliminar
  33. R.I.P. en todo género y nombre, Nombres...géneros y números :)

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  34. las promesas se reducen a cenizas...

    :-))

    ResponderEliminar
  35. Y yo, mi querido, desde esta América cada vez mas desangrada, viendo la parafernalia de un festejo hipócrita, justamente a la sombra de lo que ya murió, de lo que solo quedan nombres, mas no remordimientos por las promesas incumplidas. Ni esa picardía tienen. Entierren las promesas y volvamos a empezar.
    Hoy estoy mosqueada. Beso.

    ResponderEliminar
  36. Promesas que no valen nada...

    + besos

    ResponderEliminar
  37. Jo, entre Promesas y Precipicio me has dejado noqueada.¡Cuánta razón tienes y que forma mas hermosa de decirlo!!!Besos***

    ResponderEliminar
  38. Torito, tens tota la raó, per això és millor no fer promeses que no puguis complir ... petonet amor meu !

    ResponderEliminar
  39. Me pesan enormemente los eslabones de mi larguísima cadena, a veces sueño que se convierta el hierro en plumas.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  40. Demasiado triste :S

    Venga ya, hay muchas maneras de cobrar las promesas rotas ;)

    Acuerdate, por Montera y que les den!

    Besos.

    P.S: Ese último Justinano me hizo soltar la carcajada, dile que pa´la próxima, si se la busca para no pagarle, que mejor que sea de alto standard, jajajajajajaja Que las baratas siempre echan vaina!

    :P

    ResponderEliminar
  41. Desde algunas formas de sentir se pueden completar ciertas promesas incumplidas, desde algunas formas de escribir se puede acompañar lo que se ha ido.

    Hoy no sólo te saludo, sin más, hoy te dejo un abrazo sentido.

    ResponderEliminar
  42. Si se han muerto mejor despedirlas y buscar nuevos horizontes. Nada más demoledor que la rutina.

    Besos

    ResponderEliminar
  43. Promesas no me gusta esa palabra...
    Besos... Querido Toro.

    ResponderEliminar
  44. Te habia escrito un comentario light pero lo borre porque la verdad es que el tema de las promesas muertas y sin enterrar (que buena imagen) me llega directo. Asi que mejor respiro pronfundo, hago mi pucherito y me voy.

    :(

    Un beso (como amaneció hoy tu T_ _ _ _ _o?)

    ResponderEliminar
  45. Verdad que me quiebra, devolviéndome un poema.

    Ya me tienes de vuelta, en tus muros de espera, abierta aún promesa, tu larga voz se aleja, conforme se me acequia, vaivén que viste puertas, desnudando higueras. Cambia la noche su vela, conforme el alma te crea. Es posible la vereda, cuando tu voz la reinventa...

    ResponderEliminar
  46. Muy bueno, pero acordate que siempre podemos hacer nuevas promesas, reinventarnos, de eso se trata. Aunque a veces cueste mucho y nos cueste enterrar ciertos puñales clavados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  47. El pasado no existe, por lo tanto ya no hay rutinas ni remordimientos, sólo hay necedades disueltas en agua oxigenada jajaja
    ¡¡Mira torico o te espabilas o te comen las ideas negativas!!
    Vamos a buscar el farol que nos ilumine y encontremos al Angel ese de la derecha de tu blog

    ResponderEliminar
  48. Hay promesas que se las lleva el viento, promesas que nos hacen y se quedan en nada, en palabras sin valor.
    Lo peor es 'verlas morir y no saber como enterrarlas'...
    Que gran final!

    ResponderEliminar
  49. Yo no las entierro, me da temor que crezcan como flores y me llenen el jardín de no se qué. Mejor las cremo, en una gran pira en mi mente, siento el intenso calor mientras eso sucede, luego bebo agua mineral bien fría, que aagradable sensación!!
    Y comenzar otro día...ojalá sin rutina esta vez.

