29 de octubre de 2008

EL HOMBRE Y EL NIÑO

Cuando el hombre se rompió
el niño volvió a la vida
y aunque desorientado
se hizo cargo como pudo
de aquel cuerpo enorme
que jamás imaginó suyo.

133 comentarios:

  1. Me gusto!

    Por algo dicen que jamás llevarás una carga con la que no puedas lidiar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué tristeza volver así a la infancia. El "olvido" me parece la peor de las enfermedades. Andar perdidos en un cuerpo adulto con una mente de bebé ha de ser horrible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buen día Toro.
    y a no preocuparse que seguro ese niño sabe muy bien como arreglárselas.
    Besos desde mi alma

    ResponderEliminar
  4. Los niños pueden con todo, podrá también ese cuerpo enorme, conseguirá que juegue y viva con armonía.
    Ese niño tiene además una ventaja, ya no le engañarán los hombres con careta; ha visto lo absurda que es la sonrisa que se enconde tras ella.
    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Pero se hará con él¡¡¡ Y Será un hombre-niño fantástico.

    Besos de media semana

    ResponderEliminar
  6. Creo que todos llevamos un niño dentro y cuando sale o se ve obligado a salir, sabe en su pequeñez, hacerse "cargo" del momento. Nunca se aleja tanto de nosotros.

    Petonets.

    ResponderEliminar
  7. Me has ganado en comentar por un minutoooo...abria mi correo cuando llego tu comentario..

    Ves!!! al final todos llevamos un niño dentro..pero lo que cuesta dejarlo salir..

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. El hommo ludens se hizo cargo de la situación

    ResponderEliminar
  9. Seguramente se hara cargo y lo hara mucho mejor. Un nuevo inicio. Me gusto mucho el otro poema.

    ResponderEliminar
  10. Estos días, la dehesa está llena de estas 'criaturas' que no se avergüenzan de cargar con ese cuerpo y subirse al tiovivo. Me encanta cuándo escucho sus carcajadas...
    Besos sin 'frio polar'

    ResponderEliminar
  11. ...pero lo va manejando bien el niño, verdad?

    ;)

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  12. Me encanto esto!!!!

    viste?

    el cuerpo cambia, nosotros no...para mi eso quiere decir que la magia existe


    una niña

    Besos!!!! millones!

    ResponderEliminar
  13. y donde esta Lena esta mañana....?

    ResponderEliminar
  14. Te recomiendo leer "La carretera, de Cormac McCarthy".
    No sé porque, al despertarme hoy con este poema tuyo, me recordó este maravilloso libro.

    ResponderEliminar
  15. Buenos días Toro

    Yo conozco a más de un niño que carga con el peso del cuerpo de un hombre. Al principio no eres capaz de percibirlo, pero a medida que pasa el tiempo, acabas descubriéndolo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Fíjate que lo veo desde el lado positivo. A veces uno debe romper al hombre-mujer en el que se ha convertido y aunque desorientado y poco experimentado debemos volver a intentar ser un niño, a ver la vida con ojos nuevos, a pensar que todo es ahora.

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Excelente!!

    También las tienes en cuerpo de Mujer.

    En mi caso yo me rompí
    desde la niñez,
    y quien sabe si vine rota
    desde el vientre.

    Aún me miro
    me veo
    me examino
    y me digo
    sos una Niña
    en cuerpo de Mujer,

    quizás por eso
    los niños cuando me ven, no fallan en querer jugar conmigo.

    Ah !! y algunos niños en cuerpo de hombres también...desearían jugar conmigo... aunque sea por un ratito... últimamente algunas niñas también juegan conmigo, las llevo a volar en mi avioncito de papel...

    Aún me duele, la rotura, y trato de caminar como puedo, de mirar como puedo y de hacerme cargo de mi vida, de mis hijos, de mi familia, aún de mis amigos/as, como se pueda, no obstante pintando sonrisas, y esperanzas, en medio de la crisis.

    Cosas de la vida ♥

    Un beso mi Niño Hermoso
    ¿jugamos? ♥

    M.

