3 de febrero de 2016

EL ENTIERRO DEL TÍO VÍCTOR

Estaba leyendo esta tarde
"El Palacio de la Luna"
de Paul Auster
cuando compruebo apenado
que en las primeras páginas
muere el tío Víctor
que es el tío bonachón
del protagonista de la novela
y de repente
se encienden todas mis alarmas
y hago memoria
y descubro horrorizado
que ni Paul Auster
ni el protagonista de la novela
ni el resto de protagonistas
me comunicaron el terrible suceso
y me entero hoy
cuando ya no puedo ir al entierro
porque hace muchos años
que se celebró
en la más estricta intimidad
y además lo enterraron en Chicago
que no es precisamente aquí al lado
y aunque subiera ahora mismo
a un avión supersónico
ya no tendría ningún sentido ir
porque no podría dar el pésame
a los protagonistas de la novela
ni abrazarme a ellos llorando
ni explicar a todos los asistentes
con gran naturalidad
- y fingiendo con mayor aplomo
ya que jamás llegué a conocerlo -
maravillosas anécdotas
del tío Víctor y yo
en las que reíamos sin parar
ni llevarles comida vietnamita
y cajas de cerveza
y botellas de bourbon
para ayudar
en tan duros momentos
a esa esperpéntica familia
de desconsolados borrachines
ni hablar con voz afectada
en la ceremonia fúnebre
loando al maravilloso tío Víctor
con mis ojos tristes
arrasados por las lágrimas
y todo eso resulta ahora imposible
porque todos los protagonistas
deben haber fallecido
incluso Paul Auster
es posible que no sepa quién soy
o que lo disimule
debido a esa envidia atroz
que me tiene
y que no le deja dormir
por lo bien que escribo
y me enfado muchísimo
con Chicago en general
también con el estado de Illinois
y con el condado de Cook
y con toda esa gentuza
que pasea por el lago Michigan
y con Paul Auster
- reitero, maldito envidioso -
y con los servicios funerarios de Chicago
en los que sin duda trabajan
vagos, alcohólicos y maleantes
y con todo el personal diplomático
de los Estados Unidos de América
que no tuvieron el detalle
de adelantarse en el tiempo
a mis sentimientos futuros
por culpa de esa maldita manía
de los estadounidenses
de pensar únicamente en ellos mismos.

80 comentarios:

  1. Siempre puedes publicarle una esquela in memoriam.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Auster, pero no lo leo todos los días como a ti.Tú eres especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. últimamente estás brillante un día sí otro también. Publica en papel ya verás como Auster abandona Brooklyn para pedirte que le firmes tu obra.

      Eliminar
    2. Buena historia para un corto. Deberías dar el salto a la pantalla.

      Eliminar
  3. Dicen que todos los acontemientos, ya sean de alegría o de pena, tiene octava, así que aún puedes dar el pesame a todos los que quieras, a todos los protagonistas de la novela y a su autor, aunque haya muerto.
    Y deja a Chicago tranquilo que no tiene culpa de nada.
    Un abrazo, feliz noche.

    ResponderEliminar
  4. Y pensar q Auster me caía bien...pero qué se ha creído!

    Un beso mediterráneo.
    ; )

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  7. Manda 'eggs'!!
    Pobres... él y tú.

    Te acompaño en el sentimiento... y a Victor, allá donde esté o no esté...
    Más vale tarde que nunca...

    Beso... y mis condolencias.

    ;)

    PD: Por suerte siempre puede revivir cada vez que se vuelve a leer las páginas antes de su óbito.
    Y por desgracia, llegada la página en cuestión, vuelve a morir repetidamente... ¡qué cosas!

    ResponderEliminar
  8. Tal vez en otro momento tenga otra lectura
    mezclas dos nombres que forman parte de mi vida
    Paul Auster [ me encanta y ahora que recuerdo jamas pongo nada de él en mi casa] y Víctor , el nombre de mi adorado padre. Ojalá pudiera extenderme más Xavi pero a pesar de los años hay pérdidas que siempre, siempre duelen .. heridas que siempre sangran y personas que deseas abrazar siempre .
    sabes? te cuento una anécdota? por deseo de mi madre ( y recordando el post de Rafa de hace dos días) a mi padre se le veló en casa ( hace unos 30 y pico de años ya) , recuerdo que ni casi recuerdo ese día , la menda que te escribe , a penas una adolescente se tuvo que resignar a servir a los gorrones de turno , a esos familiares que vienen a tocar la fandanga en lugar de acompañar, a servirles whisky`s y demás caprichos , porque claro después de tan largo viaje y tanta deferencia había que tratarles como marqueses , ese día conocí la puñetera hipocresita de esa familia impuesta , esa tarde de octubre rompí lazos para siempre
    perdón por el rollo me fuí del poema
    un beso y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tranqui y gracias , fue el impacto de leerlo ...
      Acabo de ir a por el libro y como dice el el capitulo 1
      ../.. Yo era muy joven entonces .../... Quería vivir peligrosamente, ir lo más lejos posible y luego ver que sucedía cuando llegara allí

