18 de septiembre de 2011

NI FUERON FELICES NI COMIERON PERDICES

El castillo se cae a pedazos
y la carroza luce telarañas
la princesa es una anciana
que hace años que habla sola
el príncipe tiene incontinencia
además de seis hernias discales
los reyes fueron abandonados
en un geriátrico infernal
a la temible bruja perversa
se la comieron los buitres
la madrastra se ahorcó
la mañana del día de navidad
las hadas acabaron ingresadas
en un inquietante manicomio
los duendecillos están en la cárcel
por asuntos que mejor callar
a los padres que leían el cuento
hace mucho que los enterraron
y sus lindos hijitos tan risueños
hoy en día por desgracia
son tristes esclavos del alcohol.

176 comentarios:

  1. pero pues que se hace? la vida debe continuar. no se puede vivir siempre dentro del cuento de hadas.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Esta versión me gusta más, aunque los duendecillos me caen bien, pero es mejor callar sus debilidades tal vez... Besosss

    ResponderEliminar
  3. Pues no es más que un vívido reflejo de lo cotidiano. Todos contamos el comienzo, nadie el desarrollo y menos el final. Genial. Besos gordotes... porque sé que te duele la espalda.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja

    Ay Toro! me ha hecho reir de una manera increìble usted!
    Hasta mis hijos preguntaron que què me pasaba y se acercaron a leer conmigo compartiendo carcajadas.

    BUENÌSIMO! :D

    ABRAZO Y BUEN DOMINGO♥

    ResponderEliminar
  5. Ni fueron fueron felices ni comieron perdices. Con un panorama así, era de esperar un drástico final :(

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Ay qué pena... esos cuentos no son lo que eran. En cuanto colocas los pies en la alfombra y abres la ventana, buf! se esfuman las perdices. Y luego, vete a buscarlas....
    Besos Toro

    ResponderEliminar
  7. Jo, ¿no hay otra manera de acabar el cuento...?
    Triste, muy triste.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hay un libro de Bettelheim, que se llama "El psicoanálisis de los cuentos de hadas", el cual es una explicación teórica respecto la necesidad y lo que supuestamente aprendemos de niños, con esos cuentos color de rosa.
    Y todos nosotros crecimos con esas mentiras que vos desterras en éste poema, y vivimos en la desesperanza de no haber podido lograr nunca ese estado de perfección ficticio, irreal.
    Me pregunto, cómo de más simple sería la vida, si desde pequeños, nos enseñasen que las princesas pueden ser anoréxicas y los reyes suicidas.
    Que lo que vale, es la realidad de lo que somos y podemos.

    Vos, toro, tenes una brillantez desgarradora en tus poemas, que yo creo que debe ser muy difícil compararte con nadie.

    te aplaudo y no me canso.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Los tres cerditos ficharon por Jabugo 5J, Caperucita reseca producía arcadas al lobo parapléjico, el patito feo fue patito foi, los siete enanitos fueron sodomizados por las gaviotas de Rajoy......

    Los que viven del cuanto ahora llevan tarje y corbata.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Creo conocer mucho este cuento...

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  11. Te acabo de encontrar viniendo de otro blog y esta entrada me ha impactado como algunas otras que he leído. Te sigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. jjajajaja

    el castillo del terror...

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Parece que en estos días apocalípticos, hasta los cuentos de hadas optan por el realismo siniestro xD

    ResponderEliminar
  14. El manicomio es un paraíso a lado de este cuadro que pintas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hostias¡¡¡¡¡ que final,pero no me resigno,seguro que había una chica y un chico que se enamoraron y fueron muy felices y comieron perdices y no se murieron nunca,y aún siguen haciendo el amor todos los dias y no envejecen. Ves que poco cuesta hacer un final feliz,otra cosa es creérselo.Besos, cuentista.

    ResponderEliminar
  16. eso que describes, es igual de imposible que todo lo contrario.
    (creo)
    un beso.

    m.h

    ResponderEliminar
  17. Alguien se lo tuvo que pasar bien en toda esta historia...