    ResponderEliminar
  18. yo tenia 6 años cuando mi padre se fue de casa y era la pequeña de 7 hermanos, mi madre desapareció en su submundo de pena y nos quedamos cuidándonos unos a otros como pudimos, aún hoy me asombro de como salí a delante y más aún de como puedo ser una madre mas o menos integra y amorosa con mis hijos, pero creo que en parte se lo agradezco a que no he olvidado la niña que fuí y la que soy hoy, internamente, en muchos momentos, por ejemplo cuando me pongo mi nariz roja...toro sonrie mucho cielo, besos su

    ResponderEliminar
  19. Ay ay! un niño en el cuerpo de un hombre adulto, pues hará lo que imaginaba que iba a hacer. Y qué pasa cuando el niño se rompe? se vuelve hombre en cuerpo de niño?

    Bueno, yo no sé porque ni fui niño, fui niña, y no soy hombre, soy... chica, aún no llego a la mujer adulta.

    Te saludo y me despido.

    Atentamente:
    Jessie

    ResponderEliminar
  20. Y aunque no se rompiera... el niño siempre será el sostén, el costado fuerte y el último recurso en el hombre.

    Bravísimo Toro!

    ResponderEliminar
  21. Qué gozada de poema!!

    Esto es lo que necesitamos todos.

    Que muera el hombre y que nazca el niño. Poquito a poco, hasta ser completamente pequeñitos, con abandono y confianza.

    Es el camino más directo.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  22. Pues es que los niños tiene mayor capacidad de adaptación que los adultos, son supervivientes natos los jodíos... así que tú déjale hacer, seguro que te limpia el cuerpo en ná y te lo deja hecho una patena.

    Besos, grandote!

    ResponderEliminar
  23. Hola niño querido!

    Te guardé un poquito de nieve, sabía que ibas a querer, te conozco.

    Estoy muy preocupada por MO, dónde está?

    Esta desaparición no me gusta...

    ResponderEliminar
  24. Eso es lo maravilloso de los niños, que tienen una fuerza descomunal, qué sería de muchos de nosotros si nos hubiéramos olvidado de alimentar al niño que llevamos dentro.

    Tu niño pudo hacer mil cosas, pero para rescatar al hombre, le dio a beber cada día sorbos de poesía y mirá si pudo con él enorme y todo!

    Hermoso poema, que no sé si lo hizo el niño, el hombre o ambos.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  25. Unos regresan,, otros Peter Pan nunca se han ido... Tan bello como siempre. Besitos varios.

    ResponderEliminar
  26. Somos nosotros, los "adultos" los que mas sufrimos al ver a ese cuerpo grande con mente de nino. Los ninos son eso, ninos, no importa cuan grande sean y pueden cargar con mas peso del que nos podemos imaginar!
    Un beso toro!

    ResponderEliminar
  27. Preciosa y precisa(y triste) metáfora del hombre que se rompió...


    un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Creo que los hombres tienen que tener algo de niños.Para no perder su frescura.Me encantan así.
    Preciosa como siempre.

    Gracias por el comentario,no pretendo escribir poesía(pobre de mí)son simplemente palabras que me gustaría decir a quien amo.A veces las digo...
    Muchos besitos.
    Cris

    ResponderEliminar
  29. De todas formas, en todos hay un niño que no podemos olvidar. Lindo no olvidarse de la admiración del niño que se va perdiendo en el día a día, entre otras virtudes de la infancia.

    Todo por el lado positivo.

    Besitos de libertad!

    ResponderEliminar
  30. Quizás deberíamos dejar salir más a menudo a ese niño interior, tal vez exploraría el mundo con ojos menos cansados.
    Besos, Toro!

    ResponderEliminar
  31. Creo que siempre tenemos al niño que fuimos en un rincón nuestro, que mira asombrado todo lo que no nos enseñaron de la vida...:-)

    Besitos, Torito

    ResponderEliminar
  32. Sí, a veces escondemos demasiado a nuestro niño interior, después a nuestro Yo adulto lo hieren...no era tan fuerte, tan adulto. Y de nuevo el niño se hace cargo del presente.

