10 de noviembre de 2014

EL BOMBERO

Subió el bombero
a lo más alto
del frondoso castaño
para rescatar
a la tierna gatita blanca
bajó con ella
y con una gran sonrisa
se la entregó
a la dulce anciana
que emocionada
le dio en las mejillas
dos cariñosos besos
después el bombero
satisfecho y feliz
dio media vuelta
cruzó la calle
aplaudido por la gente
y un camión lo mató.

90 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Joer pero qué faena, al bombero héroe nadie le salvó ¡que mundo más cruel!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Jajjaja últimamente no dejo de ser la tercera en tu blog jajaja.

    Dos besos más.

    ResponderEliminar
  4. Muy fuerte! pobre hombre!
    El haiku de las suricatas lo tendrás publicado muy pronto. Y será mi regalo para ti.
    Primera, otra vez, se que merezco regalo. Pero me da miedo que vas a elegir. Escoge algo que me agrade, por favor.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Karin, Karin, Karin.... es que me provocas y me haces ser malo.

    Lo siento.

    Has ganado el importe de la póliza del seguro de vida del bombero.

    Estarás contenta eh...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero de su póliza de seguro se lo han repartido a toda su familia. A mi no me ha quedado ni un euro. Pero has acertado en multiplicar mi nombre. Ya que hay mucha gente que lo hace.

      Eliminar
  7. Tremenda ironía. La vida es así. Imprevisible, y a veces, cruel.
    Y con frecuencia suelen pasar estas cosas.

    ResponderEliminar
  8. bueno pero hizo una obra del dia....


    :((

    ResponderEliminar
  9. Como si salvar un gatito te garantizase la vida eterna. Ains...

    Besos. ..

    Solo un apunte, la quimica es importante pero si voy a soñar despierta me pido volverle loco (al bombero digo).
    :) ;)

    ResponderEliminar
  10. ¡Mocos! Eso es tener mala suerte, Miauuu.

    Beso mi Toro

    ResponderEliminar
  11. Jajjajja ay torito
    Yo es que lei bombero y vine rauda y veloz. Jo
    Besoo

    ResponderEliminar
  12. Eso pasa en la vida, día a día,te matas por los demás, y ellos pasan de ti.
    Un abrazo toro.

    ResponderEliminar
  13. Creí que dirías, que la dulce anciana le asestó una paliza!.

    Pena de labor del pobre bombero!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. y eso que no era un gato negro.

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar

  15. Ay ay ay ...
    Qué conmoción de poema, Toro.
    Porque zegún quien y zegún porqué, hay dezenlacez fatalez que marcan lo que otroz no conziguen ¿verdad ?

    Injuzto deztino en ezte cazo.

    Bezo

    ResponderEliminar
  16. X triste q parezca......la vida es lo q es......un segundo y todo cambia.

    ResponderEliminar
  17. Oye Toro, y ¿la justicia divina? , me queda la duda si actuó o no.

    Besos muy calidos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  18. Lo siento Karin.

    Te cambio el premio del dinero por una falda de la dulce anciana.

    Espero que te entre.

    Jajjaja

    ResponderEliminar
  19. Su alma estará en el cielo, no hay problema, por su buena acción.

    Besos , Torito tierno...

    ResponderEliminar
  20. ¿En lo más alto del frondoso castaño estaba muy oscuro?

    Menos mal que la gatita era muy blanquita, así, no había pérdida, ya que le iluminaba el corazón la bondad de su corazón al atento bombero.

    Y la gatita se dejo coger, claramente, ante la bodadosa sonrisa del entregado servidor de la sociedad que tan injustamente fue castigado por la ira de dios por un camión.

    Seguro que se despisto al cruzar la calle ante la emoción del público, sino no se hubiera matao, Un beso, Torito. Buen relato.

    ResponderEliminar
  21. jajajaja, ¡No lo puedo creer! Por lo menos murió en su ley.

    ¡HACIENDO EL BIEN! jajaja.

    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  22. que crudo. Eso si mala suerte

    saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
  23. ¿Tienes algo contra los bomberos?
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. ¿Tienes algo contra los bomberos?
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. La verdad es que la vida suele ser así, me gustó el relato, es muy realista, enhorabuena, .

