18 de abril de 2012

JUSTINIANO 118

A Justiniano le gusta
una señora muy elegante
con la que se cruza cada mañana
aunque no sabe porqué motivo
ella disimula espléndidamente
el interés que sin duda
también tiene por él
pero hoy Justiniano ha decidido
darle una oportunidad a esa mujer
para que le declare su amor
por lo que cuando está a punto
de cruzarse con ella
Justiniano deja caer un pañuelo
de forma ostentosa y evidente
para que ella se lo entregue
pero Doña Orgullosa no se inmuta
y sigue caminando tranquilamente
por lo que Justiniano
muy decepcionado de amor
se acerca corriendo hacia ella
con el pañuelo sucio en la mano
para decirle bien claramente
que no piensa darle otra oportunidad
y que se va a quedar para vestir santos.

144 comentarios:

  1. Así se hace, no hay que tirar el pañuelo dos veces, abrazos miles!

    ResponderEliminar
  2. Ella le contesta:

    _ Querido Justiniano más vale quedar para vestir santos que para desnudar locos y borrachos.

    ResponderEliminar
  3. Apoyo a Justiniano en todo.
    Vieja amargada!!!

    Un beso o 2 #

    (Me voy a dormir... que después de mi trabajo y siendo el mediodía aún sigo aqui)

    ResponderEliminar
  4. Justiniano. Célebre. Esta vez se ha comportado con cierto sosiego, conciendo de sus andanzas. Será que la señora elegante tiene algo...

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajajajajajajjjjjjjjajjajajajjaajjaajajajajaj

    Que me parto y no quiero...

    Lili

    ResponderEliminar
  6. Ja,ja,jas,ja con Justiniano rompieron el molde.
    ¡¡Bravo por él!!

    ResponderEliminar
  7. Si es que las hay que tienen una piedra en el lugar donde debería latir un corazón.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bien hecho, Justiniano! El amor es tan valioso que no puede desperdiciarse, solo entregarse a la persona que lo valore.

    Un beso, Torito hermoso.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la "aclaración" de Justi a Doña Orgullosa...

    ¡Que se fastidie por tonta!, jajajajaja

    Besos. Mil.

    ResponderEliminar
  10. Que anticuado! no me extraña que ella haya pasado de él...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Xavi!!!!.. hoy.. de verdad que me ha salido la risa..
    al final le acabaré queriendo a este Justi. jajajaj
    un beso
    flor-i

    ResponderEliminar
  12. Seguro que ella, en alguna ocasión, dejó caer algo más que el abrigo y el lo pisó y siguió adelante.


    PD.

    Justi cuenta el asunto como le parece, seguro que en vez de pedir su mano hizo un intento de comérsela.

    ResponderEliminar
  13. Hay tantos santos, uno puede ser Justiniano. El nombre le acompaña.
    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Pobre Justiniano,Doña Orgullosa debe ser de esas que cree en la teoría de que para volver loco a un hombre hay que hacerse de rogar.
    Un beso para Justiniano y otro para ti,Carmen.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, Justiniano, tonterías... las justas.

    ResponderEliminar
  16. Amigo Toro salvaje.Muchas personas somos tan fatuos,que creemos que el mundo gira a nuestro alrededor. Bonito relato de la vanidad humana
    Un fuerte abrazo.
    Te agreadezco tu comentário mi fotografia

    ResponderEliminar
  17. Que malo es el orgullo la de oportunidades que perdemos!!

    Menos mal que Justi está al quite

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  18. me parece muy bien, suplicar jamás..

    un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola señor toro , soy nueva en estos , por casualidad me tope con su blog y su graciosa entrada , sabes lo que te digo , que ella se lo pierde a Doña Orgullosa ja,ja,ja, besos de Margarita*

    ResponderEliminar
  20. En definitiva que ha ido a declararse a "moco colgando".

    Un abrazo Xavi.

    ResponderEliminar
  21. jajajaja...es que Justiniano es muy impaciente.Y si la señora es miope?

