14 de octubre de 2010

LAS DESALENTADAS AMAPOLAS

Las desalentadas amapolas
se han pegado un tiro
en mitad de la corola.

176 comentarios:

  1. Delirando con un poema de Miguel Hernández.

    ResponderEliminar
  2. lo puse por la Papaver somniferum
    besitos torito

    ResponderEliminar
  3. Eso es...es mejor escribir. Aunque sea a base de tiros a las amapolas. Aunque sea delirando con los grandes. ¿Qué más da? Eres tú. O tu imagen.

    ResponderEliminar
  4. Desparramarán por el suelo sus sangrantes pétalos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ufffffffff me habias preocupado :)

    BESOTEssss

    ResponderEliminar
  6. Bonito delirio!

    Pobres amapolas!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  7. Mi Diossssssss (me dije) por qué habrán tomado esa desición las hermosas amapolas???
    Tendré que consultar a Lacan yaaaaaaaaa!!!

    Pero el poema del perfíl me mató a mi... y ahora qué hago???
    Tan... pero tan bello que duele!!!
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  8. ya tiene mérito en la desesperación tener tan buena puntería

    ResponderEliminar
  9. Como dos hojas fallecidas de un vendaval de pena...
    Qué hermoso!!!

    Ufff...cuánto llegas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Excelente delirio hernandiano.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es lo q tiene Miguel Hernandez... te dejo un trocito de otro: "Alrededor de tu piel ato y desato mi vida"

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Este otoño nos mece en su meáncólica locura, para zarandearnos y hacernos mas fuertes.

    Bellísimo poema!!!


    Y este título tuyo me gusta por su fragilidad y valentía.

    "Las desalentadas amapolas"


    Toro Salvaje, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ...¡qué bueno, qué bueno, qué bueno!
    Chapeau y plas plas!

    ResponderEliminar
  15. Cierto, el final algo trágico para un proceso tan natural como el instinto de supervivencia de las plantas: guardar las semillas en un lugar seguro, la tierra que en primavera las verá brotar...

    Genial, eres muy bueno.

    saludos.

    ResponderEliminar
  16. en esas hojas de otoño se escriben los mejores versos

    +kisses

    ResponderEliminar
  17. Por Dios, Toro, con lo que a mí me duele que se mueran las amapolas...
    Qué hermosura, sin embargo, los versos de tu columna del perfil, me haces pensar mucho en tantas veces que yo también me he sentido errar de sueño y volver a ser de nube y de cristal, o tener que ser de otoño sin haberme renacido en primavera... ojalá las hojas no se nos quiebren, no se nos sequen, no se nos mueran, no todavía ni nunca.

    Besos y abrazos de otoño y esperanzas ;)

    ResponderEliminar
  18. Es precioso tu delirio de amapolas, me voy a buscar el poema de Miguel Hernández para seguir viendo amapolas que me encantan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Has hecho que me duela hasta el aliento.

    ResponderEliminar
  20. Y las espantadas margaritas
    polen y terror chorreaban
    desde el pétalo hasta la coronita.
    Pobrecitas ...

    Besos delirantes, TORITO


    SIL

    ResponderEliminar
  21. yo aun estoy delirando con sus poemas, en el concierto de Serrat de ayer, un beso de Marián

    ResponderEliminar
  22. Sorprendente como siempre con tus pensamientos, con tus palabras
    Un besote

    ResponderEliminar
  23. Ababoles sin aliento.... es una bonita metáfora
    Besos, TS

    ResponderEliminar
  24. Me ha gustado mucho tu delirio!!!.

    Un beso, Toro

    ResponderEliminar
  25. Te encuentro Hernandiano y a las amapaolas descoroladas.
    En vez de tiros te pego un beso.

    ResponderEliminar
  26. Es intenso... siento su sangre correr por los campos verdes...

    Besos

    ResponderEliminar
  27. La sangre llueve siempre boca arriba, hacia el cielo.
    Y las heridas sueñan, igual que caracolas,
    cuando hay en las heridas celeridad de vuelo,
    esencia de las olas.

    Me gusta mucho el poeta Miguel Hernández, te dejé unos versos de él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Las amapolas son la sangre de la tierra.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Otro suicidio colectivo.
    Las hojas se estrechan contran el parabrisas de mis ojos...o algo parecido.