    Me encantan tus poemas, que bien dibujas, la vida misma, con todas sus aristas.

    Besos y abrazos, Anounaa

    ResponderEliminar
  50. Es dura tarea contenerse al leerte. Quizás el Poeta pensó en algunas Promesas, o en todas ¿cómo saber?

    Pero cuando un lector llega a tu Poema, lo hace con sus propia carga de Promesas sin enterrar y las letras calan hondo.

    Un beso Toro.

    ResponderEliminar
  51. respirar silencio es muy doloroso, yo ando en eso desde hace rato ya.

    ResponderEliminar
  52. Ah, mi querido Toro, el ángel de la guarda es de los pocos que dejan de trabajar y no te ha dejado. Abrazo silencioso.

    ResponderEliminar
  53. Cierto. Promesas zombis que no se saben si están dormidas o despiertas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. ¿Y con lo que late dentro de tu cuerpo qué hacés?
    ¿Qué manos asesinas destruyen los sueños?

    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Promesas rotas, promesas muertas, sin cumplir... muy triste :(

    Te dejo un beso!

    ResponderEliminar
  56. Rutinas canívales..... así es la mía..... que deberé hacer?

    besos buen inicio de semana ;)

    ResponderEliminar
  57. Fantásticas promesas muertas y olvidadas. así es la vida una falsa promesa tal vez? Esperemos que no, pero a veces da que pensar...
    abrazos!

    ResponderEliminar
  58. Si no las enterramos quizás es porque todavía apostamos...
    Quizás los ángeles de la guarda están, sólo que no se dejan ver...
    Quizás...

    Quizás, quizás, quizás...
    :)

    Besos-muchos- Toro de mi corazón.


    SIL

    ResponderEliminar
  59. Promesas aplastadas, rotas, y acabadas, y la ilusión perdida en algún lugar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. ]Porque creo que eso es lo más difícil de borrar, los remordimientos. Buen texto. Linda semana.

    ResponderEliminar
  61. Toro, yo estoy aprendiendo a no prometer...

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  62. Cierto.

    "Descubres desorientado la debilidad de tus cimientos, la fragilidad de tus convicciones, la inseguridad que ignorabas".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. ...

    ¿Cuál será la esperanza? Vivir aún;/y amar, mientras se agota el corazón,/un mundo fiel, aunque perecedero./ Amar el sueño roto de la vida/y, aunque no pudo ser, no maldecir/aquel antiguo engaño de lo eterno./ Y el pecho se consuela, porque sabe/que el mundo pudo ser una bella verdad.


    Francisco Brines


    y puede...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  64. Por eso yo nunca prometo, solo vivo el momento.
    Besos para ti amigo.
    t
    q
    mar

    ResponderEliminar
  65. A veces las promesas nacen para no ser jamás cumplidas… en cambio otras nacen en ese mismo instante.

    ;)

    ResponderEliminar
  66. No creo que todo esté muerto como para quedarnos solo con los cuerpos y los nombres, pero a veces parece que fuese así, que todo es muerte y sombra, pues no sabemos vivir otra cosa. Mal acostumbrados estamos a autocompadecernos.

    Amor, te mando un besazo enorme y gracias es poco por recibir tu maravillosos comentarios.

    Andri Alba

    ResponderEliminar
  67. Siempre deteste esas promesas muertas. Me han hecho muchas, pero lo peor es que siguen dando vueltas, no se quieren enterrar. Yo misma hice unas cuantas y aún me pican con la culpa.

    Te felicito de verdad, esta poesía es espectacular!

    Besos!

    ResponderEliminar
  68. PRECIPICIO.