    ResponderEliminar
  18. que familia fuiste a encontrar!
    los duendecillos ..me gustan y tu eres terrible, pero esto ya lo sabes como ya sabes tbien qto me gusta todo lo que te inventas:)))
    un gran beso

    ResponderEliminar
  19. Ya veo que les pilló la crisis en pleno!!

    Petó

    ResponderEliminar
  20. Los cuentos de hadas no existen. Y mucho menos los finales felices.
    Cuesta, cuesta conseguir momentos de felicidad. No es sencillo. Es tancomplicado. Y más si están en un manicomio las hadas. Seguro que alguna conquistará a Terremoto Crazy... jajajajajajajajja,
    Quedo intrigada por el delito de los duendes... jajajajajajaja
    Me parto de la risa, mi Torito.
    Eres creativo en cada texto, de forma extraordinaria.

    Besitos de princesa... JAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  21. Ni colorin ni colorado porque esto no es un cuento aunque tu nos lo hayas contado.
    Espero que la rueca todavía este en buen uso.

    ResponderEliminar
  22. Si llego a terminar en un geriátrico, antes de morir quisiera que alguien me cuente un cuento de hadas... ;-)

    besos

    ResponderEliminar
  23. Vaya panorama pintas.
    Besos de Marián

    ResponderEliminar
  24. Ayyyy todas esas cosas horripilantes les sucedió??????

    De ahora en mas mi cuento favorito con el que me duerma cada noche será "El exorcista" a ver si así =P


    Me hiciste reír con ese humor ácido que tenés!

    Besos y buen domingo!

    ResponderEliminar
  25. Vaya un panorama, Toro!

    Me parece que no voy a volver a contar cuentos nunca más!

    Petons!
    ;)

    ResponderEliminar
  26. Nada de finales made in Disney.

    Buena entrada.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, pero y lo bien que lo pasaron durante el cuento...


    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Retrato puro y duro de la vida real (y no precisamente de Reyes)
    Me ha gustado una "Jartá".

    ResponderEliminar
  29. Por eso nunca decian lo que pasaba después de comerse las perdices...

    ResponderEliminar
  30. No, los finales no suelen ser nunca de mucho comer. Pero en todo cuento siempre hubo un Erase un vez...
    Me recordaste el mundo al revés de Goytisolo. Te acuerdas de aquel

    Erase una vez
    un lobito bueno
    al que maltrataban
    todos los corderos
    Había también
    un príncipe malo
    una bruja hermosa
    y un pirata honrado...?

    Deberías de tomar más azúcar...

    Ogro! Sonrío.

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  31. Menudo panorama!
    Por cierto te has olvidado que las perdices estaban en mal estado y pasaron la peor de las gastroenteritis de su vida...

    ;)

    Petons.

    ResponderEliminar
  32. Sabes, lo que recién escribiste se parece mucho a la historia real de lo que le pasa a una amiga.

    saludos toroooooooo

    ResponderEliminar
  33. jo!!!como se estropea el cuerpo y la mente con el paso de los años.
    De momento sigo en mi castillo sin telarañas ni achaques...lo que no se es cuánto durará, aprovecharé mientras pueda...
    Besos

    ResponderEliminar
  34. fueron felices de vez en cuando... y de vez en cuando no, como la mayoría! ;) A las perdices mejor las dejamos en paz, pobrecicas!

    ResponderEliminar
  35. No todo lo comienza bien,termina bien,y valga la redundancia...Historias de estas,hay muchas,me ha encantado el cuento...Besos Toro

    ResponderEliminar
  36. De contar ese cuento a las niñas pequeñas...de mayores no seríamos tan ingenuas ni esperáriamos tanto de los hombres.

    ResponderEliminar
  37. No, no, no, noooo XAVI, no me has molestado en absoluto. Al contrario, que te extiendas y me digas lo que te apetezca, de política o de lo que sea, para mi, además de demostrarme confianza, es un regalo :-)

    Únicamente me ha extrañado, que vieras lo que has visto y me ha preocupado que creyeras que cargaba las tintas contra estos dos periodistas por el hecho de ser catalanes, o su ideología o lo que sea... eso sí que ha sido pura casualidad...en mi blog ya te lo expliqué, pero intentaré hacerlo mejor luego..

