26 de mayo de 2008

ANCIANO

En la mirada del anciano
hay un niño agonizando
con las agujas del tiempo
clavadas en el corazón.

119 comentarios:

  1. El tiempo que se la da de acupunturista, eh?

    Besos.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. El anciano se contiene en todos sus tiempos...

    Es todos, en una carcaza abollada.

    Un beso, Tunero!

    ResponderEliminar
  3. Un corazón lleno de vivencias y un alma llena de experiencias.

    Ojalá también nosotros las podamos vivir y contar.

    Besos mañaneros, amigo Toro.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que no, hay un niño con la mirada de alguien que ha vivido!!!!

    Un beso guapote

    ResponderEliminar
  5. En algunos veo ese niño y prefiero pensar que no está agonizando. En otras es demasiado evidente que sí...

    (El anterior me lo salto y no te comento que es lunes, Torito, y no me da la gana ponerme tan descarnada como tú y tan intensa, ea)

    Pero el beso lunero te va!

    ResponderEliminar
  6. lo vuelvo a decir, usted tiene la magia.

    ResponderEliminar
  7. nos hacemos viejos sin nadie que pueda evitarlo

    ResponderEliminar
  8. Cierto, cierto...yo he visto esa mirada de niño

    Besos de lunes.

    ResponderEliminar
  9. siempre que veo alguien muy anciano pienso en que fue joven, en sus recuerdos y que por dentro tal vez sienta esa juventud que por fuera esta perdida. besos

    ResponderEliminar
  10. y en el anciano un niño

    que rechaza el camino

    inevitable,cierto postrero!

    Triste,toro,pero bello,

    como todo lo que te leo!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  11. te superas....
    además todo el tema de los ancianos me llega especialmente (si está así escrito, claro está)
    secuelas de una objeción de conciencia entre residencias, domicilios y hospitales... (léase singular en vez de plural, fue una residencia, un domicilio y un hospital. el adorno litarario aleja de la verdad XD)

    ResponderEliminar
  12. Toro creo lo mismo que tú

    Besos borrascosos

    ResponderEliminar
  13. Estoy en mi despacho he leido esto que has escrito, y primero, se me han llenado los ojos de lágrimas, ahora mismo estoy llorando a moco tendido...
    En fín, ya sabes...
    Besos

    ResponderEliminar
  14. En mi mirada hay un viejo esperando...

    ResponderEliminar
  15. los mismos niños con un cuerpo diferente :)

    besitos Toro!

    ResponderEliminar
  16. Te leo Toro. Cada día. Pero no voy a "boquear obviedades para salir del paso".
    Tanto, tanto dolor... No sé qué decirte.
    Un día tu caverna será una apacible pradera que habitar, Toro Salvaje. Lo sé.
    Fa

    ResponderEliminar
  17. muy bueno Torito.

    aún así, no olvides que esas agujas agujerean más cuanto más anciano se siente uno.

    besitos.

    ResponderEliminar
  18. viejos? niños? que palabras tan antagonicas y tan ampliamente relacionadas no?? ayy la vida...
    besos
    P/D ,como se nota que sos hombre,comprar bikini por internet? hay que probarse esas cosas!!! jajaja mas besos

    ResponderEliminar
  19. Me gusta mucho cómo el tema de la vejez recurre periódicamente a tu cabecita.

    Tienes una sensibilidad extraterrestre.

    ResponderEliminar
  20. el niño es ya el anciano que se muere... la cuenta atrás empieza en el mismo nacimiento

    preciso como relojero del tiempo, escribes con la mirada del que tiene el privilegio de ver

    un abrazo

    ResponderEliminar
  21. doncs l'ancià te sort perquè no ha deixat mai de banda al nen que porta a dins, que hi ha molta molta gent molt jove que ja no recorda què és això de jugar com un nen...
    un petó

    ResponderEliminar
  22. El tiempo nos acompaña en este viaje que hacemos todos, y nos pone los límites a nuestra libertad.

    Un beso.

