24 de enero de 2006

RESIGNADO

Alisé el papel
lo atesoré en el estuche
dentro de un viejo baúl
y me resigné.

9 comentarios:

  1. mala cosa la resignación... espero que tengas más suerte con el pròximo regalo!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Gracias por tu comentario en mi blog! Estuve husmeando el tuyo y también me resultan interesantes tus escritos!
    Saludos
    Bohemia

    ResponderEliminar
  3. ¿De qué color era el papel, torosalvaje?
    Julia

    ResponderEliminar
  4. Gracias Nimue pero creo que no habrá más regalos.

    El color era verde esperanza Julia.

    ResponderEliminar
  5. está bien, el verde, pero si hubiera sido lila, tal vez no lo hubieras arrugado...

    ResponderEliminar
  6. Me encantó este pequeño poema. Es tan sugerente. Me sugirió tantas cosas.
    Te leo de todos modos.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. Creo que eres un romántico sin remedio, o al menos lo eras, no lo sé. Quizás lo eras.

    ResponderEliminar

  8. 21/02/13

    Mujer en amor hada...


    "No decía palabras,
    acercaba tan sólo un cuerpo interrogante
    porque ignoraba que el deseo es una pregunta
    cuya respuesta no existe,
    una hoja cuya rama no existe,
    un mundo cuyo cielo no existe.

    La angustia se abre paso entre los huesos,
    remonta por las venas
    hasta abrirse en la piel,
    surtidores de sueño
    hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

    Un roce al paso,
    una mirada fugaz entre las sombras,
    bastan para que el cuerpo se abra en dos,
    ávido de recibir en sí mismo
    otro cuerpo que sueñe;
    mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
    iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.

    Aunque sólo sea una esperanza,
    porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe."

    (Luis Cernuda)


    Cuando cumplí nueve años los 'Reyes Magos' me concedieron un vestido del color del firmamento, una varita y una estrella.

    Un beso de "esos"... enamorado y un amanecer entre lágrimas...

    ResponderEliminar