    Saludos,

    ResponderEliminar
  30. Firmo el poema del perfil.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. ¡¡¡Pero que maravillosa forma de delirar!!! Bellísimos los dossssssss.
    Abrazo grandeee.

    ResponderEliminar
  32. Caramba Toro, cómo vienes hoy.
    Y tanto que deliras.
    ¿Estás harto de tanta amapola o qué?

    TQM

    ResponderEliminar
  33. Porque las amapolas deliran aún más...

    Hermosas las hojas de otoño que soñaron primaveras

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Que no, Toro, que era un truco para grabar la película, que en realidad están ahora tan contentas, riéndose de que nos lo hayamos creído todos...
    Mañana será otro día y no estará la cosa tan desanimada como hoy por los dos lados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Estas amapolas son la leche. No hacen más que dar disgustos.
    te dejo nuevo enlace de nuevo blog

    ResponderEliminar
  36. Joé, vaya con las desalentadas amapolas!
    Me han dejado hecha polvo!

    Miguel Hernández. EL sábado vi la exposición acerca de él que hay en la Biblioteca Nacional.
    Miguel Hernández, es mucho Miguel, sí señor!

    Y ánimo, don Toro, que el otoño pasará...

    Petons!

    ResponderEliminar
  37. ¿Cómo haces ésto hombre? asinnnn.. sin anestesia ni nada..
    ...herida marcho... aissss
    tamañana
    isla

    ResponderEliminar
  38. Hola!
    Con todo respeto, me ha encantado su delirio!
    Una belleza de poema!

    Saludos Cordiales, desde este lado del sol......


    Mar More

    ResponderEliminar
  39. Estaba triste y ahora...
    Casi que mejor me marcho antes de que definitivamente me venza la tristeza...
    Pero no,no puedo o no sería yo.

    Un delirio hermoso.
    Y sumamente triste.
    Y hermoso otra vez.
    Un amor que sin ser tangible germinó y creció.
    ¿Para morir?
    Delirante sí.
    Penoso también.
    Tanto como matar amapolas.
    Las amapolas,como los amores,jamás deben cruzar el horizonte del más allá.
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Si , menos mal que lo dices tu y que deliras jajaja , porque me quedao igual que si no leyera nada. jejeje.

    besos.

    ResponderEliminar
  41. Yo sabía que en sí las amapolas no podían ser sino pequeños charcos de sangre, tan rojas..tan desparramados sus pétalos..Lo que no sabía es el motivo de su desaliento pero intuía lo del tiro, ese negro centro no podía ser otra cosa.
    Un beso, Toro, me parece que has delirado muy bien con el poema de Miguel Hernández..siempre deliras maravillosamente.

    ResponderEliminar
  42. Dios mio!! que belleza.
    Las amapolas se vestirán de gloria para el poeta:Toro.
    besos

    ResponderEliminar
  43. Y los claveles, ahorcados...
    cuando supieron,
    que sus vivaces colores
    yacerán sobre la tierra,
    olvidados...

    ResponderEliminar
  44. A las aladas almas de las flores
    del almendro de nata te requiero...

    ResponderEliminar
  45. Y se han desangrado?
    Pobrecillas.

    Besitos tristes Animalito.

    ResponderEliminar
  46. Ostras, Toro, ¿si te digo que es uno de los poemas más graciosos que he leído en mucho tiempo, qué vas a pensar de mí? El caso es que cuanto más lo leo, más risa me entra (jajajaja). Yo también debo de estar delirando.

    Besossssssssss.

    ResponderEliminar
  47. Con razón no encontraba las amapolas que dejé en el recibidor....
    :)

    ResponderEliminar
  48. Me gusta ver ese campo de amapolas todas como una alfombra roja llenado de vida y colorido el campo.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  49. Difícil aceptar que sus vivos y delicados sueños acaben así.
    Impactante delirio suicida.
    Saludos a pares.

    ResponderEliminar
  50. Yo que pensaba que su intenso color era pasión, y resulta que era sólo ira.
    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  51. ...y Miguel Hernandez no habrá sabido que los pistilos por distraídos polen por doquier han repartido!..bueno toro!
    beso!