    LIA

    ResponderEliminar
  23. En la mirada de todos los ancianos está el niño que fué , mas triste es que en la mirada de algunos niños se vea ya al anciano que seran .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. En la mirada del anciano hay una esperanza no caida ni entregada, en la mirada del anciano existe un imán que llama a una anciana que quiera venir a jugar con él,
    y valga decir como niños, con inocencia de infantes, aunque con deseos adultos, jugar a ser novios y caminar de manos, de miraditas y besitos.

    Y dulce es seguir caminando juntos, caminar agonizante, en donde las pilas se van desgastando, pero en cada paso ellos se clavan con cada mirada, y procuran que sean miradas que lleguen al corazón.

    Me inspirastes Papito ♥

    Después de un café, vuelvo por lo tentáculos,

    Besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  25. Lo bueno es que ese anciano llegó con un niño en su mirada.

    Besos sin agujas.

    ResponderEliminar
  26. Es cierto que muchos ancianos se vuelven tiernos y cálidos como los niños, pero con el gran don del conocimiento de todos los años vividos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Jajajajajajajaja...

    Es que me tengo que reir con las palabras de TENTACULOS.

    Si supieras que soy y estoy en antítesis, en contraparte, lo contrario y opuesto a esos deseos,

    Yo si quiero que me abrace y mucho, esconderme en su abrazo...en su sol, en su noche...
    he aqui su balance,
    es sol y es noche,
    es sonrisa y lágrimas.
    Agua y sequia.
    Presencia y ausencia.
    Entrada y salida.

    Yo adoro los tentáculos que saben abrazar con arte y ecuanimidad.

    Besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  28. .... no puede estar agonizando...

    mira bien....

    Marea@

    ResponderEliminar
  29. Me recuerda tu post,a las dulces miradas de mis abuelos,a los que adoro..
    Besos

    ResponderEliminar
  30. ...en todos podemos encontrar la mirada un niño más o menos escondida...

    otro ABRAZO ENORME para tí, que hoy toca!:)

    ResponderEliminar
  31. gracias por tu visita...


    muy bonita la cita


    saludos

    ResponderEliminar
  32. Me acuerdo que una vez me dejaste un comentario, diciendo que te fascinaba hablar con los ancianos y aprender de ellos, siempre lo recuerdo y en este post se nota...

    Un beso, torito hermoso!

    ResponderEliminar
  33. Toro no habia podido comentarte del anterior post "insospechado", es realmente bueno..., me gusto muchisimo!
    Este post sobre el tiempo... me parece tan real, algun dia tendremos los ojos como ese anciano, pero el corazon lleno de vivencias hermosas!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Aissss Toro como duele leerte en tan sólo cuatro frases, eres único para ello; y más tocando un tema tan delicado para mí. Hablar de esos seres tan sabios pero indefensos con el paso del tiempo, se me pone el alma triste.

    Besos tiernos y dulces para ti.


    ** MARÍA **

    ResponderEliminar
  36. En la mirada del anciano
    hay un niño asombrado...
    que no reconoce su sentir en ese cuerpo.

    Es verdad lo que dices,pero no crees que también puede ser cierto dado la vuelta ? El tiempo haciendo su trabajo en el cuerpo y en la mirada el asombro,la fuerza,la vida,las ganas de un niño

    ResponderEliminar
  37. Se le olvidó cantarle a la esperanza... y sus pasos menguados ya se acortan; tal vez porque no tienen un ensueño; talvez porque no encuentran donde asirse.

    Entregó su ternura en alto vuelo
    por el bien de la gente a la que amaba; retoños de ilusión que motivaron su cansancio y su lucha por la vida.

    Siente el dolor del tiempo sin regreso; sólo le queda el álbum del recuerdo donde se mira con temblor de ausencia, para olvidar las mieles del pasado y las dichas del alma que agonizan en la frágil penumbra de su noche.

    Lo atormenta lo andado inútilmente; las épocas vividas sin mesura; el amor desdeñado y sin respuesta; el abandono de sus propios frutos.

    ¿Dónde quedó aquel sol esplendoroso
    que le daba calor a sus desvelos
    que alumbraba sus días taciturnos...y animaba las glorias y los triunfos que le daban motivos a su vida?.

