7 de noviembre de 2009

JUSTINIANO 40

Justiniano quiere ser mago
y tras semanas de duro aprendizaje
hoy debuta ante treinta niños
de un colegio de su barrio
que esperan ilusionados
acompañados por sus familiares
primero saca del bolsillo un conejito
después lo esconde rápidamente
dejando a los niños con la boca abierta
entonces pronuncia tres veces
abracadabra pata de cabra
mientras golpea un sombrero negro
con la varita mágica
y tras levantar lentamente el sombrero
aparece humeante y delicioso
un plato de conejo con patatas
que inexplicablemente aterroriza a los niños
niños seguramente consentidos y malcriados
que huyen chillando por el pasillo
por lo que Justiniano decide
viendo las caras asesinas de los familiares
que se acercan con malas intenciones
desaparecer velozmente del escenario
como si fuera por arte de magia.

147 comentarios:

  1. Sabia que Justiniano lo
    arreglaria :)
    Y es que cada dia me recuerda más y más a Ignatius Reilly...atrapado en un limbo de almas perdidas.
    Saludos.
    Julieta

    ResponderEliminar
  2. Curioso personaje Justiniano.
    Vengo procedente de una amiga común, M. Ángeles Cantalapiedra, quien ha recomendado tu blog de tal manera que no podía dejar de venir a curiosear. Como es habitual, su gusto es irreprochable, por lo que he decidido hacerme seguidor.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Por el amor de Dios,...conejo con patatas de chistera,...



    ...me vendo.






    Buenos Días en tu Magia Xavi.



    Beso vampiro,...de cajón.

    ResponderEliminar
  4. ¿No podía haber empezado con unas cartitas a lo Tamariz?....¡aish este Justiniano!!!!....

    Bon dia, X!!!

    ResponderEliminar
  5. O sea que los familiares piensan hacer con Justiniano lo mismo que ha hecho él con el conejo...

    Esto se ve con más frecuencia de la que parece...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues mira, hoy me pongo trascendente, ea.

    Y no es mala idea del todo la de Justiniano.
    A ver si los chavales aprenden desde pequeños, que la vida conlleva frustraciones también, y no salgan "Pozuelitos" aburridos y salvajes, producto de padres y una sociedad que los tienen en mantillas.

    ResponderEliminar
  7. Ultimamente soy una rebelde sin causa y los niños malcriados los encerraría con algún niño de Etiopía, por ejemplo...

    ResponderEliminar
  8. Del mal, el menor posible.

    ¿Qué hubiera sucedido si en lugar de conejo guisado aparece una conejita de Playboy?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tiene una asombrosa habilidad para hacer justo lo contrario que esperan de él.

    Ah, Toro, sos tan especial para dar mensajes!

    Mi beso guapo!

    ResponderEliminar
  10. Pobre conejo... ays.... si es que a Justi pocos le entienden... ese humor tan suyo....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. :) jajajaaj :)
    me estoy riendo, mucho !!!



    ya es tiempo, de que publiques
    Al Justi...
    (ya son 40 justinianidades)

    Dale, sabes que de mi parte ya te compro 10 como primicias, sería un excelente regalo para mis amigos lectores mas íntimos.

    Que Genial
    un Justi Mago.

    30 niños es todo un éxito.

    OH!!!
    y tras levantar lentamente
    el sombrero aparece un plato de conejo con patatas

    Siiiiii!!! "Delicious"!!!!
    Aplausos!!! Aplausos!!!
    de esta niña ♥

    Jura'o, que si un mago
    me cocina con esas artes culinares
    vestido de mago
    "Me lo como".

    :)

    Besos Torín.


    (Esos niños no saben de magia gastronómica.)

    ResponderEliminar
  12. Me encantó el comentario de Maria Angeles Cantalapiedra.

    Besos Justi.

    ResponderEliminar
  13. Encima que les prepara la comida se enfadan, incomprensible

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja! con qué cara se quedarían los padres! jajajaja!

    ResponderEliminar
  15. Por transitiva, adoro el comentario de Verbo y M.Angeles.

    Ah!
    Y a Justi !

    SÓLO QUE YO INCLUIRÍA EN EL ENCIERRO A LOS PADRES DE AMBOS NIÑOS...(integración que le llaman)

    BESOS mágicos, Torito.