    Me gustó, Toro, me gustó.

    ResponderEliminar
  33. Muy bonita metáfora o alegoría me ha encantado. En el fondo yo soy un hombre roto con un niño que está volviendo a la vida...Saludos!

    ResponderEliminar
  34. Que bello y real!

    Pero se adaptará, y se dará cuenta que puede hacer muchas más cosas de las que imagina, volverá a bailar, a cantar, a disfrutar de los sueños, a tener toda la ilusión para hacerlos realidad... y nos enviará un vídeo!!!

    :)

    Besitossss mi torobello, feliz día.

    ResponderEliminar
  35. Adaptarse...

    Un besote Torito precioso!

    ResponderEliminar
  36. !cuanto duele que se rompa!, pero el niño volvió dando traspiés, él sabe curar al hombre roto y hacerse cargo de su desdicha, él es capáz de sacarle una sonrisa y poemas tan bellos como éste.

    Eres lindo de niño, solo tienes que cambiar la piel.


    Besos, me encantó,

    Vulcano.

    ResponderEliminar
  37. ¿Y dónde queda Vulcano?
    ...para ir a boca-near corazoncitos de oro, que saben a pan recién horneados.

    :))))) ♥

    M.

    ResponderEliminar
  38. crec que es precís no deixar mai de ser un fillet-a, saber quan hem de treure l'infant que portem a dins i saber quan no. es precios poder disfrutar com un fillet per mor de molts anys que passin.
    una abraçada Salvatje, Toro.
    Magnifique!

    ResponderEliminar
  39. Si te quieres mucho, te adaptas al sentirte un niño grande...

    Besitos Torito.

    ResponderEliminar
  40. lo peor son los niños que tienen que hacerse hombres en un segundo, no al reves.

    un beso.

    ResponderEliminar
  41. Uf, qué difícil. Pobrecito.

    Pero hay un detalle: el niño es niño, pero acompañó el crecimiento del hombre. El cuerpo no es suyo, pero lo vio formarse. Y hay un refrán que acabo de inventar que dice "no se puede temer a aquello que se conoce desde niño".

    :)

    Fuerza, niño y toro.

    ResponderEliminar
  42. Es nuestro ciclo de la vida, niños, hombres y de nuevo pasamos a ser niños..
    Besos y cariños grandes mi dulce Toro..

    ResponderEliminar
  43. qué lindo post..

    Me ha gustado mucho tu blog.

    Un abrazo desde la noche.. Volveré mucho por aquí ;)

    ResponderEliminar
  44. Gràcies per deixar les teves paraules al passar per "l'estació de Sants".

    Més petonets.

    ResponderEliminar
  45. Ahhh ese niño siempre nos salva!
    Besotes, querido mio.

    ResponderEliminar
  46. Hace un tiempo fui testigo de una transformación. El hombre se rompió y apareció el niño; que jugaba, se ensuciaba y merendaba chocolate con pan igual que su nieta. Es muy duro. Beso

    ResponderEliminar
  47. triste final para quien tuvo el mundo a sus pies
    le puso nombre a cuanta creación
    y robó suspiros de las bocas en flor

    hombre que vuelve a ser niño
    sin duda muchos caminamos por esa vereda


    muakismuakis torito
    gracias por ese piropo o era reto?
    de todos modos mi estación es el otoño:-)

    ResponderEliminar
  48. :O

    estás dudando de mi testimonio!!

    ResponderEliminar
  49. Me siento muy identificada con este post amigo... YA QUE CUANDO APENAS ERA UNA NIÑA.. tuve que asumir las responsabilidades de los grandes... sin poder disfrutar tanto como quisiera de mi inocencia de niña.. de los juegos.. de todo lo que me correspondia y me arrebataron!!! Besotes cielo!!! Un post muy real....

    ResponderEliminar
  50. Me encantó, por algo dicen que todos llevamos un niño por dentro, aunque a veces lo olvidemos y otras quisiéramos revivirlo...

