14 de noviembre de 2009

JUSTINIANO 41

Una nueva familia
se ha instalado en el edificio
y Justiniano muy ilusionado
a pesar de no tener dinero
les ha preparado con cariño
una sorpresa culinaria
como regalo de bienvenida
y todo iba realmente bien
hasta que la familia remilgada
ha abierto el tupper
y han empezado a chillar
como una jauría de desequilibrados
porque se ve que no les gusta
a los marqueses de la exquisitez
el gato hervido a fuego lento
y menos si está aún por pelar.

135 comentarios:

  1. Eres realmente un Bicho,...


    ...pero esta vez, no pude que dejar de sonreír.




    Un beso enorme.



    B.N.C.X.

    ResponderEliminar
  2. Pobre gato...

    Jackieeeee!!!! Nunca invites a Justiniano a tu casa, por favor!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja,ja,ja....este Justiniano es un caso...tal vez si le hubiera puesto un lacito hubieran gritado menos....xDD

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!!
    No me agradan muchos los gatos, pero cocinarlos a fuego lento nunca………..jijijiji
    Buen fin de semana y que elijas estar con los que te hacen bien.
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  5. adoro los gatos y esto es cruel
    una carita triste para justi :=(

    ===============0

    OGRO.

    Hoy soy ogro/
    alejaros rápido/
    tengo hambre/
    y vuestras cabezas/
    huelen muy bien.

    este ya lo había leído , es de los primeros, y los ogros son niños lastimados

    quizá justi por eso hace lo que hace

    besitos de luz Xavi

    ResponderEliminar
  6. Esta vez (por primera y única vez)
    le doy la derecha a los que se quejaron, por lo menos mi Justi hubiera el pelado el gato...
    ;)
    Besos hervidos, TORITO.

    ResponderEliminar
  7. Toro despiadado! Hiciste una cazuela de gato!
    Pobre minino, destino cruel terminar sus nueve vidas justo en las manos de Justiniano!

    En penitencia, esta noche soñarás con Gatúbela... en un jacuzzi Já!

    Besazossssss Salvaje!

    ResponderEliminar
  8. Ahí ya... a Justi se la ha ido la olla. Estamos toda la familia muy afectados y muy molestos... podía haberles ofrecido un perro, ¿no?


    :(

    ResponderEliminar
  9. ¡Uf! aquí si que no puedo defender a Justi...bueno, a no ser que haya hecho algún curso de supervivencia...

    De todos modos, dale un beso.
    Para ti, una sonrisa

    ResponderEliminar
  10. jajajajajajaja.

    Debo recordar no invitar a Justiniano, uffffff


    Besos Rey.

    ResponderEliminar
  11. ¿Por qué todos se espantan tanto de comer un gato y no de comer un pobre ternerito, o un pollito, o un conejito?
    Más allá de eso: pobre gato.

    ResponderEliminar
  12. Uy nooo, que malo Justi, ahora le va a caer la sociedad protectora de animales. Pobre gato!

    Besos para ti :)

    ResponderEliminar
  13. OSTRAS!!! y resultó que Justi era chino!!! y no me había dado cuenta....
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. bueno... yo... creo... que ya... me voy... los gatos me gustan pero asados...no
    :) prefiero las manzanas (que además son muy baratas!!!)
    biquiños para el ogro y para justi :)

    ResponderEliminar
  15. Realmente no lo entiendo. Hay gente muy pija y muy desagradecida. Aunque sería importante conocer un dato, ¿le había dejado la cabeza? Ya sabemos que hay miradas...
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ah, no. Justiniano, mire usted que yo me lo como casi todo y seguro comí gato por liebre más de una vez. ¿Pero se merecían los vecinos el sacrificio del felino? Casi lo preferiría al revés y que les sirviera a los remilgados algún humano hervido.
    En cualquier caso si usted invita allí estaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pobre gatito.
    Justi!!!!

    Besos, Ogrito.
    :)

    ResponderEliminar
  18. Perdona
    pero esto merece un:

    Anda al carajo

    Ya los gatos de la vecindad se deben de estar informando de tus intenciones.

    :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Ajjjj! qué desagradable, venía todo bien, pero...este Justiniano!! demasiada amabilidad, hay que sospechar! un beso-

    ResponderEliminar
  20. ¿Un ogro?
    Se me viene a la cabeza una canción:

    Yo lo que quiero es que me coma el tigre, que me coma el tigre...mis carnes sabrosaaaaasss.

    ResponderEliminar
  21. Justi

    ¿a que no les dijiste que las aceitunas que se comieron eran los ojos del gato?

