28 de marzo de 2008

GERIÁTRICOS

Los geriátricos están llenos
de niños sonrosados
castigados por el tiempo.

95 comentarios:

  1. Y de encías sonrientes.

    Buen poema, Tunero.

    (tremendo)

    ResponderEliminar
  2. Mejor no lo pudiste decir.
    Ojalá todos llegáramos a vivir la vejez al lado de quienes no nos sientan como una carga.
    ojalá todos tuviéramos la dicha de terminar nuestras vidas con suficiente fuerza para no depender de nadie. No sé, se me ocurre. Besos ♥

    ResponderEliminar
  3. Pues si, tienes razón

    Es que ya estas buscando geriatrico???? Hombre, estas mayor, pero no es para tanto!!! jajajajajjajajajaja

    Un beso guapote

    ResponderEliminar
  4. JAJAJJAJAJAJAJAJAJA!!!!
    y no lo dije yo,
    ;)

    ResponderEliminar
  5. ...siempre hay un niño es nuestro interior...

    besos mañaneros, toro!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. All we are saying is give peace a chance ♪♪♪

    ResponderEliminar
  8. ¡Que Maravilla, tu boca ha confesa'o!

    A pesar de haber sido castigado por el tiempo, mantiene el alma de niño(a) sonrosado y sonrisa mellaita...como cuando se les caia el dientito de leche.

    ¡Que ternura!

    Beso ♥

    M.

    ResponderEliminar
  9. Papito, se me olvidó decirte que cuando Yo sea grande quiero ser uróloga-geriátrica-cirujana, para hacer maravillas con mis manos...aunque pensándolo bien, debería agregarle algo de exorcismo porque me traerán ciertos órganos muertos que tendré que resucitar.

    Ufff..¡Que misión!

    jajajajajajaja...

    ¡Que Culto!, ¡Que sacrificio!

    jajajajajajajajaja...

    Ya los escucho decirme;
    ¨¨Doctora mire haber si puede hacer un milagrito¨¨

    ;(

    M.

    ResponderEliminar
  10. Bonitas lineas, pero no creo que sean castigos del tiempo, si no mas bien vivencias.
    BEsitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  11. Algo así es... pero ni los ancianos deberían considerarse niños ni estar castigados por el tiempo, ays.

    Besote, Toro, buen finde!

    ResponderEliminar
  12. toro....

    cada día me sorprendes más

    cuando vistes de poesía la crueldad..

    has dicho muy finamente la gran verdad!


    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  13. Toro, amigo, que forma más amable de hablar de nuestros mayores, en este tiempo en que los geriátricos son un lugar donde dejar o soltar a quienes nos "molestan".

    Bonito, bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. magnífico, Toro!

    (estos días en Galicia estuve en uno, para visitar a personas del pueblo que ya no se defienden por si solas...y verles tan niños e indefensos, fue realmente sobrecogedor).

    besitos.

    ResponderEliminar
  15. Es muy cierto, todos somos niños, cuando somos pequeños y cuando somos mayores no dejamos de serlo. Ojalá se nos cuidase de la misma manera, y cuidasemos nosotros también, cuando se es pequeño y cuando se es niño en cuerpo de adulto.
    Me ha gustado en pocas palabras has dicho mucho.
    Besitos cálidos para tí

    ResponderEliminar
  16. sí, así son... tiernos, juguetones,traviesos, sin perder el brillo de los ojos.
    cuando cerramos un círculo nos acercamos cada vez más al punto de inicio.

    un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Niños sonrosados y en pañales, niños arrugaditos y sabios que están completando la vuelta completa al círculo de la vida. Vejez e infancia, tan iguales.
    Joya preciosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Se me ha arrugado el corazoncito. TQM toro.

    ResponderEliminar
  19. CUANDO UNO SE HACE MAYOR VUELVE A SER NIÑO. Precioso un gusto leerte
    besos
    anamorgana

    ResponderEliminar
  20. Lástima que sean un olvido de lo que no sirve, es triste.
    anamorgana

    ResponderEliminar
  21. :)

    uno siempre es niño

    solo el cuerpo cambia

    Besitos hermoso!

    un cubo de magia para ti

    ResponderEliminar
  22. Que tierno.
    Jamàs dejamos de ser niños.
    Beso
    Olvido

    ResponderEliminar
  23. Pues si. Durante tres años visité a diario a mi abuela en uno de ellos. Fue una grata experiencia y rgreso de visita cada vez que puedo. Lo mas triste de ellos, son los que no tienen quien les visite.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. :) Tori, este post se relaciona con el mío, me encanta... yo adoro a los ancianos, me fascina hablar con ellos y aprender de ellos!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  25. Es simplemente MARAVILLOSO y cierto, tan cierto, lo que escribiste...

    beso...