    ResponderEliminar
  51. rupturas vitales...y volvemos a ser niños...

    besos

    ResponderEliminar
  52. ¡Precioso poema, Toro, en pocos versos una gran verdad!
    El sabio es el que ha abandonado la falsa seriedad de la existencia: Él es el que conoce el gran secreto:

    "El Ser es un niño que juega".

    ResponderEliminar
  53. Siempre detras de un hombre se esconde un gran niño.
    Me ha gustado tu poema.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  54. El poema conmueve, los comentarios que desencadena también.Eso te describe tal vez más que tus hermosas letras.Abrazo largo y cálido,replicante***

    ResponderEliminar
  55. Tus poemas son pequeñas joyas, pequeñas historias que nos tocan el alma. Me gustó muchísimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. Ayy!! si es aznar!! jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  57. Bueno....los niños son más fuertes de lo que pensamos, puede con ese cuerpo y más!
    Besitos

    ResponderEliminar
  58. Ole tu!
    Esto es, con muchísima diferencia, lo mejor que he leído/escuchado/contemplado en lo que llevo de semana.

    Mi niña hoy anda asustada, melancólica, con ganas de meterse bajo un montón de libretas para colorear y lápices alpino.

    Un besaso.

    ResponderEliminar
  59. Y lo explicó todo en la facultad.
    Creo que alguien lo entendió y escribió un libro sobre ello.
    Un (b)ico!

    ResponderEliminar
  60. Tu tranquilo Toro que ese niño tiene toda la frescura y la cuota de inconciencia que a veces nos es tan necesaria.

    Besos

    ResponderEliminar
  61. Si, yo creo que eso me sucede a mi con bastante frecuencia, si importar la edad...
    Un abrazo y salud

    ResponderEliminar
  62. Desde ese niño que nos observa , de reojo, de frente, que busca nuestro abrazo a ese ser mágico que resulta mucho más profundo y maduro , que termina por contener al gran hombre torpe. Ese niño que tenemos es el que más debemos cuidar y es la mejor forma de poder amar a otros.
    Excelente breve intenso tesoro.
    Un beso Toro.

    ResponderEliminar
  63. Y entonces, solo entonces fue capaz de crecer en armonia.

    Muy bello, bueno, siempre lo son a tu manera.
    (Por eso puse el blog en primer lugar)

    ResponderEliminar
  64. Lo que nosotros no entendemos, lo entiende nuestro niño interior y es bueno que durante nuestra incapacidad el se haga cargo con sus ganas y curiosidad de vivir.

    Encantador texto!!!

    besos Toro

    ResponderEliminar
  65. Me has recordado que alguien un día me comentó que es el huevo el que se vale de la gallina para perpetuarse. Al leerte, me preguntaba si no será el niño quien se sirve del adulto para sobrevivir como pequeña especie...

    Un abrazo, Torete.

    ResponderEliminar
  66. ACA TOY YO UNA MUJER DE 45 AÑOS, PERO EN MI AUN VIVE LA NIÑA.
    BESOS PARA TI.
    MAR

    ResponderEliminar
  67. Y sí, eso pasa cuando a los niños no se les deja crecer sanamente... tarde o temprano el hombre en que se transformó se quiebra y vuelve a ser niño... un niño grande y torpe.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  68. El problema es que a veces
    el hombre roto también abraza
    a un niño roto en su interior.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  69. la infancia..vive tan adentro nuestro, que aveces nos abarca y supera..por suerte!!

    ResponderEliminar
  70. ojalá todos encontráramos así sea cayéndonos o derrumbándonos a ese niño que existe dentro nuestro.
    besos amigoooooooo!

    ResponderEliminar
  71. A mí me hubiera gustado escribir eso, qué bueno está.
    abrazo

    ResponderEliminar
  72. Vengo a darte un abrazo que te axfixie, que te ahorque de felicidad, te vi por alli, y me hicistes feliz,
    pensé y dije,
    Este Contrallao Toro Cojones
    ademas de tenerlos bien puesto,
    TIENE UN CORAZON GRANDEEEEE...♥

    Gracias. ♥

    :D Me tienes feliz, :D

    M.