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Señor Justiniano.-

    Le hago saber que a Orgullosas de esa clase, ni clínex!!

    Si no fuese usted tan cuerdo...

    Podría dejar que su pañuelo cayese a mi lado...
    Y yo, seguramente se lo entregaría....


    Besos, de una Canaria.

    ResponderEliminar
  23. Menuda rancia, ella se lo pierde.

    Kisses.

    ResponderEliminar
  24. Quién sabe, quizá Orgullosa tenga con que...

    ResponderEliminar
  25. Si es que ahora ya no se entienden las insinuaciones ni los cortejos, hay mucha soseria y poco ingenio, ni los piropos se parecen ni por asomo a los de antaño.

    Besos a pares.

    ResponderEliminar
  26. Elegante puede, pero poco lista, mira que no entender las sutilezas de Justiniano. Ella se lo pierde.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. pero este Justiniano es muy arrebatado!
    me hace acordar a alguien que dice no conocer la armonía
    besos

    ResponderEliminar
  28. jajjaaa lo amo a justi, pero un pañuelo ajeno no agarro ni loca!

    besos

    ResponderEliminar
  29. En esta ocasión Justiniano se ha precipitado en sus juicios y se ha equivocado. Conozco a la señora elegante y esto es lo que ella pensaba mientras Justiniano se aceleraba y la dejaba sin oportunidades:


    A la señora elegante que vive en el quinto le gusta Justiniano, trata de no ser muy explícita por temor a que él crea que es una de esas mujeres “fáciles”. La señora elegante detecta en él, hace tiempo, un cierto interés por ella. Cuando hoy ha visto que Justiniano se acercaba y dejaba caer su pañuelo, ha sentido el temblor del amor y que el corazón se le salía por la boca. Sin embargo, dubitativa, no ha acertado a hacer nada. Así que cuando Justiniano ha vuelto hacia ella corriendo y ha cogido el pañuelo (sucio), marchándose todo digno y orgulloso, a ella se le ha caído el mundo encima. Otra vez las dudas han acabado con las oportunidades de iniciar un gran amor. La señora elegante se gira con lágrimas en los ojos y piensa en el verso que había leído esa misma mañana:

    "Amor, en el mundo tú eres un pecado!
    Mi beso en la punta chispeante del cuerno
    del diablo; mi beso que es credo sagrado!"


    TS ¿no deberías mediar ante Justiniano?

    ResponderEliminar
  30. Muy acertada la decisión de Justiniano.
    Ahora aprenderá a comportarse
    Doña Orgullosa y no ofenderá mas a nadie...

    besos

    ResponderEliminar
  31. Doña Orgullosa y Justiniano no hacen buena pareja, él merece una joven conversadora, que apenas él deje caer su pañuelo, ella inicie una conversación inacabable, acaramelada e intensa y usar el pañuelo como almohadita para que Justi se haga una siestita =)

    Besos!

    ResponderEliminar
  32. Justiniano se cruzó con Orgullosa...si se hubiera cruzado conmigo me habría visto inclinada hacia él dándole el pañuelo y susurrando unas palabras en su oído....Un beso

    ResponderEliminar
  33. Juas...juas...juas...juas...!!! le hubiese dado a elegir desnudar sntos que suena mucho mejor....juaas.!!! ^_^

    ResponderEliminar
  34. Vaya, qué cumulo de desencuentros entre Justiniano y la señora... y es que, a veces, el lenguaje corporal o gestual emite señales defectuosas.

    Lo del pañuelo lo encuentro inadecuado para dar oportunidades a las elegantes... pero... Justiniano se la ha jugado en ese acto de condescendencia y la señora parece que no capto su mensaje de aceptación.

    ¿Pero aún hay santos para vestir?

    Besos!!

    ResponderEliminar
  35. Se hace el implacable pero tiene un corazoncito...