    ResponderEliminar
  26. Por eso hay que portarse "muy mal" antes de llegar alli!!! (si van a castigarte, seria bueno que al menos te acuerdes de tus picardias :P)
    Muackkkkkk!!!

    P.S: El del perfil, una belleza.

    ResponderEliminar
  27. de esos no hay solo en el geriatrico, alli solo hay los cansados de tanto jugar, los otros te los encuentras en la calle.

    besos

    ResponderEliminar
  28. ... a mi me dan una ternura infinita. No sé si quiero llegar hasta ahí. No puedo con ese tipo de soledad.

    Besos...Qettah

    ResponderEliminar
  29. Es verdad mi Torito querido. Los ancianos se asemejan mucho a los niños, porque vuelven a ser puros y a no exigir nada, porque sienten que la vida ya les ha pagado con creces, porque nos alegran la vida y nos recuerdan que hay que luchar para alcanzar nuestros sueños.

    Estas letras son particularmente hermosas mi Torito tan querido.

    Gracias por tu gran sensibilidad.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  30. Ayyyyyyyyyy!!!
    Qué bonito el cálido deseo...Me encantooooooooó!!!
    Muy bueno!!
    Y este otro post, me hizo mucha gracia, tienes toda la razón, los geriatricos están llenos de niños grandes, será cierto eso que dicen que los abuelos y los niños se llevan bien porque se parecen.
    Es grato saber que de abuelitos podremios disfrutar de otra niñez.

    Un besazooooooo!!!

    ResponderEliminar
  31. Que hermosa descripción de un Geriátrico...
    De niños anhelamos se mayores, ocultando nuestro niño interior y el tiempo nos desnuda
    dejándo al descubierto
    al niño que siempre habitó
    este cuerpo que ya no es nuestro...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. dios mio, que sensacion has dejado en mi con esta pequeña frase, y ciertamente es asi, unos bellos niños, muchos de ellos olvidados, encerrados, amalgamados con la soledad de la distancia y el desamor...

    Toro, eres magistral hermano...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Cuántas cosas dices en tan pocas palabras, lo ineludible del paso del tiempo en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  34. Lo triste es que
    a esos "niños",
    no acudan a verlos,
    ni tengan visitas
    que le traigan,
    besos y caramelos,
    estando apracados
    y olvidados
    a la suerte del tiempo.

    Besos:)

    ResponderEliminar
  35. Wuao!!! Toro
    qué poema, cierto y redondo

    besos

    ResponderEliminar
  36. dependiendo del geriatrico seria bueno llegar a esa edad.. sabes que hay diferencias y muy grandes de uno en el otro.. e lo personal no quiero llegar a la vejez


    besos toro

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias por tu visita Torosalvaje aunque me gustaría saber acerca de tu vivencia. Creo que todos tenemos algo que contar. Linda reflexión acerca de la edad de oro,tome hace tiempo un cursillo acerca de gerontología y ni siquiera imaginamos por lo que atraviezan esos libros abiertos, que son los ancianos y sí,es cierto son niños que hay que atender porque el tiempo les robó sus destrezas. Un saludo desde al caribe mexicano.

    ResponderEliminar
  38. Toda la razón...uno regresa a ser niño y de repente nadie con quien jugar...me dan una nostalgia increible.

    Por cierto...Calido Deseo...Me encantó.

    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  39. Que bellisimo!

    Es verdad, nunca lo habia visto de esa manera.

    Te dejo un beso.

    ;)

    ResponderEliminar
  40. Asi es toro... no lo pudiste definir mejor... siempre ha de existir un niño en nuestro interior deseoso de salr...
    Besos Mexicanos!

    ResponderEliminar
  41. Muy triste,besitos Xavi, de Marián

    ResponderEliminar
  42. Papito

    Si sabes algo De Nico Soma, dile que lo extraño, que me escriba.

    Dale un abrazo de mi parte, si sabes de él.

    Besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  43. Que manera mas dulce de decirlo en pocas palabras,

    Besos

    ResponderEliminar
  44. Tremenda sentencia... maravilloso es poema conciso!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  45. es muy real lo que decis de los geriatricos, lamentablemente hace dos años atras lo vivi de cerca, con un enfermo de alzheimer y es muy triste, para los que la acompañamos..

    besos y un abrazo

    ResponderEliminar
  46. que consistente....Un premio al tiempo donde me detengo y te visto..para admirarte.
    Mariella

    ResponderEliminar
  47. Excelente reflexion... Creo que es lo que todos vemos y nadie se anima a decir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Tengo miedo de llegar a ese momento... mientras tanto busco como detener el tiempo... y no hay forma de hacerlo.
    Le temo no por ser grande, anciana, mayor, sino por el olvido, y el abandono...
    tremendamente bello, tremendamnete triste...
    Toro, sos un sol.
    mil besos

    ResponderEliminar
  49. ...y llenos de hondos sufrimientos que sólo los niños de los geriátricos saben disimular!

    ResponderEliminar
  50. Soy experta en C.B.A., como ves tengo de todo un poquito mi niño poeta.

    Besos borrascosos

    ResponderEliminar
  51. digamos que después de ti

    pasó Clemenceau para decir;

    "Los cementerios están llenos

    de gentes irreemplazables"

    (mensaje que llega tarde)

    siempre tarde....

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  52. Que hermoso!!

    Me llevaste a recordar las hermosas mejillas de mi padre y su cálida sonrisa, que se quedaron atrapadas en mi memoria para siempre. Brindo por ellos, por todos aquellos que con sus años vividos nos han dejado tantas enseñanzas.
    Beso

    ResponderEliminar
  53. Pero muchas veces niños olvidados, niños aparcados en el tiempo, niños que desgraciadamente ya no forman parte de nada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. Así es la vejez nos hace volver a la niñez.

    aunque algunos no pasaremos nunca por la edad adulta.

    ResponderEliminar
  55. Sí, de niños a los que vejan tratándoles como si no tuvieran pasado, como si el presente estuviera contado, y qué mas da, y vamos a alinearlos para la comida, sacarlos al sol, que no den la lata.... y cuyo futuro está dictado en breve, y con destino no elegido, ya sabes... la mierda de la vida es así.
    Yo he ido muchas veces a los asilos, me he ido porque lo necesitaba, porque sabía que debajo de todas esas arrugas había una persona que sentía al igual que yo todo en carne viva, y porque su testimonio era para mi importante, sabiduría, y ese punto de calma, aquel estado perfecto.
    Deberían prohibirlos... los odio, los asilos, digo.... están envenenados de soledad y tristeza, e historias de personas que abandonan porque ya no tienen espacio propio en aquella familia, que paradógicamente crearon y es la suya.
    Un besazo toro, me ha llegado, tío, me ha llegado¡

    ResponderEliminar
  56. Las arrugas son manifiesto de lo ya aprendido y de lo ya vivido, y que importante sería que nuestros ancianos pudieran sonreír sin excepción.

    Besos.

    ResponderEliminar
  57. En tres líneas, vistes el dolor y la soledad con un manto de ternura y poesía.

    ResponderEliminar
  58. Vale lo de "niños castigados por el tiempo..." nunca lo había visto así y me llama la atención, pero "sonrosados"...
    Torito, corazón, el geriátrico está lleno de caras grises y cuerpos blancos.
    BEsos sonrosados para ti.

    ResponderEliminar
  59. Que buena comparación... siempre pensé en los ancianos como esa regresión,pero ya sin ilusiones.

    UN abrazo

    ResponderEliminar
  60. No te hubiera imaginado dedicando un poema a los viejitos del geriátrico -y me agrada conocer que tu sensibilidad llega tan lejos, y tan cerca -.

    Muy buena tu captura!

    Gracias Toro! Un abrazo para Vos!

    ResponderEliminar
  61. Muy cierto. Tan cierto como dicen que cuando llegamos a lavejez nos convertimos en niños, porque volvemos a ser dependientes.

    ResponderEliminar
  62. los geriátricos son los lugares donde se abandona a la gente que ya no produce economicamente a la sociedad, y eso que a esto lo llaman el estado de bienestar, claro, mientras eres consumista-borrego-rentable.

    ResponderEliminar
  63. Me encanta cuando Albert Espinosa dice que nadie se puede ir a la cama sin haber tenido antes una ración de media hora de caricias y abrazos. No sé si en los geriátricos les dan su razón cada noche.

