12 de noviembre de 2016

RECUERDOS 1

Cuando yo era pequeño
los sábados por la mañana
eran días inseguros y peligrosos.
De hecho yo moría siempre.
Sábado tras sábado.
Día inexplicable.
Día de rutinas violadas.
Día de horas desordenadas.
La casa olía a caldo de cocido.
Y al ventilarla
el mundo entraba sin avisar.
En la calle
había un infierno
de gente que iba ciega y loca
cargada con carros y bolsas imposibles.
No había ningún lugar donde esconderse.
Todas las certezas
fallecían inevitablemente
los sábados por la mañana.
Y las palabras enloquecían.
Yo buscaba mi seguridad
hasta debajo de la cama
y jamás lograba encontrarla.
Mi universo estallaba en mil pedazos.
El desbarajuste de emociones
me golpeaba por todas partes
y yo comprobaba mi extrema fragilidad.
Las horas del sábado por la mañana
eran horas de niño desorientado y perdido.
Horas de cosas que iban al revés.
Horas de orfandad colosal.
Después por la tarde
y de forma imperceptible
el día se ajustaba
y las cosas
y las palabras
volvían a sus sitios
mientras protestaban en voz baja.
Pero yo ya no era el mismo.
Yo desconfiaba otra vez de lo que me rodeaba.
Las caras y los nombres empezaban a preocuparme.
Y ya intuía que no podría fiarme de quienes los habitaban.
Todos los sábados por la mañana yo moría de pena.
Y poco a poco iba resucitando durante el resto de la semana.

64 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tuve que salir.
      Jo , es tristísimo. Una niñez nada fácil, al parecer. Ay dos palabras entre los últimos versos... ;)
      Contra el pasado no podemos hacer nada, solo trabajarnos a nosotros mismos para que deje de jodernos. Es lo que yo hago o intento hacer toda mi vida.
      ¿Todavía estás por ahí para darme mi premio????
      Besos y feliz finde.

      Eliminar
    2. Por cierto, no sé si oí esta frase en la peli El Olivo, pero me caló hondo e intento acordarme de ella: si no quieres enfermar, no te aferres a tus fracasos, o algo así.

      Eliminar
    3. Besos de sábado tarde para ti Celia.
      Y un abrazo enorme.

      Con todo mi cariño.

      Eliminar
    4. Y un "teddybear" abrazo para ti, full of confidence :)
      Besos, guapo.

      Eliminar
  2. Tu corazón sale del pecho y corre hasta tu mano,para dejar escritos tus latidos en versos,en versos...que vuelven dentro para sacudirnos...
    Un beso,Niño.

    ResponderEliminar
  3. En cambio yo gozaba del espectáculo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Una de las pocas ventajas de no ser inteligente, creo que es que se vive más feliz...en nuestra tontuna no vemos cosas que otros veis.

    Es agridulce, pero me gusta mucho.

    Un beso de la niña que aún hay en mi.




    ResponderEliminar
  5. Ahora tienes que ir resucitando todos los días, y dejar las penas apartadas al menos unos pocos de años. No es fácil olvidar los malos recuerdos, pero tampoco vale la pena recrearse en ellos, si no quiere uno ponerse malo. Excelente poema. Te pillo de casualidad; me voy a trabajar.

    Buen fin de semana Xavi y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que todavía te pasa...

    Tienes varios poemas dedicados a los sàbados por la mañana... menos mal que " te orientas bien los viernes por la noche... "

    Venga . Ánimo Torito.
    ¿ un pastelito ? O una ración de jamón ibérico...?

    :))

    Muakkkk

    ResponderEliminar
  7. Entoces odiarás los sábados. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. :)
    Un beso.
    Tu poesía más íntima. En la niñez se gestan tantas cosas ...
    Una nueva 'sección', y es preciosa ...
    Nunca sentí eso, Toro, para mí el sábado era un día de estar juntos, sin cole (aunque el cole nunca fue para mí nada insoportable, al contrario), y me encanta leerte ...

    Otro beso, Toroguapo. Toroniño, en el más hermoso sentido del término ...
    :)

    ResponderEliminar
  9. Deberías de haberte levantado de la cama al mediodía... :)
    Salud

    ResponderEliminar
  10. Yo de pequeño creo que no odiaba los sábados por la mañana.