    :))) ajajajjajaja :)))

    ¿y que el salchichón era la lengua del gato?


    La receta:
    Les poils de chat


    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Que Justi no se preocupe y antes que alguien lo denuncie a la sociedad protectora de animales, que le lleve el tupper a la selección argentina... a lo mejor se pegan un susto y mueven las patitas... jajjaja
    Primer tiempo y perdiendoooooooo!!!
    Los aplaudo de pie... ayyy perdon no puedo con mi genio futbolero!!!
    Besos cielo, que tengas un bello sabado!!!

    ResponderEliminar
  24. jejeje,creo que sé para quien es ese guiño ;)))Besos***

    ResponderEliminar
  25. Menos mal que no me voy a mudar al edificio de Justi, porque seguro, si recibo tal recibimiento caigo redonda de un síncope.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  26. Si lo hubiese pelado lo podría haber hecho pasar por liebre...
    Qué inocente Justiniano!!
    Besos:)

    ResponderEliminar
  27. Mis nuevos vecinos me tocan las narices, Justi(y discúlpame )..
    Yo no soy de las que se andan con remilgos, pues andan los tiempos recios :=)
    Podemos negociar el todo en una sopita con fideos chinos?
    Ya me dices.
    Te beso, Toro.
    P.S Gracias por dejarte la piel incluso dejándotela disecado :=)
    Yo estoy por cortar cabezas y más.

    ResponderEliminar
  28. la tarde se hizo pesada,
    hoy
    mañana quizas sera otro dia

    ResponderEliminar
  29. Jajajaja ¡¡¡¡vaya ocurriencias que ha tenido este Justiniano!!!! y aunque no me gustan los gastos, no les deseo tanto mal jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. jajaja aunque que se entiende, Toro, quise decir "gatos" no "gastos".

    ResponderEliminar
  31. Pues sí que estoy yo hoy mal, que me estoy equivocando todo el tiempo jajaja, es que, aunque no te creas, estoy a la vez con otra página buscando cachorros de perros pastor alemán jajaja, mi hija me tiene frita porque se le ha antojado uno jajaja.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  32. Ains... lo de antes ha sido una arcada que me ha dado...
    Jo TORO, eres MUY bruto xDD gato hervido a fuego lento!!

    DESMAYOOO

    ResponderEliminar
  33. aggggggggggggg!!!!
    toro!!!!!!

    el gato hervido se come pelado!!!


    mi cabeza huele bien??? mis buenos morlacos me salió el champú!


    jajajjaajja besos!

    ResponderEliminar
  34. Me entanta esas cositas de Justiniano, casi peca de ingenuo..

    ResponderEliminar
  35. jajajajaja. Lo siento pero esto me ha hecho reir como ningún otro.

    Perdón pero nada sensato puedo escribir ahora...jejejejeje


    Abrazo

    jejejeje

    joder has logrado hacerme reir justiniano jeje

    ResponderEliminar
  36. Jolin Toro con el Justiniano, y los remilgados de los vecinos.
    Eso me paso a mi en mi primer viaje a este pueblo, llegue en tiempo de matanza y yo que era una urbanita algo tiquis miquis no estaba acostumbrada a comer a ranchon, ni estas comidas(eso si todo pelado).uffffffff que fuerte.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Quién diría que Justiniano tendría tales aptitudes culinarias...

    ResponderEliminar
  38. ¡¡Genial!! Justi y su buena voluntad siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Es curioso, cuando empecé a leer "Una nueva familia
    se ha instalado en el edificio" ya me empecé a reir, y cuando llegué a lo del gato, seguí riéndome! es curioso porque tengo un gato, no debería reirme? jeje

    Bueno la verdad es que ya me reí con sólo leer Justiniano 41, ya sabía que la cosa no acabaría bien, jeje

    Besos!

    ResponderEliminar
  40. Ya te lo recomendé. Hay que advertirlo para que se dedique a otra cosa. Lo suyo no es la gastronomía. Al menos no para convidar...

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  41. eso no, toro, justiniano se pasó cuatro pueblos y 3 aldeas... ¡un gato!... estoy aterrada.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  42. Adela, esperaba esto de un momento a otro, no te preocupes. Me tenian amenazada desde hace semanas.

    :S

    ResponderEliminar


  43. Vaya era mejor que les llevara un poquito de conejo que sobro de la función infantil

    jaa

    que bruto el Justi



    ResponderEliminar
  44. Has conseguido que entre cada día en internet por ver lo que escribes.