      Yo no he ido a al Luna, pero la acaricio y beso todas las noches :P

      un beso y un abrazo ¡

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Que falta de considerancia. Yo estoy con Murakami que de momento no ha matado a nadie y me está pasando que me cuesta concentrarme en la lectura, dicen que es el mal de las nuevas tecnologías...nuestros cerebros están cambiando (voz del ultratumba)
    Ya nos dirás qué tal el libro. Besitos

    ResponderEliminar
  11. Paul Auster es un buen tipo.

    Y quizá te asigne un papel en su próxima novela.

    Lo mereces.

    Y él también.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Llevas toda la razón.
    Y además siempre que ha de morir alguien en una peli, si hay un negro, casca.

    Bss

    ResponderEliminar
  13. No hubiera podido soportar que recitaras uno de tus poemas en el entierro del tío Víctor. Es mala la envidia, sí.

    ResponderEliminar
  14. Bueno pues no pasa nada, la intención es lo que cuenta, y como ya paso el tiempo, y nadie te conocía, nada debes de sentir, eso sí, si querías conocer Chicago me callo, si lo que quieres es viajar mejor irte a los carnavales de Venecia son preciosos y más alegre que un funeral, aunque conociéndote no sé yo si eso también sería divertido. Contigo todo es posible. Animo y a Veneciaaaa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. jajajaja estás que te sales Toro!!!
    aplausos
    y Besitos americanos :P

    ResponderEliminar
  16. jajaja, de esa frustración, no sé si me recuperaría yo. :-), ya no hay escritores amigos que nos avisen para ir a entierros de personaje alguno. Qué tiempos locos

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Ante la duda de la veracidad de la historia, y pq los muertos me merecen un respeto, aunque sin duda descansan, retiro el comentario.

    Todos, o por lo menos yo, hemos muerto un poco alguna vez. Adiós. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Si la montaña no va a Mahona ( ... o era al revés?)
    Frente al muro

    Adivina la monstruosa
    suma de pormenores.

    No es nada.
    y es todo lo que él es.
    Y si él
    nada fuera, déjalo empezar
    donde se encuentre a sí mismo,
    y como cualquier otro hombre
    que aprenda el habla del lugar.

    Pues también él
    vive en el silencio
    que viene antes de la palabra
    de sí mismo.
    P.Auster


    ResponderEliminar
  19. Este Paul Aster ¡mira que olvidarse de avisarte!, también...será que te tiene envidia...Puede ser, a ver si te lee...
    Menos mal que el tío Victor solo se murió en la ficción.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Te comprendo, me pasó lo mismo cuando me enteré de la muerte de Napoleón...:)
    Salud

    ResponderEliminar
  21. jaja muy bueno , eres un crack !

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. En realidad, para nosotros... Las cosas pasan cuando las sabemos, vemos ...
    Y todo lo demás parece que no es cierto.

    Un abrazo ✴

    ResponderEliminar
  23. Envidio Toro,tu capacidad de meterte en la novela y simbiosarte con sus personajes.
    Te lo juro que sí.
    Es un mundo que se abre ante ti en cada libro que lees despertando tu rico universo interior.

    Besos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, Amapola ... por ahí iba yo también.
      Es que las lecturas activas llevan aparejados muchos berrinches.

      Eliminar
  24. Jo, Lope verde, Byron verde y ahora Auster ... lo que nos faltaba, ten cuidado, Torobastante guapo :) que la envidia es muy mala ...