    ResponderEliminar
  52. Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler, me duele hasta el aliento.
    Besos

    ResponderEliminar
  53. Delirando aquí contigo...
    Estoy siempre a tu lado amigo.
    mar

    ResponderEliminar
  54. A mi lo que me deja delirando es pensar en como coño hicieron para poder pegárselo con lo que pesa un arma y lo frágiles que son ellas...
    La desesperación puede hacer milagros...
    Salud

    ResponderEliminar
  55. .


    ...no es para menos, las amapolas se habían quedado desamparadas, tristes y solas...

    Saludos amigo... bonito texto

    ResponderEliminar
  56. ¿LAS AMAPOLAS HABRÁN LEÍDO EL POEMA DE TU PERFIL?...
    TU POEMA SE HACE MÍO, EN EL SENTIR DE LA VIDA, EN EL DEVENIR DEL OTOÑO.
    BELLO Y TRISTE POEMA QUE DUELE, COMO ESOS POEMAS QUE TAMBIÉN ESCRIBO.
    UN ABRAZO GRADE XAVI!!!

    ResponderEliminar
  57. Que risa, cuando uno cree que te estás cortando las muñecas, vienes tú y demuestras que con las venas te limas los dientes, jajajaja

    Muy bueno :)

    Besos, Jardinero.

    ResponderEliminar
  58. Todo es finito, Xavi...
    Hasta la pena y el dolor.
    No lo olvides...

    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  59. Las amapolas embriagan aún más mientras sangran. Por ello nos hacen delirar poemas y nos permiten acunar ausencias.

    Cobijo tu otoño en mi primavera.

    Besos

    ResponderEliminar
  60. Las amapolas son TAN o más putas que las demás .
    ¡ Flores tenían que ser ! ,
    jajajaj . Amo el vodka . Lo sabías, ¿ no ?

    ResponderEliminar
  61. Pobrecitas!!!, son tan simples y por lo mismo tan bellas las frágiles amapolas.

    Sugiero bordarlas! o... pintarlas!

    Cordialmente. Rayén

    ResponderEliminar
  62. se han fumado a sí mismas, y les ha pasado lo mismo que nos pasaría si nos fumáramos. El viaje sería una pesadilla con un solo y fatal fin. Sí, ése, obviamente. Cruel verdad se devela con su suerte, que amapola y humano devienen, al examinarse, en voluntad inerte! Ja! fumate esa rima jajajaja. Abrazo.

    ResponderEliminar
  63. sumamente pesimista por lo que veo andamos, somos dos.
    Besoooooooos

    ResponderEliminar
  64. El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno.

    besos otoñales

    ResponderEliminar
  65. Sólo voy a decirte que casi soy una "amapola" hoy...
    Suerte que tenía terapia, sino no sé qué pasaba...
    Un beso o 2 !
    Pd: precioso el poema del perfil ;)
    Pd 2: Te aprecio mucho ;)

    ResponderEliminar
  66. "Como dos hojas fallecidas/ de un vendaval de pena.". Este poema es para publicar...Me he quedado impactada, ¡qué hermoso y sensible! y la referencia al otoño es de las más bellas y lánguidas que he leído.
    Te mereces un beso.

    ResponderEliminar
  67. El desaliente nos amarga la vida.


    saludos amigo

    ResponderEliminar
  68. ¿A esto se refieren con "corolario" o mas bien floricidio.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  69. "DOS HOJAS DE OTOÑO".
    Es triste esta poesía, pero me ha gustado tanto. Me gusta leerte.
    Besossss

    ResponderEliminar
  70. Hasta esos extremos de desaliento puede llegar la vida... que las amapolas se suiciden, uuuufff

    Besos de aliento Torito

    ResponderEliminar
  71. Y las desalentadas eran rojas o blancas???
    Yo creo que eran rojas, las blancas suelen estar más animadas.

    Pues el delirio te ha quedado curioso.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  72. Cuando tu vida gravita alrededor de otro, mal asunto. La próxima vez haz que graviten alrededor de ti. Yo, particularmente, donde esté un buen geranio.
    Un abrazo alentador y fuertote.

    ResponderEliminar
  73. Pero que trágicas esas amapolas...Compañero del alma, compañero.
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  74. Contundente como de costumbre. Que duro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  75. ....limentando lluvias, caracolas
    y órganos mi dolor sin instrumento.
    a las desalentadas amapolas ....

    no sé porqué se han deseperado tanto...que acaben de escuchar el poema...Elegia de Miguel Hernandez cantado por Joan Manel Serrat...y se confortaran,claro si todavia siguen vivas....