    ResponderEliminar
  16. Justi ha pensado que acá, mariconadas las mínimas, jajajja, si hubiese sacado una flor, luego que hubiese sacado?????

    un cuadro de naturaleza muerta? o al conejo comiendose la flor?

    eso es magia.

    besosssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  17. Es un incomprendido...seguro lo hizo con la mejor de las intenciones....

    Besitos de finde Toro

    ResponderEliminar
  18. Quizás los niños hubiesen apreciado más la carne de un buen pollo al horno... Hay que enseñar a los niños a comer de todo.

    ResponderEliminar
  19. Y buenooooooo... le salio mal el truco ....
    Hay que darle tiempo... quizas con un par de conejitos mas... pero por las dudas que practique con algun peluche...
    Me hiciste acordar a un (no se bien que era) si mago, ilusionista o qué... que siempre repetia esta frase antes de realizar el truco... "Puede fallar, puede fallar..." Creo que hacia bien, se cubria por las dudas... jamas tuvo que salir corriendo.....
    Besos cielo, perdon por molestar tanto!!!
    A veces quiero comentar cortito y la verdad no me sale... y bueh asi soy!!!

    ResponderEliminar
  20. Y no se comió el conejo???
    je
    Besitos y amor
    je

    ResponderEliminar
  21. Es que hemos perdido los valores, la coherencia y todo lo fundamental.

    ¿Sabrá esta gente lo rico que está el conejo con patatas? ¿Pero sabrán que es y como hay que educar a nuestros hijos en relación a la vida?

    Asi no se puede, oiga.





    John W.

    ResponderEliminar
  22. Muy tierno.
    Estos niños de ahora, junto con sus familias, entienden poco de la magia llevada hasta esos niveles.

    Besos de chistera...luego son palomas... flores...naipes...

    ResponderEliminar
  23. Polifacético es Justiniano. Mago transgresor, Arguiñano del escenario.
    Lástima que mentes incultas no sepan separar el mundo real de la fantasía aunque se pasan la vida viviendo en élla.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  24. Más Justinianos que rompan con esa "mala educación". Que los valores no salen de una chistera, hay que mirar al corazón.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  25. Algunos niños seguro que se llevarían un alegrón de ver el plato de conejo con patatas.
    Consentidos que están algunos....
    Besos Toro bueno y buen fin de semana.

    *Lo del libro suele pasarme con determinados ejemplares.

    ResponderEliminar
  26. jajaja está bueno el truco, pero no para niños. De pequeña tenía muchos conejos, eran mis mascotas, cuando me enteré que mi abuela los hacía con patatas, a mis conejos...!!, nunca más pude comerlos.
    Buen finde!!
    Besos:)

    ResponderEliminar
  27. Eso del libro nocturno me ha dejado pensando...

    Menos mal que Justi no ha desaparecido por la chistera, porque se hubiera encontrado con el gato de Alicia y lo hubieran terminado de flipar.

    Buen finde, iyo.

    ResponderEliminar
  28. jajajajajajajaj y Justiniano, tan hábil como siempre, nos mostró al conejo en las dos facetas que nos gustan ;-)

    ResponderEliminar
  29. con lo que me gustan los conejos guisados!!!mmmmm pa'chuparse los dedos!!

    este justi como mago hace diabluras jajajaja

    ================

    EL LIBRO.

    No sé si será el sueño/
    o la realidad oculta/
    pero empiezo a sospechar/
    que cada noche/
    el libro me lee a mí/
    antes de irse a dormir.

    y no es chiste...es verdad!!
    besitos besazos torito
    felíz fin de semana

    ResponderEliminar
  30. ¡¡Justiniano¡¡¡ vente para acá¡¡¡ que hoy me apetece pollo al ajillo, anda, majo...¡¡¡


    Besos, Xavi.

    ResponderEliminar
  31. Es terrible cuando las cosas no salen como se quiere ¡pobre Justi! y con niños malcriados, la verdad no lo envidio. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  32. Muy bueno toro! Me causó mucha gracia, pero no sabía si reirme o llorar... Que bestia este Justiniano!
    Cariños!