    La verdad, Toro Salvaje, me lo paso mejor leyéndote a ti que a Auster. Anda, Toro, publica en papel ...
    Y no te pongas "chulín" que ya sabes que soy muy pelotillera ... ;)
    Voy a comenzar con Kurt Wallander, tú me dices si te tiene envidia, que paso, eh ...
    Me gustan mucho estos poemas-relato :)

    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Eso, ¡coñennnn! Celia, jajaja, ¡Toro en papel! Claro que sí, sin duda alguna.
      Es lo más natural, Toro llega a todo el mundo y pienso que el formato-papel sería estupendo para los jóvenes.
      Pero es capaz de dejar una dedicatoria tipo:"Para todas las monas/os" ... etc ..., jajaja ... y, nada, que no nos aclara el término "mona", es un misterio ...
      Es un gran poeta y es muy bueno que se difunda su "poesiar" tan genuino y original, tan Toro. El formato papel lo facilitaría en clase. Y a todos sus lectores en general.
      Ojalá suceda ...
      Un beso para ti, Celia, ¡coñennn!
      ¡Toro en papel!!! Me uno :P
      Y otro beso para ti, Toro.
      Tu blog es un auténtico foro de poesía. De la buena, de la mejor :)
      ¡Me encanta!!!
      Gracias.

      Eliminar
  25. No envidies ir a un entierro (ni aunque sean de libro, ni aunque sean de Auster, ni aunque sean americanos),
    son acontecimientos al fin y al cabo muy tristes...
    mejor envidia una buena comilona, una cita, una borrachera de risas, un... mejor me voy! jijjiji.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. jaja parece un poema de Justiniano:)***

    ResponderEliminar
  27. jaja parece un poema de Justiniano:)***

    ResponderEliminar
  28. Los norteamericanos siempre han sido unos desconsiderados...
    Besos, Toro.

    ResponderEliminar
  29. Creo que te lo perdiste. Siempre puedes mirar al cielo y hacerle ver tu pesar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. El tío Victor se llevó su secreto.
    La omnipresente luna te descubrirá los misterios de tu origen y la identidad de tu progenitor.
    Grandioso tu post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Bueno tranquilo estoy segura que desde su rincón privilegiados lo tendrá en cuenta y te perdona.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Es que sabían que si te invitaban al entierro ibas a quitar el protagonismo a los demás y serías quien te llevaras las primeras portadas de la prensa escrita.
    Tranqui, ojalá no vayas ni al tuyo.

    ResponderEliminar
  33. Paul Auster ya prevíó la muerte desde el instante cero.
    Justo para que por ingenuidad no olvidases dar el pésame...
    con seo, suficiente.
    A los entierros ya no se lleva ir si no es día lectivo..
    besos

    ResponderEliminar
  34. Una entrada muy buena, no tiene desperdicio, entiendo tu cabreo, a ver a cuento de qué tienen que cargarse al único tío bueno en la familia.
    El mundo está lleno de envidias y envidiosos, gracias por alimentar su rabia y la alegría a nuestros sentidos.
    Abracitoooo

    ResponderEliminar
  35. Lo mejor es que no desaproveches el bourbon y des cuenta de el ahora que estás a tiempo, sin quieres puedes soltar una lagrimita, pero no es necesario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Es cierto... como dice Dalia, parece un poema de Justi jajaja.
    Y que te ha parecido la novela, te gustó?
    Nos lo podés contar en otro poema.
    Besos Toritolindo.

    ResponderEliminar
  37. Wow el emperador del Norte... siempre piensa igual.

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  38. A mi no se me dan ni los cementerios ni los pésames, a ti sí pq eres alma ceniza aunque estoy leyendo "las tres bodas de Manolita" y ¡tela! pero no voy a dar el pésame a Manolita, no sé

    ResponderEliminar
  39. Auster, Auster... Ése quién es?
    Jajaja
    Hace años que no leo novela, requieren ser constante en la lectura y no lo soy.
    Eso sí, lo intento de vez en cuando y justo este libro es el que tengo de Paul Auster. Igual ni llegué al entierro...

    Buen día!

    ResponderEliminar
  40. Por un momento hasta he podido verte junto al tío Víctor empinando el codo.
    Chico, eres genial.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  41. No hay que ser melodramáticos Xavi...Jajajajaja...La muerte es algo natural y todos sabemos que el tío Víctor estará mejor allí ;)
    Jajajajajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. La ventaja es que se puede repetir el entierro siempre que lo desees. Besicos.

    ResponderEliminar
  43. Siempre nos sorprendes, eres un genio.
    Abrazos toro.

    ResponderEliminar
  44. Jajajaja qué razón tienes. Pero qué loco estas... eso también, jeje.

    Te cuento el final?

    Besos lunáticos.