    ResponderEliminar
  45. Hoy soy una gata y me alejo corriendo para salvar mi pellejo y que no me cocines a fuego lento.
    ¡Miau!

    ResponderEliminar
  46. jajaja¡¡ bueno en otra cultura, y pelado¡¡ jajaja o en paella como lo hacian las ratas en la guerra¡¡
    un besazo

    ResponderEliminar
  47. Pobre Justiniano creo que la crisis reina en su hogar y el gato fue lo único que tubo a mano para los nuevos inquilinos…
    Por cierto ogro no tengo temor alguno de ti aun siendo una niña tonta que cree poder volar cual ángel…se que el hechizo de mi mirada cambiara la tristeza de tu desolado corazón…aquí me quedo a esperar tu decisión…un beso…!!!

    ResponderEliminar
  48. Mira que se lo tengo dicho, que los gatos hay que matarlos, dejarlos al sereno toda la noche, y que siempre se pelan, y nada, el muy cabrón siempre hace lo que le da la gana...
    Claro, de lo contrario dejaría de ser el Justi...
    Salud

    ResponderEliminar
  49. ¡¡¡Aaaaaaaay, me mueroooo!!! Jajajajaja

    Con los gatos noooo, no se lo perdono ni a Justi... :)

    Toro, no tenés cura, mi niño.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  50. ¡Qué asco! Bueno, aquí Justi se ha pasado tres pueblos... Besotes, M.

    ResponderEliminar
  51. Justiniano utiliza su humor negro con mucha inteligencia haciendo a sus víctimas deambular por lo laberintico del ser y acorralarlos en sus callejuelas en las que el seguramente se deleita con las réplica que provoca….en fin un irreverente intelectual o será un incipiente chef de comidas exóticas

    ResponderEliminar
  52. pero qué terrible escribes, tío!

    ResponderEliminar
  53. Salvaje, le dije que lo condimente bien, bastante frutilla con pimienta, o es que no me entendió el Justi? Bueno que aprenda para la próxima... aunque pensándolo bien los pelos no son muy digestivos

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  54. Jajajajajjaaa ... pero esque cada día siento que lo quiero más a Justi!
    jajajjaa
    besos mi toro!

    ResponderEliminar
  55. Eso es Justi, cocina todos los gatos, tengo varias recetas cuando quieras te las doy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  56. arggg...
    será posible...
    desde luego uno no se queda indiferente leyéndote, eh?
    puagg!!
    maldito!

    ResponderEliminar
  57. arggg...
    será posible...
    desde luego uno no se queda indiferente leyéndote, eh?
    puagg!!
    maldito!

    ResponderEliminar
  58. Bueno estos son un poco mas evolucionados...por lo menos no comen carne...aaggg

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  59. ¡Ay,madre mía! Esta vez me pongo de parte de los vecinos. Aunque hay vecinos que...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  60. «Por pelar» o «a pelo»!
    Justiniano seguro que cocina bien, aunque para gustos...
    Las costillas del conejo son casi planas y las del gato redondas.
    Al hervir el pelaje, la queratina de este se convierte en parte en amoniaco, y aunque en un principio potencia el sabor de la carne, su exceso provoca una sensación desagradable; ni que hablar de su mengua.

    ResponderEliminar
  61. :-)

    Por Dios Toro.
    :-)
    De que recoveco salen esas ocurrencias ?

    Jamás se me hubiese ocurrido presentarlo sin pelar.

    Pero si hasta los chinos se molestan un poco más ...

    Cuida la desidia de Justi.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  62. Mira que los hay exquisitos... :)
    Saludos.
    Julieta

    ResponderEliminar
  63. El gato de la hija de los marqueses, ya no tendrán que reñirle para que no se suba al sofa y lo llene de peloa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  64. Me parece que Justiniano, de esta, no se libra de una multa y consiguiente amonestación municipal....mira que servir gato peludo....eso va contra la salud e higiene en la alimentación.

    Muy mal Justiniano...ahora...¡a pelar gatos, los próximos 6 meses.¡

    Besos, Xavi

    ResponderEliminar
  65. que malos vecinos, no reconocer el esfuerzo.

    Hermoso leerte Toro...

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  66. Uy nooo, que malo Justi!!!
    !POBRE GATO!
    Besos Toro.

    ResponderEliminar
  67. Esto si que es memoria histórica: una delicatessen para la hambruna de la postguerra.

    ResponderEliminar
  68. Este Justiniano...
    Así no va a poder entrar a trabajar con Arzak. Esos guisos....
    Besos Toro querido,

    ResponderEliminar
  69. Mira que es cruel...
    y yo me he reído, creo que ya no tengo remedio...

