1 de septiembre de 2014

ESPLÉNDIDA

Mi pena
crece y crece
cada vez
más espléndida.

77 comentarios:

  1. Pues si crece, lo mejor será que te cargues a alguien del ayuntamiento, ¿no?

    Ya actualizaré más, Toro: el verano ha acabado. Toca aguantar a los hijos de puta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siendo espléndida que mas da que sea pena.


    Un beso mi Toro.

    ResponderEliminar
  3. Bueno bueno... espero que sea como una metamorfosis para bien. Me gusta como lo has escrito Toro. Parece un haiku.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Te abrazo hasta el infinito,donde esa maldita no pueda llegar.

    ResponderEliminar
  5. Não permitas que cresça, senão invade-te todo...

    Besos , Xavi

    ResponderEliminar

  6. Ojalá desaparezca o se solucione pronto lo que la causa... y se cierre/cure la herida definitivamente, sin dejar o apenas, cicatriz...

    Beso...
    ...y cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Dicen que las alegrías cuando se comparten se multiplican y que las penas se dividen.

    Que así sea.

    Un beso, Xavi...

    ResponderEliminar
  8. A lo mejor no sabe hacer otra cosa..
    besos

    ResponderEliminar
  9. Si es esplendida,pues que ¡¡¡venga!!!!
    abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es una pena..., ponla a régimen de tristezas.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que puedo decir yo de pena si he arrastrado una tan grande durante este verano que pensé que me ganaba la partida... pero sabes qué? Que para cabezota y terca una servidora y no... ni conmigo pudo la mía ni contigo podrá la tuya... porque yo a pesar del desasosiego que veo en esas letras tuyas también veo la fuerza impuesta en los silencios...
    Eres grande Toro, eso no lo olvides nunca...
    Montones de besinos!!

    ResponderEliminar
  12. Como una enredadera .. Toro
    pero eso ( no lo olvides) es que tiene un buen alimento...
    No abones la pena, acabará ahogándote

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Ay Toro!! Que cosa da verte decir eso. Contra las penas pueden las ilusiones. Cuando no las tenía, yo me las inventé. Las busqué donde pude. Y se sale de la pena sin darte cuenta. Siempre quedarån residuos con los que no queda otra que aprender a vivir, pero se consigue. Tú puedes. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Ahora, para espléndida yo. O eso dicen...que el exterior refleja lo que hay dentro.

    ResponderEliminar
  15. Solo cuando nos acostumbramos a ella la vemos así. No la alimentes y veras que se aleja sola….
    Cariños…

    ResponderEliminar
  16. Hasta que explote.
    Y entonces, ¿qué?
    ay, Toro, anda y échale un par de ayvas ..
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Ánimo hermoso, que la vida merece la pena.
    Besazo

    ResponderEliminar
  18. Lo importante en esta vida, como bien sabes, es la apariencia, así es que...

    ResponderEliminar
  19. Ultimamente me estás dejando hecha unos zorros :(
    Besos***

    ResponderEliminar
  20. Seguramente la habrás regado demasiado, Torito.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  21. Pararla, es cosa tuya.
    Inténtalo.
    Bss

    ResponderEliminar
  22. No sé porque hay emociones que tienen mala prensa...
    Tantos hablan de las penitas propias y ajenas...
    Hacen falta también.

    ResponderEliminar
  23. Ahora mismo busco una azada y la arranco de raíz......me da igual que crezca esplendida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Definitivamente la tienes que poner a dieta , TORO.

    Igual que yo hice con el blog de mis Sueños.

    Pero bueno, eso es asunto tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Como algunas rosas, crecen espléndidas y sus penas tambien, se imaginan en un florero...

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Bonita poesía, Xavi, pero no estés triste por favor.

    ResponderEliminar
  28. Pues que las penas dejen de crecer y lo único que deben hacer es perecer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. por lo menos tienes alguna pena...

    Date por bien servido.
    Besos.

    Peor es no tener penas ningunas, ...

    En fin me alegra verte vivo por aqui.
    Un abrazo, TOro Valiente.



    ResponderEliminar
  30. Uy... y es que se nutre de las lágrimas que gotean para dentro.

    En cuatro versos, un universo.

    Bss

    ResponderEliminar
  31. Bueno, si ves que se pasa creciendo, pódala un poco, ¿no?, que tampoco es plan...
    Muchos besos, querido.

    ResponderEliminar
  32. Hoy tu estado de ánimo está como la música de esas hojas muertas que acompañan a tu entrada.
    Menos mal que llego a tiempo para dejarte un abrazo lleno de energía positiva para disipar esa pena.
    Pasará, ya lo verás, te habla la experiencia.
    Haces que se te quiera, tú lo sabes.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  33. Regálamela a mi, que ya me da igual tener una pena más que una menos.

    Te sentirás liberado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Hola noble corazón, lleno de una pena que crece y crece.
    Seguro que cuando llegue a ese punto en que no pueda crecer más, explota en un manantial de amor, más espléndido que la pena.
    No nos olvidemos que la pena de amor es agridulce.
    Un abrazo lleno de cariño que suavice tu...
    Ambar

    ResponderEliminar
  35. Habrá que mimar esa pena... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. te mando a Barcelona a los podadores? Mira que trabajan muy bien....