    ResponderEliminar
  33. Justiniano siempre tan desconcertante impregnado de una particular inocencia para realizar sus acciones creo que él es psicólogo por vocación… absorta siempre estoy ante su imaginativo proceder.besos

    ResponderEliminar
  34. me ha entrado un hambre...
    abracadabrapatadecabra!
    abracadabrapatadecabra!
    abracadabrapatadecabra!
    jajjajajja

    Besos, mago

    ResponderEliminar
  35. Donde esté un Justiniano que se quiten todas esas mamarrachadas de cocineros automáticos programados.
    ☺ ☺ ☺

    ResponderEliminar
  36. Pero es que los padres eran todos hipócritas, fingiendo que no se comen al pobrecillo conejo. Imagino las caras de los niños!

    Pobre Justi, siempre incomprendido.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  37. Jajaja, ¡¡genial Justiniano!! siempre dando ejemplo de su buena fe. Buen hombre este Justi, le adoro.

    Besos, feliz fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  38. No sé por qué no lo comprenden al pobre Jus! jajajajajajajMago, lo que faltaba!

    Besos!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  39. Conejo con patatas??? Por favor!!
    Con lo que me gusta y con lo que lo extrano, supongo que yo...le daria las gracias y si los ninyos se hubieran ido corriendo asustados, mejor, asi tocaria a mas. Seguro que si sale una hamburguesa del sombrero ni se inmutan.

    Un beso.

    Pd.- Conejo con patatas????!!! Ainssssss. Si supieras lo bien que lo cocina mi madre. Me voy que es que me pongo hasta a llorar y llevo unos dias...a ver si se pasa Noviembre ya...

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. ¿Esque esos niños no saben de la cadena alimenticia?, lo que pasa es que Justiniano es un incomprendido más =)

    Su mejor acto fue desaparecer de escena, ojalá no tenga que realizarlo muchas veces y me temo que fue improvisado porque ni siquiera lo había practicado pero dado que no indicas que le hayan caído a puñetazos debo suponer que le salió a la perfección.

    ResponderEliminar
  42. La magia le sirvió para desaparecer...

    Justi sos terrible!

    Un beso a los dos!!

    ResponderEliminar
  43. Es que a esos niños no les gustaron las patatas...

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  44. Jajaja hasta dónde es capaz de llegar la magia...

    De todas formas Justiniano, quién quiere hacer las cosas bien, no sé cómo se las apaña para que le salgan tan mal.

    Un beso.

    PD.- Gracias por tu interesante y acertado comentario dejado en mi blog, y ahora mismo acabo de dejarte mi respuesta, por si quieres pasar a leerlo.

    ResponderEliminar
  45. mmmmm, me parece haber visto un dulce conejito estofado ;))))
    Eres terrible y adorable,o adorablemente terrible,no sé, pero te quiero aún mas porque me haces reír.Besos***

    ResponderEliminar
  46. La magia engañabobos, por eso Justi entiende de verdaderos trucos para demostrarlo.

    :)

    ResponderEliminar
  47. Rico rico es lo que prepara el magito

    Saludos

    ResponderEliminar
  48. jajajajajajjajajajajajaja
    Que tremenda genialidad la tuya.

    Aplausos, aplausos, aplausos...
    Te luciste con este.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Me pido que Justiniano me haga el truco con un pollo en vez de conejo.

    Esos niños ya llorarán cuando se hagan un poquito grandes y lleguen a su casa y no esté la comida hecha si ellos no la han preparado antes

    entonces llamarán a voces a Justiniano

    Besos

    re...y sí, nos complicamos demasiado la vida

    ResponderEliminar
  50. Jajaja... este Justiniano!!! Yo, por las dudas, no lo llamo para animar ningún cumple. Mejor para el día de Halloween, jaja.
    Pobres chicos... de este día no se olvidan más!
    Me encanta leer estas historias de Justiniano!! :)
    Besosss.

    ResponderEliminar
  51. Ay, vamos a ver cómo acaba nuestro Justi... Se está metiendo en demasiados lios, me da a mi... Pero has hecho de él, mi querido Torito, un personaje entrañable. ¡Viva Justi! Besotes, M.

    ResponderEliminar
  52. Imagino que irá raudo a comerse el plato antes de que se le enfríe.
    Nunca me gustaron los magos, ni tan siquiera de pequeña, así que me alegra que Justiniano cambie de profesión:)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  53. ¡Viva! Justiniano, me encantas te extrañaba. Le das alegría mi fin de semana con tus ocurrencias.
    Te mando muchos besos.