    Cada día en su mundo de nostalgias
    ve llegar y partir las primaveras
    en las frescas espigas que amanecen.

    Se acostumbró, al devenir del tiempo, y a vivir en su sed inadvertido.

    Ya su lumen intenso nada importa;
    ahora desconocen que fue grande;
    que dirigió una empresa, una familia; que redactó las grandes ordenanzas.

    Que fue el mejor galán, entre galanes; que las rosas más lindas lo adornaron perfumando el jardín de sus delicias y prodigando vástagos del alma.

    Ya muchos olvidaron que fue el padre; el abuelo ejemplar y bondadoso; el que meció una cuna con orgullo y con ansias de vuelos... casi ignotos.

    Ya se ignora el poder de su experiencia; la magia que produce una caricia; el milagro de un beso; de un te quiero; y el hastío que lleva a los desvelos.

    Hoy sólo en el silencio de su cuarto, abrazado a la fiebre del delirio, siente el dolor tenaz del abandono, mientras espera su ferviente anhelo de hallar la paz en la mansión eterna.

    Luz Elena Munoz Cardenas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Que bonito!!!

    Me dan ganas de imprimirlo y ponerlo en el centro de salud, a ver si así los tratan mejor!

    Yo sin embargo veo en la mayoría de sus miradas, niños sonrientes, llenos de sueños, quizás porque hace mucho ya que se acostumbraron al dolor de las agujas del tiempo, y abandonaron su lucha contra la muerte.

    Un beso torobello!

    ResponderEliminar
  39. El anciano es el reflejo de lo que fue, y, en su alma, y, en sus pupilas, sigue existiendo el niño que nunca dejó de ser.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. Alguna vez pensé que cuando llegamos a ancianos, volvemos a ser niños. En eso tengo la esperanza, porque esto de ser adulto la verdad me aburre.
    No es fastidioso? no, fastidioso y medio.
    Mi beso.

    ResponderEliminar
  41. Cierto, pero te voy a dar una buena noticia: Esos relojes del tiempo, no tienen agujas, son de arena...
    Salud

    ResponderEliminar
  42. si ese niño ,adolescente , adulto ... hiciera lo que dejo para despues , lo que quiso hacer y no hizo , en esa mirada , verias conocimiento, tranquilidad , y una leve sonrisa.

    besitos muy dulces

    ResponderEliminar
  43. Y ese corazón, nunca deja de ser niño tambien sólo es nuestro empaque el que se deteriora...
    Besos de inicio de semana Toro....quizá sea tu naturaleza la que disfruta de la libertad y es por eso que prefieres estar afuera..a mi me gustan ambas...disfruto mucho de mi espacio....pero me encanta la libertad!!

    ResponderEliminar
  44. Un niño con una experiencia de años..

    Besos.

    ResponderEliminar
  45. A menudo cuando veo a alguien mayor imagino al niño que fue, al joven que fue mientras miro al que es en ese momento...

    BSS

    ResponderEliminar
  46. Da realmente miedo imaginar esas agujas.Besos,replicante***

    ResponderEliminar
  47. Como me ves te verás, como te veo me ví..
    A mí no me importa el tiempo.., quiero arrugas, pliegues, canas..!!!

    Besos desde la esquinita

    Marnie

    ResponderEliminar
  48. "Él nunca se hizo mayor, fue el mundo el que envejeció entorno a él."

    El Tercer Hombre:

    ResponderEliminar
  49. mientras ese anciando no olvide a ese niño dentro de si no sera un final catastrofico un beso Toro Salvaje feliz tarde

    ResponderEliminar
  50. Peor es descubrir en la mirada del niño el anciano agonizando...

    Besos y finales.

    ResponderEliminar
  51. el tiempo... mal compañero... por lo menos para mi, ultimamente....
    mil besikos torito

    ResponderEliminar
  52. ¿Cómo que agonizando?

    Hay un niño sí, pero vivo. Un niño, un adolescente, un adulto...
    Están todos...

    Como leí una vez, cuando cumples 60años, tienes también 59,58,57...26,25,24...

    Uno nunca deja de ser quien fue. Todo lo que has sido sigue en ti.