    Estate más que tranquilo, yo también te tengo un cariño especial y sé que de ti no viene nunca nada malo, al contrario, ya te digo, pensé que había sido yo, la que te había molestado a ti.

    Mil gracias por todo y un beso... aún más grande que los otros:-)

    PD1
    Siento dejarte esto aquí, si un día quieres dejarme tu correo, perfecto... así no te embadurno el blog con estas cosas, perdón:-)

    PD2
    Esta noche, te digo algo de esta entrada... tengo que pensar en qué tono jajaja iré de puntillas no vaya a ser:-) que noooo es broma... es que ahora debo irme, sólo quería que supieras que todo está perfectamente... entre tanto, tú... sí sé feliz ¿me lo prometes?:-)

    ResponderEliminar
  38. Ja,ja, esto es lo suele ocurrir casi siempre pero...... ¿y si a pesar de todo se creían que se amaban? Porque... a veces ese piñón se quedaba fijo. Beso.

    ResponderEliminar
  39. Este cuento se lo contaré a mis alumnos uno de esos días que están tan bordes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Entonces....¿no Erase una vez que se era....?
    Besos

    ResponderEliminar
  41. Esta es la parte cruel del cuento que nunca nadie quiso continuar contando...

    Un beso ^.^

    ResponderEliminar
  42. no todo es color de rosa... me gustó. besos

    ResponderEliminar
  43. No caerá esa breva. Tenemos carroza para rato.Saludos

    ResponderEliminar
  44. Los finales felices pasaron a la historia para qué engañarnos. Ya era hora que alguien los cuente. Besos Toro

    ResponderEliminar
  45. Vaya! se me vino el cuento abajo... :( !!

    Besos,Toro.

    ResponderEliminar
  46. Jajajaja, que final mas terrible...no se salva ni el apuntador...
    O este si se salvó? que no lo has nombrado... igual salió por pies, o fué el artífice de todo...
    Ves a saber..
    Si es que ya lo decia yo... nos engañan como quieren... todo tan bonito siempre y nunca nos habian contado que pasa después de las perdices...ahora ya lo has hecho tú...

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  47. Es que los cuentos son eso; cuentos ay.
    Un besito

    ResponderEliminar
  48. Sobredosis de realidad dominguera. Pero realidad, al fin y al cabo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  49. Hola!
    PErdona que me inmiscuya así sin avisar, pero llevo leyéndote hace tiempo y éste me encantó. Es lo más realista que leí jamás.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  50. Menos mal que la bella durmiente no se ha despertado, la pobre se hubiese muerto del susto.
    Besos

    ResponderEliminar
  51. tal vez sea que aún no ha terminado el cuento :O

    ResponderEliminar
  52. Muy deprimente, pero me gusta la idea de cuento decadente.
    Un beso,
    Yo

    ResponderEliminar
  53. La pobre bruja siempre lo pasa mal...

    ResponderEliminar
  54. Que te mejores de esas molestias que dicen tienes, ojalá pasen pronto y sea algo pasajero.

    Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  55. Y la realidad afloró en el mundo utópico.
    Tarde o temprano tenía que hacerlo.

    Besines.

    ResponderEliminar
  56. Hay alguna buena noticia por aqui......jajajajaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  57. Pues se han quedado sin nada.
    Anda, pellizcame, a ver si esto es solo una pesadilla.
    Muaa

    ResponderEliminar
  58. No hay hechizo que dure cien años, ni cuentos que lo resistan.

    Besos trágicos, Torazo

    SIL

    ResponderEliminar
  59. C'est la vie.

    Miles de besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  60. Este poema me recuerda q según mis amigas ayer le dije a un tío: "lo siento, pero no he bebido lo suficiente para q me parezcas aceptable". Y me quedé tan ancha. Yo no recuerdo nada y lo negué, pero insisten demasiado. No sé qué pensar...

    ResponderEliminar
  61. Bueno, despues de esto cabe decir..., no te preocupes mi amor.... siempre nos quedará el muñeco diabólico.
    Y a la cama tan contentos-

    Besitos

    ResponderEliminar
  62. Mejor NO FINAL, no pudo haber. Aunque el de la bruja debió ser mejor :p

    ResponderEliminar
  63. Bueno siempre es bueno ver y leer el cuento bajo otros prismas más reales con la actualidad.