    ResponderEliminar
  70. En mi tierra hay un dicho que dice: "El que da lo que tiene no esta obligado a más". Pero es que "hay gente pa tó" que diría Rafael "El Gallo".




    John W.

    ResponderEliminar
  71. Yo soy mujer todo terreno y me pondría a chillar igualmente...
    Besines de domingo lluvioso y castellano

    ResponderEliminar
  72. hahahahahaha!!!!!!!eres genial,
    besos

    ResponderEliminar
  73. Hoy si que le doy tres capones a Justi. No me gusta lo que ha hecho :-(

    ResponderEliminar
  74. jajajajajajaja, me hiciste sonreír


    Un besazooo!!

    ResponderEliminar
  75. Eso es porque Justiniano no le habia dado un poco mas de coción. Ademas a buen hambre no hay pan duro!!!
    Un diez para Justiniano,y el gato...requiem in pace.

    ResponderEliminar
  76. Ese Justiniano, buscando siempre el límite, paseando por el abismo...jugando a despertar los instintos.
    Como un vigía de la conciencia que despierta emociones encontradas.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  77. Hay que, saber de la buena intención de Justiniano. Aparte del alimento proporcionado, la metáfora de un regalo de siete vidas tiene un gato.

    Se te han revolucionado las damas y, lo más seguro es que en casa tengan un canario piolín.

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  78. ¡que espabilados, los vecinos!
    querían liebre, no?

    un beso gnomo

    ResponderEliminar
  79. Mmm, carne de gato. Cuando viajé por costas del Mar Amarillo la carne de perro era todo un mangar, y la de gato europeo, tan escaso por esos lares, toda una esquisitez, como la trufa.

    Jajaja.

    ResponderEliminar
  80. Bueno, pero Justiniano aquí revela poco amor por los gatos. hay que arreglar eso.

    ResponderEliminar
  81. Y justiniano se viviera en Madrid en la epoca de la guerra civil, ese seria el plato perfecto...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

    ResponderEliminar
  82. -Siento unirme a la jauría de desequilibrados, desde que una vez lo comí ya no me gusta el gato hervido y con pelo. Yo también soy algo marquesa.....
    Besos vomitivos

    ResponderEliminar
  83. (puajjj)

    Igual que Adela pensé en el pobre gatito adorable de Jac.

    Besos para el ogro que es incapáz de matar gatos :)

    ResponderEliminar
  84. este justiniano !
    cómo dices eso delante mío, gatuna y vegetariana... awwwchhh

    ResponderEliminar
  85. Ayyyyyyyyyyyyyyy!!! pero como se le ocurre a Justi esas cosas!!!que macabro,pobrecillo gato....

    Besitos Xavi

    ResponderEliminar
  86. esta vez como que lo del gato... no sé si por lo menos le hubiese quitado la piel...
    Pero, a pesar del pelo de gato recocido, deberían agradecerlo, aunque luego lo tiren.

    ResponderEliminar
  87. O.O

    Justiciano la ha cagado conmigo tambien jejeje. Ya no le ajunto.

    Mira el pobre gatito....que horror, que lo encierren!!!!

    ResponderEliminar
  88. Si es que están acostumbrados a poner la mirada y el énfasis allí donde no se debe poner. Siempre lo mismo, se fijan en lo que tienen delante de los ojos, ante las narices, pero, del cariño, del esmero por establecer una buena relación de vecindad...nada, de nada.
    Pobre Justiniano.

    ResponderEliminar
  89. Desde luego Justiniano no se corta.
    Comer gato no está mal si está pelado, sin cabeza y sin cola.
    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  90. Justiniano es un ser trasparente... siempre juega a todo o nada, jajaja, genial.

    Besos

    ResponderEliminar
  91. Justiniano, efectivamente, va a tener que cambiar de camello.

    Eso, o beber menos.

    ResponderEliminar
  92. Uy!. Me parece haber visto un lindo gatito ahí afuera...Ah no! es una linda gatita maullando porque está en celo. Oh no! Y mi ardiente gatito desesperado por salir a...
    Gato y dueña andan igual, Uff!.
    Toro como ves tengo gato, y Piolín hasta en las lámparas de mi habitación, así que ni se te ocurra nunca soltar a Justi por mi vecindario. Ok?
    Un beso felino

    ResponderEliminar
  93. Toro: debiste quedar pasmado con el comentario de esa "gatita", creo que te dejó en SILENCIO total.
    Por qué no le preguntas si le viene bien un OGRO. Mmmmmm! seguro no le iría mal.
    Un besito

    ResponderEliminar
  94. Justi, no me llamaste antes... te hubieras ahorrado este mal momento...;-)

    Un beso,

    Ali

    ResponderEliminar
  95. La creatividad y buena disposición de Justi es...inaudita!!!