    ResponderEliminar
  53. Papito Bucólico

    ¿tendré habilidad para llamar campos, o a algún pastorcito que quiera venir a pastorear a ésta ovejita?

    No creo.

    No soy dócil,
    Soy Salvaje como mi Papito. ♥

    ;)

    M.

    ResponderEliminar
  54. La sabiduria en pleno...

    Bello, como todo el verbo que logras ajustar en tu forma.

    ResponderEliminar
  55. en nosotros siempre esta el niño/ña, que quiere salir a jugar, abrirle la puerta es cosa de que los adultos se animen..
    besos mi querido toro.

    ResponderEliminar
  56. La vida con tu perdón es una mierda,
    DESDE QUE NACEMOS LO UNICO CLARO QUE TENDREMOS ES QUE MORIREMOS...COMO DECIA OSHO...UNA BROMA COSMICA ...NO?
    BESOS PARA TI NUBLADITOS COMO EL DÍA PERO CON MUCHO AMOR.
    MAR

    ResponderEliminar
  57. Venga que el infantil aún está jugando y en los ojos sólo pide por más sonrisa.





    Un saludo.

    ResponderEliminar
  58. y los jovenes rezamos para ser ya viejos y asi ir acortando..

    ResponderEliminar
  59. ¡Hola Xavi!:

    Pues tú no tienes razón, jejeje. En los ancianos vuelve a renacer el niño. Pero es precioso tu poema como casi todos los tuyos.

    Gracias por tu compañía, por estar siempre cerca.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  60. además de una obviedad, es de una belleza que hay que saber ver...

    tengo interés en tu opinión toro sobre mi último post, pásate si puedes o si no el futuro ya dirá

    ResponderEliminar
  61. Bellísimo. Quizás está en todos nosotros hacer algo para socorrer a ese niño.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  62. Cuanta verdad en tus palabras, el tiempo lo tenemos contado, pero deberíamos mantener vivo el niño que llevamos dentro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. En la mirada de un anciano hay un niño que se prepara a nacer y en sus pupilas lleva las espadas para ingresar a territorios conocidos y bosques agrestes.

    Toro bello...belleza tus escritos.

    Maya

    ResponderEliminar
  64. inocencia y vulnerabilidad. Eso es lo que hay.

    ResponderEliminar
  65. Cuanto nos contaria la mirada de un anciano si deveras nos pusieramos a verlo.

    Beso, toro!!!

    ResponderEliminar
  66. Como dicen por ahí.... el tiempo no perdona...


    Un beso y abrazo Toro

    ResponderEliminar
  67. Es maravilloso.
    Se me estrujó el corazón. Cuando a mi abuelita (95) le hacés hablar de su infancia se le enciende la mirada, es impresionante.

    Seremos así.

    Algún día.

    ResponderEliminar
  68. y que pasa cuando esas agujas las llevas a los 27? o sin importar la edad fisica sos y seras siempre un ninio? creo que mejor eso!
    besos

    ResponderEliminar
  69. No me hagas llorar de esta manera y mira el torito que he puesto hoy en mi blog. lo flipamos!!!!

    ResponderEliminar
  70. Siempre he sido una enamorada de los ancianos, pero después de leer tu poema aún si cabe les tengo más cariño.
    Un besito desde mi mundo.

    ResponderEliminar
  71. Es afortunado por tener todavia esa mirada de niño... y que la vida no se la quito.

    un bes ;)

    ResponderEliminar
  72. Ahora que lo has dicho... me has recordado un pendiente que tengo... si, ese anciano que vi cruzando el puente sin ayuda...

    Gracias por recordarme que debo hacer algo. GRACIAS

    Tori...

    Ando liada en una nominación, te invito a que apoyes con tu voto a mi Genesis, origen en http://www.nobelprizeblog.com/

    Gracias

    ResponderEliminar
  73. Y, esas agujas, son las mismas que, tras leerte, se me han clavado en el alma...


    Un abrazo sin agujas

    ResponderEliminar
  74. ...y lo triste es que es una agonía lenta.
    Inhumana diría yo.

    Sabes Toro?

    Le temo a la vejez :(

    ResponderEliminar
  75. que buena descripcion...porque es tal cual.