    De repente sin aviso alguno/ como un zarpazo inesperado/ tu cotidianidad se desploma/ fragmentándose en retales/ de una ropa demasiado usada/ entonces desnudo otra vez/ como en el orígen de la vida/ descubres desorientado/ la debilidad de tus cimientos/ la fragilidad de tus convicciones la inseguridad que ignorabas/ y tratas de abrazarte al vacío/ de un precipicio inacabable/ descubriendo aterrorizado/ la falta de red de seguridad/ y la inexplicable ausencia/ de tu ángel de la guarda.


    debilidad inseguridad miedo
    emociones tranversales en cada pálpito terreno

    ángel , no ángel
    a veces no sé en cual de ellos hoy voy:=)

    besitos torito

    ResponderEliminar
  69. Tengo tantas promesas muertas caminando a mi al rededor como zombies...


    Besos

    ResponderEliminar
  70. Querido Dean, entiendo que muchas veces las promesas sobreviven más de la cuenta y siguen pronunciándose solas detrás de los cuerpos inhertes.
    Pero el tiempo no vuelve y sólo queda mirar hacia adelante, tal vez con mucho más cuidado antes de prometer.
    Un beso gigante!!!!

    ResponderEliminar
  71. todo lo que se promete sin el corazon no son promesas, son frases sueltas, escapatorias, mentiras



    besos

    ResponderEliminar
  72. Interesante, muy. Se presta a multiples lecturas, aunq me quedo obviamenbte con el final.
    Besos!

    ResponderEliminar
  73. A promesas muertas, promesas puestas.
    O era un rey?
    En todo caso, lo muerto, muerto está, querido.

    ResponderEliminar
  74. Ojalá esas promesas muertas las podamos enterrar para que así sirvan de cimientos como tierra abonada en la que crezcan y florezcan nuevas esperanzas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  75. pues yo todavía espero que no haya que enterrar muchas promesas... B7s!

    ResponderEliminar
  76. cuántos muertos enterramos en nuestras vidas con formato de "no hice nada por"?...

    ResponderEliminar
  77. Y qué peor sensación que la de una promesa muerta

    que no deja dormir.



    Es usted un depresivo, querido. Bienvenido al club.

    ResponderEliminar
  78. Toro ya sabes que para renacer hay que morir primero...

    ResponderEliminar
  79. Las promesas con que facilidad prometemos lo que luego olvidamos,¿Será por que estamos acostumbrados a ese comentario que dicen los leguleyos, que las leyes se hacen para no cumplirlas?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  80. nada, las rutinas me mantienen cuerdo, son mi cable a tierra y me recuerdan que tengo un proposito que sirvo para algo, al menos en mim trabajo

    ResponderEliminar
  81. Cuanta melancolía Toro.
    Qué no haría yo por arrebatártela y salir a ver los brotes que empiezan a vislumbrar en esta primavera que culmina.
    Vayamos juntos de la mano, y cantemos una canción al mar.

    La vida es nuestra, y no tenemos otra para repetir.

    Si no estás de acuerdo te invito a un whisky.
    Ya verás si te animas.

    ResponderEliminar
  82. Ojala podamos darle cuerpo y alma a todas nuestras promesas, para que no mueran en el olvido sepulcral.
    Saludos

    ResponderEliminar
  83. y alguien sabrá enterrarlas?


    besos*

    ResponderEliminar
  84. Sí, y preguntas que nunca se responderán también.

    ResponderEliminar
  85. Sí, ese precipio da bastante vértigo...
    Y al día siguiente puede seguir allí.

    besos alados

    ResponderEliminar
  86. Ya casi no nos quedan ni los cuerpos ni los nombres. Vaya catastrofe.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  87. La palabra dada que se descuida, las promesas que se arrinconan, los anhelos que nunca se alcanzan..., van urdiendo la tela de araña que atrapa las ilusiones caducas. Pero no se vive sino al borde del precipicio, Toro Salvaje.

    Dos HERMOSÍSIMOS poemas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  88. Tu ángel guardián siempre está, por eso no ves las redes... no existen porque no nos van a dejar caer al precipicio... aunque nadie pueda evitarnos esa sensación de vértigo interno.

