13 de octubre de 2017

LA NADA Y YO

Adoro feliz
el mundo de la nada.
Sin caos.
Sin mentiras.
Sin caretas.
Hoy la nada y yo
nos vamos de paseo.
Ella no lo sabe
pero voy a darle una sorpresa.
Le voy a pedir que se case conmigo.
De rodillas.
Ya tengo el anillo.
Es de latidos y penas.
Ojalá que me diga que sí.
Ojalá que de corazón me quiera.

12 comentarios:

  1. Deseo que la nada te rechace. No te quiera. Te deje abandonado cual colilla en las aceras. Prefiero por novia para ti un todo, de caricias para alma, de sonrisa para cada lágrima, de oídos para cada latido de tu corazón.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. La respuesta es NO.

    (Muy bueno el poema,la imagen del anillo es magnífica).

    ResponderEliminar

  3. De corazón...
    t'estimo...
    et petó...

    ResponderEliminar
  4. Desenmascaras con un guiño todo lo que oculta la nada, no necesitas pedirla en matrimonio, ella te pretende y desea colocarte los grilletes del vacío.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A veces un buen poema no esconde un buen deseo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues mira, La Nada no se casa con nadie pero te aseguro que es fiel compañera si no pides nada.
    El poema tiene peso.

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. Qué poeta eres más grande!! Precioso.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  8. algunos prefieren
    estar rodeados de nadas
    y trinadas

    ResponderEliminar
  9. debe estar buena
    la sopa de corazones
    a granel

    ResponderEliminar

Vuelvo a moderar los comentarios.
Ha regresado la loca y está peor que nunca.
Dentro de ella viven todos los demonios.