    ResponderEliminar
  76. Cuando una flor se suicida es que el mundo está perdido.

    ResponderEliminar
  77. Es el desaliento otoñal propio de la época.

    NO hay que dejar las armas cargadas cerca de las flores proclives al suicidio...

    Saludos Toro Salvaje! y buen remate de semana, con finde incluído!

    ResponderEliminar
  78. Pues bendito delirio. Me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  79. Es lo único que les quedaba, la corola! ya se les cayeron las hojas a las pobres..

    ResponderEliminar
  80. Cuando el corazón duele de esa manera que duele en el lado de tu perfil...todo puede ser posible hasta que las amapolas tambien les duela el alma y hagan eso de pegarse un tiro.

    Saludos amigo.

    Paco.

    ResponderEliminar
  81. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  82. Ja,ja,ja...te lo iba a decir Toro..."daré tu corazón por alimento"...mmmmm...que bien evocado Miguel Hernandez...

    Pero no por favor, que no se suiciden...que se queden sordas y mudas y ciegas, sin tacto, ni gusto...y que florezcan tan, tan bellas que nos duela mirarlas, tocarlas, sentirlas, saborearlas y escucharlas mecer por el viento... ;)

    Besos (y que pases un buen fin de semana con o sin amapolas...)

    Arwen

    ResponderEliminar
  83. Si lo hubieras completado con ....... mitad de la corola el estambre y los pistilos!!!
    Te hubiera salido un estupendo pareado ;))

    saludos amigo

    ResponderEliminar
  84. Me ha hecho perder el equilibrio en mi estado.

    Apenas dijo nada el vendaval, ya vé...

    Un abrazo, Toro.

    ResponderEliminar
  85. mas no son aquellas que producen heroina? entonces bien hecho!!!!
    un enorme beso, mi querido fantastico Toro!

    ResponderEliminar
  86. Pobrecicas... es lo que tiene ser tan frágil...

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  87. Las hojas de otoño yacen en vendavales de cristal
    Revoloteando a nuestros pies
    Y desangrando, los, nuestros sueños
    Y ya ninguna dulce amapola
    Será capaz de desenterrarnos
    De las distancias
    Ni de la locura
    Ni de aquellas ausencias
    Huérfanas de caricias.

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  88. Pero hijo mio!.....
    :(


    Mandame el poema de MH, please.

    ResponderEliminar
  89. Pobrecitas, me gusta tu estilo, muy bueno...

    ResponderEliminar
  90. Maravilloso delirio.
    Por primera vez he leído el poema de tu perfil... Si lo llevara me quitaría el sombrero.

    Un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  91. ¡Estallido de sangre en colores!

    Besos,

    ResponderEliminar
  92. Es que la primavera viene floja...

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  93. Guuuuaoo, Miguel Hernández :)

    Buenísimo.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  94. Hombre, habrán descubierto que las usan para el opio? ¡Santas amapolas!
    Besos Toro,

    ResponderEliminar
  95. Tengo buenas noticias en mi blog.
    Besotes

    ResponderEliminar
  96. Un beso especial, y una sonrisa, por ese comentario que me has dejado...

    ResponderEliminar
  97. y sí, en otoño ellas desaparecen...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  98. Qué triste, Toro.

    Con la alegría que dan las amapolas en mitad del campo con su estallido de color.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  99. Pobrecitas, se fueron en el medio de su gloria

    ResponderEliminar
  100. "Como el toro lo encuentra diminuto
    todo mi corazón desmesurado"

    Delirando con Miguel Hernández y con el toro

    ResponderEliminar
  101. Pobres amapolas, tan frágiles como bellas! Porque´habrán decidido tomar una situación tan drástica?

    Muchas gracias por tu visita.

    BESOTES AMIGO Y BUEN FINDE!