    Las Promesas mi Torobello, son promesas, no siempre se cumplen esas, a veces se cumplieron otras mayores, mejores, y no nos dimos cuenta que así eran. No hay que enterrarlas, simplemente ya no son necesarias, por muy especial que haya sido el momento en que se hicieron. Déjalas volar, suéltalas al aire, que tomen la dirección que quieran, alguien podrá atraparlas, y hacerlas suyas, para disfrutarlas como cuando eran tuyas.

    No más promesas torobello, sólo acción... cada día es único, y una nueva oportunidad para hacer y ser lo que desees, lo que te haga feliz, lo que te llene y te haga sonreir.

    Te abrazo querido amigo... ya sabes, largo, largo... para que puedas descansar un poquito.

    Besos

    ResponderEliminar
  89. Admiro la rotundidad de tu poesía casi descriptiva...
    en mi caso me posiciono siempre dispuesta a recibir a mi ángel del que, por experiencia repetida y nítida tengo constancia en mi sistema
    nervioso, desde su memoria "poética" también llamada profunda:))
    Un gran abrazo*

    ResponderEliminar
  90. Hace ya algún tiempo, pedí desterrar del diccionario dos palabras, una, era prometo la otra perdón.
    Ninguna de las dos sirve para nada.

    Besos. Eritia

    P.D. Me encantó tu perfil

    ResponderEliminar
  91. El del Precipicio es buenísimo.
    Mis besitos, querido Toro

    ResponderEliminar
  92. No es fácil cumplir promesas cuando se dicen sin convencimiento ni compromiso. Es importante cumplirlas, por un@ mism@
    Te dejo un abrazo silencioso impregnado con aroma de cerezas,

    Naia

    ResponderEliminar
  93. El meu àngel de la guarda i jo trencarem palletes fa molt de temps i anem per lliure...

    El pitjor de les promeses mortes es quan es queden mirant-te des de la porta amb eixa melàngia que et glaça per dins...i igual té que tu no les mires, elles segueixen ahí, clavant-te els ulls en l'esquena, recordant-te tot el que ja no tens...putes.


    Toro, uns quants besos...sense remordiments, sense promeses

    ResponderEliminar
  94. Toro Salvaje...soy de las ultimas en llegar a tu blog y dejar comentarios...
    Tienes un loguin "potente"...pero el texto de tu perfil, me refleja un resquicio de fragilidad que compensa lo de "salvaje"....
    de todo se aprende de los bueno que nos pasa y de lo menos bueno....remordimientos, promesas muertas...¿ qué es eso?....lo peor son las rutinas canibales...que nos consumen..
    recibe un saludo.

    ResponderEliminar
  95. Promesas recibidas y promesas dadas. A veces quedamos enganchados en ese pasado incumplido.

    Me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  96. Descorazonador y terriblemente bello!!!

    ResponderEliminar
  97. Camino de la memoria hallo como resuenan los pasos.
    Promesas, o sueños tal vez...
    Besitos Toro. :-)
    Pd: Me encantaron tus palabras en este post.

    ResponderEliminar
  98. RESPIRAMOS SILENCIOS... RESPIRAMOS SILENCIOS... RESPIRAMOS SILENCIOS... RESPIRAMOS SILENCIOS... RESPIRAMOS... RESPIRAMOS... Y POESÍA VERTIDA EN TU RINCÓN...

    UN ABRAZO SILENCIOSO...

    ResponderEliminar
  99. Joooo....Toro, me pones triste a veces cuando leo
    "esas promesasque se nos han muerto y no sabemos enterrar"...quizá eso es lo más triste..que no sabemos enterrar.
    Eres duro a veces.
    Besos!

    ResponderEliminar
  100. ¿Y por qué no las sabemos enterrar? Tal vez no estén muertas del todo y se puedan algún día realizar…, en otro lugar, tal vez con otras personas.

    Lo mío es llevar la contraria, jejeje, pero te entiendo, lo siento también dentro y me encanta tu poema, Toro Xavi.