    Genial si señor genial.

    Saludos

    ResponderEliminar
  64. ay... es que el tiempo pasa para todos, aunque se viva en un cuento...

    ResponderEliminar
  65. ¡Bravo! ¡Bravísimo! Este es el CUENTO. Sí, sí, en mayúsculas :)

    ResponderEliminar
  66. Joder!!! Menudo futuro de m... :(

    Y porque metieron a las hadas en el manicomio? Seguro q porq no creyeron q lo fueran...pues vaya tela con los mayores...Lo que no entienden lo tildan de loco o irreal.

    Pues como a mi me gusta llevar la contraria creo en los principes y cuentos de hada,porque no? Si existen los "fantasmas"...?

    Un besito Toro y no estes dolorido que todo tiene solución.

    ResponderEliminar
  67. Yo soy una taza del castillo de la bella y la bestia jejeje

    ResponderEliminar
  68. Y... si, la felicidad se trata de momentos, es un péndulo que va y viene. Si todo esta mal, siempre puede mejorar.
    Mirá:
    El castillo lo compró una solterona que lo restaurará para fiestas indecorosas.
    A la princesa le regalaron un muñeco inflable que cada tanto dice: -“Ajam” -“Es como tú dices, primor”. Desde ese día cocina galletitas de jengibre para todos los internos y para su nuevo amor, obviamente
    El príncipe incontinente dejo los pañales y empezó a entrenar sus pectorales desde que vio a la princesa enamorada del tal “Lord Inflón”
    Luego de haber fundado “Reyes Ingenuos Embrollados Por Rapiña Burguesa & asoc” los reyes son líderes sindicales en el loquero.
    Los buitres se extinguieron por un extraño virus gastro-intestinal.
    La madrastra descubrió que era inmortal y en vez de atribuirlo a la posión multijugos de sapo, imaginó que fue un milagro de navidad, por lo que se enroló en la Iglesia Universal
    Las hadas y los duendes realizaron la fuga más mediática de la historia. Hoy están convocados para “El Gran Hermano veinte doce: esperando el fin del mundo”
    Nuevas generaciones de padres rescatarán los libros de cuentos.
    Y los hijos hebrios…. acá estamos, leyéndote, Toro… ya que nadie nos lee un cuento antes de dormir…
    Y nadie puede negar que entre tu rifle y el mio, unas perdices podemos cenar...
    Besos

    ResponderEliminar
  69. Si nos planteamos la felicidad como algo estático,como una imagen tipo seré una princesa y conoceré a un principe y reinaremos felices,el desenlace es algo como lo que pintas.
    Un beso,replicante***

    ResponderEliminar
  70. Coincido plenamente con el primer comentario, el de Mariette. No es tan sencillo...

    Nunca nada ha sido sencillo.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  71. El alcohol es muy malo... y las personas más...

    Un beso Toro.

    ResponderEliminar
  72. a mí el final feliz me importa poco,
    en cambio mucho, muchísimo el mientras tanto.
    besos

    ResponderEliminar
  73. Y que no nos vengan con cuentos!


    M.

    ResponderEliminar
  74. Jajajaj, Xavi lo que me has hecho reir con esta entrada, casi casi como la vida misma jajajajajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  75. ...y la que salió mejor parada fue Caperrucita Roja, que se hizo diseñadora de moda, heredó la casa de la abuela donde vive con el cazador, un guaperas ,que en las noches de luna se transforma en hombrelobo y se va aullar en un Karaoke de moda en el Pais de las Maravillas...por cierto ... se dice que tiene un rollete con Alicia...
    nada es perfecto ... la vida es un cuento!!

    ResponderEliminar
  76. Menudo panorama. No me extraña que no comieran perdices, les sentarían mal.

    Bona nit.