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Toro, dir-te que sempre és un plaer llegir les "aventures d'en Justiniano", aquesta m'havia deixat com sempre una mica desconcertada, però també tinc el mal vici de llegir alguns comentaris si em criden l'atenció en un parell de paraules, avui m'ha passat amb una seguidora teva, la Haydee, i amb el teu permís, li deixaré aquí unes paraules (i a tu, un petó, com sempre):

    Haydée, ya sé que no leerás ésto, pero, por si acaso, mis felicitaciones, eso es "Justinianamente" darle la vuelta a la tortilla de manera elegante, un saludo :)

    ResponderEliminar
  37. Jajajajajajajaja!!!! Pasa que Justiniano no quiere dar el brazo a torcer...a él tambien le gusta...

    Saludos de un nublado miércoles.

    ResponderEliminar
  38. Pues espero que no fuese que la señora ya tuvo un súperamorplatónico que dejó de serlo y le dio calabazas como para poner una verdulería. En el caso, pobrita, porque sin querer para mí que este hombre le ha dado una patada y bien gorda :(

    Si no es el caso, anda y que la zurzan. Rastreros los pobres gusanos y porque no les queda otra, así que con viento fresco.

    Un besete.

    ResponderEliminar
  39. Va a ser mejor sentarlos a hablar con un mediador, pero para mi que el se calla alguna faena. Una señora elegante tiene en alta estima que un hombre use pañuelo y no permitiría que lo perdiese.

    ResponderEliminar
  40. El pañuelo dos veces no!!!!
    cariños

    ResponderEliminar
  41. :)

    Le voy a poner hasta música.

    http://www.youtube.com/watch?v=iRCG9IrFy_s

    :P

    Te beso, Justi.

    ResponderEliminar
  42. jajajjaa¡que tonta!!!
    Justi es adorable y nos visita muy poco :(
    Besos***

    ResponderEliminar
  43. Jajajaajajaj Torito jajaajj no tengo ganassss de reir jajajaajaja pero Justi :) con ser así como es jaajajajajaja me tiene atacada de la risa , En Monterrey hay tantaaaaaaaaaa mujer Orgullosa que me lo estoy imaginando jajajaj

    Besos Torito , gracias por este momento jaja

    ResponderEliminar
  44. No es para menos que se sienta decepcionado.Pero no es rencoroso y dentro de unas semanas la vuelve a cortejar.Tiempo al tiempo si lo sabre yo...lo que cuesta gusta más!

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  45. ese pañuelo lleva un corazón ensuciado

    ResponderEliminar
  46. Vaya, pero creía que eran las señoras quienes dejaban caer los pañuelos, además si era sucio como dices que lo llevaba, no sé yo si lo hubiera cogido eee en cualquier caso, igual le hubiera llamado para que se lo cogiera él.
    Pero vaya, irle detrás para espetarle esa frase, la mujer se ha debido de quedar a cuadros jejeje
    el Justiniano siempre intentando ligar, es incurable eee jeje
    Besitos azules mi querido amigo, ten un buen final de día, muassssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  47. Justiniano corre detrás de aquella mujer y le grita escupiendo sobre su cara frases que jamas se creería pronunciar...ella para callarle le besó.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  48. Justi es muy anticuado, tenía que haaberle regalado un anillo de oro con un diamante y seguro que le habría hecho caso, pero un pañuelo, y sucio, nononono. Besos

    ResponderEliminar
  49. Con todo el cariño XAVI, le dices de mi parte a JUSTINIANO, primero, que su suposición le convierte en un engreído y segundo, una Sra elegante jamás reconocerá su interés si no le demuestran antes la seguridad de que va a ser correspondido...
    Su educación se lo impide ¡¡xD, xD!! :-)

    Por otro lado, creí que siendo como es él, lo que iba a hacer era sonarse los mocos en el pañuelo y soltarte alguna barbaridad, así que en ese sentido, va mejorando jajaja quizá un día la consiga... dile que se repeine y la invite a cenar:-)

    Y... por cierto, si hoy me acercara alguien un pañuelo a mi, se lo agradecería en el alma, casi ni me quedan con el catarrazo tan tremendo que he pillado ... Justiiii ¡¡pásame uno anda, porfa!! ¡¡aaachiiiiiiss!! .... correeeee jajajaja



    Muaaaaaakss desde lejos para no contagiarte mis microbios:-)

    ResponderEliminar
  50. ¡Qué señor tan elegante es Justiniano! Seguro que si se lo explica mejor a la señora elegante, le daría muchas oportunidades, y ambos caminen tranquilos de la mano.