    En el PRECIPICIO estoy a veces, es una sensación de vértigo, de quererte bajar, de querer parar, pero no se puede hacer porque si vence el miedo y te paralizas no vives.

    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  101. .


    ...nunca he estado a favor de las mesas, menos si están cargadas de remordimientos y sarcófagos, a esas mesas sólo pueden sentarse tumberos, caníbales carroñeros y necrófilos

    Saludos

    ResponderEliminar
  102. Las promesas no son sentencias, sino simples deseos instantáneos de lo que no se sabe se querrá después.

    Yo prometí, y me traicioné.

    Besos

    ResponderEliminar
  103. Las promesas de lejos.. como las abejas ; )

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  104. Toro! Que tristes las promesas muertas no enterradas!
    Es reconocer que el amor vivido murió pero sin embargo duele. Y cuanto!
    He sentido muy parecido..
    Un beso o 2!

    ResponderEliminar
  105. Mira hacia el mar siempre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  106. Creo que me opondre al principio inherente en tus letras... respaldaré, eso si, esas letras, primero porque son tuyas, segundo porque están bien construidas y tercero, porque expresar lo que se lleva dentro es Arte y por lo tanto verdadero y profundo... No son las promesas incumplidas un peso... sino una busqueda de otras, mas esperanzadoras y verdaderas... un comienzo, una evolucion.
    Un Abrazo....

    ResponderEliminar
  107. Precioso Toro!! Asì es, vamos siempre respirando silencios pero creo yo que esa sombra no muere, de nosotros depende y por el otro lado;creo que siempre hay un recuerdo para nosotros...abrazos calurosos

    ResponderEliminar
  108. renovarse, renovarse

    siempre

    :)

    besos!

    ResponderEliminar
  109. las promesas que no se cumplen es como enterrarlas dos veces

    petonets

    ResponderEliminar
  110. No creo en promesas. Lindo leerte Toro. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  111. lo que te hace mal, siempre es lo mas divertido...estoy en pedo y me re costo escribir bien.
    besooooooooooo

    ResponderEliminar
  112. Tal vez que queden promesas en el aire pero tambien queda todo lo mejor que hemos entregado de nosotros.

    Besitos

    ResponderEliminar
  113. Te leí y me acordé del tren

    Hoy me apeteceria hacer ese viaje

    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  114. Respiramos silencios y existencias, tras la sombra de lo que ya murió..., pero si sombra, es de algo, aunque muerto.

    Igual que enterrar un cuerpo frío sin vida, y sin derecho o virtud a resucitar.

    Besos sabio.

    ResponderEliminar
  115. Cáray, sr. Toro. ¿Estáis de bajón todos? ¡Pero si se acerca el verano! Rutinas caníbales..., me ha gustado mucho esa expresión. Pá la colección

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  116. Me gusta el poema...pero hoy me quedo en el perfíl...!!!

    Exquisita drescripción de ese infinita desolación que acompaña......

    ...pero estoy segura que las Alas del Angel siempre amparan, esa dulce brisa que ayudó a inspirar, tambien estará atento despues, cuando toque expirar.


    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  117. Pues hay que quitarse el corsé de las promesas que aprieta… que duele y no nos deja respirar…en el infierno no hay Violoncello … el piso del los fantasmas arden….despellejan los pies…seguiremos sorbiendo la agonía de ver el cadáver descomponerse al no atrevernos a sepultarlo…en vez de volver a la vida….que algo bueno ha de tener…aunque hayan piedras en el sendero que nos haga más difícil el caminar…quizás el Ángel del la guarda está esperando que nos demos cuenta que somos nosotros los que debemos enterarnos …que posemos alas ignoradas mientras caemos en el precipicio…besos Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  118. se oye hermoso, pero sabe amargo. Lo viejo, lo inútil como las promesas sin cumplir, hay que enterrarlo, si señor!!!
    un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  119. Es posible, que alberguemos alguna esperanza al no enterrarlos.