    Ahora sí.

    Pero la cosa cambia al caer el sol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un beso para el niño que se escondía debajo de la cama.

    ResponderEliminar
  12. El mundo, siempre entra sin avisar.

    Hoy sentí la tinta de tus letras en algunas estrofas que se derramaban como gotas de sangre, vertidas hacia un cuenco del que después beberas para poder volver a resucitar.

    Me encantó, querido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me llevaste a una etapa, en ocasiones muy duras, de mi infancia… Pero me ha llenado sentirlo, y (re) vivirlo…

    Eres grande, poeta…

    Bsoss!!

    ResponderEliminar
  14. Esos miedos y desconciertos inexplicables de la infancia...
    Triste pero dulce, con un toque mágico.
    Besos, Torito.

    ResponderEliminar
  15. Nadie estamos libres de algún miedo, es humano, y en estos tiempos!!!
    Se arreglo el problema.
    Besos de finde.

    ResponderEliminar
  16. Los sábados, esos días eternos, que en mi infancia ni eran lectivos ni festivos, había actividades diversas, para tenernos controlados y encerrados, aunque nos sacaran a pasear.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. "Y al ventilarla
    el mundo entraba sin avisar"

    El mundo siempre entra sin avisar ... Por esas mismas grietas por las que entra la luz, el silencio, los pasados y hasta los pensamientos.

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  18. Qué triste Xavi!

    Yo no tengo malos recuerdos de mi niñez, al contrario y los sábados me encantaban....había muchas caricaturas en la tv!!! =))))

    Besos y un abrazo 🌀

    ResponderEliminar
  19. Seguro que era necesario verbalizarlo, ahora que no te acongoje. Creciste y eres adorable, no dejes que el recuerdo te mine.

    Un beso.

    Te quiero mucho, ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  20. A qué tienes hermanos mayores? Somos lo peorrrr...
    :)

    Es un gran poema. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Toro este poema me ha llegado al alma.
    Besos

    ResponderEliminar

  22. La infancia... y sus fantasmas...
    todo un mundo.

    Mi niña interior
    está ofreciendo su mano
    a tu niño interior
    para que salga
    de debajo de la cama... ;)

    Beso...
    Y mi mano en tu mano.

    :)

    PD: Los fines de semana esperaba con terror el momento en que un primo de mi madre que era uno de los dueños de la tienda de ultramarinos donde abastecíamos la despensa, nos traía parte de la compra en una barca de madera.
    A la que me descuidaba, me metía en la dichosa caja y amenazaba con llevarme con él para venderme en la tienda.
    Le encantaba hacerme rabiar... :/
    Ahora ya no puede hacerlo... murió hace tiempo... la verdad es que era un buen hombre... :(
    Además, ahora tampoco cabría en aquella cajita de madera... :P

    ResponderEliminar
  23. Mi querido Toro cuanto, duele leer tu poema...!!! y sigue clavando estoques la vida cuando se recuerda un pasado triste , doloroso...húmedo de incertezas cometidas por los que nos han rodeado y ni siquiera se han dado cuenta de cuanto nos han marcado.
    Mi querido Xavi te mando un tierno y cálido abrazo, para que tus inviernos sean menos frios, .
    Muchos besos Toro

    ResponderEliminar
  24. La inseguridad siempre nos molesta, pero es algo que nos corresponde por nuestra condición de mortales. Un poema muy sentido

    Besos :)

    ResponderEliminar
  25. Un recuerdo muy triste Toro. Todos tenemos demonios en nuestro pasado que son necesarios afrontar cuando tenemos fuerza para ello. Es necesario para seguir adelante. Espero que ahora solo sean simplemente recuerdos.
    Un abrazo, Toro.

    ResponderEliminar

  26. Hoy publicaste pronto. A una hora en la que de forma imperceptible, las palabras ... uff Toro, sospecho que por el motivo que fuera el asalto de ese recuerdo llenó tu mañana de letras sin voz.
    Me identifico con/en el comentario de Prozac.
    Hay una franja de sábados en mi infancia, hasta que pude empezar a llenarlos por mi cuenta, que está hueca totalmente de recuerdos, como si no se hubieran vivido. Pero yo eso, entonces, creo que no lo veía. Lo que sí sentía era el burbujeo al despertar los lunes como quien encara una aventura.
    Difícil de leer tu texto, Toro.