    Un abrazo Toro!!!

    Lidia

    ResponderEliminar
  96. Hombre... es que sin pelar...
    Cualquiera se enfadaría! :-)
    Un besote

    ResponderEliminar
  97. Menos mal que los gatos tienen siete vidas, así quizás pueda volver y reencarnarse en Justiniano y que sean sus felinos vecinos quienes le inviten con un tapper de roedores.
    Bss.

    ResponderEliminar
  98. Terrible Justiniano!!!!

    Nos hace reir mucho. Dudo que fuera gato... por liebre.

    ResponderEliminar
  99. Cualquier día, Justi, te buca un buen lio...de los gordos...jajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  100. Este Justiniano es un poco bruto, pobre gato, con lo monos que son. Un beso

    ResponderEliminar
  101. !!!!!!!!!!!

    Prefiero tus versos enamorados para quitarme el sueño ;) a esta imagen tan poco halagadora jeje

    besos miles

    ResponderEliminar
  102. Toro! Ja ja que no hace falta ser marqueses para que semejante plato provoque repulsión.
    Salute! y buen provecho!

    ResponderEliminar
  103. Ains si es que....
    Hay que enterarse primero de los gustos de los vecinos.
    No se puede ir a la aventura.

    Besitos

    ResponderEliminar
  104. Hum.... cariño, me ofendes.
    Me tienes por una purista, una acerrima emocional, una loca de los gatos? Gñe.
    Como iba a tomarme a mal las muestras de buena voluntad y encantador vecino de mi querido Justiniano?

    Como siempre, Toro, como siempre.

    ResponderEliminar
  105. Es que hay gente tan remilgada que olvida sus buenas costumbres...Uff, caramba con Justiniano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  106. Siempre Justi me hace sonreir ,cuando esta nublado mi corazón.....


    Besitos a amabos
    Mariella

    ResponderEliminar
  107. Y de postre?
    qué seguía? =)

    Un abrazo mordaz a baño maría!

    besos

    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  108. Justi... que a mí me gustan los gatos. Hay cosas más apetitosas que podrías haber cocinado...
    Un beso,
    Mun

    ResponderEliminar
  109. Oye Toro, si eres un ogro ¿te llamas Shrek? Jijiji
    Otra pregunta, ¿el gato llevaba botas rojas?
    Un mas, la ultima (del día).. ¿tengo que asustarme del ogro?

    Otro abrazo gordo.

    ResponderEliminar
  110. quizá a Justiniano se le olvidó advertirles que era liebre...esto es un error muy común :-)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  111. Crees Justiniano podría encontrar una Justiniana?
    Abazos sin tupper

    ResponderEliminar
  112. Ay Justiniano, me has dejado sin hambre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  113. Pero, pero, pero... primero un conejo y ahora un gato!!! este Justiniano me va a matar a disgustos! ains!

    ResponderEliminar
  114. Puajj!! Comprendo a los vecinos jajaja!
    Saludos

    ResponderEliminar
  115. Uff!!! Esta vez Justiniano se la ha ganado!!!

    Pobre gato...

    ResponderEliminar
  116. jajajajajajaja
    como amo a este Justiniano!!!
    un besooo

    ResponderEliminar
  117. Justiniano, hijo, para dar gato por liebre hay que, al menos, despellejarlo, espero que no fuese uno que yo tenía al que adoraba, o perderemos las amistades.
    Besos, Toro, sólo para ti, Justiniano, hoy, se quedó sin ninguno.

    ResponderEliminar
  118. Nadie comprende a Justiniando y siempre tiene tan buenas intenciones, je,je, pa mi es imposible no quererlo, besooss

    ResponderEliminar
  119. Uuuyyy, si supiera donde vive Justiniano, yo hubiera hecho una cena mucho mejor...

    ResponderEliminar
  120. joer se me ha puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  121. MMMMMMMMM yo me comí uno enterito...

    :)

    gracias por tu devolución... ;)

    ResponderEliminar
  122. La ingratitud de las personas no tienen límites y la falta de diplomacia tampoco.
    Deberían de haber aceptado el detalle y guardarlo,después bajar a un chino y comer allí gato 'pelao' y bien 'cocinao' pero con otro nombre.

    ResponderEliminar