    Saludos Toro,gracias por tus comentarios en mi blog que estará como la laguna de ruidera, por escaso tiempo.

    ResponderEliminar
  120. Y el aire que me sobre alrededor
    Y el tiempo que se quede en nada
    Nunca más escucharé tu voz
    Energía nunca liberada
    Promesas que se perderán en estas cuatro paredes
    Como lágrimas en la lluvia se irán.

    Los Piratas

    Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
  121. .... Preciós

    (a dónde irán los besos, que guardamos, que no damos....?)



    Petó dolç et deixo aquesta tarda, els teus versos bé s'ho valen :)

    ResponderEliminar
  122. Siempre estamos al borde del precipicio, aunque no seamos conscientes (afortunadamente), pero estoy segura que tú tienes más de un “ángel de la guarda” que no te va a dejar caer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  123. Si prometo cumplo mi promesa pero ayyyy Torito a mi me han prometido tantas cosas que no cumplieron :(...


    Un abrazo y te prometo que siempre vendre a visitarte y si no vengo es que no pude Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

    ResponderEliminar
  124. Charles Baudelaire
    Embriágate

    Es preciso estar siempre ebrio. Todo consiste en eso: es la única cuestión. Para no sentir la horrible carga del tiempo, que aplasta tus hombros y te inclina hacia la tierra, es preciso que te embriagues sin tregua.
    Pero ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, de lo que te plazca.
    Pero embriágate.
    Y si alguna vez en los escalones de un palacio, sobre la hierba verde de un foso, en la soledad lúgubre de tu cuarto, te despiertas, la embriaguez ya disminuida o ya desaparecida, pregunta al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, pregúntales que hora es, y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, te responderán:
    ¡Es hora de embriagarse! Para no ser esclavos martirizados del tiempo, embriágate ¡embriágate sin cesar! De vino, de poesía, o de virtud, de lo que te plazca

    ResponderEliminar
  125. Hay que saber enterrar y terminar las cosas. Por el bien de todos. Tampoco sabemos que nos deparará el futuro.

    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  126. alma_al_ma@hotmail.com25 de mayo de 2010, 20:06

    Maravilloso y existencial poema! gracias, placer de leerte. alma

    ResponderEliminar
  127. Muy bueno TORO.

    Prometer sin certeza de cumplimiento es muy peligroso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  128. Un paisaje que se lee sin pestañear.
    Desconozco los días de esparto.

    Besos cercanos

    ResponderEliminar
  129. Cuesta enterrarlas porque aún nos queda la esperanza de que se cumplan.

    Te prometo que te abrazo muy fuerte, seguro.

    ResponderEliminar
  130. bla,bla,bla, no hay manera de controlarlos muchas promesas pero cada vez vamos de mal en peor.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  131. sabes???...siempre he tenido por norma "cumplir mis promesas", hasta la más chiquita, hasta la que nadie se acuerda...es como un peso que llevo atrás y que sólo se va cuando la cumplo...Nunca se me ha muerto alguna, pero supongo que siempre tocará el día en que se me muera por lo menos una...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  132. Evocar los sueños, lo aprendí pequeña, en un poema, también a hacer el camino, a mi antojo. No hay carga leve.

    ResponderEliminar
  133. Las promesas no se entierran XAVI,

    se cumplen, sean cuando sea y en el momento que sea, siempre hay tiempo ...

    ¿Tienes algo pendiente?
    ¡¡confiesa ahora, o calla para siempre!!

    No, seguro que tú eres de los que, cumples todo;-)

    Más besos

    ResponderEliminar
  134. Yo espero en la vida eterna, no creo en las promesas, De vuelta de casi todo, creo en muy poco, pero cada vez más firmemente.
    Besos

    ResponderEliminar
  135. Tiempo al tiempo, Toro. Todo pasa.

    Un beso.

    ResponderEliminar