    ResponderEliminar
  26. Toro, espero que no te hayas convertido en Bombero¡¡¡

    Lo digo por tu entrada del último día.

    Vamos, por lo menos sabemos que su alma estará en el cielo.
    Algo es algo¡

    Un beso, Torito.

    ResponderEliminar
  27. :S
    Mátame camión!
    De lo alto del castaño al hoyo en un pis pas...

    Otro beso

    ResponderEliminar
  28. Casi siempre hay muerte o sangre en tus finales pareces Hitchcock o Tarantino, elige ;-)


    Muaaaaaks!

    ResponderEliminar

  29. En el improbable supuesto de que, actualmente, me subiera a un árbol y en el, todavía, más improbable supuesto de que un bombero viniera a rescatarme... probablemente es lo que terminaría pasando... a él solo o, seguramente, a los dos... fijo... ¡chof!

    "¡Los árboles contigo!
    Masas de hojas verdes traspasadas de luz
    y mi nombre allá lejos,
    murmurando allá lejos
    a la orilla del mar por voces que no saben
    qué página de un libro
    me estalla entre los labios."
    (Ernestina de Champourcín)

    Beso...

    ResponderEliminar
  30. Me gustan los castaños frondosos , son unos árboles muy bonitos.

    Me recuerdan a la espesura de tu blog, lleno de vida siempre TOro.

    ResponderEliminar
  31. Jo... que planchazo me he llevado al llegar al final... el karma le falló a este pobre bombero... pobrecino...

    Muchos besinos Toro... :)

    ResponderEliminar
  32. A veces uno va y se muere en el momento más glorioso de su vida..
    un beso.

    ResponderEliminar
  33. Conclusión, que la emoción no te haga perder la atención...

    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Oh! que mala suerte, con lo bonito que todo pintaba.

    Un abrazo revoltoso.

    ResponderEliminar
  35. Pobre bombero, lo mismo ni había estrenado su "manguera"...
    Oh¡
    Bss

    ResponderEliminar
  36. Jajaja.
    Era su hora y día para partir.....

    Besos dulceTorito.

    ResponderEliminar
  37. Fue un castigo divino
    porque mientras el bombero
    realizaba labores
    impropias de un bombero
    una familia con muchos niños
    que también daban pena
    moría en un incendio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Pobre Bombero!!! el que hace la buena obra del día y el destino le ofrece el descanso eterno.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Eso es que ya había cumplido su misión, o que no miró antes de cruzar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. La dulce anciana tiene un armario Vintage fantástico. Me ha encantado el trueque, y no sólo me ha ofrecido su falda, también unos abrigos de visón que son una maravilla.
    Oeoeeoeoeeeoeoeoeoe!

    ResponderEliminar
  41. Que tierno xd...! ¿no decíamos en tu post anterior, que el miedo a morir no es el cuando, sino el como?
    Creo que el bombero ni se enteró, ¡que muerte mas feliz!!! Seguro que hasta llevaba la sonrisa en sus labios.

    Besos y besos Torito.

    ResponderEliminar
  42. que buena manera de morir sin sufrir nada

    ResponderEliminar
  43. Igual era sordo y ciego, así que mucho mérito tuvo el bombero.

    Abrazo TORO.

    ResponderEliminar
  44. Todo venía demasiado dulce, casi empalagoso... a medida que leía me iba encogiendo en la silla a la espera del mazazo, que llegó en el último verso.

    Besos, Torito.

    ResponderEliminar
  45. Mala suerte para el bombero, pero con la gaita seguro que una buena música logrará escuchar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  46. su última buena acción. No todo es justo en la vida...
    un abrazo, torito y gracias por seguir mi historia.

    ResponderEliminar
  47. Buenas noches, TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 59

    ¿Tanto te costaba haber terminado bien el poema?. Por ejemplo:
    [...]dio media vuelta
    y aplaudido por la gente
    cruzó la calle
    sonriendo.

    El último verso sobra.
    Dejo tres intentos de haiku:

    La fea muerte,
    no distingue héroes
    ni gestos bellos.