    ResponderEliminar
  76. Bellas, desgarradoras letras.

    El anciano es testimonio de acontecimientos lejanos, nuestro lazo con el pasado y nuestro mediador con la muerte..

    La sabiduria adquirida lo hace casi inmune por estar en cierto sentido mas alla' de la condicion humana.

    Mi abuela va a cumplir 105 años dentro de un par de dias y cada vez que me sonrie recorro en su mirada una historia infinita de cariño y complicidad de un lazo afectivo que siempre ha estado libre de ansiedades..

    besos

    ResponderEliminar
  77. En la mirada del anciano, tambièn habita la sabidurìa que se puede recoger en una làgrima. Un beso Torito

    ResponderEliminar
  78. La Ancianidad un camino a la niñez.....


    Un abrazo
    Mariella

    ResponderEliminar
  79. En la mirada del anciano hay... epende

    Fíjate bien

    A veces aflora un impulso bondadoso

    A veces se aprecia una mala uva de espanto

    La mirada del anciano no está predeterminada por la edad, la mirada del anciano refleja un resumen

    ResponderEliminar
  80. Y que ese niño siga viendo a través de nuestros ojos...

    Mi beso.

    ResponderEliminar
  81. Cuánta sabiduría hay en tus lineas... realmente el niño que esconde el viejo está tan lejos, que agoniza y ya forma parte de un pasado que no volverá. Como siempre, tus versos, magistrales

    ResponderEliminar
  82. estoy totalmente de acuerdo con lo que transmites en el poema... es una pena pero es la triste realidad...

    bicos,
    Aldabra

    ¡yo no quiero ser anciana!

    ResponderEliminar
  83. No me gusta ser repetitiva. Pero eres realmente bueno.

    No sé cómo demonios no te conocí antes.

    ResponderEliminar
  84. Triste... las agujas del tiempo se clavan hondo, mi Toro...
    besos

    ResponderEliminar
  85. Y en la de un niño hay un anciano... El tiempo también nos da la vuelta a todos.

    Me gustó, una vez más, poeta.

    Besossss

    ResponderEliminar
  86. ... sabes què siempre te digo lo mismo pero es que es inevitable... hay en serio me mostraste a mi abuela allì en esos versos, està malita y ya ni las puyitas hacen mucho por ellas a pesar de que esas puyitas del tiempo no te creas ayudan mucho.

    Un beso de chocolate venezolano ...

    ResponderEliminar
  87. Disfruto mucho cuando mi mirada se encuentra con los ojos de un anciano. Tienen tanto que contar....y nosotros tan pocas ocasiones para celebrarlo.

    Gracias por tus letras tan hermosas!

    Un beso

    ResponderEliminar
  88. Las agujas del tiempo siempre están clavándose, solamente nos damos cuenta del dolor, cuando llegamos al tramo final del camino

    ResponderEliminar
  89. Muy fuerte esa imagen del corazón y las agujas.
    Pero quitemosle un poco de importancia al tiempo que por otra parte lo único que hace dar fechas. Todo lo que hay lo traemos andado.

    Te dejo un beso atemporal

    ResponderEliminar
  90. El paso del tiempo...
    Desde que el hombre es hombre, un tema recurrente y tu visión es clásica, hermosa, auténtica.
    Sería bonito ser Peter Pan y que no nos alcanzaran los años. Je, je, je.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  91. Precioso poema. Reflejas en intensos (y escasos) versos el llanto sobre la pérdida de la inocencia. Pero recuerda que el niño siempre vive en nosotros.

    ¿Nunca has notado que los ancianos a veces parecen niños? Cuando envejecemos, sufrimos una especie de regresión, creo yo.

    Un besito,
    Mun

    ResponderEliminar
  92. Hum.. si toro.. alguna vez he creido ver esa mirada..
    te dejo abrazos.

    ResponderEliminar
  93. Desde que nacemos comenzamos a morir, es el sino de la naturaleza. No hay vida sin muerte y, lo que es peor aún, no hay vida y muerte sin tiempo, desde que lo inventó el ser humano.