    Un beso grande y en presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  27. Desorientado y perdido...
    Muchas personas siguen con sus miedos de la infancia y aunque han crecido siguen estancadas en aquello que les
    hacia infelices.
    Me has hecho reflexionar.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Ya no recuerdo los sábados por la mañana de mi infancia.
    Pero me asalta una imagen de remolinos de vientos.

    Besos animalito.

    ResponderEliminar
  29. Los mios eran movidos, deberes y mucha responsabilidad demasiadas para una niña, por eso preferia los lunes, en el colegio era feliz.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. ¿Y que guardabas para la tarde del domingo? No quiero ni pensarlo.

    ResponderEliminar
  31. Sombras...
    Yo tenía colegio los sábados por la mañana --menos mal

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Ay Toro me dueles en el alma. Y no es lástima es que me recuerdas a una niña que olvidó su niñez para poder seguir viviendo.

    ResponderEliminar
  33. Buenas tardes, Xavi TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 39
    Dejo un intento de haiku:

    Hay un castillo
    debajo de la cama
    para los niños.

    A modo de Redacción:
    En la Escuela, los sábados, cuando era niña teníamos clase. Por la tarde, rezábamos el rosario, media hora antes de salir.
    Dos niñas, por turnos semanales, dirigían el rezo, arrodilladas de frente a la pizarra y dando la espalda al resto de las compañeras.
    Por algún motivo, durante las oraciones, en algunas ocasiones nos entraba la risa. No tenía explicación, pero era inevitable, a pesar del castigo o regañina que podía comportar. Ocupando los pupitres era más disimulado, pero frente a la palestra, se convertía en un problema.
    En el instituto, el sábado no había clase.
    Cuando me inicié en la vida laboral, el sábado se trabajaba hasta mediodía.
    :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Qué terrible ha de ser vivir los sábados así de la niñez... ea morirlos. Muy fuerte y muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. yo debo ser de los seres raros que adoran los lunes, y cuanto más monótonos mejor... horarios establecidos y pocas sorpresas...
    besos ya de domingo -el peor de todos los días-

    ResponderEliminar
  36. Recuerdos de niñez.
    A mi no me gustan esos recuerdos,no son buenos(los mios)
    abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Triste y bello...me has conmovido nuevamente.Abrazo largo***

    ResponderEliminar
  38. yo recuerdo El abrazo de mi padre el amor de una mujer tan bella como fue mi madre
    recuerdo la plaza y el sol de la mañana los rulos que tenía
    Y cuanto lo queria
    Los juegos y el andar de la calesita
    Cada dia vivia .
    Y cuando lloraba flores salían de mis ojos con lágrimas y el perfume de jazmines me envolvía
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  39. Para mi los fines de semana eran días de libertad y juegos con los amigos del barrio. Eran tiempos en los que los niños podían pasarse el día solo recorriendo aventuras y el peligro nuna parecía acechar... los tiempos han cambiado tanto...

    Besos :)

    ResponderEliminar
  40. los niños... tan inteligentes, sensibles y vulnerables siempre! y sus adultos, tan ciegos siempre!

    besos,

    ResponderEliminar
  41. Ayer tuve que ir a digerir tu poema a la playa, donde las lágrimas se confunden con el mar.

    Besos de la niña guardiana que fui.

    ResponderEliminar
  42. Es un reciclarse continuo. Esos extraños, esos ruidos parásitos devorando el alma infantil que no entiende de la vorágine, para luego, poco a poco, volver a ser el infante que mira asombrado el mundo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Por los domingos de resurrecion Toro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Qué blog más entrañable, qué bonito es ... su alma, el alma de TOROSOL, esparce (no cenizas, jeje ...), algo vivo, belleza, sensibilidad, ternura a raudales ...