    ResponderEliminar
  77. Pero la princesa y el principe se siguen amando, a pesar de todo, porque en la mirada aún se ven jóvenes.Al castillo le pueden hacer una "reforma sorpresa", la carroza la ponen brillante "limpiezas eva", los reyes bailan la conga en el geriátrico, las hadas en el manicomio han curado a los enfermos con su magia, los duendes se han fugado de la cárcel, ¡menudos son!, los hijitos se han apuntado a "alcohólicos anónimos" porque nunca es tarde...Los que murieron sí que no les puedo dar solución.Que descansen en paz...Colorín colorado este cuento no ha acabado. Besos.

    ResponderEliminar
  78. Llegó nuestra hora!
    reinemos Toro!
    Quiero ser tu reina !
    Bss

    ResponderEliminar
  79. ¿como iban a ser felices ni a comer perdices?...si no vivian ni del cuento.

    ResponderEliminar
  80. ah..pero...era de esperarse.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  81. Y se encontraran con Pinocho,que es un camello,perseguido por la justicia y a
    Blancanieves,que trabaja en el burdel de enfrente.
    Jo Toro¡ puestos así...
    Besos¡ Scarlata)

    ResponderEliminar
  82. ohhh!! realidad pura y dura.... no lo habrías podido describirla mejor!

    ResponderEliminar
  83. Te beso el corazón Toro Salvaje...
    Recuerda que...hasta las cosas mas imposibles lo puedes realizar...me lo dijo alguien y yo te lo digo...

    ResponderEliminar
  84. En la vida amigo, las historias terminan tal cual. Ni son felices ni se comen perdices. Es una constante y lamentable, por cierto.
    Besitos Toro.

    ResponderEliminar
  85. ¿Que hicieron los duendes? Anda ¡Dilo!

    No lo dejes a mi imaginacion que recorre caminos perversos.

    Un abrazo mi amigo

    ResponderEliminar
  86. ¡Pero claro, Toro querido! Lo contrario solo sucede en los cuentos... y ya ni eso.
    Besos

    ResponderEliminar
  87. Hombre tu y yo somos el alfa y el omega!, jà no dejas de sorprenderme. Quiero la versión de Blanca nieves, pero completita...Ja yo sufro por amor y tu me alientas ...eso es lo bueno. Beso Verònica.

    ResponderEliminar
  88. Es dificil, con el correr de los tiempos suele suceder todo eso que cuentas, solo la muerte los salvará.

    Tu historia parece una premonición, así será en un cercano futuro si no ya estamos allí.

    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  89. Tal cual la vida misma, ¿no?

    Besitos

    ResponderEliminar
  90. Pobrecitos los hijitos alcoholizados...
    Salud

    ResponderEliminar
  91. Huy, este poema refleja la dura realidad del mundo en el que vivimos y me recuerda uno muy similar que escribí hace tiempo, Gran Jefe Toro Púgil, te voy a copiar el enlace sin ánimo de publiictarme en espacio ajeno, sólo para que veas que gentes de mundos tan diferentes como nosotros: Tú en tu reserva Cherokee de los U.S.A. y yo en la mía de lapones miopes, en Groenlandia, y a los dos nos da por escribir poemas tan similares...DE AMOR Y DE MUERTE, Mayte Dalianegra

    Un besito y feliz semana, ¡Hao!

    ResponderEliminar
  92. Es la vida...Los príncipes son sapos y las princesas no gustan de la cocina. Más encima, con los hijos se pierde la seducción y se engorda, uff..
    Un abrazo Toro.

    ResponderEliminar
  93. Cuentos actualizados mi amigo!. Eso se llama crecer xD.

    ResponderEliminar
  94. Pasa hasta en las mejores familias...



    (Me interesa saber sobre los crimenes de los duendes)

    Abrazo Toro.


    Facu.