    ResponderEliminar
  73. Tremendamente verídico,

    puro cruel y dulce infinito!

    Besos

    ResponderEliminar
  74. Volver atrás, ni de coña.
    Caricias.

    ResponderEliminar
  75. Hola Toro salvaje, ese niño que vivia en el, sabe muy bien lo que debe hacer con ese cuerpo. Un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  76. Caretas, qué horror.
    Máscaras sí, que hay ciertos efluvios irrespirables.
    Un beso (sin la máscara)

    ResponderEliminar
  77. Me ha recordado a la peli "Big,Big, Big", de Tom Hanks.
    Besotes! Cuídate.

    ResponderEliminar
  78. Dioses!!! porque de repente me puse triste???

    Darse cuenta de que uno a crecido, y que tus sueños de la infancia quedaron en eso, sueños, te pone melancolico...

    ResponderEliminar
  79. Me encanta la fusión...la ingenuidad de un niño con la experiencia de un adulto... ¡te lo pasas pipa!


    Saludos

    ResponderEliminar
  80. Que se rompan muchos hombres para que el niño que tienen dentro renazca por siempre. Besos Toro. EXCELENTE!

    ResponderEliminar
  81. La fuerza de un niño supera a la de un hombre

    un beso

    ResponderEliminar
  82. Pero allí estaba, y sin saber cómo, pudo hacerse cargo perfectamente de esta nueva tarea encomendada...

    Bss Toro...

    ResponderEliminar
  83. Siempre llevamos algo de uno y otro.. una linda mezcla.. la esencia no se pierde nunca.. solo el tiempo nos va marcando el paso.. pero en el fondo siempre somos nosotros mismos..
    besos y cariñios par ti.

    ResponderEliminar
  84. chiquito...
    muy chiquito...
    pesado también...

    ResponderEliminar
  85. Me duele este poema, y no te imaginas cuánto.
    Hoy me siento...
    mejor no digo nada

    mil besos!

    ResponderEliminar
  86. Hola Toro gracias por tus comentarios me ha gustado mucho tu poema ,es cierto todo cuerpo grande lleba uno pequeñito dentro y la verdad es que crece a una velocidad que hay veces que quedamos atrapados en el pequeño y no reconocemos el grande.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  87. ... magistral desdoble ...me gustò.

    Oye qùe còmico lo de Aznar donde Euchy pero comparto tu visiòn "clavado" jajaja!!! eres malo chamito ah !!

    BESO DE CHOCOLATE VENEZOLANO ( estaba bueno elde Barcelona :)

    ResponderEliminar
  88. ¡Que perfil mas bello!.
    Yo creo que es un principio racional, que está vedado a los ojos del hombre pero que podemos atisbar con la razón y sentir en el corazón.
    Lo irracional, Toro, es lo que ocurre aquí abajo. Hoy Carmen -la que fue a la India- me llamó a media mañana, estudia su último curso de carrera en Pamplona y una bomba estalló en el edificio de al lado; a ella solo le afectó al oido. Menos mal que llovía porque en esas escaleras se reunen muchos jóvenes a esa hora.
    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  89. ¿Buscas calma?
    Pues llámala.
    O nunca la tendrás.

    Hoy me han atacado.
    Según mi antivirus, soy MARIA1.
    Pases buen finde, el mío, empieza mañana.

    ResponderEliminar
  90. sí, así mismo es!!!
    parece tomado de un tratado de psiquiatría

    pobre niño habrá que darle ayuda

    ResponderEliminar
  91. Siempre llevamos ese niño que hemos sido... seguro es mucho mas fuerte que el hombre en el que se convierte con el paso del tiempo.

    Un abrazo amigo. De otro niño. Marea@

    ResponderEliminar
  92. qué bonito! qué palabras más acertadas.
    Un beso, gracias

    ResponderEliminar
  93. :o Otro poema precioso, nunca defraudas :)

    Me encanta la idea de tenr un niño dentro y que las preocupaciones diarias no sean más que algo secundario.