    Hoy me ha puesto sensiblona.

    Besos

    ResponderEliminar
  51. Seguramente volverá a la carga este Justi, tambien se hacía el ofendido con la panadera al principio!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  52. Jajajaj, qué tierno. Aunque me temo que ha cambaido "un pelín" los papeles.

    ResponderEliminar
  53. No hay que prejuzgar.
    Fue mala técnica la del dulce justiniano.


    Aun así lo adoro!

    ResponderEliminar
  54. Que ternura de hombre, dan ganas de abrazarlo fuerte

    besos para los dos

    ResponderEliminar
  55. Creo que todo está en la mente de él, o es que es juez y verdugo a la vez sin haber escuchado a la otra mujer.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  56. Yo pensé que Justiniano daba mas oportunidades, si lo llego a saber me agacho a recogerlo, con lo que me gussssta Justi!!!!! Snifffffff

    ResponderEliminar
  57. Señor mío, no sabe ud que la dama es la que arroja el pañuelo en señal de interés?... Jamás espere que ella
    tome un objeto del piso que ud deje caer..."Elemental mi querido Watson".
    Besos Alma romántica.

    ResponderEliminar
  58. Polvo que no se echa es irrecuperable. Justiniano lo sabía, de ahí su insistencia.Saludos

    ResponderEliminar
  59. Así me gusta Justiniano, hay que hacerse valer.
    Lo echaba de menos
    Besos

    ResponderEliminar
  60. Que tire una moneda ... y no fallará... bs

    ResponderEliminar
  61. Qué abrupto e impetuoso. Temo que se equivocó de siglo.

    ResponderEliminar
  62. jajajaja, suénate los mocos en us abrigo justiniano! :P

    ResponderEliminar
  63. Y no se le ha ocurrido otra forma? Es que las mujeres somos muy complicadas y lo del pañuelo...
    Jajajajaja ya le valeeeeee,ainssssssss Justiiiiii!!!!

    Besazos.

    ResponderEliminar
  64. ¡Qué triste dejar escapar el amor...!
    Por orgullo, por prejuicio, por malentendidos, puede que por una mala comunicación... de los dos...

    http://www.youtube.com/watch?v=ywsvxgmb1zs&feature=relmfu

    Y qué doloroso cuando te das cuenta y... ¿ya es demasiado tarde?

    Besos y estrellas...

    :(

    ResponderEliminar
  65. Jajaja....es que el orgullo es lo que tiene, carece de sensibilidad......



    Besos Toro

    ResponderEliminar
  66. El orgullo es una actitud que en mi opinión siempre nos perjudica a nosotros mismos...

    muak Toro ;)

    ResponderEliminar
  67. Justiniano solo dió una oportunidad, pero en realidad no sabe si en el fondo, la oportunidad se la estaba dando él

    Besos

    ResponderEliminar
  68. Creí por un momento que iba y le escupía... de Justiniano cualquier cosa...

    Mua,

    ResponderEliminar
  69. Ostres, ja en portes 118 de Justinianos?
    Tela!

    tela de mocador, ;-)


    com sempre, riem més o menys, però riem!

    petons i que per moltes històries justiniàniques!

    ResponderEliminar
  70. Hola Toro.

    Este mundo está lleno de estiradas.

    Se echaba de menos al bueno de Justi.

    Adiós Toro.

    ResponderEliminar
  71. Bueno Justiniano debe estar enfermo, pues se portado como un caballero de hace siglos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  72. Me ha dado una alegría tremenda saber nuevamente de Justi , pero cuando empiezo a leer y veo que coquetea con otra , me ha entrado celos !
    :/
    Ya se olvido de Gitana ?
    :O
    qué tremendo !
    Bss hermoso ! :)

    ResponderEliminar
  73. Pobre Justi...
    ¡No acierta con las mujeres!
    Si es que somos la mar de complicadas, ¡ caray...!