    ResponderEliminar
  37. Me recuerdas al poeta de las penas,
    ese que escribía:

    cavilación que vas...
    ( ya ya no recuerdo más), Xavier.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Es Miguel Hernández.

    "

    Tengo estos huesos hechos a las penas
    y a las cavilaciones estas sienes:
    pena que vas, cavilación que vienes
    como el mar de la playa a las arenas.

    Como el mar de la playa a las arenas,
    voy en este naufragio de vaivenes
    por una noche oscura de sartenes
    redondas, pobres, tristes y morenas.

    Nadie me salvará de este naufragio
    si no es tu amor, la tabla que procuro,
    si no es tu voz, el norte que pretendo.

    Eludiendo por eso el mal presagio
    de que ni en ti siquiera habré seguro,
    voy entre pena y pena sonriendo.


    Miguel Hernández "


    Espero que te haya gustado que lo ponga aquí, Xavier.
    Besos, seguro que ya conocías el poema.

    Abrazos y feliz semana, Muy buen poema.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  39. Es tuyo , si más corto, no deja de ser bello, Xavier.

    A mi me han abandonado las musas...
    así, que me llevo la de tu poema.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. Que se aleje esa pena, y le de paso a la bella alegría, porque ella está esperando a que sonrías.

    Besitos de luz mi toro bello.

    ResponderEliminar
  41. Yo haría una película con un titulo original: "El esplendor de la pena".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Las penas si no se liquidan a tiempo, crecen y crecen, como bien dices, explendidamente...
    De vuelta de las vacaciones os voy visitando, poco a poco...
    Gracias toro.
    Un abrazo grandeeee....

    ResponderEliminar
  43. Eres todo un alquimista!has convertido la pena en un diamante hermoso...

    ResponderEliminar
  44. siquiera crece espléndida. :)

    la de cosas que crecen...

    ResponderEliminar
  45. hay que darle un para de cachetazos y no regalarla cada mañana.

    ResponderEliminar
  46. Un abrazo que alivie un poquito esa pena,

    Beso de Marián

    ResponderEliminar
  47. Pues sí que estás espléndido, sí...

    Besote y cosquillas a ver si menos.

    ResponderEliminar
  48. En la pena también hay belleza. De ahí que sea espléndida.

    Un abrazo, Toro.

    ResponderEliminar
  49. ¡No la dejes crecer, Xavi! ¿la ponemos de rodillas?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  50. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  51. De nuevo por tu casa disfrutando de las cosillas que nos dejas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  52. no se porqué lo leí de un modo positivo algo tan negativo :S

    ResponderEliminar
  53. mientras sean así de buenas, que vivan las penas

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  54. Podrás ir diciendo por ahí que "la tienes muy grande". Venga, sonríe...beso

    ResponderEliminar
  55. Eso es porque la alimentas demasiado y la sacas a pasear más de la cuenta... ¡¡ponla a dieta estricta!! castígala al cuarto oscuro y no la mimes nada nunca. Adelgazará, se hará enclenque, minúscula, canija y al final desaparecerá.

    Recuerda XAVI...
    ¡¡A pan y agua!! ;)


    Muaaaaaaaaaks!

    ResponderEliminar
  56. Buenas noches, TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 64

    No te enfades, pero creía que te referías a una planta.
    Si es una pena (=tristeza), deseo que todo se resuelva.

    Un abrazo.

    P.D.: Mañana dedicaré una entrada a Azzul.

    ResponderEliminar
  57. Un abrazo y un cálido beso, mitigaría que esa pena siga creciendo? Si la respuesta es afirmativa, pues vaya un beso y un abrazote a la distancia para ti.

    ResponderEliminar
  58. Como dijo Arquímedes, un cuerpo sumergido en pena experimenta un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen que desaloja.
    Y yo te doy otro empujón si? y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  59. Me parece que tendremos que podarla en ese caso. ¿Necesitas ayuda?
    Un saludo :)

    ResponderEliminar

  60. ¿ Y por qué se me metió a mí en la cabeza que espléndida se escribe con X ?
    No hay forma, oye ...

    Venga, que tengas un día espléndido
    Un beso

    ResponderEliminar
  61. y terminara en orgasmo cuando te des cuenta

    ResponderEliminar
  62. Procura detener la hemorragia. La pena hay que echarla fuera. Saludos

    ResponderEliminar
  63. Las penas muchas veces crecen sin parar, hasta que al final ya no se pueden controlar, desbordandonos hasta los limites.
    Besos

    ResponderEliminar
  64. como una hija que la ves crecer orgulloso, no?
    ya te vale toro!!!
    besitos

    ResponderEliminar
  65. Dale "Mazoka.." lunfardo de mazoquista, dejá de darte manija, aquí llueve, se anuncia la primavera y allí declina como tu ánimo. Besos llenos de energía positiva.

    ResponderEliminar
  66. Como un arpón cuando se clava y se abre en la carne. Sí que te entiendo, sí.

    ResponderEliminar