    ResponderEliminar
  95. Ni uno sólo fue feliz...?
    Mejor cambiamos de cuento... !
    Un beso

    ResponderEliminar
  96. Estamos hartos que nos cuenten cuentos,así pasa lo que pasa.Pagan justos por pecadores...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  97. son los hijos de la globalizacion, de este nuevo y tragico mundo

    ResponderEliminar
  98. Me matas. O me haces reír con sonoro tono, o me quitas la ilusión del castillo, las perdices y la felicidad. Y ahora me confirmarás (acaso) lo que más temo: los príncipes azules nunca existieron... ay ay ay
    Lloraré a solas ;)
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  99. Todo, dramas de la actualidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  100. Toro, que cuento tan original nos traes hoy en bandeja jajaja
    Hoy estas pesimista, mañana irá en carroza tirada por seis blancos corceles.
    Si se pierde la esperanza, sólo se ve el cuento de nunca acabar.
    La vida es un placer vivirla.
    Besos torico

    ResponderEliminar
  101. Pues vaya panorama...
    Esto hará que me pase un buen puñado de días sin leer un cuento por temor a tener luego pesadillas:)

    Abrazos sin cuento

    ResponderEliminar
  102. Ya decía yo que los cuentos no eran reales..... Buena prueba tú post. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  103. Toro... me has hecho crecer de golpe...
    Beso

    ResponderEliminar
  104. Que cuento mas infernal por favor. Te has convertido en mi poeta maldito preferido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  105. Bueno ......la vida misma ...
    Supongo que a esos ciervos tan monos que bailaban con ella en el bosque los acribillaron los cazadores......
    Y que todos ellos tienen momentos puntuales buenos
    Todos los tenemos

    ResponderEliminar
  106. Nada es lo que era.Habra que reinventar los cuentos y mitos infantiles.

    Besos

    ResponderEliminar
  107. Jajajaja.

    No has dejado títere con cabeza.

    Se ve todo aun más claro, si cabe.
    Acabas de alcanzar la perfección.

    ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  108. Es que no es oro todo lo que reluce, nadie cuenta que pasa después de las historias "bonitas y románticas" pues pasa que llegan los años, la convivencia, la rutina..etc.etc...

    ResponderEliminar
  109. Para que veas, se mueren los cuentos, las moralejas y los personajes, pero los políticos (que son los mayores cuentistas), siguen dando por culo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  110. Di que sí, rompe falsos paraísos.
    Muy bueno.

    Un abrazo
    Mercedes

    ResponderEliminar
  111. Me reí como nunca al leerlo, eres todo ingenio. No podrían caber más desastres en uno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  112. Este es un cuento para tener pesadillas y por desgracia muy real.,
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  113. Hoy el pesimismo inunda tu imaginación.
    Hay veces en que la vida parece ensañarse con nosotros, la vejez es inevitable, pero hay otras muchas cosas que podemos corregir.
    No quiero pensar en el ocaso de mis días, pero tu relato me invita a ello.
    Abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  114. Ya decía yo...
    me parecía muy sospechosa tanta felicidad.
    Claro que lo que yo creía es que estaban todos en una secta.
    Gracias por la información :)

    ResponderEliminar
  115. Tienes una forma muy extraña de expresarte, pero me encanta. Es lo que hace tu blog tan diferente con tan pocas palabras.

    :3
    Me seguiré pasando por aquí, ya lo creo ^^

    ResponderEliminar
  116. Si es que hay cuentos que mejor no saber cómo terminan...

    Pero ese es otro cuento.

    Besosssssssss

    ResponderEliminar
  117. Eso es porque saltaron del cuento y se estamparon contra la vida. Pero...¿no es eso lo genial?

    Fueron mientras fueron.

    Besos, Toro

    ResponderEliminar
  118. Te leo

    y abro los ojos

    ante nuestra actual realidad.


    Que triste realidad.


    a veces como engaño "la esperanza", de un mundo mejor...


    Besos.

    ResponderEliminar
  119. ... jo... que poco estoy de acuerdo contigo... (ni tanto ni tan poco)... vale que el vaso no esté lleno, pero lo ha estado y además aún teniendo contenido parece que siempre lo ves "mediovacio".
    "tu cuento" .. tiene su realidad.. como la vida misma, pero no siempre es de noche.. no siempre se ha sido viejo, enfermo..uff.. no siempre se es infeliz..creo que hay que tener medida y memoria - quizá hay que respetar más los recuerdos positivos - siempre creo que soy una privilegiada en muchos aspectos, quizá me engañe.. pero creo que tú también lo eres... ¿deberíamos "penar" menos?

    un beso
    isla

    pd. ¿sabes que pasa? que "hoy" me he regalado a mi misma, un poco más de "ilusperanza".. y pienso hacerlo todos los días.. y si soy más vieja, menos feliz, más boba.. que más da... voy a seguir..