    Guadaña cruel,
    sosa e insensible
    ríes burlona

    Hombres valientes,
    que arriesgan la vida
    en su trabajo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Toribio, asi es la vida, cuando nos toca, hasta con la saliva nos vamos.

    ResponderEliminar
  49. Vaya hombre, con lo bien que ibas!!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  50. Joío pavo...seguro que cruzo sin mirar...

    ResponderEliminar

  51. Buen tema, X .

    Zuelen zer a vecez taaan azequiblez laz Hazañaz que ni pararnoz a penzarlaz zolemoz ...
    Pero ez taaan azí que dezde luego merecen zer cantadaz.
    Un bezo.

    ResponderEliminar
  52. Parecido a los que fueron a venerar a la virgen de las maravillas y han muerto en el autobus. La parca no entiende de creencias ni de amores. saludos

    ResponderEliminar
  53. Bueno, salvar a un gato tampoco era para tanto, la verdad.

    Aunque de ser un poli el final me hubiera gustado más pero... un bombero? con lo bien que me caen, Toro! (algunos, que conozco yo uno muy tonto, que se cree el más entre los más y...)

    Y ya.

    Besos!

    ResponderEliminar
  54. Y el camión lo conducía... Pablo Iglesias, el gran enemigo de la democracia y los tiernos gatitos, já!!!
    Madre mía, a la prensa le tenían que poner un cartelito como a las cajetillas de tabaco "Leer esto puede perjudicar seriamente su salud y la de los que le rodean"

    Buen día, Toro.

    ResponderEliminar
  55. La gatita debe ser muy bonita para que la anciana esté tan emocionada.

    Besos, Lindo relato.
    POr lo menos el bombero hizo una buena acción...

    ResponderEliminar
  56. Un buen momento, pasó a la eternidad envuelto en el manto del héroe y su esposa se libró de la paliza diaria.

    ResponderEliminar
  57. Todo el mundo aplaude a los bomberos, pero yo prefiero a un príncipe a mi lado. No me imagino como esposa de bombero.

    ¿Sabes que estoy trabajando un montón estos días?

    Besos de Reina

    ResponderEliminar
  58. Iba leyendo la milongada hasta llegar al final en que brotó de mi boca una carcajada... ¡qué bruto! pensé, y la muerte también, no hay otra, el cómo sólo será, igual ni nos enteramos, sería el ideal

    Bombero ideal de la muerte

    saludos

    ResponderEliminar
  59. Coño!!!!
    jajajajajajjaja
    No hay final feliz. Me he carcajeado a tope.

    Besitos de luz traviesa mi Toro bello.

    ResponderEliminar
  60. Vaya forma de acabar una buena obra.
    Toro, Toro, no había otro final para el pobre bombero, así de cruel es la vida.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  61. ¿No lo mataría el mismo camión de bomberos? ¡Qué malos son los celos!

    ResponderEliminar
  62. La culpa, por descontado, es de la gata (¿se nota que odio a los gatos, jaja?).

    R.I.P. para el bombero.

    Besos

    ResponderEliminar
  63. DEbió de costarle subir a lo más alto del árbol para terminar así, en el cielo tan de repente.

    Realmente es un héroe.



    ResponderEliminar
  64. Humor negro, hasta en los videojuegos, pobre anciana!

    ResponderEliminar
  65. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  66. Tierno y dulce con un final "aplastante", tienes que ser las risas... de verdad.. jajajajaja

    ResponderEliminar
  67. si no das la puntilla no se quedas conforme....
    jajajaja
    besos.

    ResponderEliminar
  68. Sus quince minutos de gloria.
    Al menos se fue feliz y homenajeado.

    Bss

    ResponderEliminar
  69. Qué crueldad. Yo me comería a besos a los bomberos que rescatan gatitos. Pero la vida es así de cruel, es cierto. por cierto ¿cuántos comentarios tienes? Uff.

    ResponderEliminar

  70. ¿Justicia divina? ¿Quién inventó ese concepto? A muchos les quedará el consuelo de pensar que el bombero irá derechito al cielo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  71. Suele suceder
    cuando la felicidad
    se asoma el destino
    saca su puñal.
    Besos Toro Salvaje

    ResponderEliminar