    ResponderEliminar
  102. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  103. ¡Vaya! Ha fallado el plan "A" Pasaremos al "B" y por cierto... ¿Será el mismo que el "A"?Seguro que fueron los modistos sin titulo del Gobierno.Últimamente,se dedican a hacer recortes.No me extrañaría nada que ellos tuvieran la culpa

    ResponderEliminar
  104. Hola!!!!
    Pobres amapolas, ya vendrán otras el año que viene y estarán felices…
    Buen fin de semana.
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  105. es lo que tiene esa flor, en grandes cantidades uno puede delirar...yo probaría los efectos de las margaritas :p

    Besos desde la roca que me cobija

    Mar (... La vendedora de humo)

    ResponderEliminar
  106. Y nadie ha hecho nada para remediarlo... ¡como te pones Toro!
    Besos

    ResponderEliminar
  107. Mal asunto este suicidio...¿y ahora? Nos quedamos sin el ingrediente principal del hechizo del Amor!

    Ande Toro, a dar primeros auxilios a las amapolas, las necesitamos!

    :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  108. El tiro fue que estaban muy marchitas y eso te dejó trite? Es que la tristeza puede ser un tiro muy duro.

    Las amapolas son flores muy lindas, una de mis favoritas.

    Buen post.

    Un abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  109. a las desalentadas amapolas ... daré tu corazón por alimento.
    Buena combinación, verdad?
    Besote Torito

    ResponderEliminar
  110. Triste desaliento de las flores.Besos

    ResponderEliminar
  111. Jopé, Toro ¿tan cruda estaba la cosa como para eso?

    Bss

    ResponderEliminar
  112. No hace falta que delires con los poemas de otros, Toro, ya has demostrado que podés hacerlo a tu gusto y antojo y por decisión propia. Si no, preguntale a Justi :))

    Pobres, las amapolas...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  113. Hala,hala, menos chorar por unas ampolitas.A ser fuertes y valientes

    ResponderEliminar
  114. ¡¡¡coño...pues se habrá puesto todo de un color verde pistilo...que ni te cuentO¡¡¡


    TORITTTOOOOO...mira en mi blog...el comentario de DIANA MORENO..pincha...Y COMPRA UNA CASITA EN CHILE jejjeje ejej


    BESITOS

    ResponderEliminar
  115. Seguramente ya estaban muertas.
    Penible querido Javier.
    Las flores también mueren.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  116. Me gusta,pero el del avatar me mata.Besos***

    ResponderEliminar
  117. ¡Ays!
    Qué fuerte nos entra el otoño, Toro querido.
    Precioso delirio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  118. A, por eso son rojas,
    y negras...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  119. A las desalentadas amapolas daré tu corazón por alimento... M.H


    un abrazo

    ResponderEliminar
  120. No se porque leí cola... debe ser que estoy cansada...

    ResponderEliminar
  121. Menuda ida de bola. Veo que el cambio climático o... afecta a todo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  122. bellas para mi...te enviaré un regalo desde mi primavera, para tu otoño...pasando por Miguel..

    ResponderEliminar
  123. Amapola, tu centro es una ola
    De sangre amarilla
    Que desgarrada llora.
    Amapola, tu vestido se ah teñido
    De enormes lamparones
    permitidos.
    Amapola, tu suicidio te ha vencido,
    El tiro te ha salido ya no puedes verte más amapola.

    Besos

    ResponderEliminar
  124. Como en la carta de Miguel Hernandez a Sitje,aquí nos muestras el desaliento que a veces nos invade.
    Esperemos que la mala racha pronto acabe. Saludos.

    ResponderEliminar
  125. Delire nomás Torito, pero igual creo que las Amapolas, lindísimas, por cierto, se han pegado un tiro porque no podían vivir tan solas.

    Jaja, me encanta, fuiste el primero, así menos disputa en las posiciones

    :P

    Estercita

    ResponderEliminar
  126. Si alguien sabe de amapolas, esa soy yo!

    ResponderEliminar
  127. Desalentadas ... tiro ... amapolas ... Triste destino. Fragilidad y horror ... Así somos, así es la vida ...
    Miguel Hernández, ese sencillo y hondo poeta cómo lloró a su amigo Ramón... qué profundidad la de su sentir.
    Es tremendo y a la vez bello.
    Es la vida, amigo.
    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  128. es el otoño que no tiene misericordia

    petonets

    ResponderEliminar
  129. Estarían cansadas de que les doliera hasta el aliento
    ;)


    Besos

    ResponderEliminar
  130. Pues es una lástima. A mí me encantan las amapolas.. y también tu blog

    ResponderEliminar
  131. Y la tierra guardó sus pétalos, cada vez más marchitos, como nosotros hacemos con las fotos cada vez más lejanas en el tiempo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  132. Toro, dime lo que tengo que comer para escribir como tú. Besos.