    Un beso complicado ( o dos)

    ResponderEliminar
  74. Encuentros y desencuentros,... Si. Los dos forman parte de la vida humana.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  75. No sabe lo que se pierde la tiesa señora...
    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  76. Después de la actuación de Justi la reconciliación es ciencia ficción. Una señora no perdona tal impertinencia, hará lo impensable para olvidarlo y entregará su amor a un caballero que porte el pañuelo en el bolsillo y no lo utilice cual señuelo.

    POCO TIEMPO DESPUÉS JUSTINIANO, DOTADO DEL ENCANTO QUE LO CARACTERIZA, ENCONTRARÁ AL AMOR DE SU VIDA.


    ¡VA POR TI JUSTI!.

    ResponderEliminar
  77. Qué desalmada!!! Y desagradecida!!! No tiene idea de la que se salvó. Conociendo a Justiniano, la doña la sacó bien barata. Podría haber terminado destripada y colgada cabeza para abajo en el medio de la plaza.
    AJJJJJJJJJ!!! Hay mujeres que no tienen perdón!!!
    Besazo salvaje, Toro Loco!

    ResponderEliminar
  78. Justi, dale otra oportunidad, estoy segura que esa señora que parece orgullosa, solo la sorprendió su timidez.
    Un caballero sabe esperar y dar oportunidades.

    Un beso animalito.

    ResponderEliminar
  79. Mejor así, nunca serían felices...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  80. Menos mal que sólo eso. Yo pensé que le iba a dar un piñón...

    mariarosa

    ResponderEliminar
  81. Justiniano ha sido muy malo con la señora.

    ResponderEliminar
  82. Vaya con Justiniano ¡¡ Fue contundente.. o quizas le brinde otra oportunidad y nos lo hara saber tal vez...

    Besos Toro y se te agradece tu comentario en mi blog.Lo tomare muy seriamente.

    Se te quiere sabélo.

    ResponderEliminar
  83. Esa señora no es orgullosa, es ciega...
    ¡Eso es!
    Genio, te adoro!
    :)

    ResponderEliminar
  84. Al Justi si le mola la señora tendrá que volver a intentarlo de forma más sutil ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  85. Justiniano ha de pedir perdón y disculparse

    ResponderEliminar
  86. Jajaja¡ Justi,cambio la historia,jejeje
    Bess

    ResponderEliminar
  87. Este Justi, es un caso. Le debería de haber dicho: Oiga, se le cayó el pañuelo quizás allí habría iniciado el tan anhelado diálogo de amor.

    Muy bueno.

    besos.

    ResponderEliminar
  88. Noooo, que no se quede para vestir santos...el amor es bello!


    Besos Toro!

    ResponderEliminar
  89. Yo estoy con Justiniano, debe existir la igualdad!!

    ResponderEliminar
  90. No sé por qué pensé que le iba a destrozar el cráneo con una piedra. Pero no hubo sangre, y eso es siempre bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  91. No sé por qué pensé que le iba a destrozar el cráneo con una piedra. Pero no hubo sangre, y eso es siempre bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  92. Sabéis qué ? yo creo que la Señora ha pillado la idea , y será ella , la que deje caer el pañuelo en la siguiente ocasión, que seria lo mas correcto ...a ver el Justi que hace..
    besosss

    ResponderEliminar
  93. Que par de tontos, tanto hacerse los interesantes que al final se les pasará el arroz...
    Besos

    ResponderEliminar
  94. hay !!!! Justi que tonta es esa doña....


    Besos, besos y mas besos

    ResponderEliminar
  95. Doña Orgullosa se merece la amenaza de Justi.
    ja.ja.jaaaa

    pero que lave ese pañuelito !!!!

    Besoooooooo.