    ¡Bellísimo poema!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  94. Gracias por tus palabras. De vez en cuando, viene bien un piropo afectuoso.Levanta la autoestima.
    El poema es bien breve y conciso.Creo que ahí radica su fuerza y en el contraste entre niño y anciano, comienzo y final, nacimiento y muerte. Cuando el anciano está lúcido, como mi tía Carmela, esa triseza que producen las agujas del tiempo se refleja en la mirada. Me hiciste pensar en muchas de esas miradas que conozco. Un beso.

    ResponderEliminar
  95. allí está el niño de antes y el de ahora, en el que deviene el anciano: el niño senil

    fuerte la imagen

    besos

    ResponderEliminar
  96. Agujas clavadas, enterradas por la vida, ahí, muy adentro.
    Para que no las olvide, para que no las sienta perdidas.
    Heridas, que le recuerdan su dulce cicatrización.


    Ro!

    ResponderEliminar
  97. el tiempo unico bien natural que no se recicla, alguna vez niño y en el final un anciano

    ResponderEliminar
  98. Tan cierto..que le temo, es la verdad, la muerte no me asusta, me asusta la vejez, sentir que tengo todo para dar pero que mi cuerpo fisico no responde...es como enjaular a un niño y dejarlo morir engarruñado...horror...

    Un beso :-)

    ResponderEliminar
  99. ¡Qué belleza de versos!

    Un beso.


    Soledad.

    ResponderEliminar
  100. Pero cuando miras en los ojos de un anciano, ves también al niño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  101. Tan duras como didácticas y reales, tus imágenes son un auténtico glosario de la vida. De esa vida que transcurre a tu alrededor, mientras te tomas el tiempo que puedes para apresarla con la mirada, según la sientes pasar.

    Un abrazo, Toro. Siento estar pasando por aquí bastante menos de lo que tú y tus escritos merecéis.

    ResponderEliminar
  102. Como lo sabes!!!! Y que bien lo retratas. Me has recordado a mi padre, a mi abuela y a todos los mios que superan los 70. Mas Besos

    ResponderEliminar
  103. mmmmm éste es triste Toro...
    pero lindo:)
    besos!

    ResponderEliminar
  104. Así es volviendo al punto de inicio.

    Recibe un abrazo

    ResponderEliminar
  105. hay gente que piensa que llegar a anciano es genial...a mi me da una pena cumplira años.. no quiero ser viejaaaa!! vivir de recuerdos es duro..

    ResponderEliminar
  106. "En la mirada de un niño
    hay un anciano acurrucado
    deseando que el latido del niño
    no cambie de frecuencia!

    un abrazo!!!!!!!

    Verónica

    ResponderEliminar
  107. Toro, aquí estoy deleitándome con tus versos. Los dejé para este sábado por fin tranquilo tras la vorágine de las 3 últimas semanas.

    Al leer este verso he pensado en algo... Me encanta observar a los ancianos, mirar su cara y sus ojos intentando descubrir en ellos el niño que fué. A menudo no lo consigo, pero algunas veces descubro ese niño... no solo en los ojos, sino en ciertas maneras de hablar, de moverse...

    Me encanta la sabiduría que la edad imprime en ciertas personas, por supuesto no en todas.

    Un beso Toro

    ResponderEliminar
  108. en sus miradas yo veo renacer niños que se abrazan sin miedo a la bella muerte. Y hay muchas miradas...lo sé...tantas como niños en ojos de ancianos...

    ResponderEliminar
  109. --------------------------------------Sin palabras me dejas----------

    Tú si que sabes "ver".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  110. Que duro ser niño con esa edad. Porque mientras que a uno niño de 4 años le dices consas bonitas, a los de 80 tristemente se les niega hasta las caricias muchas veces. ¿Te has fijado en la necesidad de caricias que tienen los mayores?. A mi me inspiran mucha ternura, y siempre les toco con mis manos para que se les caliente el corazón.

    Un beso...Qettah

    ResponderEliminar
  111. Qué profundidad en tan pocas palabras! Sí señor!

    ResponderEliminar
  112. Ufffffff.

    Nada se puede añadir.

    ResponderEliminar