    ResponderEliminar
  133. Es verdad que a veces parecen salpicaduras de sangre en el campo.

    ResponderEliminar
  134. Me sorprende la buena puntería!
    Estan desalentadas pero muy lúcidas no les ha temblao la mano o eso imagino.

    Besos, Anouna

    ResponderEliminar
  135. VAYA.. HASTA LAS FLORES ANDAN ARMADAS HOY DÍA..
    QUE DIFÍCIL ESTÁ LA VIDA HOY..
    BESOS

    ResponderEliminar
  136. Dijo Miguel Hernández ante aquellos que le iban a fusilar.

    Un placer, Toro, pasar por tu casa digital.

    Más veces.

    La mirada perpleja

    ResponderEliminar
  137. Hermosas amapolas que cuando la musa las agobia de sombras se pegan un tiro de sol que las nutre de nuevo de colores ...convirtiendo el revuelto mundo lleno de crepúsculos desierto de amor en auroras primaverales de luz y calor ...en fin todo se puede observar de diferente forma no crees ?...besos Toro Salvaje

    ResponderEliminar
  138. ¡Que delirio el suyo!
    Le recomiendo ver: 'Las margaritas' o 'Estas locas margaritas' (1966) de Vera Chytilová... a ver que le parecen esas 'florecillas' ;)

    Besos toritooo!

    ResponderEliminar
  139. Por suerte para ellas, estambre y corola siguen intactas. :P TQM.

    ResponderEliminar
  140. Hay dias que desalientan a las amapolas... Y a todo lo que se les ponga por delante.

    Saludos.



    D.L.

    ResponderEliminar
  141. Buen delirio.
    Amo las amapolas. Que no se den un tiro...
    Beso.

    ResponderEliminar
  142. Pues, a pesar de Miguel Hernández, me estaba preguntado qué pasaba con las amapolas y le mo has aclarado. Ya no se ven...
    Bicos domingueros

    ResponderEliminar
  143. Fantástica imagen, surrealismo y musas! Impactante

    ResponderEliminar
  144. Por esos están teñidas de sangre.
    Cuídate la fiebre.
    Muchos besos, Toro.

    ResponderEliminar
  145. ¿delirando? anda que no te cunde a ti delirar, porque vaya Micro que te has marcado, Toro.

    ¡te envidio! es buenísimo.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  146. es triste el desaliento (de las cebollas).

    ResponderEliminar
  147. y la de suicidios que quedan... pero no importa, el aire olerá a flor.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  148. Uyyyyyyyyyyyyyyyyy,que trágico Torito.

    besitos

    luna

    ResponderEliminar
  149. y se desparraman por el campo las semillas de una nueva vida :-)

    muy buen delirio Toro,

    petons nocturns

    ResponderEliminar
  150. ahhh noooo!!no no!
    con las amapolas nooooo!!

    ¬¬ joer

    ResponderEliminar
  151. Con esto hasta sentí un balazo en el centro del pecho...

    Uf. Buena forma de comenzar un viernes...

    Y, espero seguir siendo la última en comentar, ultimísima, ultimérrima...

    Besos
    S.

    ResponderEliminar
  152. PD Eres grande con las palabras...cada vez me impresiono más.

    ResponderEliminar
  153. Coincidencias.
    Anoche estaba con una amiga y me dió a leer:
    "Menos tu vientre, todo es confuso.
    Menos tu vientre, todo es futuro fugaz, pasado baldío y turbio.
    Menos tu vientre, tod es oculto
    Menos tu vientre, polvo sin mundo".
    Miguel Hernández.

    Comencé mi día con M Hernández y lo terminé con él.

    Besos
    S

    ResponderEliminar
  154. Por culpa de soñar tanto¡¡, seguro¡¡

    Me ha hecho gracia este poema¡¡,

    Besos, muy bonito, enhorabuena por él.

    ( por lo menos ya se me ha quitado "el complejo"), ya no me siento "tan rara".

    Uff¡¡¡ menos mal, me ha quitado un peso de encima, Gracias¡¡
    :)

    Oye, felicidades , muy bonito el poema...y muy salao¡¡

    ResponderEliminar