    Un saludo,


    Pedro.

    ResponderEliminar
  94. Uauuuuuuuuuu, més que una imatge,
    un pensament colpidor, fa pensar!!!!

    ResponderEliminar
  95. tiene que haberlo sin duda...donde la belleza se nos hace presente en um instante sin saber ni como ni por qué...

    besos poeta sensible

    ResponderEliminar
  96. Será por eso que algunos hombres, los que mas me gustan, llevan un niño por dentro??...

    jejeje...

    ResponderEliminar
  97. Yo creo que todos tenemos ese niño o niña guardado en nuestro interior. Lo importante es no olvidarse que ahí está, porque como niños disfrutamos más de la vida, es rico ser niño no? y yo creo que tú eres de esos... terribles! jajaja.

    Besotes amigo.

    ResponderEliminar
  98. El de la derecha es justamente lo que necesitaba leer hoy.

    besos

    ResponderEliminar
  99. Será que se cumple el adagio?

    O es demasiado pronto?

    Siempre se puede hacerle trampas al tiempo...

    (Al tiempo, al viento y a la suerte para poner las cosas a favor...)

    TQ

    ResponderEliminar
  100. Excelente. Suele ser así. ¡Que bueno que los hombres se quiebren y liberen al niño!

    ResponderEliminar
  101. Uno se afana como sea... en éste planeta hay que hacerlo no ? sea triste, alegre...

    Petonets ♥ Torito

    ResponderEliminar
  102. Qué bonito y metafórico... y qué agridulce...

    :) Buen fin de semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  103. Me inspira ternura dentro de la enfermedad.

    Vete a saber lo que tu has querido plasmar amigo Toro, pero yo veo un hombre que ha perdido la razón... digamos actual... y que mejor rezón para sustituirla que la de la infancia.

    Pienso que ellos son felices, aunque a los que tienen cerca se les parta el corazón.

    Aparte de ello, jamás debemos permitir que el niño nos abandone. Es esa parte tierna, natural e inocente de nosotros que equilibra nuestro mundo de adultos.

    Un beso ( y si... algo de razón debes de tener, porque yo también me siento latir )

    ResponderEliminar
  104. hay veces que hace falta partirse...de risa por lo menos..

    ResponderEliminar
  105. COn el corazón volamos por nuestra historia, menos mal, Toro.

    ResponderEliminar
  106. Me gusta como juegas con el tiempo en esta poesía.
    A veces en esos quiebres el niño que emerge esta tan asustado que también se rompe... tuve la oportunidad de verlos en consulta.

    ResponderEliminar
  107. Seguro que se le dará mejor
    son mas valientes
    tienen los ojos mas abiertos
    y son mas generosos
    que su propio miedo.
    Cargará con la cáscara
    del gigante
    como buenamente pueda.

    Besos otoñales!

    ResponderEliminar
  108. los niños, al fin y al cabo, pueden con todo, así que saldrá adelante.

    bicos,

    ResponderEliminar
  109. Toro, por aqui de nuevo..dicen que siempre se vuelve...especialmente a lo esencial a la niñez...sea como sea, el regreso siempre vale la pena.
    Recibe mi abrazo.
    Cinzia

    ResponderEliminar
  110. Esa soy yo, una niña lidiando con un cuerpo de mujer que a veces no responde.

    Un beso...Qettah

    ResponderEliminar
  111. Esto para mi significa renacer.
    besos y amores
    je

    ResponderEliminar
  112. yo vengo aqui a gozar como un niño!!

    ResponderEliminar
  113. De este lado se quiere romper el cuerpo, dejar libre a la niña. No volver jamás :)

    ResponderEliminar
  114. jajjajaja, me has sacado una gran sonrisa TORO,

    Xavi¡¡¡, menos mal que no estas¡¡¡

    ResponderEliminar
  115. El niño que tuvo que ser hombre
    el joven que no encontró acomodo
    el hombre que fue niño.

    ResponderEliminar