    ResponderEliminar
  45. Hola!
    ¡Qué desazón me ha provocado pensar en lo mal que lo has pasado escribiendo esta historia!. Jejeje.
    Me encanta volver a leerte y comprobar que no has cambiado nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  46. Jajaja...eres genial Toro.
    En esta primavera adelantada las musas te acompañan de manera muy particular.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  47. Jajaja...eres genial Toro.
    En esta primavera adelantada las musas te acompañan de manera muy particular.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  48. Puedo contarte dos chistes???
    -Sí

    -Doctor tengo doble personalidad
    -No se preocupe, siéntese y charlemos los cuatro

    -A usted le gustan los Toros?
    -Sí
    -Pues entonces tiene el mismo gusto que las Vacas

    aiiiiiiiinsss ya me voy, antes de que me destripes por ahí. un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Oh, Paul! Esa facilidad suya para crear espacios personales, confrontar la realidad del personaje con el tiempo externo, con capacidad para entrar y salir a su antojo. Esas perspectivas oblicuas en sus analisis. Agujeros negros en la atmósfera de las ciudades. Gente tan común y por eso tan insólita al reaccionar. Me encanta Auster. Habla de lo que conozco, consigue darle forma a sensaciones sin etiquetarlas. Es genial.

    ResponderEliminar
  50. Te has convertido x instantes en uno de los suyos. Suele ocurrir. ;)))

    ResponderEliminar
  51. Hola ...menudo lio uf me ire enseguida...
    gracias por todo
    feliz dia
    besos

    ResponderEliminar
  52. El tío Víctor es que era mucho tío. Igual en el más allá sea dentro de mucho tiempo, te puedas tomar unas cañas con él. A mí en todos los aspectos en general, lo americanos para nada me han gustado; creo que son unos necios, hipócritas, cínicos y mamarrachos. Siempre he simpatizado más con los rusos, aunque para mucha gente sean unos diablos malo.

    Salud TORO.

    ResponderEliminar
  53. seguro el tío victor era un tipazo.
    la gente se muere o la matan en los libros y son de los pocos que siempre valen la pena

    ResponderEliminar
  54. Os estado-unidenses nem sabem sequer se o resto do mundo existe ou se já o bombardearam de vez , rrsss

    Besos

    ResponderEliminar
  55. Entrañable homenaje de desgarradores, afilados y contundentes versos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  56. Buenas noches, Xavi TORO SALVAJE:
    Comentario N.º 66

    Volveré para comentar este poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, TORO SALVAJE:
      Comentario N.º 80

      No había leído 'EL PALACIO DE LA LUNA'. Ahora sí. Me han encantado M.S.Fogg, Zimmer, el tío Victor, …
      Dedicaré alguna entrada a la novela.
      Te dejo el enlace de ‘La vuelta al mundo en 80 días’.

      Un abrazo

      Eliminar
  57. Wow...
    ¿Sabes?
    Me ha parecido leer un trazo de una novela, precisamente, de Paul...
    Siempre me parecen un tanto rocambolescas, pero cuyos embrollos enganchan de una manera misteriosa. Te hacen cavilar en los entresijos de sus argumentos, personajes y entornos sin descanso.
    Como este poema tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  58. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  59. Me gustas también, como crítico literario...

    Besos de siempre

    ResponderEliminar
  60. Me resulta un logrado poema, amiga. Discursa muy bien.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  61. No merece mucho la pena leer a Auster. Yo celebraría dos entierros.

    ResponderEliminar
  62. Vaya que sabes meterte en las historias que lees que hasta poemas haces. ¡Vientos MiToro, esto es imaginación y no payasadas! Me quitaría el sombrero si usara.


    Un beso MiToroSalvaje

    ResponderEliminar
  63. Me estoy riendo a carcajadas con este genial escrito. Mira que no avisarte de la muerte del Tío Victor.
    Y el final es sencillamente magistral.
    Auster queda descartado de mis lecturas jajajajajajajaj

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  64. Eso

    putos yankis egoistas!!!

    hum

    Harold
    and
    Maude

    ResponderEliminar
  65. Tio victor?
    ah si yo fui
    era un petardo
    no te perdiste nada
    me traje el bourbon
    una pena dejarlo ahi
    con tanta carne y hueso muerto
    y vivo

    ResponderEliminar
  66. Pobre tio Victor. Ponle una velita y hazle un funeral privado. Se lo merece.

    ResponderEliminar
  67. Jajajaja, metalepsis, alumno Torito Salvaje, así se llama esa capacidad de salir y entrar de las novelas. En fin, los yankies son así, no los cambiará Ud.

    Más besos.

    ResponderEliminar