    ResponderEliminar
  54. Si es que ya nadie enseña las verdades de la vida a los niños y claro luego pasa lo que pasa. Terminan creyendo en las palomitas y en los conejitos blancos.
    Mentiras, solo sabemos transmitir mentiras. Y si haces un esfuerzo contra viento y marea y educas en la verdad te llaman mal padre.

    ResponderEliminar
  55. Pues que gente tan rara porque ya que tenian tan suculento plato en vez de correr despavoridos mejor haberselo agradecido.

    Un besito

    ResponderEliminar
  56. Pues ojalá consiga desaparecer pronto...

    ResponderEliminar
  57. Se que muy dentro de ti querias escribir este poema con Minuit de protagonista pero tuviste miedo de mi persecucion infinita.

    Confiesa.

    ResponderEliminar
  58. Adela le dio hambre! :)

    (Dios los cria y ello se juntan)

    ResponderEliminar
  59. En los tiempos que corren, habría que saber valorar un exquisito plato caliente........Es cuestión de tiempo....Es cuestión...Es.

    Saludos también para Justiniano.

    ResponderEliminar
  60. jejeje.. q justi este... ya medio hambre al pensar en el conejito con patatas...

    le fue mal.. por que le puso patatas.. a los nenes malcriados no les gusta la legumbre, ni vegetales, ni nada por el estilo.. le hubiera ido mejor si hacia un conejo con chocolate...

    besitos enmielados... me voy a comer.. jejeje

    ResponderEliminar
  61. Me estaba temiendo una sangría en lugar de un plato de carne.
    Me daba miedo pensar a Justiniano con la varita golpeando el sombrero.
    Ufff
    menos mal que no fue Gore.

    ;-)
    Beso.

    ResponderEliminar
  62. Muy bueno Justiniano!!!

    El perfil: Precioso.



    Un abrazo Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
  63. Jamás comí conejo, porque en mi casa no les gustaba.

    Me independicé y comí conejo.

    ¡Qué rico el conejo! A partir de ahí, conejo a todas horas.

    Pero si estás hablando de magia, a los niños hay que presentarles... un conejo vivo. Y palpitante. Y tiernito. Con una piel muy suave.

    Es una crueldad presentarle a un niño un conejo cocinado, Toro, lo siento, pero eso es una CRUELDAD.

    Justiniano, con toda su locura, tiene un punto de CRUEL.

    Desconfío de Justiniano: los niños son importantes. Y por tanto, desconfío.

    LA NIÑA

    ResponderEliminar
  64. Qué bueno...has conseguido hacerme reir!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  65. Jajajaja lo que más gracia me hace de Justiniano es lo que le encanta aterrorizar...

    Genial TORO!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  66. Ay qué riquiño es este Justiniano! :))) yo es que lo adoro!

    Besos!

    ResponderEliminar
  67. ¿Alguna vez comiste conejitos al escabeche? Una delicia...mmmmmmm
    Los niños...
    ¿De donde creen que vienen las hamburguesas y las patitas de pollo?

    ResponderEliminar
  68. Es qeu los padres somos todos unos incultos, ¿que no tiene magia el conejico frito con patatas al ajillo? Que se lo digan a mi madre que no hay quien lo haga igual. Pobre Justiniano.
    Besos

    ResponderEliminar
  69. jajaja eso si que es magia,lo demás son tonterias jajaja
    Un beso torito

    ResponderEliminar
  70. Los libros son entes activos.
    ¡Mucho cuidado con meterlos debajo de la almohada!
    Pueden manipular tus sueños.

    besos abracadábricos

    ResponderEliminar
  71. jajaja, con lo bueno que debe haber estado ese conejo jeje.

    Saludos bro.

    ResponderEliminar

  72. jaaaaaaaaa, leches

    es que Justi intenta enseñarles la cruel realidad ( cruel para ellos, claro) d que los conejitos se comen y/o lamen , generalmente suelen resultar muy deliciosos para el paladar jajaja.....

    Buén mago es xk no todos son capaces de autoesfumarse desde meter la pata con el conejo

    jaaaaaa!!!!!!!!!