    ResponderEliminar
  120. ¿Por qué no me contaron esto antessss???

    ResponderEliminar
  121. Así de lamentables son los cuentos de estos tiempos, más real y me mato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  122. Lo sabia que los finales felices son puro cuento...


    Besos

    ResponderEliminar
  123. Que real realidad tan triste...
    Besos Toro

    ResponderEliminar
  124. Qué drama. Lo único que se salva de la historia es que, gracias al fracaso, hay una familia de perdices refelices...no se las comieron, así que tuvieron muchas perdicitas...

    ResponderEliminar
  125. !Qué desastre, Toro! Eso si que es un manicomio...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  126. Jajajajajajaja! Qué mala onda, no dejaste títere con cabeza ni fantasía por descuartizar!

    Y ahí estás, como niño chico en un rincón, con la sonrisa de la labor cumplida...

    Besos salvaje.

    ResponderEliminar
  127. Un cuento adaptado a los tiempos que corren... Original siempre Ud. Besos!

    ResponderEliminar
  128. Bueno, podía ser peor, podían incluso ser tan sólo una pesadilla, siempre lejos de la realidad.

    Un abrazo y un soplo que ayude a despejar las nubes que hoy te ciernen.

    ResponderEliminar
  129. La realidad supera a la ficción, siempre.

    Un beso ( o dos)

    ResponderEliminar
  130. ¿son los personajes de una novela negra?

    ResponderEliminar
  131. El anticuento. Que es el cuento real y duro de la vida. El que aprendemos de adultos; menos mal que lo ignoramos durante tanto tiempo. No lo hacemos tan mal con los peques.

    Me ha quedado a mi la intriga de saber el chisme de los duendecillos y eso que no soy chismosa. Nos lo cuentas un día? Andaaaa
    Besito

    ResponderEliminar
  132. Bueno, el jodido mundo nos trae la cabeza escribiendo al revés...
    Aunque para mí esos cuentos eran distantes, los míos eran muñequitos rusos, y además nací vieja, jajajja.


    Abrazos y linda semana, Toro.

    ResponderEliminar
  133. Jajaja,gracias Toro por atreverte a destrozar un típico tópico en los finales de cuentos de hadas.¡Ya está bien de tanta dicha y tanta felicidad en la consecución de un cuento!,luego los niños crecen engañados y enfrentados a la cruda realidad de la vida,si todos los cuentos fueran como el tuyo seguro que veríamos la vida como un regalazo y se dejarían de vender tantos antidepresivos.Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  134. Yo creo que era el cuento que faltaba, más real que los clásicos. Tanta bruja, tanto lobo y tanta miseria, que si es por traumatizar a los niños, lo han logrado.

    Besazos.

    (Me encantó lo del príncipe con incontinencia, jajajajaja)

    ResponderEliminar
  135. Hay que verle el lado positivo. Al menos, esta vez, la pobres perdices no fueron sacrificadas en "honor a la felicidad"... ¡No es poco!
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  136. bueno por lo menos los personajes del final son más humanos que los del cuento original
    abrazo.
    Ufff pero este poema de lateral está de un hermoso, hermoso y triste dos cosas no raras en tu poesía, querido.

    ResponderEliminar
  137. Muy interesante tu reinterpretación!!

    "Si deseamos vivir, no momento a momento, sino siendo realmente conscientes de nuestra existencia, nuestra necesidad más urgente y difícil es la de encontrar un significado a nuestras vidas."

    Bruno Bettelheim.(psicoanálisis de los cuentos de hadas)

    Tal vez por que mis padres eran logósofos y no me dejaron leer cuentos de hadas, jamás me sentí una princesa ni esperé un príncipe.
    Más bien yo soñaba con ser raptada por un hermoso hombre rudo que me llevara en su brioso corcel hacia su guarida, y allí me enamorara. jajjaa
    Siempre fui muy realista viste ??