    Un beso, querido Toro. El niño que se escondía debajo de la cama, sigue siendo un niño capaz de remover corazones, de llegar al alma.
    Un exquisito 'trovador', un ser que se hace querer, aunque él diga que "ahora no queda nadie".
    Me encantan todos los comentarios, venimos a verte, porque eres un SOL.

    P:D.: Y no te escondas debajo de la cama ni te pongas 'coloraó', eh ...
    :)
    Buena tarde, mi querido Toro.
    :)

    ResponderEliminar
  45. Si...morir un poco...conozco ese sentimiento...morir de pena...desamor...de cosas rotas...sentimientos rotos...situaciones rotas...sueños rotos...mundo roto...fe rota
    ¿Qué queda...aún cuando el resto de la semana se resucita y se mal-vive?
    No se...tal vez ganas de comer garrapiñadas...mirando televisión...donde todo es risa y absurdo...en un mundo absurdo y mediocre...estúpido...mundo habitado por imbéciles
    Sin embargo tus letras dicen lo justo...me gustó
    Abrazos

    ResponderEliminar
  46. ✿゚ه° ·.
    "Viver é como subir uma escada", um degrau de cada vez e muita fé e esperança em dias melhores.
    Bom domingo com tudo de bom!
    Beijinhos.
    ✿゚ه° ·.

    ResponderEliminar
  47. Recuerdos imborrables.
    sin duda hay días en la vida de los niños que fuimos que seguiran resucitando una y otra vez.

    En cuanto a Marianne y Leonard, estarán caminando juntos por un verde parque de lilas, lavando sus parpados en la lluvia...

    Una belleza de poemas Toritolindo.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  48. Recuerdos tristes, difícil de borrar de la memoria.
    Se palpa la desolación, el miedo y el temor del niño por vivir cada sábado esa pesadilla.
    Mi abrazo fuerte, tan fuerte que te deja sin aire.
    Y un beso de luz con el conjuro de borrar lo que nos hace daño.
    Otro besito de luz mi Toro bello.

    ResponderEliminar
  49. De chiquito? Me resulta extraña tu emoción porque no viví emociones así de pequeña, al contrario, la vida siempre era bella.
    Tuvo que ser duro. Me explico así muchas cosas del presente. Pero ¿sabes? hay que dejar el pasado en su sitio y reinventarse si es necesario. Si acaso desempolvarlo y luego volverlo a meter entre sus capas de seda. La madurez llega cuando dejamos de echarle la culpa al resto, así que hola Xavi! eres tú aquí y ahora.
    Besitos

    ResponderEliminar
  50. Es como que te sintieras triste, un sábado por la mañana, porque ese día no tenías que ir al colegio. O sea, te era preferible estar en el colegio (con todos los contratiempos y malos ratos y traumas que eso implica), antes que estar en casa. De ser así, es durísimo!

    Más saludos.

    ResponderEliminar
  51. Hola Torito. Un poema con mucho dolor. Creo que la rutina es la mejor aliada y amiga de los niñ@s que huyen del gentío.
    Vaya, un sábado parece un día bueno para cualquier niño que lo pasa con su familia. Espero que ahora tus sábados no sean tan tortuosos. Yo conozco a una persona que todos los días eran horribles para ella. Pero creo que eso ya lo dejó atrás. Aun así de los siete días de la semana, alguno es un fastidio incluso un tormento.
    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  52. Menos mal que las infancias acaban.
    Este poema me conmueve.
    Me pasaba con los domingos.

    Bss.

    ResponderEliminar
  53. te vi como en una película
    me angustié
    los sábados son oscuros y perversos

    besos y nanai ( apapacho)

    ResponderEliminar
  54. Por hoy vine pero ya es un poco noche. Pensé que tendrías una entrada pero no es así envidio esa capacidad de escribir que tienes.

    Ya es un poco noche y me duermo Pero vendré mañana tempranito y te comentaré. No te olvido.

    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  55. No todo tiempo pasado fue mejor. Todo se repite con distintos escenarios y distintos actores. Buenísimo. Besos

    ResponderEliminar
  56. https://www.youtube.com/watch?v=jF0b4Dy8Aw0

    Para tu niño interior.
    Protégelo.
    Cuídalo.

    Un beso, Xavi.

    ResponderEliminar