    Besos Torito

    ResponderEliminar
  73. Justiniano cocinero y atleta:)

    Un beso Toro

    Luisa

    ResponderEliminar
  74. Lo prefiero al revés... primero el plato y depués el conejito.

    Mi libro es imposible que me lea, hace tres meses que lo tengo empezado y no lo he vuelto a abrir.
    Besos

    ResponderEliminar
  75. Me acabo de reír con ganas. Gracias, Justi; gracias, Toro.
    A los dos un beso.
    Izaskun

    ResponderEliminar
  76. pos mira bien hecho, que los niños malcriados son un coñazo y sus padres más :-)
    besitos.

    ResponderEliminar
  77. Pues este es uno de los mejores Justinianos que te he leído.

    El conejo es una de las carnes más sanas. Para ser tan inhumanos, humanizamos demasiado las cosas.

    Un besote,
    Mun

    ResponderEliminar
  78. Tu personaje es un genio, siempre tiene alguna cosita para dejar los ojos en blanco, muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  79. Vaya con los niños! ¿es que no les gusta el conejo al ajillo?. Un beso

    ResponderEliminar
  80. los niños tienen que aprender pronto y no vivir en la burbujita rosa o azul celeste que le fabrican sus padres.

    en este caso Justi hizo lo que debía.

    bicos,

    ResponderEliminar
  81. Se imaginan que Justiniano hubiera usada a una damisela para desaparecerla y después presentarla como plato de almuerzo, los niños se hubieran infartado jajaja, ojala Justi aprenda el toque del mago ja.
    Saludos

    ResponderEliminar
  82. Niños que pensaron, que tu te los querias comer.

    Te vieron cara de salvaje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  83. Pues mira, sabio es Justiniano, porque cada cosa para lo que es.Anda que también le harían asco al plato millones de familias en estos tiempos.

    Un beso, Torito.

    ResponderEliminar
  84. Pero es un gran truco!
    El público a veces es difícil, y no entiende...

    ResponderEliminar
  85. ¡Que tio el Justi, encima cocina el conejo!
    Salud

    ResponderEliminar
  86. Como no me va a dar hambre Jackie!!!

    Conejo con patatas!!! Por favor, hace siglos que no lo cato!

    ResponderEliminar
  87. U.u ¿y como preparo el conejo tan rápido? jajajaja
    Para mí que hizo trampa, no confió en los Magos
    Hay Justiniano busca otro empleo, claro después de la
    Rehabilitación, con la furia de los padres me imagino
    Como quedaste, pobre nadie te entiende!!!
    Besitos y saludos Torito…parabienes…!!!

    ResponderEliminar
  88. sos un capo, pibe!
    cada vez quiero mas a Justiniano


    besos

    ResponderEliminar
  89. ja ja ja

    ja ja ja ja

    ja ja ja ja ja

    ;)

    besos..

    ResponderEliminar
  90. Dile a justi que lo contrato de mago de cocina...

    ¡¡¡Que diga que si!....

    Besos a ambos.

    ResponderEliminar
  91. Patatas (papas) desgajadas (no cortadas) tamaño "a lo madre", para que suelten toda su fécula. Peculiar y dicto modo a la hora de suplir la falta de grasa en el conejo, para así, sustituirla sin detrimento en su "cocción" y, por tanto, en su "sabor"; haciendo parecer el tiempo... cero.
    Bravo, Justiniano!

    ResponderEliminar
  92. Ha Justiniano, yo me comeria ese conejo y le aplaudiria sus gracias. Cuidate Toro amigo, besos a la distancia.

    ResponderEliminar
  93. Lo que pasa es que esos niñitos nada saben de surrealismo...
    Y los padres de rica comida.

    Abrazo

    P.D. Lo del perfil excelente!

    ResponderEliminar
  94. justiniano termino cocinando al mediodia por Tv...

    moraleja: siempre cobra por adelantado antes que termines atragantado!

    justo justo justiniano!

    ResponderEliminar
  95. Eres realmente contracultural, políticamente incorrecto y deliciosamente rebelde!!!
    ...me encanta!
    Petons!!

    ResponderEliminar
  96. La magia es peligrosa. Puedes acabar convertido en conejo (en salsa).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  97. Si no se lee los libros ni el manual de instrucciones pues luego le pasa lo que le pasa. Sonrío.