    BRAVO !!! Tu cuento me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
  138. Caray, ya ni en los cuento se puede creer
    Menuda desilusión
    ¿No me contás qué hicieron los duendecillos?? es que tengo unos viviendo en mi jardín y quiero saber a qué atenerme. O no...jeje

    Abrazos, Toro loco, hace mil que no venía a saludarte! estoy cegata, ¿sabías? tengo prohibido usar la pc,pero como a mi no me gustan que me prohíban nada, aquí estoy!

    Ya me sospechaba yo que eso de "y fueron felices y comieron perdices" no era más que una lata publicitaria...

    ResponderEliminar
  139. Vaya!!! que caos hay en ese castillo que se cae a pedazos :(

    besos Torito muass ***

    ResponderEliminar
  140. Al igual que la vida, los castillos a veces también se convierten en ruinas.

    Lo difícil está en resurgir de esas cenizas y volver a construirlos desde cero, aunque parezca imposible, no tenemos que cesar en nuestro empeño de intentar conseguirlo.

    Si no nos cansamos de escribir nuestro propio cuento, puedee que ese cuento quizá tenga el final que nosotros queramos que tenga.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  141. Es el cuento que narra la realidad. Muy bueno Toro.
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  142. pero si están juntos, lo demás está de más

    el amor se contruye entre dos con dos y en dos


    besos toro

    ResponderEliminar
  143. No se ha salvado ni el apuntador.Que mal rollito

    ResponderEliminar
  144. Y qué pasó con los ratones y los pajarillos que hacían de sastre de la princesa???

    ya lo sé, están en Cibeles cosiendo para modelos esqueléticas que les dan puntapiés con sus tacones de aguja.

    Que malo eres!!! jajaja

    pero, que bien escribes.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  145. Siempre me he preguntado qué
    pasó después del
    "comieron perdices"
    ahora lo sé

    ResponderEliminar
  146. Bueno pero mientras dure mejor disfrutarlo antes de que la cruel vida te traiga siempre de vuelta a su ciclo fatal...

    ResponderEliminar
  147. Si es que cuando las cosas salen mal, salen mal del todo.

    Un triste cuento real.

    Besos

    ResponderEliminar
  148. Quién lo diría, amigo mío, quién lo diría. Es que siempre nos quedamos con el "...colorín colorado este cuento se ha acabado.". Ahora vemos que las historias siguen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  149. jajaja que infortunio, no puede ser tanta mala suerte en un solo cuento.

    Aunque aveces la realidad supera la ficción.

    Saludos Torito!

    ResponderEliminar
  150. Es al reves! lo que escribes es el cuento de hadas. Lo real es "y fueron felices y comieron perdices". Se puede!

    bexitos

    ResponderEliminar
  151. Hacía demasiado que no te visitaba, a punto estaba de olvidar el aspecto que tiene la realidad...
    Brillante interpretación!!

    ResponderEliminar
  152. los cuentos de antes ¡cuanto daño hicieron!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  153. Jajaj... a veces soy un triste esclavo del alcohol. Me invitan a salir para practicar Yoga en el parque y acaban metiéndome tragos hasta por las orejas. El asunto es dejarme borracho y aprovecharse de lo liberado que me pongo (supongo les dará risa :/)

    ABRAZOO SALVAJE PARA TORO SALVAJE*

    ResponderEliminar
  154. ojalá las hernias discales del príncipe se deban al fabuloso sexo de los seis meses que duró el idilio jaja..

    Eso les pasa a todos por no haber creído en su propio cuento =)

    ResponderEliminar
  155. Es uno de los cuentos contemporáneos más sinceros que he leído en esta década.

    Besos y aplausos

    ResponderEliminar
  156. Sincera mente,tu cuento me hizo sonreir,es unico...
    En fin todo no iba a ser,eso de y fueron felices y comieron perdices.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  157. Debes escribir para Sabina. Me encanto Un abrazo

    ResponderEliminar
  158. Mejor, las leyendas, los cuentos se te dan fatal ...
    ¡Fatal!
    Ya pasó el de la guillotina y ahora digo lo que quiero, jaja ...
    Pero ¡qué mal! Y te faltan los dragones, hala ...
    :)

    ResponderEliminar