    ResponderEliminar
  64. Los geriátricos sí...sí, Toro
    pero también las calles y algunas familias.

    Un saludo muy sonrosado.

    ResponderEliminar
  65. Niños tiernos y hermosos,
    en los que nos vamos convirtiendo
    nosotros también.

    Ternura enorme en estas letras, un beso Toro... ¿salvaje? No esta vez...

    ResponderEliminar
  66. Hola Toro
    Hermoso y tierno tu escrito..
    Besos..

    ResponderEliminar
  67. Que bello ... Y me entristece.

    Besos Torito.

    Andrea

    ResponderEliminar
  68. Hermosa comparación, sólo que me gustaría no estar allí, al menos por unos años...

    ResponderEliminar
  69. tremenda observación
    hermosa descripción
    bello homenaje

    poema sublime
    te felicito

    ResponderEliminar
  70. Y es que el tiempo no tiene piedad...

    A nuestra edad, ya todos sabemos que acabaremos aquí. Eso sí, si alcanzamos el "permiso", que esa es otra...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  71. Muy acertado. Recuerdo a mi yaya Concha en su último año de vida. Era como una niña maliciosa y egoísta. Con sus trucos para no tomarse las medicinas, entre ellos echarnos su jarabe en la ensalada, o su necesidad de atención permanente. Me provocaba una ternura que nunca antes había sentido por ella.

    Es que era como yo, arisca, poco dada a gestos cariñosos. O mejor, yo me parezco a ella. O me parecía.

    ResponderEliminar
  72. Muy buen poema. Describes muy bien la idea del tiempo circular. Cuando envejecemos, es como si volviéramos a ser niños.

    Aunque no hay mejor manera de envejecer que estando al lado de la gente que amas.

    Besos jóvenes,
    Mun

    ResponderEliminar
  73. Ahí me has tocado la fibra más delicada que tengo; la del sentimiento de ternura que depiertan hacia mí las personas mayores.

    Castigados por el tiempo y por familiares, digamos con demasiadas cosas que hacer como para cuidarse de sus mayores en casa :(

    Hoy me apenan tus letras en lo más profundo.

    Besos tiernos y dulces para ti.


    ** MARÍA **

    ResponderEliminar
  74. Este me gustó Tori. Pero lo encontré triste, solitario, frío, será por el lugar donde se encuentran?

    ResponderEliminar
  75. Definitiva y acertivamente cierto.

    Y de recuerdos vagos y entrecortados de una pasado que es pasado, ni feliz, ni triste, sino simplemente pasado...

    Saludos, me encanta tú blog, sinceramente.}

    Sacerdotiza.

    ResponderEliminar
  76. ...también los psiquiátricos

    ResponderEliminar
  77. Q tristeza....
    son niños d verdad..
    pero con los ojitos tristes buscando algo en su memoria q no encuentran.
    =(

    ResponderEliminar
  78. Este me gustó mucho cuando lo leí. Yo muero por los niños, pero los viejitos son mi debilidad. Esa mirada... pura vida, a veces me pregunto qué pensarán mientras la gente a su alrededor actúa como si no entendieran nada, o como si estuvieran locos.

    Cuando los veo pidiendo dinero en la calle o llevando sol parejo vendiendo informalmente, me angustio terriblemenete. Cómo es posible que a esa edad estén solitos? Ay no... :(

    ResponderEliminar
  79. Te he dicho que no te daba más la vara. Me queda un poema para acabar la lectura de hoy, lo que pasa es que este me ha tocado la fibra. Nunca había estado en un geriátrico hasta ver a mi abuela en estos dos últimos años. Es terrible, terrible, todas esas personas arrastrándose con las miradas perdidas y andadores hacia el comedor, o sentadas, rodeadas de todos los viejos pero más solas que la una viendo una tele que ni ven ni pueden oír. Me rompió el alma todas las veces que lo vi. Jamás, jamás habría que permitir que una persona acabar así :(

    ResponderEliminar
  80. No soporto los garajes de personas mayores.

    Hace muchos años, en otra vida, estaba en un grupo de zarzuela y en ocasiones íbamos a una residencia de la tercera edad (eufemismo que odio) y actuábamos allí, después de actuar solíamos charlar un rato con ellos -con los que podían- y era totalmente descorazonador. Siempre salía con los ojos acuosos.

    Es terrible.

    ResponderEliminar