    Se me ocurrió que Justi con la de entrenamientos que lleva podría ir a Rio en las próximas Olimpiadas. Seguro que se lleva el Oro en carreras de fondo :=)

    Te beso, Toro.

    ResponderEliminar
  98. Uff hombre yo entiendo a los niño Imaginate mis gemelos tienen dos conejos en casa que los quieren un montón y ven eso dios!!! Pobre míos.. No tiene nada que ver con mal criado sólo con el dolor de ver a sus amigos cocinados listos para comer. Que horror para ellos.
    Aysss este Justiniano. pero me gusta su sentido de la magia...ejjjeej

    Beos .

    ResponderEliminar
  99. Oh... dónde guardará la sensibilidad este Justiniano!
    Dentro de la chistera?

    Creo que por la noche, lo lee algún libro aficionado al humor negro!

    Saludiños!!

    ResponderEliminar
  100. Es que el arte genera tanta incomprensión...
    Besitos Justiniano, que lo haces muy bien

    ResponderEliminar
  101. Al ajo cabañí, Justiniano, hazlo por mí. Ese sombrero microondas hay que ver qué invento!

    ResponderEliminar
  102. Yo creo que Justiniano repitió el abracadabra de mas, y por eso lo humeante del conejito... lo de las patatas ha de ser merito y arte de su magia porque si no ¿de dónde salieron? ¿Ya venían en el paquete intestinal del conejito? ¿Habrá una segunda entrega de este relato? Uhm.. ¡Qué interesante el asunto de las patatas!

    Por otro lado. Estoy de acuerdo en que la familia es la mayor influencia trascendente en la esencia del ser humano, sin embargo no todo es culpa de los padres. Todo ambiente y entorno representa influjo sobre el individuo, o así lo entiendo yo. Entonces, estos niños malcriados (o no), asustadizos o caprichosos, también tienen voluntad y decisión sin que tenga que ver con los padres.

    ResponderEliminar
  103. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  104. Lo cierto es que no hubo culpa (y no me gusta emplear esta palabra) en el mago pues sólo quiso mostrar su ¿realidad?, ni siquiera en los niños, inmersos en la suya propia ,que confundieron los sentimientos mostrados, ni en los padres agobiados por la superprotección ante todo lo que les rodea.
    Discrepo de MªÁngeles C. los niños malcriados no son los que deberían abrir la mente sino sus progenitores...Enfin, creo que es la primera vez que me extiendo tanto pero Justiniano 40 me hizo reflexionar...
    Siempre he dicho que fue difícil ser hija, que es difícil ser madre pero es mucho más difícil no perder la magia que nos rodea.
    Nos ha tocado vivir una época extraña...
    Buen domingo Toro

    ResponderEliminar
  105. Bueno... no está mal lo que ha aparecido...prefiero eso, a cualquier otra cosa extraña... no entiendo por qué los padres se acercaban furiosos...o sí, seguro que era poco conejo para todos ;)
    Besitos.
    Me encanta este Justi!

    ResponderEliminar
  106. Como quiero a este Justiniano! Se me hace absolutamente amigable!
    Si hubiera estado ahí, no hubiera dejado de probar ese plato!
    Que los niños corran, ya volverán cuando les de hambre.

    Besos

    MAGAH

    ResponderEliminar
  107. Toro,
    Llego a tí a través de Sede. Eres
    Justiniano me trae loca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  108. jajajaj, cuando he leido que un monton de niños iban a ver su espectáculo de magia digo "uuuyyy...ya va" jajajaj. Me encanta tu humor negro.

    mua!

    ResponderEliminar
  109. Pobre Justi, terriblemente incomprendido siempre. Yo habría compartido con él ese bocado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  110. Hola, Toro, tenía ganas de pasearme por tu blog, venía a ver si tenías algo nuevo en este domingo.

    ¡¡¡¡Muaksss!!!!

    ResponderEliminar
  111. Me parece que lo de Justiniano es la cocina.

    Imposible que pueda hacer reír a los chicos. Está cada vez peor el pobrecito.

    ¿Estaría rico el plato?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  112. Muy Bueno,pasate por mi Blog
    Un Abrazo!!