    ResponderEliminar
  96. No se...puede que Doña orgullosa no vea bien y por lo tanto...yo creo que si Justiniano se reviste de paciencia y lo vuelve a intentar...siempre debe mirar un poco mas profundo...para ver el trasfondo.

    ResponderEliminar
  97. No se...puede que Doña orgullosa no vea bien y por lo tanto...yo creo que si Justiniano se reviste de paciencia y lo vuelve a intentar...siempre debe mirar un poco mas profundo...para ver el trasfondo.

    ResponderEliminar
  98. Se está poniendo duro el Justi...
    Salud

    ResponderEliminar
  99. Jaja, seguramente doña Orgullosa, ahora que él le cortó el audio y la mandó a pasear, se va a enamorar perdida de él.

    Cómo son las mujeres, che!!


    Besos complicados, Torito.

    SIL

    ResponderEliminar
  100. Deberíamos todos hacer como Justiniano... que es eso de ignorarnos al punto del desprecio... si no nos quieren de primera, a volar...! y no habrá otra oportunidad... hay que dejar el espacio para quien sí nos quiera....


    Voy a tener que leer muy seguido mis propias palabras... ;)

    ResponderEliminar
  101. ¡Como cambian las tornas! Ja,ja... Besotes, M.

    ResponderEliminar
  102. Aishhhh sigue...ella qué contesta?

    Petó

    ResponderEliminar
  103. Las realidades paralelas, tan dignas unas como otras, que se solapan creando el mundo. La relatividad psicológica de Jung que dirían.

    Lo mejor el pañuelo sucio, que le apartará dfeinitivamente de la posibilidad de decir otra cosa que no sea no darle otra oportunidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  104. no te va a dar otra oportunidad...deberias haberle lavado primero el panuelo:))))
    besos

    ResponderEliminar
  105. Hola Xavi!!

    Pero bueno...con el Justiniano!,no le va a dar otra oportunidad a la señora??...quién es más orgulloso?

    Gracias Xavi,por tu comentario,ahora mismo te daría un abrazo,sabes?...no porque tú lo necesitaras,sino porque lo necesito yo.
    Me lo das?...
    Te lo dejo aquí,un abrazo!!!!!!

    ResponderEliminar
  106. ¡Qué manera de darle vuelta a la historieta! Al final le tapa los ojos con el pañuelo y la somete; se comenta, nada más.

    ResponderEliminar
  107. Jaja, que Justiniano...a ver si se le hace con la señora...un placer volver a pasarme por aquí, Toro, besos

    ResponderEliminar
  108. Si hubiera dejado caer su visa oro, ella habría doblado su espléndido lomo... pero un pañuelo, que ya no hay romanticismo!! ;)


    Abrazo

    ResponderEliminar
  109. Si en lugar del pañuelo, deja caer la cartera, igual hubiera tenido alguna oportunidad.


    bss

    ResponderEliminar
  110. Las mujeres es que si no nos hacemos las interesantes no estamos felices. Ya verás como él lo vuelve a intentar.

    Besos

    ResponderEliminar
  111. Cuantas oportunidades perdemos gracias al orgullo. Mi beso.

    ResponderEliminar
  112. pa chulo, Justiniano!

    JA! y se pega la vuelta.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  113. jajajjajajajaajaj pobre Justiniano por diosss,el pobre enamorado de una estiradaaaaa jajajajjjajaj.Millllll besitos torito eres el mejor

    ResponderEliminar
  114. Jejeje, que me vaya a Malta? pues no me lo digas dos veces,jajaja
    Bess

    ResponderEliminar
  115. Si los dos están locos!
    (el uno por el otro)
    Creo que se liará algo tremendo.
    (jaja)
    Besitos para el Justi.

    m.h

    ResponderEliminar
  116. Jajajaja!!
    Pero que tenga cuidado Justiniano que dar por sentado tan seguramente lo que otra persona siente le puede jugar una mala pasada, a lo mejor esa mujer no tenia ninguna intención con él!!
    Y si le importara de verdad creo que debería tener otros métodos, no sé...