    ResponderEliminar
  113. Un incomprendido el pobre Justiniano. Yo me hubiera comido ese rico plato. Je, je, je. Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  114. Justi es incorregible.
    Muacssssssssssssssssssssssssssssssss
    anamorgana

    ResponderEliminar
  115. Justiniano es tan especial, que lo ví practicando con un conejo asado.
    Con razón desapareció del menú.

    ResponderEliminar
  116. un horno andante, sin consumo de electricidad, instantáneo...

    mago especialista en manjares.....mmm...

    saludines,

    ResponderEliminar
  117. Desde luego con lo auténtico que ha sido Justiniano y ese plato fantástico que les había preprado...Justiniano tiene toda la razón mucho niño consentido y muy poca hambre, si lo hubiera sacando ante "otro público" te digo que no hubieran quedado ni los huesecitos.

    Un abrazote.
    Arwen

    ResponderEliminar
  118. oooooh nooooo!!! Torosalvaje, avui, com a representant veggi que ja saps que sóc et diré que a mi també m'ha espantat el Justiniano :(

    ResponderEliminar
  119. Me ha gustado mucho,soy mayor y desde luego cuando tropiezo con un niño y mas aun, niñato mal criado, me da un repelus que haria como el mago, salir corriendo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  120. GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
    UN VERANEO ME FUI A LA PLAYA DEJANDO CON MI YAYO MI CONEJO Y CUANDO VOLVI SE LO HABIA COMIDO, Y TUVO EL DESCARO Y LA CRUELDAD DE JUSTINIANO AL CONTARME COMO LO HABIA COCINADO.
    GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
    BESITOS, TE QUIERO, QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA.
    MAR

    ResponderEliminar
  121. La creatividad de Justi no tiene medida!!!

    De vuelta en casa, te dejo un abrazo!!!!

    Lidia

    ResponderEliminar
  122. justiniano ha espantado a esta niña-maga vegetariana... :S pobre!

    ResponderEliminar
  123. Los familiares disfrutaron del guiso de conejo, lo que pasa es que los niños no entendieron que el truco más que truco era truculencia.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  124. Sorprender a los otros haciendo justamente lo contrario de lo que esperaban... ¡Bien por Justiniano!
    Besotes

    ResponderEliminar
  125. jajajajaja Ay!!! que falta me hacía leerte querido mio!
    besos resucitados...

    ResponderEliminar
  126. Te han dicho todo ya...
    pero...

    Dónde Es la magia?

    "avra kehdabra" =)

    Un abrazo

    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  127. S'hauria de plantejar obrir un restaurant amb espectacle...
    Molt bon dia poeta!

    ResponderEliminar
  128. Pero es un señor mago Justiniano!!!! creo que apuntó mal el publico imagina si hace esto delante de personas con hambre,no sería este el acto de magia más maravilloso del mundo?
    lo aplaudirían hasta con lagrimas en los ojos!
    Yo lo quiero mucho a Justiniano ,me dá ternura!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  129. No te encierres, Toro, no te encierres. Deja las autopsias para los forenses. No es bueno hacerse la autopsia a uno mismo.
    Si Justi consigue transformar el conejito en un plato de conejo guisado con patatas en un abra cadabra , ya sabes su próximo trabajo: comidas preparadas. ¡Qué genio!
    Besos

    ResponderEliminar
  130. ¡Pero si al final si sacó el conejo! De verdad, hizo magia...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  131. Jjajaja qué tipo!! no me canso de decirlo...

    Besos, Toro muá

    ResponderEliminar
  132. Que buen mago!!!!

    Alguna gente no entiende la magie, eh!

    ResponderEliminar
  133. Genial! Otra vez la ha armado!!!!! Pobre Justiniano...

    ResponderEliminar
  134. Jajajaja!!!
    Creo que esa sería una buena opción para Justiniano, mago, claro es genial. Y a decir verdad el truco no fue malo y le salió perfecto. Como a ti el escrito.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  135. Justiniano, eres un incomprendido, y esos niños unos repipis, ¿nunca han comido conejo con patatas?
    Pero hijo, no seas tan brusco, otra vez metes arroz, un huevo, un plátano y tomate, y que salga arroz a la cubana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  136. Jejeje y ¿por qué se alarman tanto?,las carnicerías están llenas de conejos muertos y nadie se lleva las manos a la cabeza.

    ResponderEliminar