    Besos!!!
    Fabi

    ResponderEliminar
  117. me encanta Justiniano..,
    saludos de kapry.

    ResponderEliminar
  118. Jajajaaaaaaa
    ¡Eres muy grande!
    Pero solo por dentro ¿Verdad?
    Di si.

    ResponderEliminar
  119. Bueno Torito,sabemos el carácter de Justi y su paciencia casi nula.De todas formas creo que sin saberlo, a hecho lo suficiente para ganarse la atención de la estimada...

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  120. Imagino la estampa y no puedo dejar de sonreír. Pobre Justiniano. Está muy anticuado en fórmulas amorosas...
    Jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  121. jajajaja!!! Justiniano tenía que haber sido más claro, que esas sutilizas del pañuelo no las pilla todo el mundo :-)
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  122. Y Justo se tropieza frente a ella estrepitosamente cayendo de bruces.
    Ella solícita y complaciente, entonces, conmovida por tal ferbor, lo invita a reposar su herido cuerpito en el sofa de su sala (la de ella) y el resto es,

    otro cuentito.


    Besos, Torito

    ResponderEliminar
  123. Muy simpático. Aún quedan hombres sinceros...

    Beso.

    ResponderEliminar
  124. Jajaja de engreidas esta el mundo lleno y de mocos tambien. Que detallista es JUsti hombres asi ya no quedan. Un bessito

    ResponderEliminar
  125. Es que Justiniano no se ha puesto al día..debería haberle puesto un "toque" en el facebook que es más elegante y no le pasa virus con los mocos .
    Como siempre..un Quijote este Justi!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  126. :)

    Ella se lo pierde,si le interesaba de verdad,hubiese entendido la sutileza de Terremoto...:):)

    Un beso,Toro

    Carmen

    ResponderEliminar
  127. Es que solo un pañuelo, a lo mejor si hubiera dejado caer un cadaver ¿no?

    Besitos

    ResponderEliminar
  128. Doña Orgullosa ha perdido su oportunidad con Juistiniano... Que no es de todos los días. Así que vendrá una espabilada y aprovechará lo que ella desaprovechó.

    Besitos futboleros

    ResponderEliminar
  129. Ay Doña Orgullosa, qué tonta, esas oportunidades sólo se tienen una vez en la vida.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  130. Por Dios Santo pudiera en este momento morir mas de la risa?????? no creo jajajaaaaaaaaaaaa...... Justiniano es ....es...... LINDO!!!!!!!!!!!!!!!!!!! jajajajaj ainssss ^.^

    ResponderEliminar
  131. Jajajajajaja mira que es bicho este Justiniano ¿eh? decirla eso a la señora orgullosa, de todas formas no hay como la sinceridad jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  132. Pues sí, ella se lo pierde...
    Un beso

    ResponderEliminar
  133. creo que esta vez Justi erró en el método, Quizás debió trastabillar cuando pasaba a su lado y esperar que esta señora le socorriese. sería cuestión de intentar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  134. Es que esto del orgullo es algo que no entenderé jamás.
    Nunca entendí donde está el problema en decir lo que siente por alguien. Personalmente prefiero un no a tiempo que un sufrimiento y unas ilusiones que sólo hacen que desgastarme.Así que lo suelto y me libero de la carga...

    Me gustó el toquecito educado con esa inteligencia que tienes, y tu capacidad para la ironia de "encasillar", tipificando conductas patrón.

    Tú si que sabes...

    Besines, ya no te digo de dónde que se hace muy cansino.

    ResponderEliminar
  135. Que me lo entregue a mi, que me lo como a bocados...yo a este Justi le quiero.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  136. así se hace Justi! que hay mucha creida.

    ResponderEliminar
  137. Muy bueno, adoro a Justiniano, su ingenuidad y romantisismo.
    Solo decirle que quizas la señora tenia problema de vision y no vio el pañuelo.

    Siempre a demostrado ser muy perseverante, espero esta no sea la exepcion.

    besitos

    Hechi

    ResponderEliminar